Todas las entradas de: Esteban Martin

Periodista freelance. Autor del blog emelarquero.wordpress.com

Presidente por un día


Foto: Syl.clot

Estamos viviendo situaciones que le hacen a uno pensar, y mucho, acerca del mundo en el que vivimos: políticos que hacen rotundamente lo contrario de lo que decían que harían, políticos que dicen que harán lo que pudieron hacer pero no hicieron, pirómanos económicos con carné de bomberos, sindicatos que despiden trabajadores, manifestantes que se manifiestan contra la celebración de manifestaciones contrarias a sus postulados, socialistas liberales y liberales estatalistas… Pocas decisiones judiciales en España parecen justas a ojos de los ciudadanos: ¿estamos equivocados al juzgar la justicia? ¿es la justicia, justicia si nos parecen bien sus resoluciones, e injusticia si nos parecen mal? Podríamos ir incluyendo en el diccionario el sustantivo “política” como sinónimo de incoherencia. La política en España parece una solución aceitosa que lo ha impregnado todo: desde el poder judicial, a los bancos. Y la separación de poderes no es más que una utopía del XIX. La política y los políticos, en lugar de engrasar los mecanismos democráticas para su funcionamiento, han derivado en una grasa oscura que interfiere en el buen funcionamiento, oscurece, interfiere, molesta y ralentiza la vida de las personas.

En vista de todo esto me pregunto: ¿Ha fracasado la democracia? ¿Es la democracia lo que elija la mayoría o lo que todos y cada uno de nosotros queramos? ¿Es posible la democracia sin políticos y sin partidos? ¿Qué otras opciones tenemos: anarquía, dictadura?

Me sorprende cómo, en ocasiones, los expertos y los taxistas conocen la solución a los problemas y, sin embargo, los políticos, la desconocen ¿disponen los políticos de más información que los tertulianos? ¿o a caso saben los políticos la solución pero tienen las manos atadas? ¿por quién y por qué? La no restricción de mandatos ha hecho que los políticos no se renueven y esto ha hecho que tengamos unos políticos muy asentados, sin ganas de cambio. Sin embargo, los políticos veteranos tienen la ventaja de saber moverse en los ambientes, a la vez que conocen las trampas del sistema y los desgastan.

Cuando un equipo de fútbol desciende, suele renovarse gran parte de la plantilla y al entrenador ¿Deberíamos hacer lo mismo con los políticos españoles, de arriba abajo? ¿Qué alternativas hay a los políticos actuales? A comienzos de los años ’30 algunos países de Europa vivían una situación desastrosa. Italia y Alemania esperaban un mesías que les salvase: y llegaron esos mesías ¿queremos un mesías nosotros también? La democracia posee un coeficiente de adversidad más visible que en otras formas políticas ¿no hay corrupción en China, en Cuba o en Venezuela? Pues sí, pero es menos visible que en las democracias modernas. No defiendo la corrupción, pero tampoco pensemos que otras formas de gobiernos acabarán con ella. En los últimos meses estar atento a los medios de comunicación puede ser parecido a estar en un laberinto: nadie sabe hacia dónde vamos, nadie sabe cómo realmente estamos. Todo el mundo especula: hoy es negro, mañana blanco, ahora es azul, dentro de un minuto es rojo. El resultado es desconcierto y mareo.

Sin duda alguna cada uno de nosotros conocemos la solución: a todos nos gustaría ser presidente por un día. Pero no es posible. Pero sí está en nuestras manos ser democráticamente más responsables, y exigir medidas para que esta situación nunca pueda volver a darse: despolitización de las instituciones, restricción de mandatos, auténtico control de las cuentas públicas, vigilancia de los vigilantes. Hay una frase que se atribuye a San Ignacio y dice: “En tiempos de confusión, no hay que hacer mudanza”. Rajoy gustará más o menos, pero si no queremos un mesías a la vieja usanza, en medio de la desazón por las duras medidas y la difícil situación, debemos aguantar con los políticos que tenemos. De momento, con estos bueyes hay que arar.

Artículos relacionados:

El discurso optimista de Rajoy no convence, no genera credibilidad y ¿qué más? por @marvazquezlorca

El clip de Mariano por @javierbernad

Andalucía saca músculo

Foto: Wikipedia

Me ponen enfermo los manirrotos. Y la Junta de Andalucía es un claro ejemplo de despilfarro. A riesgo de incurrir en la sarcástica frase de Hayek sobre los periodistas e intelectuales: “profesionales de la reventa de ideas”, me voy a permitir revender ideas ahora que los socialistas mantienen el poder. En un momento apretado como el que estamos pasando, que una comunidad como la andaluza, que las pasa canutas, que no se dice que está en bancarrota porque es políticamente incorrecto y malo para la imagen exterior, que sus magníficos profesionales ven cómo se les recorta el sueldo, que los servicios sanitarios son cada vez más paupérrimos… continúa adjudicando ayudas al desarrollo exterior. Ayudas para causas importantes ¿qué duda cabe? ¿pero son realmente imprescindibles en estos momentos? ¿no pueden posponerse para cuando nuestra comunidad se recupere del hoyo en el que está metida desde hace más de un siglo?

 

Si miramos el BOJA del 16 de abril, entre sus páginas 56 y 64, encontramos en Otros anuncios varias tablas de subvenciones adjudicadas para el desarrollo y otros menesteres entre 2011 y 2014. Si echan un vistazo, entre las pretensiones de estas adjudicaciones se encuentran:
Mujeres y jóvenes con capacidades, ejerciendo su ciudadanía en todos los ámbitos de su vida en los departamentos de Matagalpa y Jinotega. Nicaragua (Total: 857.119,00€); Contribución al logro de la soberanía alimentaria en las provincias de Maputo y Gaza, en Mozambique (2.000.983,21€); Mejora de los servicios sociales básicos en el Norte de Marruecos, con especial atención a las mujeres y niñas (2.002.517,93€); Reducción de la mortalidad materno infantil y promoción de la salud sexual y reproductiva en Burkina Faso (1.047.840,00); Programa de apoyo educativo al niño y niña andino con enfoque intercultural bilingüe en Huancavelica (1.050.000,00€)

