Todas las entradas de: Airée Coronado López

Analista político, articulista en diversos espacios de opinión y análisis. Sus colaboraciones como analista incluyen ensayos, columnas y reseñas de libros. Licenciada en Ciencias Políticas y Gestión Pública por el ITESO con especialidad en mercadotecnia. Tiene un diplomado en políticas públicas por la misma institución. Tiene estudios en comunicación política, análisis conductual, y filosofía. Ha sido ponente en congresos nacionales e internacionales.

Las redes sociales en política: redefiniendo los espacios públicos (I)

Las redes sociales en política: redefiniendo los espacios públicos

Por Airée Coronado López

RESUMEN:

redes-sociales-en-politicaLas redes sociales han logrado permear en la vida de las personas de forma heterogénea.  El estudio de este fenómeno, resulta de gran importancia ya que las redes sociales se perfilan como un medio más que pueden abonar a la democracia participativa. El paradigma de este fenómeno hacia la expansión, ha sido cada vez más recurrente por la gran cobertura que ha logrado alcanzar. Uno de los aspectos que buscarán explicarse a lo largo del siguiente trabajo es que tan útiles resultan las redes sociales en política y el internet para la vida democrática de los países, así como explicar su verdadero impacto con el estudio de coyunturas políticas desmitificando algunas creencias que giran en torno al mito de las redes sociales. Más allá de las interrogantes que puedan surgir, estamos frente a un nuevo panorama comunicativo y político que merece ser estudiado y analizado cuidadosamente, porque es hacia este rumbo, por donde se dirige el futuro de la comunicación.

PALABRAS CLAVES: política en internet, elecciones, redes sociales, ciudadanía digital, democracia participativa, interacción social, tecnologías de la información y comunicación, internet, ciberactivismo.

La nueva ágora política

La sociedad civil ha evolucionado a pasos agigantados y ha cambiado radicalmente su forma de interactuar con su entorno y por tanto, de involucrarse  de manera activa  en cuestiones sociopolíticas. Los teóricos de antaño, hubieran sido sorprendidos por las nuevas generaciones y su innovadora forma de expresarse ante el mundo. Las redes sociales, que han surgido como una forma de comunicación alterna a las tradicionales, han logrado revolucionar las formas convencionales de organización en el mundo.

Hoy en día, resulta sorpresiva la cantidad de información que puede obtenerse en el ciberespacio, así como lo crítica que se ha tornado la gente al juzgarla. Debido a esto es pertinente preguntarse si son las redes sociales en política la nueva ágora política donde se discuten en la actualidad  los verdaderos problemas que aquejan a las sociedades democráticas, y si es así, cuál es el verdadero impacto de las redes sociales hacia las cuestiones políticas.

Manuel Castells define a las redes sociales como “una fuente de significado construido en torno a los proyectos y deseos individuales, que encuentran en internet la tecnología apropiada para manifestarse y organizarse” (Castells, 2010). Las redes sociales se han convertido en símbolos que han permitido a las sociedades sentirse identificadas con ideologías políticas por medio de agrupaciones. Es en este espacio donde han ido construyéndose nuevos valores sociales.

Las redes sociales han fungido principalmente como espacios para el dialogo y el debate de ideas, este nuevo espacio virtual ha buscado ser una extensión de las plazas públicas las cuales fungían antes de forma más contundente, como espacios para confrontar pensamientos y llegar a acuerdos. Nuestra nueva extensión de plaza virtual, es un medio el cual propicia la democracia por su esencia liberadora. Los usuarios no se limitan a navegar pasivamente en internet y de forma distante, sino que se dirigen hacia un mundo más avanzado que implica una participación más activa y heterogénea. El internet propone entornos participativos, con autores y lectores que se entremezclan.

La aparición de las redes sociales nos ha permitido como sociedad, sentirnos parte de grupos, actúan como una especie de plataforma popular que permite a la sociedad civil organizarse con el fin de alcanzar objetivos. Dichas plataformas ordenan  las ideas para que estas puedan tener un impacto mucho más global y con mucho más sentido.

El uso de las Tecnologías de Información y Comunicación (TIC) está transformando la forma en la que los ciudadanos participan, discuten y reflexionan asuntos que resulten de interés público. Asimismo, se están visibilizando actores emergentes y esto esta transformando la manera en la que los ciudadanos y el gobierno se relacionan. …”los nuevos medios le han dado visibilidad a nuevos actores sociales que emergen y hacen escuchar su voz como son los jóvenes, los indígenas, las mujeres, los artistas y, en general, a grupos minoritarios que históricamente han ido excluidos de a concepción moderna del “ser ciudadanos”” (Natal, 2014).

El éxito de las redes ha radicado en aspectos como; ubicuidad: el usuario tiene la posibilidad de buscar información y acceder a ella de forma rápida desde cualquier lugar donde se encentre y donde disponga una conexión a internet. Virulencia: la inmediatez en la producción, transmisión y recepción de mensajes, y la autoría de los contenidos desde el propio usuario: los usuarios elaboran sus propios contenidos y este es un elemento esencial para generar la democracia en las redes.

Las redes sociales conectan a un mundo cada vez mas conectado. Es por este medio que diariamente construimos a la ciudadanía y abrimos paso a nuevas ideas y pensamientos. “el ciberespacio se ha convertido en un ágora electrónica global donde la diversidad del descontento humano explota en una cacofonía de acentos” (Castells, 2003). La multiautoría de ciertos comunicados facilita el ejercicio de la libertad de expresión y de manifestar protestas con propuestas, esta es una nueva forma de innovar la forma de hacer política y las relaciones entre las diferentes esferas tanto públicas como privadas.

El surgimiento de la ciudadanía digital

La ciudadanía digital es “el espacio en el que una comunidad virtual interactúa, adquiere identidad y construye intereses comunes, confianza, y reciprocidad, además de establecer normas, obligaciones y derechos entre sus miembros” (Natal, 2014). En el plano político y sociológico, surge como una alternativa a la pérdida de confianza que de los ciudadanos  hacia nuestras instituciones, En palabras de Montesquieu, la desconfianza es una forma de prevenir la acumulación de poderes. Esta nueva forma de organización, pone sobre la mesa los cuestionamientos de los ciudadanos a aspectos como la democracia y la propia forma en la que está organizado el orden político.

Existen ejemplos como 15-M “indignados” de España y Yo soy 132 que nacen precisamente de la desconfianza. Dichos movimientos dan pie al surgimiento de manifestaciones contrademocráticas, “las manifestaciones de desconfianza o lo que contrademocracia, no es lo opuesto a la democracia , sino mas bien son formas alternativas de representación y de legitimación que pueden incluso superar a la democracia institucional al construir un sistema de poderes indirectos en la sociedad, para vigilar, controlar y enjuiciar la actuación de los gobernantes (Rosanvallon, 2007; citado por Natal, Ortega y Martinez, 20014). Las nuevas tecnologías no solo son un medio para difundir información, es también una plataforma para convocar a la ciudadanía al ejercicio de sus derechos y obligaciones. Estos movimientos hicieron uso del internet como un medio de índole política y social para vigilar y denunciar abusos del gobierno, así como para juzgar acciones de las autoridades en turno.

No pretende afirmarse que las TIC serán quienes mejoren la calidad democrática de los países, ni que la participación ciudadana se incremente. Esto implica sin duda, todo un proceso cultural muchos más profundo y complejo. Lo que si quiere dejarse claro, es que las nuevas tecnologías han transformado la arena política y han modificado el ejercicio del ciudadano en un espacio en el cual se comparte y en el que es posible que todos puedan participar. El internet es ahora una comunidad en el cual se esta reconstruyendo la confianza y en el que se está regenerando el tejido social, dando origen a un espacio virtual en el que se desempeña un ejercicio de ciudadanía real. En muchos países existe la esperanza de que las tecnologías de la información aumentaran el grado de interés y compromiso en política y actúen como una ayuda para la democracia representativa (Abelló, 2013).

Twitter como herramienta de organización política

Las redes sociales en política en el caso de los movimientos sociales han sido útiles para la detección de personas que comulgan con las propias ideologías políticas y formas de vida, así como para una mejor organización.  Son un medio para motivar a la ciudadanía para actuar en defensa de las ideas y deliberar sobre temas de interés público y fungen como un vehículo para promover el surgimiento de identidades que muchas veces permanecen ocultas. Han servido para visibilizar sectores que en la realidad permanecen muchas veces relegadas. Por tanto, visibilizar causas por medio de la virtualidad, permite posteriormente actuar en el plano real.

El caso de twitter ha sido útil para la defensa de causas comunes. Algunas características que se le adjudican a esta herramienta son que es: asimétrico, breve, descentralizado, sincrónico, multiplataforma y viral. Ha sido una plataforma para encontrar grupos afines a causas que como personas nos indignan. Esta red social actúa como una caja de resonancia en la opinión pública al demandar información, convocar a la discusión y pasar a la movilización. Se ha podido constatar que en las redes sociales se ha podido construir ciudadanía en torno a una tendencia, “Twitter no es una red social sino una herramienta de comunicación” sostiene su creador Jack Dorsey.

Twitter no solo es un medio el cual reduce asimetrías en la información, sino de igual forma en la participación. Es una forma sencilla de involucrar a los ciudadanos para que les sea posible interactuar con las autoridades. Es una red que está íntimamente ligada a las coyunturas sociales y a lo que acontece en el ambiente político-social. Asimismo se ha vuelto una referencia estrictamente obligada para los medios tradicionales como fuente de información. Es un espacio donde la voz del usuario puede ser escuchada, sin embargo, existen algunos aspectos negativos que deben destacarse, como es el caso de la limitante de caracteres, el impacto de los mensajes que resulta muy breve debido al constante flujo de mensajes de forma rápida e inmediata, y que los mensajes que predominan en dicho medio es el de los personajes famosos o líderes de opinión. Lo que puede traducirse en que el ciudadano que no es mencionado o “retuiteado” se sienta ignorado en dentro de la discusión.

En el caso de México, el uso de Twitter aun es utilizado por una minoría, no obstante, es un espacio que se ha distinguido por abanderar causas vivificantes que se construyen en torno a historias y que han ayudado a entender la realidad de la acción social. Las redes sociales promueven el surgimiento de identidades alternas que no se ven limitadas por un territorio geográfico y en varios de los casos, tampoco por factores ni generacionales ni socioculturales. Este medio ha sido catalogado como una plataforma sensibilizadora para sentirnos identificados con varias causas en el exterior.

Los teóricos se preguntan si el uso de Twitter sobrevivirá con el paso del tiempo, o solamente será un medio que ha logrado posicionarse temporalmente ganando popularidad. Pero por otro lado, lo que no está en tela de juicio es que el concepto de comunicación participativa ha cobrado sentido en este medio ya que ha permitido el dialogo abierto logrando implantar una forma alternativa de comunicación que difícilmente podrá difuminarse.

Ciudadanía digital: ¿Una nueva forma de democracia?

¿Por qué el internet se ha vuelto un medio exitoso para la organización de los movimientos sociales? Internet y redes sociales han transformado el esquema de la comunicación política, permiten una comunicación dialógica que podría acercarnos a la democracia deliberativa. “De su impacto más profundo en política se originan nuevas formas de movilización, liderazgo y retorica; nuevas formas de planteamiento en las campañas electorales; un lugar diferente y nuevas obligaciones para los partidos políticos” (Caldevilla, 2009).

Entre los cambios que internet ha incorporado al repertorio de la acción colectiva destacan: i) El uso interactivo de las redes, ya que permite la participación de una gran mayoría de voces. ii) la posibilidad de masificar, dinamizar y abaratar la comunicación masiva por la gran difusión iii) ausencia de jerarquías, al tener un modelo de ordenamiento basado en la igualdad. Es decir, todos los puntos de vista son validos, y tienen el mismo peso siempre y cuando tengan algo que aportar a la causa y al análisis de la situación, iv) inmediatez en la comunicación, movilizar sin la posibilidad de ser censurados, v) posibilidad de vinculación con otros grupos o con intereses afines, vi) proporciona a los ciudadanos la capacidad de ser autores de sus propios mensajes: algo que no ocurre con los medios tradicionales, vii) el uso de la fotografía y videos para hacer más activas las demandas y propuestas.

Se puede decir que es un canal  democrático. No hay líderes definidos, sino agrupaciones que quieren la unidad del pueblo para un fin en particular más allá de ideologías. De igual forma, la difusión es inmediata, los mensajes que llegan al instante de que se envían y existe una retroalimentación a diferencia de los medio tradicionales unilaterales en los que no hay posibilidad de réplica.

I parte del artículo : Las redes sociales en política: redefiniendo los espacios públicos

Tercer Informe de Gobierno EPN: edulcorando la realidad

Tercer Informe de Gobierno: edulcorando la realidad.

