Archivo de la categoría: Bloggers invitados

.@marianorajoy: ”nunca tocaré las pensiones”

….”nunca tocaré las pensiones”….dijo, en una flagrante y lacerante mentira más, el Presidente del Gobierno de éste nuestro país, Españistán, Mariano Rajoy que se ha encargado él y en complicidad de sus acompañantes de cuadrilla, de incumplir una a una y sin piedad todas y cada una de sus promesas electorales que le permitieron ganar las Elecciones Generales del pasado 2.011 en lo que se puede calificar de fraude electoral porque su campaña y programa electoral fue un autentico engaño y en base a sus palabras escritas y dichas recibió el apoyo mayoritario de los españoles.

Ahora toca rebañar el bolsillo a los más desfavorecidos, los pensionistas, que van a perder más poder adquisitivo además de no percibir la “paga extraordinaria” de enero en la que recibian el diferencial existente con el IPC real y sin dejar a un lado la congelación que padecieron en sus percepciones durante la última etapa de Gobierno socialista.

Pensionistas que ya han sido castigados anteriormente con subidas de impuestos de todo tipo, gastos farmacéuticos y que, en muchos de los
casos, se ven obligados a mantener o ayudar a sus hijos y nietos que se han quedado sin trabajo y/o desahuciados de sus viviendas, familias enteras que viven de “la pensión del abuelo” y que con esta medida el Gobierno “popular” el de “los presupuestos más sociales de la historia” según Montoro. da una vuelta de tuerca que ahoga aún más sus maltrechos bolsillos.

País este que sí tiene dinero para la banca y que en cambio asfixia a quien casi nada tiene. Es inmoral, insultante y una cruel burla.

¿Hasta cuando resistiremos y permitiremos?

¿Hasta donde estamos dispuestos a bajarnos el pantalón y que se nos siga sodomizando y sin permiso?

Pronto se nos caerá solo de lo famélicos que estaremos.

Fallece Santiago Carrillo

Hoy ha fallecido Santiago Carrillo, histórico dirigente del Partido Comunista Español durante el franquismo y la transición. Nunca he sido un fan suyo, pero hay que reconocerle que se notaba que era una mente lúcida, cuando le escuchaba hablar en La Ventana de la SER o en cualquier otra parte. Un hombre coherente, no falto de polémicas varias, aunque cualquier comparación con Fraga sobra, por injusta. Cuando murió el ex-ministro franquista no derramé ni una sola lágrima por él, tampoco lo haré por Carrillo, pero su muerte me apena mucho más. Digan lo que digan, era un demócrata, cosa que no pueden decir todos, en la Transición. Os dejo un resumen de varias informaciones sobre su fallecimiento.

 

 

– La Cadena SER informa sobre el fallecimiento de Santiago Carrillo.
– Perfil sonoro de Santiago Carrillo, por Ángeles Afuera, documentalista de la Cadena SER.
– Perfil de Santiago Carillo, por ABC.
– Perfil de Santiago Carrillo, por El País.
– Análisis de la trayectoria de Santiago Carrillo, en El País.
– El Mundo informa sobre la muerte de Santiago Carrillo.
– Fotogalería de Santiago Carrillo.
– Noticia del fallecimiento de Santiago Carrillo, según Eldiario.es.
– Entrevista a S. Carrillo en La Tuerka.
– Última intervención en “La Tertulia de Sabios” de La Ventana de la Cadena SER.
– Últimas intervenciones públicas de Santiago Carrillo en televisión.
– Entrevista en La Contra de La Vanguardia a Santiago Carrillo.
– Informe sobre Santiago Carrillo del tribunal fascista que lo juzgó en 1940.

Un #rescate con muchas dudas

 

No seré yo quien enmiende la plana a los técnicos del FMI, UE, BCE, Banco de España que consideran que con 100.000 millones de euros nuestros bancos van sobrados para capear el temporal. Y digo bancos, porque no quiero entrar a hablar de lo que podría ocurrir con todas las participadas –en especial en el sector inmobiliario- que tienen nuestras entidades financieras y que, en su cartera, tienen ladrillo para aburrir.

En lo que sí puedo enmendar la plana a los técnicos y, sobre todo, a nuestra clase dirigente, es en cuanto a despejar las dudas. 100.000 millones en línea de crédito (rescate) a nuestros bancos es algo muy bueno. Pero los inversores querrán aclarar antes de nada varios aspectos que, creo, son fundamentales para que realmente no quede ninguna pregunta sobre España.