 

También podemos ver numerosas subvenciones relacionadas con el desarrollo y promoción de relaciones en el Sahara occidental. Les encanta a los socialistas hacer bandera de la causa saharaui: se ponen las pegatinitas, se traen a los niños en verano, viajan hasta allí para crear “lazos culturales”… pero a la hora de la verdad, a la hora de tomar las medidas que realmente importan: se achantan. Porque España tiene intereses creados con el complicado vecino marroquí: el asunto es complicado ¿Pero de qué valen entonces todas estas ayudas económicas? Da la sensación de que es un tranquilizante metafísico: dan ayudas económicas, se ponen en el lugar del amigo saharaui, hablan del asunto y el alma se tranquiliza durante un tiempo. Hasta la siguiente dosis de buenismo: pero no se pone fin al problema, se alarga indefinidamente. Y mientras, los andaluces y españoles abrimos la cartera.

 

Pero ojo, también hay subvenciones para los niños andaluces:
Programa educación global y pedagogía crítica: formación, intervención y difusión en centros educativos y para grupos jóvenes (79.550,00€); Red de docentes andaluces para una educación para una ciudadanía global (344.403,00€); Programa de promoción de cultura de paz andaluza desde el enfoque de género (353.202,00€); Red solidaria de jóvenes: una propuesta desde Andalucía para el ejercicio de una ciudadanía global comprometida con la justicia, la equidad y solidaridad (299.243,52€).

 

Los políticos del sur siempre ponen en primer lugar a los andaluces a la hora de pedir dinero al poder central. Pero teniendo en cuenta estas subvenciones y las “políticas sociales” aplicadas en la comunidad, cualquiera pensaría lo contrario. Si los andaluces fuésemos la prioridad no habría una tasa de desempleo del 31%, tampoco habría un abandono escolar del 34,7% (seis puntos por encima de la media nacional) ni la inversión en educación sería la mitad que en otras regiones. Pero no importa: la Junta sigue aplicando una pésima gestión en todo: piensan los caciques del sur que la duplicación o triplicación es la solución. Así, los niños andaluces tienen tres programas de fomento de la lectura: el de la Junta, el de las diputaciones y los de los ayuntamientos ¿leen más los niños andaluces? No ¿por qué no concentran los tres programas en uno que sea realmente efectivo? Porque no interesa, sencillamente. No interesa que se hagan las cosas bien, solo interesa que se hagan cosas, que se proyecten.

 

En contraposición con el despilfarro subvencional, los hospitales andaluces han aumentado las horas de trabajo de sus profesionales. A la par, rebajan sus sueldos ¿no van a querer irse nuestros futuros médicos al extranjero donde están más valorados y mejor pagados? Pues sí.
Todo lo anterior da igual, Andalucía saca músculo: tenemos AVE, autovías y autopistas, centros comerciales y playas, museos y monumentos ¡y subvencionamos el desarrollo en África y Latinoamérica! ¿y qué? ¿de qué vale ese despotismo ilustrado si seguimos estando a la cola de todo, si no tenemos músculo económico?

Lecturas recomendadas:

Un nuevo y lamentable desenfoque pedagógico #educacion

En los mentideros de la villa se comenta que hay un personaje político, responsable del más alto Ministerio, que está encantado de conocerse. Se sabe que este personaje tiene entre sus manos una gran responsabilidad pedagógica. Y esta responsabilidad, curiosamente, cobra toda su vigencia y actualidad en la famosa asignatura Educación para la Ciudadanía (ahora Educación Cívica y Constitucional).

Este personaje ha podado esta asignatura de todos los temas aguzados, polémicos y sangrantes que afectan directamente a la juventud española para convertirse en una sosa educación cívica. Una especie de introducción al derecho constitucional que, por supuesto, los jóvenes deben saber, pero que, en mi opinión, son mucho más fáciles de entender, junto con la economía, que todo lo relativo a los afectos, los sentimientos, las relaciones personales o interpersonales, cuyo estudio la antigua #Educación para la Ciudadanía proponía en primer término. Entre los 13 y los 18 años la preocupación de los jóvenes se centra en la propia personalidad y sexualidad por una parte y, por otra, en la legitimidad o lo contrario de sus relaciones interpersonales: en la juventud uno necesita ser orientado acerca de cómo ser generoso, afectuoso, considerado, en asuntos como el uso de los preservativos, debatir el aborto, el peligro del bullying, relaciones familiares, las buenas maneras, la urbanidad y cientos de este estilo. Al erradicar estas temáticas de la enseñanza secundaria, se deja a la juventud en manos de lo que se dice en la calle, de lo que se cuchichea en los recreos, de lo que se exhibe en la televisión y de lo que se vocifera en los púlpitos. Todo ello alejado de una voz adulta y responsable que oriente los pensamientos de los jóvenes en formación.

En España tenemos un problema: vivimos en los extremos: tenemos, por un lado, a Goya y, por otro, al pueblo cateto que gritó “vivan las cadenas”. Por un lado hay personas que se la cogen con papel de fumar y, por otro, personas irresponsables e insensibles que tratan estos temas capitales con banalidad e irresponsabilidad. Parece que, para cuidarnos de estos errores lo mejor es esconder los temas, rehuir los debates abiertos, y problema resuelto.

Algunos hablan de adoctrinamiento y de que el colegio debe solo instruir ¿hay algo más frío y falso que esto? Estas afirmaciones transforman los colegios en fábricas de monigotes con capacidades mecánico-profesionales. Sin embargo, el colegio debe formar ciudadanos con capacidad crítica y actitud cívica y social.

Hace poco que yo mismo salí del instituto, y puedo asegurar, que esta nueva asignatura que se propone implantar y que yo no estudié en mi época, va a nacer muerta. Porque todo lo viviente y personal (las buenas maneras, el uso de los preservativos, debatir el aborto, el peligro del bullying, las relaciones familiares) que podría haber en ella, han sido erradicados en nombre de que nos expliquen la Constitución y los nacionalismos excluyentes (temas de indiscutible importancia pero que bien podrían ser pospuestos).