El presidente Enrique Peña Nieto ofreció un mensaje con motivo de su tercer informe de gobierno, lo que se traduce en una evaluación de la mitad de su camino recorrido durante su administración. El mandatario reconoció hechos como la desaparición de los normalistas, y la fuga de Joaquín Guzmán Loera(“El Chapo” Guzmán), aspectos que han generado un clima de desconfianza interna y escepticismo al exterior.

tercer-informe-de-gobierno-epnEnrique Peña Nieto inició su tercer informe de gobierno con un pequeño toque de autocrítica, sin embargo, su discurso fue marcado principalmente por palabras triunfalistas que enunciaron las grandes líneas de su gobierno. Fue un mensaje basado en sus fortalezas como la planeación, negociación en las cámaras, programas planeados, y las diez medidas que anunció. Asimismo, no dejó a un lado el tema electoral, pues de alguna forma dio pie a una discusión que estará dando de qué hablar en los próximos meses al pronunciarse en contra de los discursos populistas y demagogos.

Los primeros meses en el tercer informe de Gobierno

Los primeros seis meses del gobierno del presidente fueron caracterizados por la gran capacidad de acción que demostró para propiciar la concertación política, la cual generó una positiva opinión pública. Un cúmulo de buenos deseos, y el incremento de gobiernos que recetaran soluciones mágicas no se hicieron esperar. La consecuencia fue que lejos de encaminar a la sociedad hacia mejores oportunidades y condiciones de vida, se abrió la posibilidad del rencor al dejar de lado el raciocinio en el discurso. Al desplazar la realidad, se desplazó a la ciudadanía.

Ante lo anterior, el presidente destacó estar haciendo ajustes y prometió cambios que no alteren su rumbo pero sí que lo modifiquen. Considero que el problema de fondo, no es el camino que el gobierno ha tomado, sino la deficiencia en el trayecto. Desde el inicio del sexenio se definió una agenda llena de acciones y propuestas, y se vislumbró con claridad por donde pretendía dirigirse. Se elaboró el pacto por México, y con ello, se hicieron reformas estructurales como; la reforma energética, educativa, hacendaria, financiera, económica, telecomunicaciones, etc., mismas se pusieron en la constitución, y en las leyes correspondientes. La cuestión es que al día de hoy no se ha podido ver un avance claro en su objetivo.

EL acciones de futuro en el tercer informe de Gobierno

Los planes no han hecho faltan, se ha notado el repertorio de proyectos para los mexicanos. Lo que más bien ha dejado mucho que desear es la ejecución hacia los mismos. El presidente ha apostado por los siguientes tres años de su gobierno para resarcir las fallas y fortalecer lo iniciado, pero el mismo admite que habrá desconfianza. Efectivamente la habrá ya que las promesas que la administración federal hizo en sus inicios, no ha logrado resolver los problemas más urgentes de la nación; el escaso crecimiento económico, la corrupción, el combate a la delincuencia y a la pobreza. Estos son temas que deben ocupar la agenda pública pues son lo que peor evaluados se encuentran.

Las reformas propuestas no han brindado los beneficios que se esperaban. La reforma energética no ha atraído la inversión extranjera; la hacendaria ha afectado a los de ingresos medios pues para estos hogares el peso de los intereses hipotecarios ha representado una carga mayor que para un hogar con ingresos más altos, por tanto, afecta a contribuyentes ya cautivos; la reforma de telecomunicaciones solo redujo los costos de algunos servicios como las llamadas internacionales, y finalmente la reforma educativa no ha demostrado haber mejorado la educación ni calidad ni en cobertura. Aunado a lo anterior, se ha desencadenado una crisis de seguridad; la violencia ha incrementado en varios Estados de México, y la pobreza ha incrementado de 2012 a 2014 en dos millones de personas según cifras del CONEVAL.

Actualmente la desaprobación federal es más grande que la aprobación. En la mayoría de las encuestas realizadas por diferentes firmas se coincide en que más de la mitad de los mexicanos desaprueba la forma en la que el Presidente de la República está realizando su trabajo. La generación de expectativas y la falta de resultados, han llevado a la ciudadanía al descontento, ya que es alta la cantidad de personas que consideran que durante los tres años de gobierno el Presidente Enrique Peña Nieto ha hecho menos de los que se esperaba.

Peña Nieto reconoce en su tercer informe de gobierno que México no se está “moviendo” como debería, lo que atribuye a circunstancias como la inestabilidad de la economía internacional y la corrupción que persiste en el país. El presidente apuesta a los resultados de sus siguientes tres años de gobierno, por eso es oportuna la pregunta que el presidente nos arrojó al inicio de su informe: ¿Qué modelo queremos para el futuro del país? Responderse dependerá de escuchar el verdadero malestar ciudadano; esto será el impulso y no el obstáculo para sí mismo.


Sitios relacionados con Tercer Informe de Gobierno:

Tercer Informe de Gobierno

Tercer Informe de Gobierno resumen ejecutivo

Tercer Informe de Gobierno completo

La deconstrucción de la dictadura Venezolana

La deconstrucción de la dictadura Venezolana

El término deconstrucción no es disolver o destruir, sino analizar las estructuras depositadas en una sociedad que forman elementos discursivos y que son en los que se piensan. Este análisis debe pasar por la cultura, y lo que nos hace sentirnos pertenecientes a un lugar, esto implica la necesidad de la memoria, de la reconexión, de recordar el pasado y estar consciente de donde se está ubicado. La deconstrucción igualmente implica una segunda fase, que es la de pensar en cómo salir de dicha historia. Se trata en este caso, de la necesidad de la clausura de una etapa de la historia venezolana que ha traído tantos lastres con la finalidad de hacer surgir nuevos caminos.

Un sistema político hacia la dictadura venezolana

venezuela-desconstruccion-dictaduraDesde 1999 a lo largo de 15 años, se ha buscado instaurar en Venezuela un sistema político que se ha comprendido por un alto intervencionismo por parte del Estado en todos los ámbitos. Los promotores de dicho sistema lo han denominaron “Socialismo del Siglo XXI” fundado en la visión de Karl Marx sobre la dinámica social y la lucha de clases. Con la actualización de dicho régimen a los sistemas políticos actuales, se ha descubierto que tiene muchas limitaciones a la hora de la praxis para alcanzar el bienestar social. Es debido a esto, que deben buscarse alternativas para este modelo considerado obsoleto y en crisis por los resultados que ha traído a América Latina.

Los académicos han debatido por mucho tiempo el cómo clasificar el régimen venezolano. Lo que considero más apropiado, sería el clasificarlo como un neoautoritarismo competitivo, que es básicamente un régimen hibrido por una cuestión esencial; no se cuenta con un sistema de votación en igualdad de condiciones, sin embargo, es un sistema en el que los partidos parece que compiten. Votaciones sin democracia.

El actual régimen venezolano no posee características que lo clasifiquen como democrático, la participación política es restringida y castigada. Tal es el caso de los actuales presos políticos que existen en dicha nación. Se podría argumentar que el hecho de tener elecciones lo convierte automáticamente en una democracia, aunque de baja calidad, pero resultaría ingenuo pensar que las elecciones no se encuentran viciadas y manipuladas por la gran maquinaria que ha logrado instaurar el chavismo.

Chavismo, ejemplo de dictadura venezolana

En los regímenes autoritarios competitivos no hay elecciones, y si las hay, no son seriamente competidas  y la estructura del aparato electoral es poco confiable. Es claramente visible en estos regímenes, que no hay contrapesos que vigilen los resultados que se arrojan, sin embargo, aparentemente existe dicho sistema como tal. Asimismo las instituciones democráticas formales son ampliamente vistas como medios principales para obtener y ejercer la autoridad política. Los funcionarios violan estas reglas con mucha frecuencia, hasta el punto de que el régimen no logra tener los estándares mínimos convencionales para la democracia” (Levitsky, 2004).

dictadura-venezuelaEste modelo instaurado por el chavismo, no solo ha traído crisis económicas por la nula funcionalidad al limitar el comercio internacional, sino que se ha tergiversado para que este responda a los intereses del régimen impulsado por Hugo Chávez. El poder se ha ejercido sin tomar en consideración los principios económicos más básicos, parte de la receta discursiva consiste en una condena permanente e incisiva hacia el capitalismo y una exaltación del socialismo extra polarizando ambos sistemas sin aclarar nada.

En los regímenes autoritarios competitivos, como es en el caso venezolano, el legislativo tiende a ser relativamente débil, aunque pueda convertirse en medio para vigilar la actividad de la oposición. Esto se forma cuando los funcionarios no son de partidos mayoritarios fuertes. De igual forma, los gobiernos por lo general intentan subordinar la rama judicial, con frecuencia a través de la persecución o para hacerlo de forma más sutil, con sobornos, extorsiones y otros mecanismos de cooptación.

Por otro lado, los medios de comunicación son frecuentemente uno de los medios centrales de contención en los regímenes autoritarios competitivos. En la mayoría de estos sistemas de índole avanzada, los medios son propiedad del Estado, altamente censurados y constantemente controlados. Las estaciones de radio y televisión principales son controladas por el gobierno, o aliadas a él y la prensa independiente esta prohibida por la ley o eliminadas de facto. En Venezuela, el régimen controla casi el 99% de los medios de comunicación y busca eliminar las transmisiones que no concuerden con la ideología del régimen.

Venezuela se ha caracterizado por políticas clientelares, un poder hegemónico con la ejecución de prácticas en las que predomina el uso de la fuerza y la amenaza. Las libertades económicas se han visto mermadas, así como las políticas y cívicas. Esto ha sido posible debido al nulo equilibrio entre poderes. De igual forma, la constitución y las leyes han sido interpretadas por el grupo gobernante y adaptadas a sus propios intereses.

“El sistema político está estructurado principalmente a través de la acción de un Estado muy poderoso y en el cual los partidos políticos son casi la única forma de mediación entre los individuos y el Estado, es decir, una Venezuela en la que la sociedad es débil frente al Estado y los partidos” (Sosa, 1982).

La oposición política en la dictadura venezolana

Los partidos políticos que conforman la oposición venezolana no han sabido capitalizar el descontento venezolano. Los partidos son básicamente la única vía de mediación en Venezuela, y la oposición no ha logrando crear un proyecto en conjunto con la sociedad. Se tiene una oposición fragmentada y con protagonismos. Debido a esto, el chavismo continúa con los abusos de poder y la restricción de los derechos de expresión. Así como actos de corruptela e inseguridad, escases cada vez más predominante e inflación disparada.

Leopoldo López, líder de la oposición venezolana, en su escrito de defensa alude a esa situación: “Hoy Venezuela es el país de los índices más altos de inseguridad en Suramérica. Apenas el 2% de los homicidios son resueltos por el ministerio publico. Año a año aumentan los homicidios, los secuestros y los delitos en general. A pesar de haber anunciado 14 planes de seguridad, cada año es más violento que el anterior. Durante el 2012 se registraron 21 mil homicidios, durante el 2013 más de 25 mil y para el 2014 se proyecta un aumento de esta cifra”.

En noviembre de 2013 entró en vigencia la ley: “ley habitable” la cual le otorga un poder máximo e indiscutible al presidente de Venezuela. Esto se traduce a la capacidad de decretar lo que le apetezca con la fuerza de la ley. Esta concentración de poder solo ha traído descontento, ya que el presidente en turno, por su incapacidad para gobernar, ha pretendido mediante reformas escudarse y protegerse a sí mismo de futuros reproches que pueda recibir por consecuencia de la baja calidad de vida que vive el pueblo venezolano.

El sofoque hacia la ciudadanía por parte del gobierno ha dado lugar a marchas y protestas que siguen en pie. Sin embargo, aun no se vislumbra de manera clara la salida a todo este entramado de problemas que viven los ciudadanos día con día. Tampoco existe una solución rápida para destituir un régimen tan arraigado, sin embargo, ¿Qué opciones hay?

Fórmulas para un modelo político

Las formulas prescritas para la creación de un proyecto-nación no existen. Sin embargo, para la elaboración de un plan se debe tomar en consideración aspectos ideológico-culturales como; el sistema educativo, los medios de comunicación, la estructura religiosa, los mitos, las formas de premiar, castigar, etc. aspectos que claramente están siendo controlados por el gobierno y los cuales fungen como canales por los cuales se inyecta su ideología.

Es importante indagar en la historia para ver como se han dado las deconstrucciones para dar paso a las transformaciones en otros países que en el pasado fueron oprimidos. ¿Cómo hacer una transición? La elaboración de un proyecto político no es cosa sencilla, no surge de forma espontanea de las actividades cotidianas de la ciudadanía ni se genera por lideres que se consideren populares; es todo un trabajo de factores interrelacionados; conocer, sistematizar, discutir, acordar, y transmitir de forma estratégica.

El factor principal de la transformación radica en una ciudadanía organizada. Deben los ciudadanos movilizarse ya que como dice Francisco Suniaga; “el régimen es quien ha sumido a la sociedad en su conjunto en una pobreza material y moral”.  Por tanto, debe existir la iniciativa ciudadana que es la que básicamente va a provocar, sostener y legitimar los cambios.

Por otro lado, debe canalizarse la indignación a instituciones adecuadas y con las personas indicadas, con la finalidad de ir ejerciendo presión y con esto un clima que genere dinamismo. De igual forma, la búsqueda de protección internacional, haciendo aliados en el camino de la búsqueda de la reconfiguración del sistema.