¿A qué tipo de interés van a tener que pagar los bancos la ayuda recibida?Desde la U.E. se habla de un tipo aproximado del 3% o el 4%. Sin embargo, es factible que el Gobierno de España –vía FROB- eleve el tipo para garantizar que, sí o sí, las entidades paguen el rescate. (Y de paso, si se puede, hacer un poco de caja para el Estado.

¿Cuánto tiempo vamos a tener para devolver las ayudas? Si miramos el caso de Irlanda –que recibía 85.000 millones- tiene 15 años para hacer lo propio. Eso sí, el dinero aportado por el FMI (22.500 millones) debía devolverse en tres años. Es decir, antes de 2014.

¿Los tipos de interés van a computar como déficit del Estado? Dado que el Estado es quien recibe el dinero, los tipos de interés deberían computar como déficit del Estado. Sin embargo, en los demás rescates Europa ha eximido de este cómputo, para evitar ahogar a las eonomías rescatadas.

¿Aumentará la deuda pública? La respuesta es un sí rotundo. El Estado recibirá las ayudas en forma de deuda pública y, por ello, el endeudamiento estatal aumentará. Sin embargo, es una situación que no debe preocupar a priori. La media europea terminará –según las estimaciones del Gobierno- será del 91% del PIB, mientras que en el caso de España sería del 79,8%.

¿Cuál va a ser el grado de prelación a la hora de cobrar por parte del Estado?El Tesoro insiste una y otra vez en que no se va a cambiar el grado de prelación de los bonistas. Sin embargo, todo dependerá de la fuente que ponga el dinero encima de la mesa. Si se hace con el Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (que caduca el 30 de junio) no habría problema alguno. Ahora bien, la cosa puede cambiar con el Mecanismo Europeo de Estabilidad. En este caso la Unión Europea ha querido anticiparse a los problemas, y obliga a que los Estados rescatados hagan prevalecer la deuda europea frente al resto.

Este punto tiene que ser aclarado cuanto antes, ya que pueden producirse ventas masivas de deuda española por parte de los inversores, sobre todo extranjeros. Imagine usted que tiene deuda española comprada hace dos años y que, de repente, le dicen que en caso de problemas la prioridad de pago es para la U.E. Pues obviamente no querrá tenerla en su poder y venderá cuanto antes ya que, de un día para otro, hay más riesgo de impago.

¿Cómo se va a garantizar la devolución de los préstamos a las entidades financieras? Complicado saberlo hasta que las cosas no se aclaren. Si se hace en forma de capital, tal y como reclama Bankia, el FROB –y por ende Europa- pasarían a ser accionistas de las entidades. Por lo tanto, el dinero tendría que salir de la generación de valor y de negociaciones posteriores en bolsa.

¿Hay condicionalidad en el rescate? Como dice la canción, depende. Depende de quién hable. Si escuchamos al Gobierno, no. Si escuchamos a la oposición, sí. Y si oímos a Bruselas, quién sabe. Desde luego habrá exigencias claras y contundentes para el sistema financiero. Pero también para nuestra economía. No directamente, pero sí de forma indirecta. Los “hombres de negro” se van a ocupar de que España cumpla “a rajatabla” con las recomendaciones de la Unión Europea de hace unos días: subir el IVA, bajar el IRPF y las cotizaciones sociales, adelantar la entrada en vigor del aumento de la edad de jubilación, etc.

Todas estas preguntas, como han visto, todavía no tienen una respuesta clara que permita dar garantías a los inversores. Pero ya no sólo es esto, es que aún hay que estar muy pendientes de lo que ocurra con las Comunidades Autónomas y su déficit. La capacidad de financiación de las Autonomías es “hiper reducida” y por ahora no se atisba una solución al problema.

Pero ya no sólo es eso. Los analistas y, por ende, los inversores, no creen que los líderes regionales estén en condiciones de  resolver sus problemas de déficit de cara a este año.

Y por si tuviéramos poco. Por si hubiera pocas dudas sobre España, hay que tener en cuenta otras variables:

Grecia: El domingo se celebran elecciones presidenciales. No hay un ganador claro, aunque se apunta a una victoria de la izquierda anti Europea, que reclama negociar el rescate con los 27.

Italia: Si los inversores tienen dudas sobre el sector financiero de España, no hablemos de los italianos. Sus bancos están muy debilitados, y serán el siguiente objetivo de los mercados.