La derecha ya está tranquila con la nueva Educación Cívica y Constitucional. Cuando vuelva la izquierda (si es que lo hace) se reabrirá el debate. A falta de un consenso desideologizado y auténticamente pedagógico en educación, los jóvenes españoles de la enseñanza secundaria seguirán siendo las víctimas del nuevo enfoque cateto de la antigua Educación para la Ciudadanía.

Andalucía, suma y sigue

Foto: flick PSOE-A

Andalucía se levanta hoy sin creer que sigue viva: es un lunes de resurrección para el PSOE a quien todos daban por crucificado, muerto y sepultado. El Partido Popular ganó las elecciones pero no va a gobernar: una coalición de PSOE e IU mantendrá el cortijo en manos de la izquierda y ya van más de 30 años. La victoria pírrica del PP hizo que ayer Javier Arenas se presentase en el balcón de la sede regional del PP andaluz con cara de viernes Santo. Las féminas conservadoras que le acompañaban disimularon mejor el peso de la lápida que acababa de caer sobre los ánimos del centro-derecha andaluz, destrozando la confianza futura en los sondeos: 50 escaños es una victoria, pero insuficiente para gobernar y muy lejos de la mayoría absoluta que proponían todas las informaciones.

 
Ni las encuestas más cocinadas daban tan buen resultado al PSOE. Griñan, quien “no esperaba tanto” dijo “quiero expresar en una palabra lo que siento: gratitud”. Todo en sus gestos apuntaba a que estaba haciendo un hercúleo esfuerzo de contención para no decir: “en realidad, estoy flipando”.
El subidón de Izquierda Unida apunta a un trasvase de voto descontento con el PSOE. El Partido Andalucista confirma su condición de reducto político y queda una vez más fuera del parlamento andaluz. Y los resultados de UPyD confirman la dificultad del panorama político andaluz, guiado por el clásico pensamiento izquierda-derecha, aún no termina de asumir la entrada de un partido trasversal. El optimismo y la buena campaña de buzoneo y redes sociales me hicieron creer en la posibilidad de que Martín de la Herrán, e incluso 3 compañeros más, entrasen triunfantes en la política andaluza. Meras ilusiones como quedó ayer comprobado.

 
El 62,2% de participación apunta a que la abstención, sobre todo de votantes del Partido Popular, fue la protesta de quien piensa y se opone al sistema de reformas del gobierno central. Pero también es el resultado del cansancio producido por tantos años de mentiras y corrupción, de unos y otros.

 
Había quien, guiado por la brújula de las encuestas, andaba ya cambiando el color de su chaqueta pero los resultados del 25M lo pilló con el pié cambiado: el PSOE tiene aún mucho poder en Andalucía, donde hay base, donde hay aún pueblo, lejos de la izquierda aburguesada del resto de España.

 
Muchos dudábamos del PP y de Arenas, que no asalta el Cortijo ni a la cuarta, pero queríamos un cambio de aires. Ahora está Javier sobre arenas movedizas: ¿debe dimitir y buscar sustituto? ¿se presentará por quinta vez? ¿por qué el PP andaluz, que apostaba por un cambio verdadero en Andalucía, ha mantenido al mismo candidato hasta en cuatro ocasiones? ¿han afectado las políticas de Rajoy al electorado conservador andaluz?
Estas elecciones ponen de relieve la muerte del sujeto político que diría Foucault: no importa el candidato ni sus ideas, solo importan las estructuras políticas y su articulación. La sanción es para la subida de impuestos y los esfuerzos austeros aún siendo necesarios. Da igual la corrupción, políticamente no se castiga. Da igual la mala gestión, electoralmente no se penaliza. Andalucía, con un 2,9% de déficit al cierre de 2011, 31,23% de paro, a la cabeza del fracaso escolar, y un largo etc de malos datos, prefiere lo malo conocido y se reafirma como región socialista del sur de Europa. Y ahora me viene a la mente el lema del PSOE en la campaña de 2008: Andalucía, suma y sigue, sí, pero en la mierda.

Entrevista a Martín de la Herrán – Candidato de UPyD a la Junta de Andalucia

“UPyD es el verdadero cambio para Andalucía, no un mero recambio”

Candidato a la Junta de Andalucía por UPyD
Foto: facebook candidato

 

Este domingo 18 de marzo UPyD celebró un acto conmemorativo de La Pepa en el Palacio de Exposiciones y Congresos de Cádiz. A una semana de las elecciones andaluzas, el partido magenta se mostró radiante en la tacita de plata: están lanzados a por todas y así lo demostraron.
Martín de la Herrán es el candidato de la formación magenta a la Junta de Andalucía. Este abogado de treinta y seis años está lanzado a cambiar de raíz el tradicional y estático panorama político andaluz. Y parece que puede conseguirlo en los primeros comicios a los que se presenta pudiendo meter a UPyD en el Palacio de San Telmo. Martín es una persona verdaderamente cercana, y transmite una sensación de tranquilidad y profesionalidad. Cuenta con la confianza de muchos electores y el respaldo de una siglas que “no han avergonzado a nadie” como dijo Fernando Iwasaki. Todo indica que, si los andaluces le dejan, va renovar Andalucía con hechos y no con palabras: propone upeidina como fármaco para Andalucía, y asegura que “es como la Viagra: genera mucha expectativa y no defrauda a nadie”.
Martín de la Herrán, noviembre 1976

 

P. A una semana se las elecciones ¿cuál es la situación de UPyD?
R. Desde nuestro punto de vista, UPyD se consolida como fuerza política en Andalucía, de eso no me cabe ninguna duda. Pero es un misterio lo que va a pasar respecto a los demás. No hay nada seguro. Por eso apelo yo al voto útil.

 
P. Como no hay nada seguro, también puede darse el caso de que UPyD no llegue al Parlamento.
R. Yo creo que no va a pasar eso. Las encuestas siempre se han equivocado con nosotros a la baja y ya las encuestas nos confirman presencia, con lo cual, no lo contemplo. Además, se percibe en la calle, en la gente con la que hablamos, en la gente que asiste en los mítines. La gente tiene muchas ganas de un partido con sentido común y ahora mismo el único que representa eso es UPyD.