Para que esto sea posible, tiene que haber una oposición fuerte, con líderes dispuestos a llegar a las últimas consecuencias mientras se dirigen hacia una misma meta. Para lograrlo, es necesario un compromiso total, y el dejar de lado los intereses políticos personales. Si los dirigentes y los ciudadanos no están listos, cualquier intento no alcanzará. Mirar cómo avanza y se expanden las desigualdades e injusticias en Venezuela no puede ser considerado tener patria, concepto mal usado y desgastado por el chavismo. El amor a la patria, según Sun Tzu, solo existe si viene de un soberano que se dedica  beneficiar a su pueblo y no a oprimirlo.

Elecciones en México 2015

Elecciones en México 2015: las nuevas reglas del juego

Elecciones en México ¿el por qué?

Las elecciones en México a efectuarse en el presente año, suponen ser diferentes en varios aspectos. Debido a las reformas político-electorales que fueron aprobadas el año pasado, las reglas del juego cambian. Es por eso que resulta pertinente esbozar un panorama que esclarezca la motivación de dichas reformas, así como los cambios que pretenden generarse con ellas. Las elecciones en México modifican su relación con los partidos políticos.

Bajo esta premisa, resulta pertinente cuestionarse; ¿En qué serán diferentes estas elecciones?, ¿Cuáles son las reglas del juego?, ¿El PRI recibirá voto de castigo?, ¿Cómo se perfilan los partidos políticos en estas elecciones intermedias? Son preguntas a las cuales buscaré dar respuesta.

Datos sobre las elecciones en México

Según el Instituto Nacional Electoral (INE) estas elecciones serán la más complejas y concurridas en México, ya que estiman que el listado nominal de ciudadanos se integre con más de 82.5 millones de ciudadanos a finales de los primeros meses del año presente.

Este año habrá elecciones en México internas en 17 entidades: en nueve se elegirán gobernadores, en el distrito federal 16 delegados y la renovación de la asamblea legislativa, y en 6 entidades 887 presidentes municipales. Así mismo, como cada tres años, se renovará la cámara de diputados Federal y en las entidades con elecciones, seis de ellas renovaran congreso local.

Primeramente, es importante mencionar que la reforma política aprobada en 2014 pretende lograr una competencia electoral más estricta, a su vez que los ciudadanos sientan certidumbre a la hora de emitir su voto, perciban un sistema más equitativo y transparente, imparcialidad en los órganos electorales, así como sanciones si es que se cometen faltas.

Surge una nueva ley electoral y con esto desaparece este año el Código Federal de Instituciones y Procedimientos Electorales (COFIPE) y aparece la Ley general de Instituciones y Procedimientos Electorales (LEGIPE). Esta ley cambia en esencia y de forma importante la manera en la que se fiscalizaran las campañas. Los partidos políticos deberán rendir cuentas sobre sus mecanismos de ingresos y egresos durante las campañas electorales así como recibir sanciones administrativas correspondientes en caso de no cumplir con la ley.

1488716_10152717388743915_6371364276255890548_nLa motivación de los cambios constitucionales, es fundamentalmente el fortalecimiento de nuestras instituciones con el objetivo de generar más participación y que ésta sea mucho más inclusiva y respetada. Las cifras de los últimos años, no revelan un panorama muy alentador; en 2003 solo un 42% votó y en 2009 así como en 2012 un 45%.  Los ciudadanos han demostrado, cada vez con mayor énfasis, un rechazo hacia sus instituciones.

Algunos estudiosos del tema, aseveran que la poca participación se debe principalmente a dos factores: primeramente las crecientes desigualdades sociales en el país. Estas han provocado una exclusión que genera una fuerte ruptura con la propia comunidad y por ende, con un sentido de pertenencia. Esto tiene como consecuencia una enajenación al sistema político y por tanto, niveles elevados de abstencionismo.

Aunado a esto, el segundo factor es la desacreditación al sistema político, principalmente hacia los partidos políticos. El ciudadano se siente cada vez más alejado de sus gobernantes, y que estos no los representan. Lo que tiene como consecuencia una alarmante crisis de gobernabilidad.

No deja de ser esto un círculo vicioso ya que los ciudadanos por no sentirse representados o no tener un sentido de pertenencia, no salen a las calles a votar. Por tanto, llegan al poder gobernantes con poca o nula legitimidad y esto propicia que la gente continúe con un sentimiento de exclusión e introducida en un sistema con el cual no se identifica.

Las elecciones con mayores niveles de abstencionismo en México fueron las de 1979, 1988 y 2003 todas por encima de 50% de no participación. Es importante destacar que la primera y la última fueron elecciones intermedias, las cuales tienden a tener menor nivel de participación que aquellas que son simultáneas a las presidenciales.

A pesar de ser el voto la forma más elemental de participación política, muchos han decidido la abstención, la cual se ha mantenido a la alza. Algo revelador es el hecho que el mexicano no cree que los políticos se preocupen por ellos, sin embargo, siguen votando. ¿Cómo se explica?

Esto es debido al significado que tiene para el mexicano su voto; tienden a votar más por cumplir con un acto cívico que por la creencia de que puedan cambiar algo, entonces: ¿qué deben hacer las instituciones y los partidos políticos para que las elecciones dejen de verse como una mera práctica rutinaria? Uno de los mecanismos pensados es sin duda la creación de nuevas leyes, y las dos nuevas figuras en escena de las cuales hablaré enseguida.

Las elecciones del 2015 se perciben mucho más integrales que las anteriores por dos figuras que surgen como parte del entramado democrático;  como número uno está el hecho de que sea la primera vez que se aplica la figura de candidaturas independientes para las elecciones locales. Que si bien, no son la solución de un sistema democrático, si renuevan y refrescan el sistema.

Después de mucho tiempo de pugnarse, este año será posible competir en las elecciones por fuera de un partido.  A pesar de que considero que la ley no es la más apropiada, debido al conjunto de requisitos excesivos y desproporcionados, se tendrá esa posibilidad este año y se verá el cómo se puede hacer campaña para conseguir un registro con las limitantes de la ley.

Será interesante la reacción del ciudadano ante esta nueva figura. Sin embargo, considero que la mayoría no alcanzaran el registro. Principalmente porque la conciencia colectiva no se encuentra familiarizada del todo por estas opciones.

Elecciones en México: la reelección de candidatos

Como segundo punto está la figura de la reelección, la cual ya será aplicable para diputados locales y presidentes municipales que se elijan en el 2015. Esté no será el caso para los diputados federales. Así mismo la reelección tiene una excepción, ya que solo es permitida dentro de un sistema de partidos, no está contemplada para aquellos que le apuesten a las candidaturas independientes.

Esbozando el panorama actual cabe destacar que de los nueve Estados en los cuales se renovaran las gubernaturas: en seis gobierna el Partido Revolucionario Institucional (PRI), en dos el Partido Acción Nacional (PAN), y en una el Partido de la Revolución Democrática (PRD).

¿Por qué debe considerarse como una posibilidad que el PRI reciba voto de castigo? Debemos recordar que en las últimas tres elecciones intermedias se ha castigado al PRI. En 1997 el PRI pierde por primera vez la mayoría en el congreso, dos gubernaturas y el Distrito Federal. Por tanto, es posible que el PRI no logue la mayoría absoluta, sin embargo, es posible se mantenga en primera fuerza.

Para lograrlo buscará la designación de los perfiles más populares y conocidos así como los que mejor vayan en las encuestas más allá de amiguismos y grupos, ya que no pueden correr el riesgo de perder el control en el congreso Federal. Actualmente el PRI tiene alianza con el partido verde (PV) y con el Partido Nueva Alianza (PANAL). Empero a pesar de su mayoría en el congreso, no tiene la suficiente representación para sacar reformas.

Por otro lado, será la primera aparición a una elección del partido MORENA, el cual es liderado por el ex candidato a la presidencia Andrés Manuel López Obrador. ¿Cuáles será su trascendencia?

De los tres partidos nuevos el de López Obrador es en el que la atención está más centrará, ya que nadie duda de que mantenga el registro debido a la gran cantidad de simpatizantes que tiene, su presencia su duda desestabiliza muchas balanzas en varios Estados, coartando así el equilibrio que se tiene establecido por algunos partidos.

Aunado al empuje natural de López Obrador, probablemente los partidos de izquierda buscarán aliarse. Si MORENA logra pelear el tercer lugar, crecerá a pasos agigantados y para esto, debe hacerse presente en regiones donde haya votaciones locales. Por otro lado, no debe solo enfocarse en el voto de izquierda, ya que esto podría encaminarlo a perder su registro.

Finalmente se vislumbran alianzas entre partidos en prácticamente todos los niveles, sin embargo, el PAN ha manifestado que irá solo. Esto resulta lógico si se toma en consideración que militantes del partido manifiestan que diez de los veinte municipios en los que hay mayor concentraciones de panistas a nivel nacional, habrá elecciones en 2015.

Por lo menos cuatro de ellos son capitales de estados en los que elegirán gobernadores. Por tanto, al contar con una gran militancia para hacer campaña, deberá enfocarse en ganar estados como Nuevo León, Jalisco, Michoacán. ¿Lo conseguirá?

Sin duda el gran reto inmediato radica en ser transparentes y tener reglas claras de participación en todos los niveles de puestos de elección;  transparencia de los padrones de militancia, reglas abiertas, procurar que todo esté a la vista pública así como una actitud responsiva, son algunas de las recomendaciones a los candidatos. De esta forma será posible voltear a ver a los partidos desde otra óptica: la de representación.

México: La crisis de gobernabilidad en los municipios

México: La crisis de gobernabilidad en los municipios

México: Introducción gobernabilidad

El escepticismo y la poca credibilidad hacia los gobernantes en las ciudades de México han ido incrementando de forma alarmante en los últimos años. La percepción de los ciudadanos hacia la seguridad, calidad de vida y posibilidades de desarrollo, son aspectos que continúan siendo urgentes en las agendas municipales, sin embargo, parecen cada vez más lejanos para aquellos que habitan en el país y que siguen con interés lo que ha ocurrido en la coyuntura mexicana.

Las soluciones han sido diversas, desde el replanteamiento teórico hasta acciones concretas que han derivado de los conceptos que tratan de explicar el quehacer político en la realidad mexicana. Debido a lo anterior, la búsqueda de bienestar ha incluido en el ejercicio de la gobernabilidad nuevas metodologías con la finalidad de crear políticas de calidad, que hagan a los gobiernos más eficientes y consecuentemente hagan emerger a las poblaciones para devolverles la legitimidad a las instituciones:

“El buen gobierno local no se refiere a que el gobierno municipal gobierne bien, sino la configuración de nuevas relaciones institucionales que atraviesan las fronteras entre la esfera pública y la sociedad civil, y que establecen así espacio donde todos los actores estratégicos participan en la toma de decisiones que conciernen a la comunidad y al bienestar colectivo” (Barreiro, 2008).

Con relación a lo anterior, este trabajo tiene por objetivo realizar un análisis de la situación de los municipios en México tomando como base un modelo metodológico propuesto fundamentado en las cuestiones de gobernabilidad y gobernanza. La finalidad de este análisis tiene que ver con obtener un estado de la cuestión de los municipios en términos de gobernabilidad y gobernanza que, a su vez, permita visibilizar los posibles caminos de acción o alternativas para mejorar su funcionamiento.

Partimos de la idea de que la gobernabilidad y la gobernanza son conceptos fundamentalmente distintos. Mientras que el primero se apega a un principio descriptivo y de carácter inherente a la acción política y administrativa del gobierno en su relación con la comunidad, el segundo tiene un fundamento normativo y viene a servir como una guía para llevar a cabo una gobernabilidad apropiada de un contexto democrático moderno, con sociedades heterogéneas y problemas complejos, que obligan al gobierno a tomar en cuenta la participación y la acción de actores externos para llevar a cabo acciones en beneficio de una sociedad determinada (Barreiro: 2008).

El trabajo se estructura presentando primero una breve descripción y contextualización de la situación de los municipios en México. Posteriormente se presenta un modelo metodológico de análisis de la gobernabilidad y gobernanza.

 

Los Municipios en México

municipios de méxico“Los estados adoptarán, para su régimen interior, la forma de gobierno republicano, representativo, democrático, laico y popular, teniendo como base de su división territorial y de su organización política y administrativa, el municipio libre…”.-Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos

La situación actual de los municipios en México es crítica. Sus facultades económicas y administrativas han sido rebasadas por una sociedad cada vez más compleja. La presencia de problemas tan profundos como la inseguridad, la baja participación ciudadana en los asuntos públicos y el manejo opaco de los escasos recursos económicos son el modus operandi de la administración pública municipal en México.

En este sentido, es pertinente cuestionarse como primera instancia, cuales son las causas que están afectando a los municipios en México. Una de las principales causas externas que no deben dejarse de lado para el análisis es sin duda la crisis mundial que desde hace 15 años se ha buscado reconfigurar. La tendencia mundial que los teóricos pronostican es quizá desalentadora, todas los diagnósticos apuntan hacia un mayor desempleo, no solo en las áreas más marginadas de los países, sino incluso en aquellas industrializadas.