En definitiva, muchas preguntas abiertas, como para intentar recuperar la confianza de forma inmediata. Este partido, Sr. Rajoy, acaba de comenzar, y no va a ser un camino de rosas.

Artículo publicado en DiarioFinanciero DF.

Fundraising y partidos políticos

Foto: 15M Catalunya

En el artículo anterior apuntábamos que el fundraising seria básico para las ONGs visto como está evolucionando el apoyo del sector público. Si el fundraising será básico para las ONGs, también lo será para los partidos políticos.

La crisis y los recortes a los partidos políticos

No lo decimos por decir, sino porque en el Congreso de los Diputados, el Gobierno ha presentado un proyecto de Ley de Reforma de la Ley Orgánica 8/2007, de 4 de julio, sobre financiación de los partidos políticos. Este proyecto de Ley no es una revolución en el modelo de financiación de partidos políticos, sino una adaptación del volumen de subvenciones que reciben los partidos políticos a los recortes que se están produciendo en todo el sector público. De hecho el proyecto de Ley propone pasar de un total de 82M€ de subvención a 69M€, es decir un 16% menos.

Este porcentaje, por si solo no nos dice mucho. Veamos que impacto puede tener.

En la tabla de aquí arriba se recoge la Financiación de los partidos políticos más importantes de España según el último informe del Tribunal de Cuentas (el informe es del 2012, pero los datos son de 2007, un poco desfasado, sí, pero es lo que hay, quejas: al Tribunal de Cuentas).

En fin, la tabla de financiación de partidos políticos muestra qué volumen e importe de los ingresos provienen de fondos públicos (subvenciones por actividad ordinaria y seguridad, parlamentos autonómicos, entes locales y representatividad de los partidos), y que volumen y porcentaje proviene de fondos privados, ya sean cuotas de militantes, donativos o aportaciones de cargos públicos. Los ingresos privados también pueden provenir de la venta de productos (lotería, como es el caso de ICV), pero nos hemos centrado en los más importantes.

El peso de la ayuda pública

A simple vista, la conclusión es clara, el 77% de la financiación de los partidos políticos es pública.

La mayoría de partidos se financian gracias a la ayuda del Estado. La mayoría si, pero hay excepciones, cómo es el caso de Convergencia Democrática de Catalunya (CDC) y Unió Democrática de Catalunya (UDC), que juntas hacen la federación política Convergencia i Unió (CiU). En ambos partidos de CiU los pesos son inversos: la mayoría de la financiación es privada (78% en CDC y 67% en UDC).

Quizás lo más sorprendente es que la parte de donativos anónimos sea el 20% del total de los ingresos privados para Convergencia y el 40% en el caso de Unió. Sorprendente porque la Ley Orgánica 8/2007, de 4 de julio, sobre financiación de los partidos políticos deja claro que estos donativos anónimos son ilegales. Si que es cierto que las cuentas aquí analizadas son del 2007, año de la Ley, pero si vamos a la Ley anterior (Ley Organica 3/1987, de 2 de julio, sobre Financiación de los Partidos Politicos), sobre donativos anónimos, estos no pueden superar el 5% del total de la subvención del Estado a dicho partido. Por los volúmenes que hablamos, en el año 2007, se superaron estos porcentajes.

Pero bueno, dejemos esta sorpresa en manos de quién corresponda y centrémonos en el artículo.

Como decía, el fundraising también es importante para los partidos políticos, y más lo será cuando la subvención del estado representará un 18% menos de ingresos.

6 puntos para el fundraising político

Si los partidos políticos quieren hacer fundraising con éxito deben hacer lo siguiente:

1. Definir productos
2. Cuantificar costes
3. Explicar los motivos del fundraising
4. Gratitud a los donantes
5. Transparencia a la sociedad
6. Estrategia

1. Definir productos. Si queremos captar fondos, tenemos que saber para qué. Para una campaña, para un candidato, para una idea. Es igual, lo importante es tener un producto/proyecto que necesita financiación.

2. Cuantificar costes. Lo segundo es saber qué nos cuesta dicho producto. Esto es fácil. Los partidos no nacieron ayer, hace años que se dedican a hacer mitines, enviar cartas, panfletos, chapas, banderas, globos… es igual, al final hay un coste, y lo más importante, hay que conocer el coste unitario, esto es lo que me cuesta una unidad del producto. Porque al final no es lo mismo pedir 1,2M€ (que es lo que dicen que costo la campaña del PP Valenciano en las Generales del 2011), que pedir a los posibles donantes que financien parte de la misma, ya sea un lote de globos, o parte del autobús de campaña, o 5 minutos del miting final (y sumando, llegamos a los 1,2M€).