 
P. Solo UPyD pide revisar el modelo de Estado y la mayoría de partidos políticos tachan a Rosa Díez de “demagoga”, “irresponsable” y “temeraria”.
R. Nos tachan de todo: el PSOE nos llama ultraderecha, el PP ultraizquierda, en fín…

 
P. ¿Qué es lo que temen los políticos que no atemoriza a Rosa Díez y a UPyD?

R. Temen que desmontemos la estructura partidista que ellos han montado. Ese es el verdadero problema que tienen los partidos con nosotros. Venimos en blanco, sin hipotecas, sin tener que colocar a nadie, y por lo tanto, dispuestos a hacer las reformas profundas que necesita el Estado.

 

P. Me gustaría que me explicase por qué UPyD quiere fusionar ayuntamientos y suprimir diputaciones ¿No funciona mucho mejor la administración cercana al ciudadano?

R. Porque la fusión de carácter administrativo de municipios conseguiría hacer menos municipios pero más fuertes y, entonces, la prestación de servicio se haría de manera mucha más eficiente que con el actual mapa municipal. Tenemos que tener en cuenta otros datos, tenemos que aprender de la experiencia: en Alemania tenían 26 mil municipios después de la II Guerra Mundial y actualmente tienen ocho mil. En España tenemos ocho mil con la mitad de población que Alemania. Eso nos tiene que hacer reflexionar. La estructura administrativa es demasiado grande y supone una carga demasiado grande que hace que se tengan que acometer recortes, que se quieran acometer recortes en servicios básicos en vez de tocar lo que hay que tocar: la administración para evitar recortes en lo verdaderamente importante.

Foto: facebook candidato

El programa de UPyD propone evitar el vínculo entre los agentes e instituciones culturales y el poder político, ya que es indeseable fomentar la aparición de “una cultura oficial” mediante la subvención y el clientelismo. Sin embargo, en Andalucía se estila mucho el compadreo y las relaciones de parentesco ¿no cree que es este el mayor escollo para la reforma política andaluza?
Sí, pero el primer paso es primer paso es romper esa vinculación precisamente, para evitar el compadreo y evitar que se apoye aquello que es cercano a los partidos, sino aquello que es cercano a los ciudadanos. Desde el punto de vista cultural: exactamente igual.

 
P. Otro de los puntos que me gustaría comentar es la promoción de tráfico aéreo erradicando la política de subvenciones directas a las aerolíneas “low cost” ¿qué método de fomento proponen?
R. Las compañías “low cost” están haciendo una competencia desleal dentro del turismo y creemos que el Estado no debe fomentar esa competencia desleal, estamos causando problemas a otras compañías aéreas. Hay que crear otro tipo de incentivos que sean equitativos a todas las compañías aéreas, apostando por un mayor tráfico aéreo que nos traiga turistas a Andalucía.

 

P. En los artículos referidos al turismo UPyD habla de “Potenciar las técnicas para aumentar el gasto de los turistas en el destino” ¿Esto suena a: sacar “los cuartos” al turista? 

R. No se trata de eso. Se trata de ofrecer un producto turístico adecuado a lo que quiere el turista del siglo XXI: un turista mucho más exigente, que está dispuesto a gastar dinero en sus vacaciones, siempre y cuando tenga un producto de calidad y que pague un producto de calidad. De eso es de lo que se trata. No hay que olvidarse que el turista del siglo XXI es un turista que nos elige por Internet, viene, y luego su experiencia la cuenta en Internet. Son muy importantes las redes sociales y la inversión en tecnología aplicada al turismo para que pueda potenciarse este turismo de calidad.

 

P. En el plano universitario, entre otras medidas, proponen la enseñanza en inglés de un número de horas lectivas. Para ello hacen falta profesores y alumnos competentes con el inglés.
R. Claro, hay que formar en inglés desde pequeños. Es un paso gradual. Queremos que se haga un cambio progresivo, no imponerlo a partir de mañana en todas las facultades y en todas las carreras. Ir haciendo un cambio progresivo apostando por el bilingüismo en la universidad y que determinadas asignaturas comiencen a enseñarse en ingles. Para ello es necesario comenzar desde la enseñanza primaria.

 

P. Una pregunta que se hace mucha gente es: ¿UPyD es de izquierdas o de derechas?
R. Eso lo tiene que decidir cada uno. Nosotros defendemos políticas del siglo XXI, lo de la derecha y la izquierda, yo que nací en el año ’76, me queda eso muy lejos. No creo en las dos Españas y no creo en los dos extremos. Creo en políticas por los ciudadanos. Y hay políticas que se pueden llamar de izquierdas, que defendemos, y hay políticas que se pueden llamar de derechas, que también defendemos. Con lo cual, que nos ponga cada ciudadano la etiqueta que considere. Huímos de la etiqueta.

 

P. Martín, se te ve muy lanzado a ser mañana mismo presidente de la Junta de Andalucía.
R. No me cabe ninguna duda de que contamos con gente mucho más cualificada que los otros partidos. Por tanto, no tendría ningún miedo a asumir la presidencia de la Junta de Andalucía.
Mucha suerte para el próximo domingo. Muchas gracias.

La radicalización de los moderados

Cuanto más leo, admito que más modero mis posiciones políticas. Pero observo factores que afectan a mi posición y a la de muchas personas que conozco.

El PSOE parece estar acabado ideológicamente y, entre tanto, intenta aparentar signos vitales animando a ocupar las calles. Esto es algo bastante sencillo, mucho más que ponerse a trabajar con sus think tanks para traernos alternativas a los españoles, para hacer rebrotar aquella gran socialdemocracia que hizo grande al partido de la rosa y el puño.

Tradicionalmente la izquierda se ha creído el ombligo intelectual del mundo. Han tenido grandes exponentes, sí. Pero también grandes fracasos. Los conservadores, en cambio, la derecha, se han limitado a gobernar y punto. Pero esta superioridad ideológico se acabó ya hace tiempo. Un último exponente de esa inteligente izquierda se refleja en el libro de Tony Judt, Algo va mal.