Como segundo lugar, debe contemplarse el aspecto financiero, en México la riqueza está cada vez más concentrada en unos cuantos. Según informa “El Economista” El número de ricos ha crecido en los últimos cinco años a un ritmo de 15% anual. Simultáneamente, la cantidad de pobres sobre todo en las periferias rurales también ha aumentado. Diversos diagnósticos sugieren que la extrapolación se debe precisamente a que la riqueza se encuentra en unos cuantos. México es un país de extremos y esto debe de contemplarse para un análisis posterior cuando se busque profundizar en la gobernabilidad y gobernanza.

Una tercera causa es el deterioro agrícola en México. La importación de alimentos cada día aumenta más, esto se traduce a que todos aquellos habitantes de la zona rural que se sostiene económicamente de la agricultura, han sido víctimas de una debacle en ingresos. El deterioro de la agricultura en México ha sido en gran parte la problemática fundamental en los municipios.

Sin embargo, ¿Qué fue lo que originó que la agricultura en México, la cual en los años 50`s, y 60`s se encontraba en su auge, sufriera una crisis? Primeramente se perdió la exportación de alimentos que se tenía con Estados Unidos. Aunado a esto, México de igual forma perdió mercado debido a que la producción de alimentos resultaba más económica en Estados Unidos que en México. Esto generó que se desplazaran los mercados mexicanos y se mantuviera de esta forma hasta la actualidad “la crisis económica mundial y la crisis nacional se entrelazan, de tal manera que hacen que poco a poco se vaya generando en nuestro país una crisis financiera del Estado” (Olmedo).

El gran reto es devolverles a los campesinos alternativas para poder sostener una vida digna. La realización de estrategias funcionales de las cuales se deriven políticas públicas para poder reintegrar a los campesinos a áreas laborales que les remuneren es fundamental.

Aunado a lo anterior contemplarse aspectos como la ciencia y la tecnología que estén contempladas en dichas políticas e impulsen a las regiones. Las correcciones en la industria son de suma importancia mucho antes de la retórica de la promoción de trabajo en el campo, es por esto, que los funcionarios municipales deben estar capacitados en materia de administración gubernamental. Ya que si no existen las condiciones y los mecanismos para hacerlo posible, se continúa sumido en un círculo vicioso sin oportunidad de emerger.

Por último, y lo que queda como el aspecto más relevante de la crisis de los municipios en la actualidad, es la inseguridad padecida desde este nivel de gobierno. A pesar de que se trate de una crisis a escala nacional en materia de seguridad, los municipios han demostrado su incapacidad plena para manejar este tipo de situaciones, pero no es solo eso, sino que incluso se han encontrado nexos entre muchos de los gobiernos municipales y los grupos armados del crimen organizado. Aquí es cuando el estudio de los municipios desde la lupa de la gobernabilidad y la gobernanza cobra mayor relevancia. ¿Qué se puede hacer para modificar la manera en que operan los municipios?

Presentación y explicación del modelo de gobernabilidad de municipios en México

La propuesta metodológica para el análisis de gobernabilidad y gobernanza de los municipios en México se basa en diversas concepciones de estos conceptos. El objetivo es construir, con base en los elementos semejantes de los modelos propuestos en la literatura, un esquema que ejemplifique de manera gráfica todo el entramado de relaciones de poder, de intereses, actores e instituciones implicadas en el ejercicio de la gobernabilidad y en la posible generación de dinámicas de gobernanza.

Como primer acercamiento para la construcción del modelo, vale la pena establecer los conceptos clave, aunque como es sabido, los conceptos de gobernabilidad y gobernanza han sido tratados por muchos autores desde principios distintos, por lo cual no existe verdaderamente una concepción formal u oficial al respecto. Sin embargo, para este trabajo es importante dejar claro a qué nos referimos cuando hablamos respecto a la gobernabilidad y la gobernanza.

En primer lugar, consideramos que gobernabilidad y gobernanza son conceptos distintos, a pesar de que muchas veces se utilicen de manera intercambiable. Por gobernabilidad, retomamos algunas ideas de los autores clásicos y las instituciones internacionales, quienes ven en este concepto a dos actores: gobierno y sociedad. En este sentido, la concepción de gobernabilidad se distingue por la naturaleza de esta relación y las dimensiones que esta pueda comprender. Al respecto, Kauffman, Kraay y Mastruzzi (2005) señalan: “La gobernabilidad encarna las tradiciones e instituciones por medio de las cuales se ejerce la autoridad de un país”.

En este sentido, podemos entender que existe gobernabilidad en cualquier sociedad que contenga estos dos elementos (gobierno y sociedad), es decir, es una cualidad inherente a su relación. Por lo anterior, consideramos que esta es una visión más bien descriptiva, con lo cual es posible establecer metodologías de medición de la gobernabilidad.

Al respecto, podemos quizás relacionar esta concepción de la gobernabilidad con las ideas de Easton sobre los sistemas políticos, este autor señala que “puede denominarse sistema político a aquellas interacciones por medio de las cuales se asignan autoritariamente valores en una sociedad; esto es lo que lo distingue de otros sistemas de su medio.” La perspectiva de Easton resume, de cierta manera la concepción de gobernabilidad desde las instituciones gubernamentales. Por lo tanto, las metodologías de medición irán en el rumbo de medir las capacidades institucionales en cuanto a su funcionamiento para ejercer decisiones con respeto y legitimidad en la sociedad.

La gobernanza, por su parte, se refiere a “Las formas emergentes de toma de decisiones sobre asuntos colectivos y que configuran nuevas relaciones, no simplemente entre organismos públicos, sino también entre el sector público y los ciudadanos” (Barreiro: 2008). Este concepto responde a las necesidades complejas de la era actual, la de la complejidad. En este sentido, se considera que es imposible mantener un mismo modelo de toma de decisiones unilateral y top-down, como lo es el modelo en la idea de gobernabilidad.

Podemos entonces comprender que la gobernanza se refiere a un aspecto más bien normativo, sobre cómo debería darse el ejercicio del poder, no solo desde el gobierno, sino también desde todos los actores implicados en la esfera pública para la resolución de problemáticas complejas. De esta manera, podemos configurar un modelo como el que se presenta a continuación.

Figura 1: Esquema de gobernabilidad

gobernabilidad en méxico

En este esquema podemos observar el papel de los dos actores presentes, el gobierno toma las decisiones y las implementa a través de su andamiaje institucional a una sociedad relativamente homogénea, con preferencias similares. Sin embargo, la capacidad para que esta sociedad acepte los valores “autoritariamente designados” (en palabras de Easton) del sistema político, dependerá de su capacidad para mantener una legitimidad relativa. Por otra parte, podemos observar también un vínculo de retroalimentación, su papel y relevancia podrá variar dependiendo de la construcción del sistema político.

 

Figura 2: Esquema de gobernanza

gobernabilidad en méxico1

En este esquema podemos observar una manera distintas de tomas de decisiones, que parte de actores diversos que se ven afectados por un problema en concreto y que se ven empoderados frente al gobierno para entablar interacciones de negociación que lleven a una decisión, propuesta o alternativa concreta. Esta decisión los afectará por igual en su aplicación. Todo esto se da dentro de un modelo de sociedad heterogénea, amorfa y compleja.

 

Análisis del problema con base en el modelo de gobernanza en México

Los municipios en México carecen en gran medida de autonomía y libertad para llevar cabo procesos. La existencia de una cultura del Federalismo ha mermado en gran medida la autonomía de los municipios, no se ha logrado consolidar al municipio como una extensión del federalismo. El reto es que los gobiernos municipales, los cuales, tienen un contacto más directo con la sociedad civil se posicionen como la base y que de esta forma cada municipio de forma independiente, abone al sistema federal.

De esta manera, y conforme al modelo de gobernanza, observamos que los municipios no se encuentran habilitados formalmente como actores clave en la toma de decisiones. Su carencia de recursos económicos y legales les impide ponerse a un nivel de negociación con actores poderosos, como es el caso de las organizaciones criminales, que van a romper el equilibrio necesario para llevar a cabo una gobernanza apropiada.

Los retos de los municipios son variados, sin embargo son importantes plantearlos con la finalidad de tener un punto de partida hacia lo que necesita resolverse. Primeramente se debe visualizar a los municipios como entes promotores del desarrollo, es decir, que sean parte de un proyecto de nación y que a la vez sirva para redefinir funciones y mecanismo para llevarlos a cabo. Para esto deben corregirse las fallas administrativas que existen en los municipios, simplificar lo administrativo a nivel federal con el objetivo de hacer más eficientes los procesos de interacción característicos de la gobernanza a la que se desea llegar.

Aunado a lo anterior, capacitación a funcionarios municipales, redefinir y equilibrar los mandos a la par que se integran otras instancias para lograr un trabajo eficaces en conjunto. Para esto es necesario buscar nuevas formas para organizarse de manera interna, integrar a las comunidades en la elaboración de políticas públicas para el fortalecimiento municipal. Esto se propone con base en la idea de que la gobernanza no solo se lleva a cabo de manera intrainstitucional, en el contexto solamente de una sociedad, sino que también son necesarios modelos de toma de decisiones que se asimilen a los ejercicios de gobernanza dentro de las instituciones.

Esto es importante porque ahonda en la creación de una ciudadanía empoderada (Barreiro: 2008), característica importante para cambiar la cultura política y progresar hacia modelos de gobernanza apropiados de un sistema eficiente.

Conclusiones sobre gobernabilidad en los municipios

Podemos concluir que el modelo de gobernabilidad ya no es apropiado para resolver problemas en la realidad de una sociedad compleja. Aunado a esto, la gobernabilidad representa esquemas de ejercicio del poder que no abonan al ideal democrático, por esta razón, es importante buscar una transición hacia esquemas de gobernanza.

Los gobiernos municipales entran en crisis dado que no tienen las capacidades para ejercer el poder necesario para imponer valores o decisiones a través del esquema de gobernabilidad. Sin embargo, tampoco poseen los recursos para establecer interacciones de negociación características de la gobernanza.

Es muy importante resolver las problemáticas municipales porque son la primera estructura de gobierno con la cual tiene contacto el ciudadano. Una gestión adecuada de los gobiernos locales tendrá como consecuencia un mejor manejo de los problemas de primera mano, los cuales resultan más significativos para las personas, ya que los afectan de manera directa y cercana.

Por último, es imperiosa la necesidad de impulsar la gobernanza como nuevo mecanismo de toma de decisiones dentro y fuera del ámbito institucional, esto debido a que para mantenerse y funcionar adecuadamente, es necesario transformar estructuras de cultura política que se refleja en la toma de decisiones colectiva.

 

Bibliografía

Barreiro Cavestany, Fernando. (2008). “Gobernar las ciudades en tiempos de cambio. A propósito del buen gobierno local y de la participación de los ciudadanos en asuntos públicos.” Prisma. Universidad Católica del Uruguay.

Barreiro Cavestany, Fernando. (s.f.). “Los agentes de desarrollo: una reflexión sobre el desarrollo local y sus protagonistas”. Proyecto Local.

Kaufmann, D., A. Kraay y M. Mastruzzi, Governance Matters IV: Governance Indicators for 1996-2004, World Bank Institute, , 2005, p.4

Olmedo Carranza, Raúl. (s.f.). “La problemática del municipio en México”.

 Autores:

Airée Coronado López – @aireecorlop 

José Manuel De Alba Castañeda – @jmdeac 

Enlaces relacionados

“Soberanía y Justicia, más allá de la demagogia” en México

¿Es más importante comer que tener libertad?

“Soberanía y Justicia, más allá de la demagogia” en México

“Soberanía” es un concepto entendido como el poder que posee el soberano.

Pareciera que con el paso de los años, los mexicanos continuamos siendo los protagónicos a la hora de elegir a nuestros gobernantes, pero los más rezagados cuando se trata de tomar decisiones serias con base a los problemas que nos aquejan como país. ¿Qué ha representado la figura presidencial en la vida de los mexicanos?, ¿Es esta una figura debilitada que no se ha mostrado capaz de dialogar y conciliar con la ciudadanía?

Foto: web
Foto: web

“Soberanía” es un concepto entendido como el poder que posee el soberano. Este último conocido como autoridad superior y de una jerarquía establecida que resulta inapelable para cualquier grupo de poder individual, social y político. Para Bertrand de Jouvenel la soberanía es la voluntad suprema del orden, capaz de regir a la comunidad humana. Este concepto es fundamental para entender al Estado, es la base del mismo, ya que de este se desprenden las directrices del rumbo de los países.

El concepto de “Soberano” se ha debilitado y los estudiosos del tema incluso aseveran que es un concepto confuso y ocioso. Bobbio está de acuerdo en que resulta complicado sostenerlo tanto en el plano teórico como en el práctico. Esto último debido a que los Estados modernos en general, están pasando por una crisis; hoy en día resulta complicado pensar que un individuo sea el centro de poder y este sea único y autónomo.

La soberanía democrática en México

 

En México la figura del soberano está debilitada, más allá de las ideologías partidistas y de las creencias personales, los ciudadanos ven al presidente de la república como alguien incapaz de dirigir el rumbo del país y sobretodo, alguien incapaz de generar políticas públicas viables que resuelvan problemas cada vez más graves en México.

Si bien el concepto de soberano entendido como: “un ser único capaz de tomar el mando de forma determinante y sin restricciones”, resulta para muchos estudiosos un término ocioso, hoy en día parece urgente una figura con este perfil, que cuente con las aptitudes y conocimientos para dirigir al país en conjunto con otros organismos que se desprenden de la sociedad civil.