3. Explicar los motivos del fundraising. Aquí enlazamos con el anterior punto. Si sabemos el coste, y el coste unitario, podemos pedir financiación para cosas concretas, y siempre es más fácil que nos ayuden si saben para qué.

4. Gratitud a los donantes. ¿Nos han dado dinero? Pues damos las gracias. Enviamos una carta, un mail o hasta una llamada (según el importe de la donación), dando las gracias a los donantes, a todos los donantes. Porque tan importante es el que nos da 12.000€ como los 1.000 que nos dan 100 al año (100.000€ > 12.000€).

5. Transparencia a la sociedad. Y si queremos que nuestro futuro en el fundraising sea exitoso, hay que sembrar ahora para recoger los frutos mañana. Esto es, hay que explicar y mostrar todos nuestros números y presupuestos. Si no hay nada que ocultar, todo se debe mostrar. Y si se pide la confianza de la gente, pidiéndoles que nos den dinero, hay que retornar esta confianza, mostrando todo lo que somos.

6. Estrategia. Por último, hay que decidir que estrategia de captación de fondos queremos, una de grandes donantes u otra de pequeños donantes. Algunos partidos pueden elegir, otros no, solo pueden optar a las pequeñas donaciones. Pero no pasa nada, la multitud de pequeñas donaciones evita la plutocracia. Y por si alguien duda de las pequeñas donaciones, Barack Obama, actualmente para la campaña 2012 ya ha recibido 96 millones de dólares de pequeñas donaciones, 8,7 veces más que Mitt Romney.

Para más detalles del fundraising en las campañas en Estados Unidos, aquí tienen unos enlaces: http://fundrace.huffingtonpost.com/ y http://www.opensecrets.org/index.php.

¿Y aquí en España? Ni idea. Toda financiación es un secreto, el método, los orígenes, los importes medios, los canales. Pero bueno, las ayudas de la administración del Estado bajaran un 18%, les seguirán las de las administraciones autonómicas y locales, les seguirán las reducciones de créditos bancarios…. Al final los partidos deberán empezar a jugar en serio la partida del fundraising.

 

 Lecturas recomandas

 

¿Quién cuidará de nosotras cuando todo esté recortado?

La crisis tiene unas victimas cada vez mas claras: las personas que se encuentran al borde del precipicio. Las personas que, gracias a una red extensa de servicios públicos, hasta ahora, no caían al precipicio de la exclusión social.

Y es que las reformas instauradas para intentar salir de la crisis se han centrado, en nuestro país, en reducir los servicios públicos (ejemplos, educaciónsanidadvíctimas de maltratos, etc…). Y esta reducción ha provocado un aumento de la pobreza y de la exclusión social.

¿Quiere eso decir que la crisis implicará el fin de la cobertura social? Bueno, esta por ver.
Pero algún día saldremos de la crisis, o bien, la tendremos tan interiorizada que creeremos que salimos de la crisis. Por lo tanto habría que ir pensado que vamos a hacer después de la crisis, y en concreto que hacemos con los servicios públicos, porque están saliendo bastante mal parados.
A mi entender tendremos tres opciones:
1.    Volver al modelo anterior, es decir, un desarrollo expansivo de los servicios públicos, y con el mínimo pago (repago, copago) directo por parte de los usuarios. Ahora bien, en épocas de vacas flacas, como ahora, este modelo se ha derrumbado, a mi entender, por demasiado rígido tanto en la estructura de costes como en la de ingresos.
2.    Quedarnos con el modelo actual, es decir, reducción de servicios públicos, con un incremento del pago (repago, copago) directo por parte de los usuarios. Ahora bien, las huelgas, manifestaciones, y otras muestras de malestar ciudadano son prueba de que parece que no nos guste este modelo.
3.    Buscar otro modelo, ya que, si el modelo 2 no gusta a la gente, y el modelo 1 cuando hay pocos ingresos públicos no se mantiene, hay que buscar otras soluciones.
De hecho, un modelo alternativo ya sé esta apuntando por parte de los diferentes gobiernos.

 

Y este modelo alternativo gira alrededor de las ONGs y el Tercer sector: los gobiernos cada vez le van a pedir más a las ONGs y Fundaciones que presten servicios públicos, en especial sociales.