Se tiene la impresión de que todos los que están en la calle con un palestino o unas rastas, se ven a sí mismos situados en un escalón moral superior al resto. Esto es una posición un tanto arcaica hoy en día, porque en realidad la izquierda parece estar muy desilusionada consigo misma. Jóvenes que hablan de democracia durante el día, mientras por la noche leen libros de dictadores y toman como referentes a Lenin, a Chaves y a Castro. Es como si la izquierda estuviera ahora mismo oscilando acerca de su propia identidad.

Uno se pregunta ¿por qué estas revueltas tan radicales no las hubo hace apenas cuatro meses con un gobierno socialista? Mingote lo reflejó muy bien en la viñeta que encabeza este artículo. Después de ocho años de gobierno del PSOE, una profunda crisis económica, una crisis estructural y malas medidas, la izquierda radical decide que es el momento de protestar por una situación a la que un gobierno de su cuerda nos ha llevado. Nos hallamos ante una izquierda insegura de sí misma y, por lo tanto, peligrosa. No hay nada más peligroso que un grupo social asustado.

En España había hasta hace poco, y todavía queda, una clase media asentada de izquierdas y de derechas que demostraron que era posible una convivencia social. Una clase social alejada de las grandes confrontaciones tradicionales. Esa clase media se está sintiendo amenazada y se está radicalizando, para ambos lados.

Los españoles votaron al PP como alternativa el pasado 20N. ¿Quién no se olía que el PP tomaría medidas radicales? ¿Hay alguien que realmente creyó que Rajoy era un maricomplejines y sería un presidente de medidas mediocres, como Zapatero? Nadie creyó eso.

Ahora los españoles debemos ser responsables y aguantar el oleaje, por lo menos, hasta mitad de legislatura. La gente no puede estar en la calle rompiendo el mobiliario. No estamos ya en la España de las trincheras. No estamos ya en las dos Españas. Animo a los jóvenes moderados a pensar sobre la situación de manera sosegada, y a continuar trabajando pensando nuestro futuro. Saldremos de esta y debemos estar preparados para cuando llegue nuestro turno. En ningún caso debemos permitir la radicalización de los moderados.

Martín, Andalucía te quiere

Martín de la Herrán puede meter a UPyD en el Parlamento Andaluz

 

La luz de Andalucía, su belleza, la entereza guasona y estoica de sus gentes no han cambiado. Pero se ha abaratado, achicado y empobrecido el mundo. Tantos años de política socialista la han empobrecido. Es una región venida a menos. Andalucía rozaba el 10% de desempleo durante la Transición. La última EPA de 2011 situó su desempleo en el 30,23%. Esta es la nueva pobreza que afecta directamente al corazón de Andalucía. Rota en mil millones de fragmentos/ De plástico, papel, cartón y vidrio/ Rebuscando en los contenedores/ Los nuevos pobres/ que antes eran los nuevos ricos, como lo expresa poético-popularmente el Grupo de Expertos Solynieve.

La caída del virreinato socialista la evidencian las encuestas. Algo arrebatadoramente extraño tendría que pasar para que el PP andaluz no llegara el próximo 25 de marzo como ganador al Palacio de San Telmo. ¿Pero y si tras 30 años de cortijo rojo, los andaluces no quisiéramos ahora un cortijo azul celeste? ¿Entonces qué queremos los Andaluces? UPyD y Martín de la Herrán son la alternativa del cambio porque su proyecto no modificaría solo el color del cortijo, sino que ayudaría a cambiar la realidad política de Andalucía.

Dice Griñán: “votar PSOE es votar a la tradición andaluza”. Las tradiciones emergen, se sostienen y caducan. La tradición de 30 años de dominio socialista andaluz se ha empobrecido y arrugado. La que era para Ortega la región española con una cultura más radicalmente suya, se ha achicado y se ha prostituido: se ha convertido en un nido de votos para los intereses de los gobiernos centrales y en una cuna de grandes trabajadores repartidos por las zonas industriales del norte de España y de Europa. Además, se ha visto manchada por la corrupción de los EREs y sus gentes han sido señaladas como holgazanas.

Ahora parece que llega el PP, con toda su potencia administrativa, que podría obtener entre 56 y 58 diputados de los 109 que componen el Parlamento andaluz. El PSOE conseguiría entre 46 y 47 diputados. IU podría lograr entre 6 y 8 diputados, UPyD podría hacer una entrada triunfal incorporando 2 escaños.

Aunque el PP lo tiene todo a favor, los andaluces somos políticamente imprevisibles. Para romper la situación socialista podría hacer falta el apoyo de UPyD, convirtiéndose así en la bisagra de San Telmo. Pero, sin embargo, en caso de que el PP no necesite a UPyD, lo que sí necesita el panorama político andaluz es una renovación espiritual que hoy por hoy en política sólo UPyD proporciona: un apoyo y contrapeso a la hora de las votaciones, y una combinación de sensatez, buena gestión y ánimo.

Martín de la Herrán puede meter a UPyD en el Parlamento Andaluz con hasta 2 escaños. Además, ha superado en valoración personal a los líderes de IU y del PA. ¿por qué no decirlo? Martín, Andalucía te quiere.

“¡Gracias a vosotros!”

A los políticos se les llena la boca hablando de medidas 

El presidente del PP de Andalucía, Javier Arenas, estuvo este pasado domingo en Málaga. Allí movilizó a sus votantes con vistas a las próximas elecciones autonómicas del 25 de marzo. Durante su intervención, Arenas anunció diferentes medidas que pondrá en marcha si gana las elecciones. Se comprometió, entre otras medidas, a realizar una reforma del sistema financiero, a establecer un calendario de pago a proveedores, a incentivar la contratación de jóvenes con deducciones fiscales y bonificaciones y a negociar con sindicatos y patronal para fomentar el empleo.