Cabe destacar que el país ha avanzado en muchos temas, por tanto, sería errado afirmar que México es una democracia fallida, sin embargo, una democracia avanzada es que el individuo tenga la capacidad de tener la libertad de decidir sobre sí mismo. En el caso del mexicano esta libertad es limitada debido a la falta de capital económico para tomar sus propias decisiones.

La democracia mexicana, consecuencia de la transición política en el año 2000, es incipiente después de 14 años. El Estado está debilitado y parece no haber alternativas ante un Estado débil y una figura soberana incapaz de solucionar problemas.

En su libro: “¿Qué hacer? La alternativa ciudadana” escrito en 2011, el ex presidente de México Carlos Salinas de Gortari, afirma que los mexicanos demandan, en resumidas cuentas, soberanía y justicia. Salinas de Gortari continúa su aseveración mencionando que sin la soberanía y la justicia, nuestra nación pone en riesgo su existencia, ¿Es poesía esta reflexión?

Frente a tal afirmación, es pertinente cuestionarse si ante la falta de justicia y soberanía en México, nuestra nación está en riesgo de extinguirse. Definitivamente no es así. Los mexicanos aún con los lastres que nuestros gobiernos han generado, continuamos viviendo a expensas de malas decisiones que se tomaron y se siguen tomando.

Primeramente cabría preguntarle a Salinas de  Gortari, ¿Qué es la justicia?, y aún más importante, ¿justo para quién?. Para Aristóteles la justicia es un hábito por el cual los hombres son aptos para obrar de forma justa. Por otro lado para Hobbes, autor de “El Leviatán”, la justicia y la libertad no son funcionales, son contradictorias cuando el objetivo es la convivencia pacífica.

Ambos puntos de vista parecen contradictorios entre sí, sin embargo, el concepto de justicia de Hobbes podría ser solo una consecuencia de los buenos deseos que pudiera haber tenido Aristóteles sobre los hombres. Los hábitos en los hombres solo pueden ser generados por medio de reglas que limiten su comportamiento y que los impulsen a actuar de cierta manera. Dicho de forma concreta, por medio de un soberano capaz de trabajar en conjunto con diferentes órganos gubernamentales para garantizar la paz.

La libertad humana

 

Foto: Web
Foto: Web

¿Por qué no hay cabida para la libertad plena entre humanos? Por el simple hecho de que uno siempre tenderá a abusar del otro; los humanos tienden a hacerse daño unos a los otros según asevera Hobbes. Es conveniente replantearse los objetivos de un Estado eliminando la retorica, ya que en la práctica es claro que la justicia es una idea que no parece alcanzable en México, sino solo una promesa llena buenos deseos que al final, resulta quedarse en el deber ser. Entonces, ¿estamos condenados los mexicanos a ver la justicia como algo inalcanzable, utópico?

A pesar de que en la naturaleza humana hay cierta tendencia de hacerle daño al otro, “Jamás un vecino ha entendido al otro: siempre su alma se asombra de la demencia y de la maldad del vecino” (Nietzsche, 2008); también existe otro impulso que no necesariamente excluye al primero, la búsqueda de la paz.

Entre los impulsos humanos, está la de conservarse, la de controlar los excesos. Según Hobbes, todos los hombres buscan de forma natural lo que es bueno para ellos, por tanto, el hombre es capaz de renunciar a ciertas cosas por sobrevivir: “Pero en todo lugar en que encontré seres vivientes oí hablar también de obediencia”. (Nietzsche, 2008).

Tanto Nietzsche como Hobbes coinciden en que debe haber jerarquías entre los hombres, una imposición de un ser superior que controle a los demás y esto se logra con ayuda de un pacto con el Estado, el hombre debe renunciar a ciertas cosas para que el estado pueda garantizarle la paz. Cabe destacar que un soberano no necesariamente se desprende de la idea de un tirano, sino de alguien respetado por los ciudadanos.

¿Hacia donde debería ir México?

 

¿Por qué en México resulta cada vez más lejana la idea de un soberano? Primeramente por que la idea de esta figura tiene que ir acompañado de un Estado legitimo, que los ciudadanos estén convencidos de que vale la pena otorgarle a una persona cierto poder para que este decida de la mejor manera por ellos. Sin embargo, ocurre que esta figura en la realidad mexicana no es legítima por diversas razones.

Según el Arte de la guerra, tratado de guerra escrito por Sun Tzu en el año 500 antes de nuestra era, libro considerado como uno de los tratados más importantes de estrategia, existen cualidades de un soberano para que este logre ser respetado: inteligencia, para saber adaptarse a las circunstancia y a los problemas de coyuntura; humanismo, para saber apreciar y valorar a su gente; valentía, para aprovechar las oportunidades sin trastabillar sobre las decisiones que debe tomar; y finalmente ser severo y disciplinado en los momentos justos para que los hombres de su alrededor teman de su castigo.

A pesar de ser un texto escrito hace muchos años, las cualidades de un líder deben ser siempre destacadas para lograr objetivos. Los ciudadanos mexicanos conscientes hemos dado seguimiento al desempeño presidencial y coincidimos en gran medida, que lo que se ha ido desarrollando en estos meses no ha sido suficiente y en cambio, las políticas públicas son simplemente el regreso de un Estado paternalista con soluciones paliativas. El presidente de México no ha logrado proyectarse como una figura fuerte y capaz de darle un rumbo al país; la percepción es de confusión y desgaste.

México atraviesa por un lapso de incertidumbre. El ciudadano siente temor hacia su futuro, cada vez con menos oportunidades económicas. La violencia se ha incrementado con el paso meses y es cada vez más recurrente e incisiva. Tal es el caso del abuso escolar, México es el primer lugar de bullying a escala internacional y según la Universidad Autónoma de México (UNAM), de los más de 26 mil alumnos de nivel básico, del 60 al 70% ha sufrido violencia. De igual manera los secuestros se han incrementado en un 56% en el primer semestre del año a nivel nacional.

¿Qué decisiones se están tomando para combatir la pobreza, la falta de oportunidades y la violencia? Estos aspectos sin duda lastiman y lesionan principalmente a los mexicanos que están en condiciones de vulnerabilidad. La pobreza afecta a más de la mitad de los mexicanos. Según cifras del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (CONEVAL), la pobreza en México ha crecido en los últimos años casi en tres millones. Datos de 2008 acerca de la pobreza en México revelan que a 50.6 millones de mexicanos no les alcanzan sus ingresos para cubrir las necesidades básicas; entonces, ¿podemos hablar de libertad democrática?

A pesar de las medidas gubernamentales que suponen ayudar a las familias en situaciones vulnerables, como es el caso del programa “Oportunidades” y “La Cruzada Nacional contra el Hambre”, entre otros, estos no han arrojado resultados positivos en la disminución de los índices de pobreza.

¿Por qué los índices de pobreza continúan en aumento? Precisamente porque son políticas públicas paternalistas que buscan solo darle dinero a las jefas de familia, más allá de buscar la erradicación del problema desde la raíz. Los programas en vez de proporcionar herramientas para que cada quien genere por sí mismo, fomentan dependencia al gobierno, círculo vicioso del que no se sale y por el contrario, pasa de generación en generación.

El desanimo de los mexicanos ante las Reformas ha situado al soberano actual como una figura fracasada. Sin embargo, no todo es blanco y negro. A los ciudadanos nos toca dejar de ser gente para volver a ser personas preocupadas por la situación del país, enriquecer nuevamente en el debate público, y crear grupos sociales que no respondan a intereses del gobierno. De igual forma, el gobierno actual, debe basar sus decisiones en los verdaderos problemas que aquejan al país más allá de ideologías.

La decepción generalizada que viven hoy los mexicanos debe ser un impulso y la desconfianza el motor para cuestionar todos los procesos políticos. La construcción democrática requiere ciudadanos organizados y enterados de lo que sucede en su país, es la única forma de ir fortaleciendo a la incipiente democracia en la que hoy se vive. Los porcentajes anteriormente expuestos deben ser un foco rojo para nuestro presidente, ya que no está demostrando ser capaz de afrontar los problemas y de ayudar al país con el que se comprometió. Como decía Sun Tzu: “Cuando se trata al pueblo con bondad, justicia y rectitud… todos se sentirán felices de seguir a sus dirigentes”. 

¿Es más importante comer que tener libertad?

la-libertad-es-un-estado-de-animo
Foto: Acción poética

Libertad significa la capacidad de decidir y elegir lo que uno considera mejor para sí mismo, así como contar con las herramientas necesarias para poder ejecutarlo. Entender el cómo uno toma decisiones, con base a lo que se considera mejor o no, depende meramente de lo que uno es. Lo que uno es debería estar estrechamente ligado a lo que uno elige ser y no lo que se le impone que sea. Para poder llegar a ser verdaderamente plenos y poder elegir con libertad lo que uno aspira ser, existen medios que pueden ayudar a conseguir dicha plenitud.

Sí se define al Estado como una unidad jurídica política, entonces debería fungir como una herramienta para que esto pueda lograrse. En este sentido el Estado debe asumirse como el principal motor para que se puedan proveer los medios esenciales para el desarrollo integral del individuo dentro de un marco regulatorio que delimite los actos de los que poseen mayor poder, para que estos no puedan abusar de los menos favorecidos impidiéndoles una vida digna e integra, a la vez que funcionen como impulsor del crecimiento individual.

Ver al Estado como un engranaje fundamental para potenciar el desarrollo del ser y como un impulsor de lo que el humano puede hacer o llegar a ser, es importante para plantear algunas cuestiones que hoy en día son criticas y se han dejado de lado. Existen aspectos a los que no se le han dado la importancia suficiente o no se han tomado en serio. Por ejemplo los altos indicies de pobreza de países latinoamericanos, es una consecuencia de las carencias que se tienen en los países en materia de políticas públicas; la creación de políticas públicas efectivas han sido remplazadas por decisiones tomadas por intereses políticos más que por las verdaderas necesidades de los individuos.

Malos diseños de políticas públicas, la ejecución de las mismas y la rendición de cuentas de los resultados obtenidos, son etapas importantes dentro del plan de desarrollo que no han sido evaluadas correctamente. Un estado por medio de la creación de políticas públicas, debería ser capaz de proveer los medios para conseguir fines; en este caso la libertad de no tener hambre: a mayor grado de libertad, se tendrá un menor grado de dependencia.

La dependencia vista como sumisión de una persona con respecto a otra, tiene como consecuencia el sometimiento del que se subordina. Hablar de una dependencia de un individuo hacia el otro crea una necesidad constante que se espera sea solucionada por el otro. Tal es el caso del alimento, al ser el sujeto A, dependiente del sujeto B, el sujeto A vive esperando a que se le proporcione lo que necesita para sobrevivir. Al vivir esperando soluciones paliativas a un problema que no se está resolviendo a profundidad, ocasiona que el sujeto A nunca tenga medios reales y a largo plazo que le resuelvan su problema a futuro y de manera estable.

La consecuencia es que se continua manteniendo el control sobre el otro ya que el que espera soluciones no es capaz de conseguirlo por la falta de recursos derivado de la falta de oportunidades.

Zygmunt Bauman, sociólogo y filósofo polaco, mencionaba que la libertad nunca es total porque somos determinados por nuestras acciones pasadas y constantemente algunas elecciones que se toman en el presente. Partiendo de esta premisa, considero que los gobiernos que tenemos en la actualidad, destacando el caso de los países latinoamericanos, adolecen de acciones pasadas que tomaron los gobiernos en turno. Algunos rasgos de los regímenes en los que las dictaduras prevalecieron, han dejado rezagos que no han podido ser superados. La ausencia de división de poderes y la concentración de poder en un solo individuo todavía es tangible como en el caso venezolano.

Hoy en día muchos países continúan desplazándose sobre rezagos históricos que no han logrado superar y que disminuyen la calidad de vida del presente ocasionando no poder definirse en el futuro. La incertidumbre es la única certeza que se tiene hoy en día y en esta laguna de mares inciertos, se ha se navegado de forma temerosa y sin rumbo definido. Historias de dictadores son las que al parecer están marcando el rumbo de los gobiernos actuales de muchos países de Latinoamérica.

Los estados democráticos, los cuales son considerados los mejores regímenes por diversos motivos, entre ellos, el reconocimiento de las libertades fundamentales del hombre, han caído en un estancamiento en cuestión del desarrollo de las libertades personales. John Rawls, filósofo estadounidense, mencionaba que la libertad personal tiene prioridad política frente a los objetivos sociales, sin embargo, considero que la libertad política del ser humano no se interpone con los objetivos sociales que se planean alcanzar hacia el futuro, sino que van de la mano y es necesaria la realización de lo individual para que esto consecutivamente se traduzca en remuneración futuras a nivel nacional.

Tal parece ser que se han olvidado del motor principal de los Estados, que es precisamente el ciudadano. El ser humano debe ser visto como el centro de un desarrollo individual que se traduzca en un trabajo en conjunto; ya que si se tienen resueltas las necesidades básicas, este podrá ir escalando, aumentando sus posibilidades de bienestar y traducirse en mejores resultados en general, tanto en ingresos estatales como en crecimiento económico. El desarrollo económico debe ir de la mano del cumplimiento de las libertades fundamentales. Apostarle al individuo como el eje angular del crecimiento integral, es empezar por partir de un razonamiento muy básico pero lógico:

la independencia del ser humano, permite que el Estado sea cada vez más independiente por que el individuo al contar con mejores oportunidades, este vivirá mejor y tendrá energía y disposición para desempeñarse.