Dos ejemplos que ilustran esta teoría:

– La propuesta de la Ministra de Sanidad de que las ONGs se ocupen de la atención sanitaria de los inmigrantes ilegales.

– La maratón contra la pobreza, organizada por TV3 y que se espera recaudar el próximo 27 de mayo suficiente dinero para financiar proyectos destinados a reducir el auge actual de pobreza.

 

Estos dos ejemplos muestran claramente que la administración pública está buscando en el tercer sector soluciones a problemas que debería atender por si misma.

Parece pues, que el tercer sector quiera o no quiera, asumirá el papel del sector público en la prestación de servicios públicos, en especial los sociales.

De hecho, ya hay ONGs que están asumiendo este papel de forma voluntaria. Por poner un ejemplo, tenemos el caso de la Fundació Esplai, que ha aumentado sus becas para vacaciones en familia, concepto ya previsto por la Generalitat de Catalunya, dónde existe un programa de ayudas para vacaciones en familia.

Aquí no estamos hablando de servicios públicos contratados al tercer sector (como es el caso de parte de la red de residencias para personas mayores), sino de que la Administración deja de hacer y las ONGs la sustituyen por decisión propia.

Ahora bien, si el tercer sector se va a hacer cargo de la prestación de servicios públicos porque el sector publico no tiene recursos (económicos) con los que prestar estos servicios, este tercer sector pasa a ser estratégico para garantizar la cohesión social. Y a partir de este papel estratégico, coge sentido el interés en la supervivencia del sector, es decir: ¿Cómo se financiará el tercer sector? Vía la obra social de las cajas seguro que no, sino vean este artículo. Tampoco vía subvenciones públicas, los recortes aquí también son una realidad.

Como la reducción de ayudas al tercer sector es cada vez más clara,  ya están apareciendo en nuestro país nuevos mecanismos de financiación del tercer sector social. A continuación apuntamos algunos ya en marcha:

–          las plataformas crowdfunding son la revelación de la temporada. Aquí son muy recientes, y todavía no llegan a saturar el mercado, pero tienen capacidad de crecimiento, tal como apuntábamos en el artículo “crowdfunding, no tan crowd pero si funding”. De hecho, la experiencia internacional muestra la oportunidad de estas plataformas como herramientas de financiación.

–          las propias campañas de captación de fondos de individuos. En España, el fundraising individual recauda al año 785M€ (si se analizan los datos de desgravaciones fiscales del IRPF, año 2009). Y es un canal de captación que goza de buena salud, con una donación media de 176€/año (2010), superior a los 167€/año del 2008. Un análisis mas detallado de la evolución de los donantes individuales puede encontrarse en la Asociación Española de Fundraising.

–          los programas de emprendimiento social. Entidades bancarias, escuelas de negocios y gobiernos autonómicos están apostando por crear líneas de ayuda a la emprendimiento social. ¿Que es eso? Pues programas de apoyo a emprendedores pero que además de la voluntad de hacer negocio, tienen una voluntad de generar beneficio social. por lo tanto, implica un cambio de modelo: impacto social pero también beneficio económico. Algunos programas son el MOMENTUM de ESADE o el de ayudas al emprendimiento social de la Fundación de la Caixa o el recién iniciado concursoUOC & Plugged.

–      Más allá de estos mecanismos, los fondos de inversión social, o los bonos de impacto social serán nuevos mecanismos básicos en la financiación del tercer sector.

 

4 puntos a modo de conclusión:

1.    Queramos o no, los servicios públicos sociales van a estar asumidos cada vez más por el tercer sector.

2.    De forma paralela, este ya esta viendo como se están reduciendo sus fuentes clásicas de financiación (subvenciones publicas y ayudas de las cajas)

3.    La combinación de los dos puntos anteriores implica que las ongs deberán buscar nuevas fuentes de financiación, y que algunas de ellas implicaran un cambio radical del modelo de gestión de su actividad, pasando de un modelo de prestación gratuita de servicios a un modelo mixto donde incluirán el desarrollo de negocios lucrativos que financien la parte social de la entidad.

4.    Y esto nos lleva al siguiente punto, que solo apuntamos aquí: ¿están las ongs preparadas para este cambio de modelo? Respuesta, en próximos posts.