Quiero aportar algunos datos antes de continuar escribiendo: el 19 de marzo de 2010 el Gobierno de Zapatero y su Consejo de Ministros celebrado en Sevilla aprobaron impulsar la actividad económica andaluza inundando el sur de España de ayudas públicas y subvenciones destinadas a diferentes fines: en primer lugar, el Gobierno firmó un convenio con la Junta por 10 millones de euros para financiar cualquier proyecto empresarial viable en Andalucía. Se puso en marcha el proyecto Andalucía Sostenible con el objetivo de facilitar la creación de más empresas y crear un tejido productivo andaluz. A esto hay que sumar los 30 millones de euros para financiar proyectos empresariales de PYMES andaluzas y el acuerdo entre el Gobierno andaluz y el Instituto Oficial de Crédito (ICO) para reforzar la financiación de las PYMES. Además, el Ministerio de Ciencia e Innovación y la Junta acordaron una colaboración, por importe de 200 millones, para actuaciones de fomento de la innovación, a realizar entre los años 2010 y 2013.

Como colofón, Andalucía captó en agosto de 2010 más de 164 millones de euros del Fondo Tecnológico de la Unión Europea para proyectos empresariales. Tal avalancha de cifras colocó a Andalucía, con 7.546 nuevas empresas en el primer semestre de 2011, en tercera posición detrás de Madrid (9.892) y Cataluña (8.689).  A pesar de todo esto, Andalucía ha pasado de una tasa de paro del 13,99% en 2007 al 30,93% en el III trimestre de 2011 ¿Puede alguien explicármelo?

La solución puede ser la siguiente: toda aquel andaluz que se ha quedado parado, viendo que no hay manera de reincorporarse al mercado de trabajo en otra empresa, opta por invertir lo poco que tiene en una frutería, una tienda de chuches o de servicios informáticos. Sí, se crean empresas, pero en las que trabaja el autónomo y, como mucho, su pareja si también está en paro. Sí, se crean empresas, pero no se crean puestos de trabajo, y mucho menos, la red empresarial a la que aspiran.

A los políticos se les llena la boca hablando de medidas. Arenas no fue menos, y también habló de medidas, pero “medidas” es lo que llevan los socialistas planteando y aplicando durante sus 30 años de gobierno en Andalucía. Y a la vista está que no han dedicado todas sus fuerzas en buenas obras. El PP solo puede marcar la diferencia hablando de gestión y objetivos. Lo que necesita el sur es gestión eficaz: hacer una auditoría, conocer el debe y el haber, y crear el marco de medidas mirando a los empresarios, que son los que dan empleo. Don Javier y su equipo, en caso de que consigan asaltar el cortijo, deben alejarse de toda ilusión totalitaria sobre el empleo: no son los políticos ni el Estado los que crean empleo, solo crean el marco legislativo adecuado.

No estamos ya, gracias a Dios, en un Estado providencialista sino en un Estado del esfuerzo. Muy lejos quedan aquellos tiempos en que el caudillo, con su atiplada e impasible voz, enumeraba desde el balcón de la Plaza de Oriente los beneficios que había logrado para los españoles. Y la masa coreaba entusiasta: “¡gracias a ti!”, y Franco contestaba “¡gracias a vosotros!”. Tenía razón Franco y no las masas que le aclamaban: fueron los españoles de entonces los que inventaron su trabajo.

Pedir un imposible


 ¿Sigue siendo verdad que la fe mueve montañas? He pasado las navidades en casa, en Motril, y por casualidad ha llegado a mis manos una postal navideña fechada en 2009. Esta ingenua carta, firmada por una motrileña, está dirigida a su majestad el Rey Gaspar. Cada año en Motril, un político local, un empresario local y una persona que haya colaborado con asociaciones cívicas, representan en la cabalgata a sus majestades los Reyes de Oriente. En esta particular postal navideña una buena suegra pide a un empresario local, que hizo las veces de rey Gaspar ese año, que dé trabajo a su yerno. Se excusa en nombre de la timidez de su yerno que no sea él mismo quien entregue la carta al rey mago. Y a continuación entramos en todo el rosario mágico-laboral de la Andalucía de hoy, de la Andalucía eterna, a saber: no duda en rebuscar en el árbol genealógico el parentesco más próximo de su familia con el rey mago/empresario. Y seguidamente, tatachán: ¡el Cristo del Gran Poder!

Esto podría quedar en una mera gracia o anécdota andaluza. Pero ¿qué es lo que hay al fondo? Sin duda al fondo aparece una nueva fe del pueblo andaluz en la capacidad que el empresario parece tener para transfigurar la obstinada realidad del desempleo en un cuento de navidad: un empleo. Hay un profundo convencimiento de que es el empresario quien crea riqueza y quien crea puestos de trabajo. La fe está puesta en los pequeños empresarios.

¡Lo que va de ayer a hoy!: del odio a la chistera y puro empresariales, hemos pasado a la fe en la energía creadora de la empresa. Me atrevo a sugerir que cada vez que los políticos hablen de empleo, se refieran explícitamente a los empresarios que lo crean. Facilidades reales para todo aquel que, en un momento de entusiasmo sobrio, se atreva a montar un nuevo negocio. Y por otro lado, facilidades reales a los empresarios ya consolidados para que les convenga más tener varios empleados que pagar horas extras a un único empleado.

En las pasadas elecciones el PP pidió un imposible a los españoles: confianza en una era de intensa desconfianza. Y ha vuelto a pedir otro imposible: que los españoles se rasquen aún más el bolsillo para pagar los excesos y la mala gestión política del gobierno anterior.

No hay alternativa si se quiere bajar el déficit. Pero también queremos bajar el número de desempleados. Y para ello no hay más alternativa que bajar los costes sociales. Entre lo impositivo y lo creativo empresarial hay en estos momentos un espacio en blanco representado gráficamente por la existencia de dos Ministerios, Economía y Hacienda, cuyos proyectos políticos se contradicen entre sí, en cierto modo.

Yo no deseo enconar verbalmente la situación pero sí deseo subrayar las dificultades que los empresarios tienen para sacar sus negocios adelante y, a la vez, crear empleo. En esto tienen los españoles puesta su nueva fe: en el imposible que puede hacerse posible, pero no con magias, sino con gestión eficiente.