Abraham Maslow, psicólogo estadounidense, en su teoría de la jerarquía de las necesidades, planteo de manera gráfica una pirámide en la que se reflejaban las necesidades en los niveles correspondientes dependiendo de la magnitud de las mismas. Las que deben ser cubiertas como inicio, se encuentran en la base y así sucesivamente hasta llegar a la cúspide que se traduce a la autorrealización. En la base de dicha pirámide, considera que como necesidad primordial a cubrir se encuentran las necesidades fisiológicas, entre ellas, la necesidad del alimento. Si esta no se satisface, no se puede ir escalando de nivel lo cual me hace sentido; ¿si no se satisface algo tan primordial como es el comer, como se espera un buen desempeño del mismo tanto ética como en sus funciones?

El planteamiento es sencillo, sin embargo, la justificación del porqué el problema persiste es un tanto compleja. Sin bien no se puede pensar en escalar en otros niveles sin haber satisfecho lo esencial, existen varios casos en los que se han saltado este nivel o se ha dejado a un lado. Las políticas públicas en el caso de México, se han centrado en crecer a la economía al exterior, lo que no es igual a crecer la economía del individuo.

Según el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (CONEVAL), en México hay 53.3 millones de mexicanos están en situación de pobreza lo que se traduce a un 46.2% de la población. La justificación ha argumentado desde crisis económicas hasta el disparo de precios de alimentos. Sin embargo, la falta de políticas de desarrollo social que generen empleos y la distribución del ingreso son aspectos que han sido ineficientes para erradicar el problema. Hoy en día, tras la propuesta de varias reformas, el estado mexicano continua sin dar una respuesta concreta a estos problemas.

Retomando la pirámide de Maslow y aterrizando la teoría al caso mexicano, es contundente observar que aquellos que se encuentran en la cúspide, los “auto realizados”, son solo una pequeña fracción de los ciudadanos, al contrario de la mayoría que se encuentra en la base. ¿A qué se debe tal disparidad y cuáles son los elementos que motivan a que esto continúe?

La pobreza es un factor que vulnera a la sociedad, por tanto, la hace fácilmente manipulable. El tener el control sobre estos permite a los pocos que se encuentran en situación excepcional seguir manipulando a las masas para su propio beneficio. Nos encontramos ante un ejercicio de poder en el que la vulnerabilidad del individuo funge como una herramienta para la retribución de unos pocos. La cúspide oprime a la base para que estos no escalen lo suficiente y así no verse amenazada.

Tener libertad es no tener que depender de alguien para definir el rumbo de su propia vida, mucho menos para que se le suministre lo esencial para sobrevivir.

Sin embargo, en la libertad va implícito el conocimiento y la responsabilidad de decidir por uno mismo. Sí esto sucede, aquellos que desean controlar tendrán cada vez menos capacidad para hacerlo, lo que resulta inconveniente para ciertos actores claves en la historia de varios países.

La desigualdad ha sido un factor que no ha permitido la igualdad de oportunidades entre individuos y que ha causado que no se pueda avanzar. La falta de oportunidades merma la libertad misma, el ser libre es precisamente la propia autonomía de poder ser capaz de auto suministrarse y sostenerse como persona en el mundo. Ser libre implica la ausencia de mecanismos de dependencia que puedan afectar el desarrollo pleno del ser, que no existan obstáculos que impidan crecer y poder ser responsable entre elegir entre una cosa o la otra.

La reconstrucción del tejido social es necesaria y hoy en día, indica la urgencia de hacer cambios en los mecanismos políticos. El cambio social debe verse como algo necesario y dinámico, en este contexto Bauman en su concepto de “modernidad líquida”, destaca que una vez que se comprende a la sociedad como un conjunto de valores y contenidos al igual que el entorno actual en el que nos desarrollamos (la parte sólida); la incertidumbre y movilidad, (la parte liquida) es algo que puede sobrellevarse. El trabajar con ambos aspectos para la búsqueda de un equilibrio entre ambos en un mundo cada vez más globalizado, ya no es una opción; tanto las raíces que caracteriza a una sociedad aunado a lo fugaz, son elementos que deben tomarse en cuenta, no se puede vivir enajenado del otro en un mundo donde cada vez se entrelazan con mayor intensidad las relaciones.

Lo incierto, -lo que denominaba Bauman como fugaz- debe ser visto como un elemento para la creación de una realidad constantemente cambiante y que es modificada por los mismos cambios que pueden dar origen a la configuración de las nuevas realidades. Comprender que la vida es algo que fluye y a lo que uno debe adaptarse, es la única posibilidad para sobrellevar los conflictos que se presentan y que son cada vez más internos. Dejar de ver hacia afuera y empezar a ver hacia adentro es una posibilidad que tienen los países de redefinir estrategias que sean acertadas. Cuando el engranaje funciona la mejora hacia el exterior se manifestara de forma casi automática.

Las batallas por la necesidad del orden y subordinación del otro ha sido un rasgo característico sobretodo de las democracias que aun florecen y no han terminado de consolidarse. La búsqueda por mantener el control sobre el otro ha desencadenado una lucha de la sobrevivencia del más fuerte, ocasionando que siempre salgan ganando los de la cúspide de la pirámide de Maslow sin darle la oportunidad al otro sí quiera de competir. Sin embargo los mecanismos para la ejecución de estas intenciones son cada vez más difíciles de entrever, ya que no es necesariamente la fuerza lo que se utiliza para subordinar, sino otros mecanismos como la dependencia para controlar.

El Estado debe pensar a largo plazo y crear las oportunidades, -en este caso oportunidades de trabajo- para que por sí mismo el individuo vaya cubriendo sus necesidades y de esta manera ir escalando de forma individual. Que los gobiernos todavía no hayan sido capaces de crear políticas públicas que potencien la calidad de vida del individuo, se ha demostrado por medio de la existencia de una mayor dependencia del ciudadano hacia el Estado.

Que los países no puedan brindar posibilidades de crecimiento a los propios ciudadanos ha traído consecuencias negativas en diferentes niveles; la economía se ha visto afectada, las deudas externas persistan, la seguridad es cada vez menor, el número de pobres va en ascendencia, y el tener que salir del propio país hacia la búsqueda de oportunidades es una realidad.

Lo anterior deriva de los malos mecanismos que se han utilizado para erradicar estos problemas, las malas estrategias han causado la debacle en varios países acrecentando el número de pobres, convirtiendo al sistema en un círculo vicioso del que no se logra salir, sino más bien en el que cada vez se encuentran más inmersos. Decisiones ineficaces aplicadas a políticas públicas que no han resuelto a profundidad los problemas mínimos de las sociedades modernas ha disparado la marginalidad de aquellos que menos tienen provocando que los pobres sean cada vez más pobres y los ricos cada vez más ricos.

Los políticos verdaderamente comprometidos a erradicar el problema del hambre, deben partir de la idea de que es necesario empezar a visualizar la situación con urgencia pero no buscando soluciones urgentes que terminan apaciguado el problema pero no eliminándolo de raíz, entendiendo que cubrir la necesidad de manera rápida solo ocasiona efectos contraproducentes para el individuo a largo plazo.

Cuando la Ausencia es Presencia

Foto: hemisferiozero
Foto: hemisferiozero

El pasado es todo menos lo que se fue, es algo a lo que se regresa una y otra vez en distintos momentos y por diferentes circunstancias. El tiempo es la prueba de que se olvida el pasado social, sin embargo, cuando se es capaz de recordar, le permite a uno redescubrirse y entender mucho de sí mismo. Una contienda electoral es un acto que nos recuerda nuestra cultura política y que existen factores que pueden desencadenar coyunturas similares en diferentes tiempos.

El tiempo ha servido para entender que todo tiene una duración, y que esta duración está constituida por intervalos que dan lugar a transformaciones. Sin embargo, si vemos a México a través del tiempo, y su funcionamiento en las elecciones, se vislumbrará que no ha variado mucho. Más que transformaciones, existe un círculo vicioso de prácticas poco favorables para el país que no se han logrado superar.

Iniciaré con un breve análisis sobre las elecciones pasadas y continuaré con factores que considero han sido perjudiciales para un mejor desempeño en las jornadas electorales en general.

En las pasadas elecciones realizadas en catorce estados de la República Mexicana, se han dado a conocer resultados que pueden ayudar a vislumbrar sobre el rumbo que está tomando el país; es importante destacar que el Partido Revolucionario Institucional (#PRI) se consolida como el partido en el poder, el cual se posiciona como el partido que más control posee sobre mayor cantidad de estados, esto indica que el Pacto por México y la agenda política en general del presidente Enrique Peña Nieto, continuará siendo negociable.

Por otro lado, el Partido Acción Nacional (#PAN) obtiene mejores resultados de los que el mismo partido esperaba, logra posicionarse con buenos resultados en entidades como Aguascalientes, Saltillo, Puebla y refrenda el gobierno de Baja California.

Las elecciones para el Partido Revolución Democrática (#PRD), fue unas de las más decepcionantes. Resultados poco favorables que, al contrario del PAN, no esperaban. Le fueron arrebatados varios municipios en Quintana Roo por el PRI. Sus triunfos son el resultado de las alianzas que hicieron en varios Estados con el PAN, pero no a causa del partido en sí ni de los candidatos del mismo.

En el mapa político el PRI se afianza, el PAN regresa como oposición, lo cual fortalece al presidente del Partido Gustavo Madero. El PRD se debilita. La izquierda ha dejado entre ver que son sus caudillos los que abanderan coyunturas políticas en su momento, y que han servido como un equilibrio entre partidos. Un rasgo a destacar de la jornada electoral fue el gran abstencionismo.

Como primera instancia, resulta cada vez más deficiente el trabajo que realizan los partidos políticos y autoridades en conjunto con el fin de garantizar respeto a la voluntad del ciudadano. La violencia es un síntoma de una de las enfermedades más graves de nuestra insípida democracia; un sistema endeble y poco consolidado el cual no le garantiza al votante ni seguridad a la hora de acudir a las urnas, ni que su elección sea respetada al final del día.

El abstencionismo se hizo presente en las pasadas elecciones otra vez, se habla del 30% de participación ciudadana lo cual históricamente es bajo, debe ser una llamada de alerta a los políticos a fin de unir todas las partes que proyectan el hartazgo ciudadano. La abstención es un síntoma de la desvinculación de los políticos con el ciudadano de a pie; también puede entenderse como desobediencia cívica, por la falta de credibilidad a las fuerzas políticas ante el incumplimiento de los compromisos electorales. Pero centrar la importancia del abstencionismo electoral como sinónimo de apatía es erróneo, sino todo lo contrario, es una alerta a posibles brotes de estallidos sociales.

Una de las características principales de la democracia es la inclusión partidista, es decir, ningún partido gana ni pierde por completo, sino que el ganador debe dar cabida a la oposición para que enriquezca y participe a favor de la ciudadanía. Si se realiza una breve reflexión con base a la característica del concepto, puede deducirse que México continua siendo un intento fallido en base a este punto al no existir una verdadera inclusión.
Las jornadas electorales son cada vez más una lucha por mantener el poder a toda costa demostrando que en una elección pesa más el poder económico y político que tienen unos sobre otros. El candidato ya no es en sí mismo importante. La pobreza intelectual de los políticos se hace cada vez más notoria y tal parece ser que México ha dejado atrás a aquellos políticos que precisamente eran políticos por sus capacidades y habilidades. Hoy no resulta ganador en las urnas el más preparado, sino aquel que logre una combinación óptima entre tiempo y recursos, una situación más pragmática que da lugar a la ambición del poder por el poder.

Ante elecciones cada vez más sistemáticas, la consecuencia ha sido que los fines y los medios para conseguirlo son cada vez más parecidos entre los partidos, ya que por ser una competencia, se ha dejado a un lado la calidad y las aptitudes de la persona que contiende, y más bien se ha intentado otorgarle estas cualidades sin siquiera tenerlas.

El problema de lo anterior no radica precisamente en que se le otorguen dichas cualidades, sino en que la gente lo crea y después se dé cuenta de que no era lo que se esperaba. La sociedad cuestiona y exige cada vez más, políticos mejor preparados. Por tanto, se han reducido drásticamente las opciones por la gran similitud que tienen sin destacar uno más que otro.

¿El silencio de los ciudadanos como solución? Si bien, es el abstencionismo una forma de omitir una opinión, no es la manera más óptima para dar a conocer las preferencias, y de igual manera con lo que no se comulga o lo que es igual de importante, generar cambios. Las elecciones son un parámetro para reflejar preferencias que candidatos buscan superar. El lado negativo de toda competencia es el cómo se busca superarlo. El cómo, es lo que ha conducido a prácticas poco éticas que sugiere a los ciudadanos que se continúa con más de lo mismo.