Enhorabuena. Es usted “Bankero”



Nos preguntaba Bankia hace poco más de un año –antes de su salida a bolsa- si queríamos ser Bankeros e invertir en ella. Premonitorio mensaje, porque desgraciadamente ahora nos va a tocar a todos los españolitos ser “bankeros” de Bankia. Queramos o no.

Lo peor de todo es que no crean ustedes que vamos a ser banqueros de los de toda la vida. Ya saben, una especie de Botín o Fainé, con sus corbatas corporativas y chófer en la puerta. No, no. De eso olvídense. Es justo lo contrario.Vamos a ser “bankeros” en la parte mala: en la de la deuda. El Estado ha ingresado ya en la entidad más de 4.500 millones de euros, a los que hay que sumar otros 7.000 millones que va a inyectar en los próximos días. Esto supone que cada español es propietario de Bankia por valor de 239,13 euros. O lo que es lo mismo, que la entidad nos debe ese dinero. Eso por no hablar del aumento de la prima de riesgo y del bono a 10 años.

¿Dónde está la CNMV?

Pero de todo el culebrón de Bankia lo que más llamativo resulta es la indefensión del pequeño accionista. Aquel que hace un año optó por ser “bankero” y comprar acciones de la entidad a un precio de 3,75€. Hoy pierde ya un 45% de su inversión,  por no hablar de aquellos que prestaron dinero a la entidad mediante preferentes, pagarés y demás ‘vehículos’.

Este “bankero” ahora se encuentra ante la encrucijada de vender o no sus acciones, saber si  quedarán diluidas, qué pasará con sus preferentes, si le abonarán los pagarés a un año al 4%. Eso es lo que ahora mismo le preocupa al que tiene su dinero en la entidad, y lo que debería preocuparnos a los demás.

Pero también debería preocuparle al Gobierno, al Banco de España y a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). Ésta última lleva desaparecida mucho tiempo en este asunto. Bankia no ha dejado de cotizar en ningún momento desde que el lunes Rodrigo Rato anunciara su adiós a la firma. Tampoco cuando empezaron a surgir los rumores de nacionalización, y ni siquiera hoy que ya tenemos hechos consumados encima de la mesa.Una inacción que ha alentado la caída del valor que, en 4 días, ha perdido 800 millones de euros.

Del Banco de España, ¡qué vamos a decir! El Gobernador MAFO lleva meses desaparecido en la reforma financiera. Es más, me atrevería a decir que desde que arrancaran los primeros cambios con Zapatero, estámissing. Ha cedido por completo el papel protagonista al Ministerio de Economía, con todo lo que ello conlleva de ausencia de regulación y de control, dando lugar a situaciones como la que ahora vivimos. La caída de un gigante con pies de barro que, Gobierno central, Comunidades y agentes sociales han intentado salvar a toda costa.

Y del Gobierno… ¡Ay el Gobierno! Se ha encontrado el pastel de una reforma financiera en ciernes, que ha habido que cambiar sobre la marcha. Ponerse a hacer lo que en otros países habían hecho hace cinco años y, lo que es peor, dando la sensación de que se está improvisando. ¿Es normal dejar pasar tres días entre el adiós de Rato y la nacionalización dejando que los rumores se apoderen del mercado? En absoluto. Estas cosas se hacen en fin de semana o en puente, no un miércoles a las ocho de la tarde y con el fútbol en la tele.

Pero no se preocupen. Bankia saldrá adelante gracias al dinero público, como ha ocurrido con otros bancos en Europa. Ustedes y yo pondremos nuestro dinero (para Bankia y el resto), y el Estado cobrará los beneficios por nosotros. Lo importante es que la rueda gire y no pare. Me recuerda mucho a los trileros. ¿Dónde está la bolita? ¿Aquí? ¿O quizá aquí? No señora. Estaba allí. Pues con los bancos es lo mismo. ¿Dónde está dinero? ¿aquí? ¿aquí? Nadie lo sabe, porque el ciudadano y la empresa no ven un duro.

Bienvenidos todos a la nueva banca.

Campeones de la Championes League del paro

Enhorabuena. Somos los campeones de Europa. La pena es que no estoy hablando de fútbol, sino de paro. Durante el último año en el conjunto de la Eurozona ha habido 1.700.000 desempleados, de los cuales 789.000 son españoles. Es decir, casi la mitad los aporta nuestro país.

 

De nada sirve lamentarse, de nada vale tirarse los trastos a la cabeza sobre si las culpas son de un partido político o de otro. Los parados no son de de nadie. Son un drama social al que todos y cada uno de nosotros tenemos que prestar especial atención.