Entrevista a Rosa Díez

Rosa Díez: “La sociedad tiene un papel de control sobre los partidos políticos”
Son las 16:55 de la tarde en pleno centro de Madrid. Ezotawenotó se dirige a cumplir con puntualidad otro de sus Encuentros con personajes singulares e interesantes de la cultura española. A pesar de que la altura de los edificios proporciona sombra a lo largo de toda la calle Cedaceros, el calor del mes de julio de Madrid no da tregua ni en los rincones más oscuros.

En la segunda planta del número 11 tocamos a la puerta de la nueva sede de UPyD: unas oficinas con decoración austera, minimalista. Salta a la vista que estamos en el núcleo de un partido joven, nuevo en el panorama político. Ezotawenotó ha conseguido colarse en la agenda de un político con el que vamos a compartir 31 minutos de reloj.

Una vez dentro, me reciben con sencillez y cercanía, y me invitan a esperar 5 minutos hasta que el secretario me da paso hasta lo más profundo del partido: el despacho de Rosa Díez.
Al conocer de primera mano a la señora Díez tengo la sensación de estar frente a una mujer cálida, cordial y directa: es como la madre de un amigo. Lo más inconfundible es su discurso, conducido por un timbre de voz radiante, atractivo, que envuelve la conversación en un aura de conocimiento agudo de la administración y la vida pública. Solo disponemos de 31 minutos pero ella se centra en la entrevista y me hace sentir como si no hubiese nada más que mis preguntas y sus respuestas: centra toda su atención en nuestro encuentro.

Rosa Díez González
Cofundadora y portavoz de UPyD

Usted parece que ha sido más fiel a sí misma que al partido socialista. Sin tiempo para realizar la pregunta, Rosa Díez toma la palabra y contesta.

Fiel a las ideas. Realmente uno es fiel a las cosas que cree y trabaja defendiendo esas ideas y esos valores, entonces si eso es ser fiel a sí mismo pues sí, soy fiel a mí misma.

Señora Díez, la pregunta que quería realizarle es si podría definirme lealtad.

Lealtad es realmente no traicionarte, nada en lo que creas. No traicionarte a ti o a alguien con quien tengas una gran relación o compromiso. Es contraria a la traición. Una persona leal es alguien transparente, que no traiciona, que va con la verdad por delante,  y eso se aplica a la familia, a los amigos, a las ideas y a los proyectos vitales.

Quien siga las sesiones parlamentarias puede ver que sus intervenciones son de enorme franqueza ¿Es la sinceridad un defecto?

No. La sinceridad es una virtud y además es una forma de respetar a los demás a parte de a uno mismo. Todas las personas, pero las personas públicas más, debemos demostrar que respetamos a la gente y el respeto se muestra cuando no dices mentiras. Si representas a ciudadanos y quieres representar a más ciudadanos tiene que ser en base a que la gente sepa que lo que dices sea lo que tú crees, la verdad. La gente agradece que un político sea entendible, y si eso es de agradecer cuando uno se dedica a la política, significa que algo estamos haciendo muy mal. Debe ser el gran objetivo de un político. Al igual que ahora que estoy hablando contigo aquí.

¿Qué papel le corresponde hoy día al socialismo?

¿Al socialismo? No se, como siempre. Como a la socialdemocracia o a la democracia cristiana o como a cualquier ideología: defender las cosas que creen que son mejor para los ciudadanos. No hay papeles históricos. Soy agnóstica y no creo en los designios divinos. El socialismo es algo muy abstracto, por lo tanto los proyectos ideológicos, las personas, tienen tareas en la vida. El socialismo no es lo mismo que el partido socialista porque ¿qué es el socialismo? ¿Cháves? ¿Castro? No se… ¿Strauss-Khan? ¿Zapatero?… ¿El socialismo de hoy es el mismo que el del siglo XVII? A cualquier ideología política le corresponde defender con transparencia, pasión y argumentos aquello que considere que es mejor para el modelo de sociedad que creen que hay que construir.

Usted se declara heredera de los primeros liberales del siglo XIX ¿es posible ser liberal y de izquierdas como usted presume?

La Europa de las libertades, con todos sus defectos, y el estado del bienestar la han construido los liberales en sentido político del término, los liberales británicos, los norteamericanos, los españoles de las cortes de Cádiz y la socialdemcoracia. Dos corrientes ideológicas: el liberalismo, más preocupado por la libertad individual; la socialdemocracia, más preocupada por la igualdad. Esas dos corrientes: la libertad y la igualdad, importantes, han construido la democracia moderna y construyen las democracias modernas. En el siglo XXI esas dos corrientes tienen que volver a cruzarse. Igualdad sin libertad es el comunismo en el sentido negativo del término y la libertad sin igualdades es otra cosa que tampoco vale.

 

¿Son inevitables los abusos en los puestos de poder? ¿por qué los partidos no realizan más esfuerzos por apartar a los “abusadores”?

No son inevitables. Porque la sociedad nos lo perdona. La sociedad tiene un papel de control sobre los partidos políticos. Los imputados en las listas: los partidos políticos no los quieren quitar, a excepción del nuestro que por estatutos no podemos ponerlo. La ley lo permite, pero ¿y los partidos?. Eso no es prejuzgar la culpabilidad, sino que si vas a representar a los ciudadanos defiéndete desde fuera. Si a los ciudadanos les parece mal que lleven imputados pues que no les voten. Si no los quitan los partidos pues que los quiten los ciudadanos. Los partidos sin los ciudadanos no somos nada. Los ciudadanos tienen responsabilidades que no cumplen tampoco. ¿Por qué votan? Si los partidos viesen que por llevar imputados pierden votos pues pondrían remedio.

¿Es medible la abstención por esa causa concreta?

No, la abstención es homogénea. Desgraciadamente no afecta. Ojala algún día afecte.