Los mexicanos han demostrado en diferentes ocasiones a través las urnas y de diferentes medios, que solo hace falta la convicción sobre la causa para movilizarse ellos mismos, sin embargo, la oferta política es cada vez menos capaz de convencer por sí sola, debido a esto, algunos partidos siguen haciendo uso de prácticas de coacción. El estancamiento es solo muestra de la desilusión y el hartazgo que sienten los ciudadanos ante un cambio real que parece inalcanzable.

El pasado es irreversible, pero el futuro es indeterminado. Existen rasgos culturales de cada país que los diferencia de otros y les otorga la propia identidad. Lo que cada cultura cree que sabe, es el resultado de un largo proceso que no conoce un principio. Cada cultura aprende actitudes habituales de su misma sociedad y con base a ellas orienta su conducta.

Derivado de lo anterior, existen rasgos en nuestra cultura que se interponen con la política. Existen conductas políticas que evidencian al mexicano de su pasado, actitudes a las que la población se le ha acostumbrando: dependencia a los políticos y poca participación e interés ciudadano.

Hoy en día, tras escasos años de la transición, se lucha contra ese rezago y continúa la consolidación de una democracia que se traduzca a pluralidad. Sin embargo, ante la presencia de un sistema en el que el andamiaje político es prácticamente el mismo, la construcción sobre este ha causado poca estabilidad debido a la resistencia de las mismas fuerzas políticas hacia nuevas prácticas.

Las prácticas clientelares que se hicieron notar, otra vez. Sin embargo en las recientes elecciones se demostró de forma contundente que estas prácticas no han sido suficientes para persuadir a los ciudadanos en general. El presente de lo que se vive es la causa del descontento traducido a una apatía por la falta de alternativas. El ciudadano lo ha entendido en que no debe esperanzarse y en cambio, ha buscado ser su propio líder en las causas que defiende y que políticos han ignorado.

El tiempo por sí mismo, carece de sentido y este lo obtiene mediante acciones o aspiraciones. El tiempo es temporal y el ciudadano lo ha comprendido. Las elecciones son temporales al igual que el gobierno en el que se desempeñan los ganadores. Pensar que nada es para siempre es lo que ha dado esperanza a los ciudadanos para cambiar las cosas, siempre a la espera de algo mejor.

Sin embargo, los políticos continúan repitiendo los mismos errores y manipulando el poder a su favor a pesar de la diferente mentalidad que ahora tienen los electores. El gobernar en ausencia del gran pilar de la democracia, que es justamente el ciudadano, ha provocado que este sea el gran ausente el día de las elecciones.

No resulta una contradicción que los ciudadanos pidan democracia y no acudan a la urnas. Esta actitud es la mentalidad de un elector desmotivado, que piensa que todo va a seguir igual y que la verdadera democracia no debe buscarse ahí, sino en otro lugar.

Considero que de igual manera se ha demostrado que es en las urnas donde los grandes cambios han ocurrido y continúa siendo el medio donde es posible trazar un boceto del sentir en general, la esperanza del futuro, ese que todavía no está pero que es posible que esté.

 

Ensayo: Orígenes de la desigualdad en América Latina.

Foto: Wikipedia
Foto: Wikipedia

Explicar los orígenes de la desigualdad en América Latina ha sido una tarea en la que varios autores se han inmerso para tratar de encontrar explicaciones convincentes las cuales se han sustentado desde la dotación inicial de recursos primarios, hasta límites tanto geográficos como legales. Entender por qué las instituciones de Latinoamérica han demostrado un desempeño deficiente puede traducirse en una desigualdad tanto política como económica, sin embargo, la pregunta pertinente sería; ¿América Latina ha sido siempre más desigual que otros países? En el siguiente ensayo me enfocaré en analizar comparar y cuestionar los argumentos más recientes que la economía política sustenta para responder a la pregunta sobre aquellos factores que han dado origen a la distribución de recursos de manera inequitativa, y cómo el poder político ha dado origen a la existencia en el mundo de países más ricos o más pobres.

Uno de los argumentos que más peso ha obtenido para explicar la inequidad, ha sido como primera instancia, el plantear a la desigualdad económica como eje central del problema. Bajo esta premisa se desprenden las instituciones que han persistido a lo largo del tiempo y que han dejando arraigadas prácticas que han ocasionado la desigualdad económica de la que se habla. Sin embargo, el caso de América Latina resulta interesante, sí partimos desde el punto que demuestra que aquellos que han resultado victoriosos cuando ha habido conflictos, no siempre han sido aquellos con poder económico, sino que existen otros factores que han influido en la historia. Buscar una relación entre factorinstitución puede ayudar a una aproximación más certera de los orígenes y las causas.

A lo largo del ensayo se entenderá al concepto de institución, como “un conjunto de limitaciones informales, como normas culturales u otras más especificas y formales, inmersas en estructuras organizacionales más particulares –lo cual incluye las reglas formales de la jurisprudencia anglosajona, que dan forma a un ordenamiento espontáneo, en el sentido hayekiano, por haber evolucionado sin ningún diseño preconcebido- que restringe el comportamiento humano”. (Lal: 1988)

La economía y la política no pueden pensarse como elementos aislados, ya que son sistemas que se afectan uno al otro y donde múltiples fenómenos están en constante contacto. Explicar la pobreza de unos países más que de otros resulta complicado debido al entramado de interacciones causales que pudieron haber dado origen a una desigualdad entre países; analicemos la coyunturas: por un lado está la visión de Engarman y Sokoloff; estudiosos del caso América Latina, la cual enfatiza que las colonias españolas eran percibidas como las más rentables de América debido a que poseían ingresos per capita similares al que tenían Estados Unidos y Canadá y eran incluso más prometedoras por las grandes oportunidades económicas que poseían. A pesar de lo anterior, a través de los años, fueron estas últimas naciones las que demostraron un progreso hacia el desarrollo económico, ergo demostraron ser exitosas (Engerman y Sokoloff: 2000).

Como consecuencia los países latinoamericanos quedaron desplazados y entorpecidos. Entre los años de 1800 y 1913 el Producto Interno Bruto (PIB) per capita creció una vez y media en México, no creció nada en Brasil y en cambio, en Estados Unido se sextuplicó durante el mismo periodo (Haber: 1997 y Moreno). Lo anterior se ha convertido en un patrón que no ha cambiado mucho a lo largo del tiempo, por el contrario, los patrones se han estabilizado y no han mostrado mejora desde hace 90 años. A pesar de que se ha argumentado el aumento de la riqueza de la región, la forma en la que el ingreso se distribuye no ha cambiado en lo absoluto, se encuentra enormemente concentrada en unos cuantos, 20% de la población más rica tiene un ingreso doce veces más alto al de 20% más pobre (Ramos: 1996 y Moreno).

Para analizar a las instituciones de América Latina, tomaré en el siguiente ensayo como punto de partida, uno de los trabajos que más han influido para explicar el desarrollo de las mismas: Factor Endowments, inequality and Paths of Development Among New World Economies. Uno de los objetivos del siguiente trabajo es evaluar tanto el aspecto teórico como el metodológico de Engerman y Sokoloff. Inicio describiendo los patrones de desarrollo en América Latina, prosiguiendo con la mención de los pros y contras de dichas teorías y finalizo con una reflexión acerca del alcance de la postura.

Engerman y Sokoloff refutan la postura de algunos autores que en el pasado han tratado de explicar a las instituciones por efectos de la religión y de la cultura, ambos perciben estos factores como no trascendentales para otorgarle una explicación a las diferencias en el ingreso de países. Explican que resulta un argumento débil debido a que colonias las cuales fueron sometidas a autoridades legales y culturales parecidas, no tuvieron el mismo desempeño económico a largo plazo.

Ambos autores afirman que la dotación inicial de factores de las colonias europeas en Latinoamérica generó desigualdad que determinó la esencia de sus instituciones a corto plazo, la cual se fortaleció y se prolongó generando un estancamiento en el desarrollo económico.

A diferencia de las raíces históricas y religiosas, perciben a las condiciones climáticas como un factor que favoreció a las colonias británicas del norte como por ejemplo los granos que eran producidos de manera eficaz con poca mano de obra. Aunado a lo anterior, el norte de América era poco poblado por tribus nativas y poseían tierras abundantes. Debido a esto, se vieron en la necesidad de migrar los colonizadores ingleses. Como consecuencia se conformó una sociedad uniforme en el aspecto racial, en la cual predominaba la casta Europea y poseía mayor habilidad técnica, económica y política.

Aunado a lo anterior, la importancia de los factores geográficos podrían dar pauta de los orígenes de ciertas regiones: “se supone que las condiciones del suelo, el clima, el entorno ecológico o la accesibilidad física determinan las posibilidades del progreso”. (Gallup Sanchs, y Mellinger1998; Sachs, 2001, o Diamond, 1998 y José Antonio Alonso 2007). Estos factores podrían ser vistos como posibilidad de desarrollo, cabiendo la posibilidad de que estos pudieron haber determinado la actividad productiva que dependía de ciertas condiciones.

Sin embargo, en el caso de América Latina, este factor podría ser visto como contraproducente. Las delimitaciones geográficas podrían ser una alternativa para explicar la inequidad y la opresión, siendo que afectando la productividad es posible provocar desigualdad en el ingreso proveniente de las instituciones.

Haciendo alusión al factor geográfico y contradiciendo a Engerman y Sokoloff los cuales no consideran lo cultural como esencial para brindar una explicación próxima, considero que espacios geográficos también podrían haber determinado hábitos políticos, donde en cada espacio se formó una cultura política particular dando lugar a las ideologías. La organización política es un factor que da origen a prácticas desiguales, como por ejemplo los regímenes autoritarios o las dictaduras, que inician siendo desiguales en poder político. Por otro lado hablando de democracias, las sociedades jerárquicas pueden mantener más fácilmente sus sistemas, incluso siendo democrático.

Es decir, muchas veces el tipo de régimen no va a hacer la diferencia sí el arraigo institucional y las prácticas sociales persisten. Quizá la cultura no es determinante pero no debe descartarse como un factor influyente.

Siguiendo con el tema de la geografía, en el caso de países latinoamericanos era más viable la producción, primordialmente en Brasil y el Caribe donde se producía el azúcar y el algodón, bienes que se pagaban bien en el mercado y que por ende se producían en grandes espacios de tierra con mano de obra esclava. Lo que resultó, fue que las colonias latinoamericanas fueron habitadas por una minoría europea que almacenaba la mayor parte de los ingreso y del control político. Aunado a lo anterior, la poca necesidad de trabajo calificado, en las plantaciones como en la minería, no hizo necesario que existiera el desarrollo de capital humano (Moreno).

Lo anterior podría dar una explicación más puntual al argumento que justifica que las sociedades que comienzan desempeñándose con un alto grado de inequidad, les dan mucha más facilidad a las élites de imponerse de manera legal y por lo tanto hacer una distribución desigual del poder, manipularlo para su conveniencia en el aspecto económico, provocando la prevalencia de la inequidad a largo plazo.

Por el contrario, la teoría refuerza que a diferencia de aquellas sociedades que no nacieron con niveles de inequidad tanto en capital humano como en bienestar, es decir, que fueron más homogéneas; en las que las cabezas no eran tan aptos y no se guiaron por el camino de las institucionalización que los hiciera tomar ventaja sobre otros sectores, tuvo como consecuencia una mayor igualdad de oportunidades ergo equidad fortalecida para el largo plazo. (Engerman y Sokoloff; 2002).

No resulta ninguna novedad que los economistas tomen a las instituciones como eje central para brindar una explicación del desempeño económico de naciones (North: 1990 y Moreno) la novedad de lo planteado por Engerman y Sokoloff, es que sugiere que las instituciones no deber ser vistas como factores aislados de un desarrollo a largo plazo, sino como herramientas iniciales que brindan factores de producción.

A pesar de lo anterior, un cuestionamiento está latente en esta teoría, ¿de qué manera lo anterior puede explicar que la persistencia institucional sea el problema, cuando no parece haber evidencia de que exista en América Latina continuidad institucional? La causalidad de Engerman y Sokoloff podría llegar a ser problemática, sin embargo no deja de ser un incentivo para acercarse a una explicación de la desigualdad.

Uno de los elementos que la teoría no contempla es que la inequidad pudo haber traído con ella la instauración de regímenes que estuvieran en contra las élites, sustentando lo anterior, puede verse en la historia que América Latina que sufrió de numerosos conflictos donde las élites conservadores que fueron beneficiadas por revoluciones de independencia terminaron siendo vencidas por sectores que no tenían poder político alguno; activistas liberales (Colmex: 2000 y Moreno).

El surgimiento de instituciones podría no haber sido necesariamente iniciado por la dotación inicial que mencionan Engerman y Sokoloff, sino que los gobiernos de nuevas republicas americanas buscaban generar la migración para colonizar ciertos sectores que aun no estaban poblados a través de beneficios fiscales.

Visto desde otro punto, la aportación de Acemoglu, Johnson y Robinson (2001), donde se expresa: “es la esperanza de vida de los europeos el elemento que determina la migración hacia nuevas oportunidades económicas”. En el tema institucional, es una construcción de cómo se fueron componiendo las colonias, empero, a pesar de ser un argumento no tan alejado de la visión que tenían al respecto Engerman y Sokoloff, atribuye el desarrollo institucional al asentamiento de la población europea y no a la dotación inicial que proporcionan los factores de producción (Moreno).