Un país en el que no hay trabajo, es un país sin futuro. Un país en el que la población activa no tiene esperanzas de encontrar un empleo, es un Estado que tiene pocas posibilidades de salir adelante. Y en esto empezamos a rozar ya cotas preocupantes: según Randstad, cuatro de cada diez personas que tienen trabajo, tienen miedo a perderlo. Y además, los jóvenes ven con menor claridad su futuro que aquellos que ya son “seniors”.

La verdad es que no es de extrañar. Basta con mirar las cifras que ofrece Eurostat esta mañana: El 51% de los menores de 25 está en paro, frente al 22.1% de la zona Euro. Un panorama desalentador para los jóvenes, que cada vez miran con más ganas la salida al exterior como una forma de ganarse la vida.

 

En ocasiones se nos llena la boca dando lecciones sobre cómo ha cambiado o va a cambiar la manera de buscar empleo. Seremos pluriempleados, autónomos, buscaremos las sinergias para ver en qué podemos aportar cada uno. Algo que, sin duda, nos dicen los expertos, ayudará a fomentar el emprendimiento. Todo esto es cierto, pero no parece que sea suficiente.  Y si no, escuchad lo que nos dicen los estudiantes en una tertulia que hemos mantenido este miércoles en Primera Hora.

Ha llegado el momento de parar el balón. Mirar a nuestro alrededor y plantearnos qué queremos hacer con nuestro mercado laboral. No hablo ya de un diálogo social, que permita un acuerdo entre las partes para reformar la Ley. Hablo de algo más profundo: reforma laboral, políticas de empleo y educación. Contando para ello con todos los Partidos, Sindicatos, Estudiantes, Patronal, Universidades, centros de formación profesional, profesores, Institutos…

Puede parecer una ilusión. De hecho, me temo que lo es. Pero no nos queda más remedio que hacerlo con urgencia, de lo contrario, corremos el riesgo –como ya hay quien alerta- de crear una auténtica generación perdida.

El político a lo suyo. El ciudadano también

Debo reconocer que vivir en una democracia es maravilloso. El pueblo tiene la capacidad de elegir a sus representantes o, al menos, eso es lo que se supone. Al final asistimos a un bipartidismo, en el que las opciones más pequeñas tienen escasas posibilidades de salir adelante. Un hecho que me lleva a plantearme si es necesaria una reforma de la Ley electoral. Pero bueno, eso sería harina para otro post.

 

El caso es que nuestros políticos son conscientes de la importancia que tiene ser elegido por los ciudadanos. De hecho, están acostumbrados a pasar por ese examen cada cuatro años. Unas veces con nota, y otras sin nota. Pero el caso es que, últimamente -y creo que viene ya de antigüo- se están acostumbrando a utilizar el proceso electoral como arma arrojadiza.

Me explico. ¿Que Álvarez Cascos no tiene la mayoría absoluta en Asturias y quiere conseguirla? Convoca elecciones. ¿Al PSOE no le gusta la política del PP en Extremadura? Amenazamos con una moción de censura para, después, convocar elecciones. ¿Artur Mas está mosqueado con los PGE y quiere buscar la mayoría que ahora no tiene? Amenazo, de nuevo, con unas elecciones. Y así sucesivamente.

Resulta que nuestros políticos han pasado de entender las elecciones democráticas, donde cada ciudadano elige a su representante, como una reválida a sus tesis políticas cuando no están conformes con la situación del momento. ¿No me gusta? Elecciones para que me den la razón.

El problema es que puede ocurrirles como a Cascos. Que después de las elecciones la cosa ha ido a peor, en lugar de mejorar. Pero ya no sólo es eso. El goteo incensante de convocatorias electorales en España, amenaza con destrozar el “espíritu de voto” de la población.

La pasada semana teníamos la primera ronda de las elecciones francesas. Votaba el 80% de la población, un 10% más de la gente que acudió a las urnas el pasado mes de noviembre en España.

Pero esto no les preocupa. Tampoco el que la ciudadanía demuestre en las sucesivas encuestas del CIS un hartazgo permanente de los políticos. Fíjense que en el último barómetro el 68% cree que la situación es “mala o muy mala”. Pero esto no les preocupa. Una buena parte de ellos, que excepciones siempre habrá, sólo se ocupan de lo suyo y de sus intereses. El resto, les da igual. Pero no nos extrañemos. Los ciudadanos lo hemos asumido como algo normal, y no parecemos dispuestos a cambiarlo. Desde luego, en nuestra mano está.