Ahora se ha puesto de moda que los políticos dejen sus partidos para ocupar puestos de consejeros en empresas ¿no sería más provechoso para la ciudadanía que fuese a la inversa?
Si, yo creo que la política requiere de personas que incorporen valor añadido, conocimiento. Que hayan vivido. Que hayan hecho algo en su vida antes de dedicarse a la vida pública. Los partidos hemos hecho mucho daño a los jóvenes. Al principio no quedaba otro remedio: cuando yo empecé a dedicarme a la política yo tenía 25 años pero había que hacer las listas democráticas, todos los que estábamos teníamos que estar en las listas, había que coger de donde había. Las cosas ya son distintas y eso se siguió fomentando. En los partidos muchas veces llegan chavales jóvenes como tú, que no han tenido ninguna posibilidad de ejercer su profesión porque acaban de terminar sus estudios o no los han acabado, y sin haber tenido experiencia vital, de repente son concejales, diputados… tienen quinientas mil pesetas de sueldo… llegan por cooptación, no por desmarcarse como capaces. Si al cabo de cuatro años te quieren quitar te hacen una faena porque mientras tanto te has casado, tienes hipoteca, tienes niños… y no tienes donde volver porque no has tenido ninguna posibilidad de desarrollar tu formación.
Esto convierte en muchos casos a muchos políticos en profesionales de la política, que no saben hacer otra cosa, no en políticos profesionales, que es importante tenerlos. Eso ni enriquece a la actividad política y la le haces una putada a los que designas para los puestos.
La política es una actividad muy depreciada para gente que tiene una vida propia y una profesión y que no necesita dedicarse a  la política para ganarse la vida, no es muy atractiva la actividad esta. Puede llegar un momento en que empobrezca. Es necesario atraer gente que no necesite nada de la política y venga a ofrecerse.
El caso de Álvaro Pombo ¿por qué se afilia a un partido político si nunca lo ha hecho? Pombo no necesita nada, viene a dar, a ofrecerse. Es un lujo para la política que se ofrezcan personas como Álvaro Pombo o Fernando Savater. Conseguir que gente que tiene su vida resuelta de el paso hacia la vida política es importante para la regeneración.

Usted dice en su libro que sintió vértigo al entrar en el Gobierno vasco en 1991 ¿sintió la misma sensación antes de fundar UPyD?

No, distinta. Yo era portavoz del PSOE, parlamentaria autonómica, estaba cómoda, no representaba ningún reto. Lo otro era un reto, no sabía si iba a saber realizar la actividad de la cartera económica, necesité rodearme de gente muy competente en materia económica y demostrar el liderazgo diariamente.
Lo del partido es un vértigo en el sentido de que nunca lo has hecho, es fundar una cosa nueva, es otra cosa. Te arriesgas a todo. Si fracasas, fracasas tú, no haces fracasar a nadie. Dejé el parlamento europeo, me tiré seis meses sin empleo y sin cobrar el paro, sin saber si íbamos a entrar en el Congreso. Es como fundar un sueño. Arriesgamos a ganar, perder era no hacerlo. Si arriesgas a ganar no pierdes nunca.

Rosa Díez es vasca y no habla euskera ¿no le da vergüenza?
No, porque el 70% de los vascos no hablan euskera. Pertenezco a la mayoría. Teniendo mi edad, 59 años, aprendías euskera dependiendo de la zona de Euskadi en la que viveras. En la zona de Vizcaya donde yo nací no se hablaba, no es que se dejase de hablar con Franco, sino que jamás se habló. Como en la mayor parte de Euskadi. A pesar de la inmersión, de la inversión, y de todo, el 30% reconoce que hablan euskera, aunque creo que son menos. La gente que no lo habla es que no lo estudió y tampoco lo necesita para vivir aunque lo haya aprendido. Es el problema de los idiomas minoritarios que nunca podrán sustituir al idioma más rico. El idioma es para entendernos y nunca podrá sustituir a un idioma que lo hablan 400 millones de personas en todo el mundo.
El idioma rico es el castellano, el fundamentalismo termina arruinando, empobreciendo a la sociedad en su conjunto y haciéndola menos competitiva. La sanidad pública vasca  era la mejor de España durante muchos años. Empezaron a puntuar más el conocimiento del idioma, 20 puntos, y el doctorado en el mejor hospital del mundo con la especialización o cátedra de cualquier sitio  del mundo, máximo 6 puntos. ¿Qué ocurrió? Si tú eres el mejor, pues no te presentas. Se quedaron 17 especialidades vacantes y que los que entraban eran siempre los más mediocres ¿quién lo paga? los ciudadanos ¿particularmente? Los que tiene menos recursos, los que pueden se van a la privada.

Lo mejor y lo peor de su juventud; Lo mejor y lo peor de su vida actual
Todo fue bueno. Tuve una juventud que recuerdo que fue estupenda.
Yo soy un espíritu muy positivo. Lo peor o archivo. Aunque realmente lo peor de mi vida de joven y de mayor, lo peor, son los funerales por personas asesinadas por ETA. Funerales de personas que conozco y cuyos números tuve que borrar de mi agenda y funerales de chicos jóvenes que no conocía, guardias civiles, policías nacionales… esos son los peores momentos de mi vida.

Al igual que como usted dice, que el PSOE no fue igual después de Felipe González, ¿Sobrevivirá UPyD a Rosa Díez?

No estamos en eso todavía. No se, es un partido recién nacido. Es como si le pregunto a mi nieto recién nacido ¿y tú que vas a ser de mayor? Y tiene veinte días. Tiempo al tiempo. Este es un proyecto político que tiene tiempo de caducidad, pero pueden ser cien años. Decidimos poner en marcha un partido político progresista, laico, trasversal, porque pensamos que en España hacía falta un partido que defendiera el Estado, entendiendo que defender el Estado es defender la libertad y la igualdad de todos los españoles, al margen de la parte de España en la que vivan, y ni el PSOE ni el PP eran ya partidos nacionales en ese sentido. Pensamos que hacía falta eso para tomar la alternativa a estos dos o por lo menos para cogerles de la solapa y obligarles a comportarse. No tenemos vocación de cumplir el centenario.
Entendemos que el partido político es un instrumento y que mientras sea necesario existiremos, cuando no lo seamos porque haya otro más útil, dejaremos de existir. Entiendo que eso será después de que yo haya muerto. Por lo tanto, el partido durará más que yo. Si durara menos sería porque no hacemos falta. El partido es mucho más que Rosa Díez, no me tiene que sobrevivir porque ya vive.

Fdo: Esteban Martín.
Twitter: @emartinp
http://www.ezotawenoto.com/