Si partimos de la idea de Engerman y Sokoloff los cuales definían a las instituciones como un “caja negra”, existen de igual forma cuestionamientos y preguntas acerca del por qué la colonia española restringía a los migrantes para impedir que se poblara la Nueva España. Podría explicarse haciendo hincapié en que las élites ya poseían poder y dominación sobre la colonia, sin embargo, ¿por qué la corona querría mantener estas políticas? Quizá la explicación sea el argumento planteado por North el cual sugiere las herencias institucionales.

Continuando con el argumento de North, este autor menciona que en Inglaterra y España las instituciones evolucionaron de manera muy diferente. Como primera instancia, existía una división fuertemente marcada. A pesar del matrónimo entre Fernando e Isabel, permanecieron reglas distintas y gobiernos autónomos. Caso contrario de lo que sucedió en Gran Bretaña, que consiguió unidad al ser dominados por los Tudor. Los casos anteriormente citados, son un ejemplo de cómo en el caso de España se generó un estancamiento económico, a diferencia de Gran Bretaña donde se incentivó.

El tema a tratar son las reglas económicas que fueron instauradas a las colonias. Mientras que en caso de Inglaterra, el parlamento iba ocupando terreno frente a la monarquía y la economía la iba perdiendo el rey, en España esto sucedió al revés, se fortaleció la monarquía y esta ayudó a centralizar el poder. La estabilidad que el parlamentarismo produjo para hacer de la economía un sujeto de common law, tenía en España una contraparte de cuatros cientos mil decretos monárquicos que regulaban la economía, por el contrario en España se dio la centralización en las normas (North: 1990 y Moreno).

La visión de North y de diversos autores no deja de ser un complemento a lo que planteaban Engerman y Sokoloff. Sin embargo, lo particular de North es que se cuestiona cómo el orden político resulta esencial para propiciar un crecimiento económico seguido de un desarrollo. Su teoría es que la ruptura de las colonias de América fue distinta a la de la de Estados Unidos y Canadá a diferencia de lo que sucedió en América Latina. Mientras que en las primeras las instituciones se heredaron, en las segundas se hizo una reconstrucción derribando el viejo orden y trayendo con la nueva, violencia política a costa de certeza en el ámbito económico haciendo de la inversión en capital, algo poco incentivado.

Tratar de explicar el desarrollo económico en América Latina es toda una teoría que hace referencia a los patrones que se presentaron a largo plazo. Aterrizando, la deficiencia que han demostrado debe atribuírsele a la desigualdad política más que a una cuestión económica. Aunado a esto debe atribuírsele a la incertidumbre y a la falta de derechos de propiedad.

Los agentes económicos dejaron pasar oportunidades de inversión que se traducían a un crecimiento económico.

De igual manera la desigualdad en la distribución del poder ha generado que persista la inequidad económica. Considero que en gran medida no es porque exista protección entre élites, sino más bien, porque existe una desorganización en el orden político. Con desorganización política me refiero desde el momento en el que un sector esta apoderado de la mayoría de los recursos haciendo uso de la coerción para mantener el control político y poder en la toma de decisiones. El querer conservar el poder por encima de cualquier autoridad generará constante inestabilidad por los conflictos que se produzcan.

Considero importante mencionar que la calidad institucional depende de forma parcial de la movilidad social, es decir, de la demanda del ciudadano con respecto a instituciones transparentes y eficaces. La desigualdad, la pobreza, derivada de falta de oportunidades dan como resultado poca movilización social lo cual incentiva a reflexionar que existe toda una estructura que no está funcionando óptimamente. La deficiente calidad institucional, se traduce en políticas públicas poco funcionales derivando así en programas sociales que no han generado cambios en el tiempo. Debería concebirse a las instituciones como eje central de las cuales deriven políticas que provocaran un desarrollo y por ende una participación más activa y así volver a la calidad institucional. Un círculo virtuoso. Sin embargo, esto no ha ocurrido.

Si bien el intento en Engerman y Sokoloff es aplaudible para explicar los orígenes de la desigualdad en América Latina y cómo factores tanto económicos como políticos interactúan entre ellos, cabe destacar que su argumento sobre la dotación inicial de factores no es suficiente para explicar de manera íntegra el desarrollo de las Instituciones en América Latina desde sus colonias. Destaco que este aspecto no deja de ser de suma importancia para la explicación de la distribución de ingresos, sin embargo, esto no basta para explicar la trascendencia y la persistencia de las prácticas institucionales a lo largo del tiempo.

La denominada “caja negra”, concepto de Engerman y Sokoloff para denominar a las instituciones, debe abrirse con el fin de encontrar explicaciones más puntuales acerca de cómo funcionan las instituciones desde adentro y cómo estas interactúan unas con otras. Aunado a lo anterior, darle una nueva perspectiva y razón de ser a la geografía y a las delimitaciones, de las mismas se podrían marcar pautas para entender mejor el contexto institucional.

Por otro lado, me parecería que no contemplar a la cultura y a la historia como factores que pudieran dar cabida a lo que son las instituciones hoy en día es un error. Ya que de la cultura se desprende la idea de que el ser humano aprende nuevas formas de supervivencia y las fija por medio de normas sociales (Lal).

Lo anterior podría dar pauta a entender por qué no existe un equilibrio entre los que más tienen y los que menos tienen, este comportamiento desigual se ha vuelto rutinario y parte de una cultura, ya que los mismos ciudadanos han aprendido a tolerar y a convivir con ella. Las costumbres sociales son un lastre para un desarrollo óptimo a largo plazo.

Las nuevas formas de supervivencia de las élites, agentes que buscan satisfacer intereses individuales, han encontrado formas para adaptarse en el nuevo entorno, como prácticas discursivas: “la evidencia indica que el lenguaje ejerce una influencia más importante sobre las perspectivas del mundo que los cambios en el entorno” (Lal). Nos encontramos ante agentes que pueden moldear las visiones del mundo y por ende manipularla.

En este contexto, América Latina en los últimos años está viviendo transformaciones que acentúan los contrastes que viven sus habitantes como es la actual crisis de legitimidad política en Venezuela, el golpe de Estado en 2009 en Honduras; así como los problemas de inseguridad en México y Colombia derivados de la delincuencia organizada.

En su último informe, la Organización Mundial del Trabajo (OIT) ha reconocido el aumento de las desigualdades en los países ricos “Las desigualdades y el desempleo han aumentado en la mayoría de los países desarrollados, golpeados por la crisis, pero tienden a reducirse en los países emergentes y en desarrollo”.

La OIT revela en América Latina y el Caribe, la tasa de empleo mejoró en 2012 en un punto porcentual (57.1 por ciento a fines de 2012) respecto a los niveles previos a la crisis (2007) y generó un aumento de los ingresos medios, aunque hay algunos desafíos pendientes en la región como el empleo informal y la persistente desigualdad.

América Latina muestra una marcada diferencia en las economías en cada uno de los países, con particularidades propias de la región y con las ideologías de sus gobernantes, que acertada o equivocadamente han definido los rumbos de sus ciudadanos. Sin temor a equivocarme la política determina en gran parte el manejo económico de una región y recae en sus gobernantes la forma cómo se distribuyen los ingresos.

La historia latinoamericana está plagada de desigualdades sociales que han dado paso a todo tipo de inequidades desde las básicas como son las educativas, de salud y vivienda; hasta el acceso a la justicia, mismas que han acrecentado la inconformidad social por considerar injusta la distribución de la riqueza y la falta de oportunidades. La interrogante es, sí América Latina será capaz de renunciar a su pasado para abrir caminos hacia la edificación de nuevos principios que fortalezcan al individuo y se traduzca a una legítima construcción social.

¡Cuidado con lo que comunicas cuando no hablas!

El lenguaje de nuestro cuerpo, ese que no necesita palabras, es una de las varias formas que tenemos los seres humanos para comunicamos. Con el movimiento de las partes de nuestro cuerpo comunicamos preferencias, angustias, temores y todo tipo de emociones, que pueden ser reflexivos o no, pero que sí no son controlados pueden proyectar algo que no quisimos decir de manera verbal.

¿Somos conscientes de lo que proyectamos y comunicamos con nuestro cuerpo y lo que interpretan nuestros interlocutores? No siempre. Sí bien controlamos las palabras que emitimos, no siempre pasa lo mismo con los movimientos de nuestras manos, la mirada, el torso y cualquier parte del cuerpo. En este sentido hay que ser más cautelosos con los movimientos que realizamos que con las palabras que pronunciamos.

Es pertinente destacar que mucho del lenguaje corporal o comunicación no verbal varía con la geografía y por ende con la cultura, sin embargo, existen patrones que son universales y pueden ayudar a comunicarnos de manera asertiva. Nuestros gestos en general, son una herramienta muy poderosa sí sabemos utilizarlos de manera adecuada.

Crear coherencia entre lo que pensamos con lo que decimos y que los movimientos de nuestro cuerpo contribuyan de manera adecuada no es nada fácil y es todo un arte.

Destacaré algunos puntos que pueden ayudar a potenciar nuestra forma de comunicarnos de manera no verbal.

1. La necesidad de mantener un territorio propio es genético. Todos tenemos un espacio vital en el cual dejamos que entre otra persona o no. Es así, que sí en un encuentro no estás seguro, mantén siempre una distancia considerable entre el interlocutor y tú; un brazo de distancia es lo recomendable. No invadas el espacio personal, a no ser que estés muy seguro de que lo que haces es apropiado. La cultura latina permite mayor proximidad.

2. Un apretón de manos o un brazo alrededor de los hombros de nuestro interlocutor puede expresar más que mil palabras, sin embargo, este contacto debe producirse en el momento y el contexto adecuado, ya que si no se toman en cuenta los aspectos anteriores podemos ser rechazados. Existen personas que tocan de manera compulsiva, esto es un error y puede dañar la comunicación.

3. El rostro que mostramos al mundo es raramente nuestro verdadero rostro. Existen momentos excepcionales en los que descuidamos las mascaras y nuestros verdaderos “yos” se nos escapan. Un buen inicio en cualquier relación es una sonrisa franca. La sonrisa simboliza agrado, simpatía, complicidad y aprobación a lo que el otro dice.

4. Debemos recordar que existe una íntima relación entre el lenguaje corporal y lenguaje hablado, ambos están estrechamente ligados y dependen uno del otro. Sin embargo, el lenguaje hablado no es suficiente para darle un sentido completo a lo que se pretende decir ni tampoco lo hará el lenguaje corporal per se.

5. Tenemos que ser auténticos y no reproducir las conductas de otros. En ocasiones tratamos de imitar como otros hablan o caminan, sin embargo, mucho de la confianza va aunada a un estilo propio. Encuentra el tuyo.

6. Con respecto a la postura, no trates de analizar por qué haces algo sino más bien, qué es lo que proyectas con lo que estás haciendo. Después formúlate la siguiente pregunta: ¿es esto lo que quiero que los demás entiendan? Si no es así, cambia de postura.

7. Cuando estés de pie párate erguido, representa ego y es un síntoma de autoconfianza.

No hacerlo podría proyectar miedo de mostrarse a sí mismo de la cual deriva incapacidad para hacer frente a situaciones diversas de la vida.

8. Cuando camines, hazlo con la espalda recta, la cabeza alzada y los brazos sueltos, que provoquen un balanceo sutil. No arrastres los pies.

9. Al tomar asiento utiliza toda la superficie de la silla; no oprimas objetos, retuerzas los dedos, balancees tus piernas, juegues mucho con el cabello o con el reloj, ya que esto puede interpretarse como nerviosismo.

10. Cuando te encuentres sentado coloca las manos encima de las piernas o a los lados encima del sillón, ya que representa una posición de neutralidad la cual no expresa lo que quizá estás pensando.

11. El contacto visual es un arma poderosa. Sin embargo, debes aprender a usarla de manera controlada, ya que si la usas poco, pudieras parecer nervioso o evasivo y si la usas demasiado podrías transmitir agresividad. Un buen momento para mirar de forma directa es cuando te hablan, esto indica que estás interesado en lo que el otro tiene que decir; asienta de vez en cuando.

12. Mientras escuches la idea del otro procura mantener piernas y brazos descruzados, esto querrá decir que estás abierto a la comunicación con tu interlocutor. El cruzado de piernas no es grave a no ser que vaya acompañado de un cruce de brazos simultáneo. Estará enviando un mensaje de resistencia y encierro.

13.Cuando alguien desvía la mirada mientras habla, quiere decir que continúa explicándose y no desea que se le interrumpa. Cuando las miradas se encuentran esa sería una señal para interrumpirlo en cuanto exista una pausa. Si hace una pausa y no está mirando al interlocutor significa de igual manera que no ha terminado.

14.La imagen es tanto externa como interna. Para proyectarla de manera externa debemos estar convencidos de manera interna de lo que se quiere. La imagen superficial debe partir de la autoconfianza.

15. Lo más importante es que empieces a ser consciente de tu cuerpo y a conocerlo. Dar una impresión asertiva de lo que somos, puede reforzar nuestras cualidades y abrir el paso a nuestras ideas.