¿Hacia dónde debe ir la Universidad española?

El gobierno aprueba una subida de las tasas universitarias sin precedentes. Hasta un 50% en el caso de la primera matrícula, que puede aumentar hasta el 100% para los repetidores de cuarta convocatoria. Un bonito “marrón” que se come el Ejecutivo Central para recortar gastos en el sistema y, de paso, echar un cable a las Comunidades Autónomas que son las que van a recibir los beneficios. Además se reduce la financiación pública al sistema, que hasta ahora era de hasta el 80%.

 

En términos prácticos, esta medida significa que cualquiera del millón y medio de estudiantes que hay en las facultades pasará a pagar hasta 32€ el crédito, frente a los 16 de media que se paga actualmente.

No está mal que se reduzca la contribución pública a las universidades, pero también debería hacerse una completa reforma del sistema de becas en España. Deben responder única y exclusivamente a criterios de mérito y después de renta. Dejando a un lado el resto de opciones, la movilidad entre ellas. Por hacernos una idea: el 34% de los alumnos está becado, según la OCDE, frente al 79% de los Estados Unidos. Pero la cosa no debe quedarse aquí, se debe profundizar todavía más.

Según los datos del ministerio de Educación, el gasto universitario en 2009 (últimos disponibles) fue cercano a los 10,5 millones de euros. Una cifra considerable pese a la cual ni una sola de nuestras universidades está entre las 100 más importantes del mundo. Además tenemos casi el doble de universitarios que Alemania –con la mitad de población- y una tasa de paro juvenil superior al 50%. Datos que nos tendrían que servir para abrir una profunda reflexión sobre el sistema, porque parece evidente que no funciona.

Según la OCDE hay cuatro modelos de universidad: los nórdicos, donde hay una matrícula muy baja, que implica un elevado número de becas. El americano, donde se paga una gran cantidad, pero hay numerosas ayudas. El de Japón, donde toda la financiación recae en el alumno –y sólo se beca al 33%- o el de los mediterráneos, donde las tasas universitarias son moderadas y no se otorgan muchas ayudas. ¿En cuál queremos estar? ¿Cuáles funcionan mejor? Parece que, a priori, deberíamos tender al primero o al segundo.

¿Motivos? En el ranking -ya mencionado- de las 100 mejores universidades, elaborado por la Universidad de Shanghai no aparece ninguna española hasta el puesto 201. Sin embargo, en esos puestos vemos que la mayoría son de Estados Unidos, Reino Unido, y también varios países del norte de Europa como Finlandia, Dinamarca o Noruega.

Esos deben ser nuestros referentes a la hora de establecer nuestro modelo universitario. Pero para esonecesitamos dos grandes cambios en nuestro país: por un lado el político, que exista el acuerdo suficiente entre partidos para que las universidades puedan disponer de fondos para I+D, nuevas formas de docencia, etc.

El segundo cambio es la presencia de la empresa en la universidad. Se necesita que estas instituciones estén más unidas. Que trabajen codo con codo, y que la iniciativa privada colabora con todos los medios a su alcance, sobre todo económicos.

Monarquía o III República

Uno nunca ha sido muy monárquico. Tampoco he sido muy republicano. Lo cierto es que nunca he reflexionado mucho sobre este tema. Pero en realidad, es algo de pura lógica, cualquier persona con mínimas convicciones democráticas debería ser republicana, ya que, de la misma forma que no creo en la religión cristiana, no debería creer en la monarquía. Si no creo en un dios hacedor del universo, no debería creer en un sistema de reino hereditario por la gracia de Franco. En España, a pesar de lo que dicen, hay pocos monárquicos. Unos son más JuanCarlistas que monárquicos, otros son de convicción republicana y otros son franquistas resentidos que creen que el Rey les traicionó a ellos y a los suyos. Sea como sea, cuando fallezca el Rey debería abrirse un debate serio sobre el futuro de nuestro país. No sé yo si los políticos actuales van a estar a la altura (en realidad, estoy seguro de que no), pero va a ser necesario tener una valentía, un sentido de Estado y unas firmes convicciones democráticas que actualmente no veo por ninguna parte en la clase política actual (y como siempre, me refiero las cúpulas de los partidos).

Pero eso nos deja varias reflexiones. La primera es sobre ése argumento que dice que “los presidentes de República siempre se enriquecen a costa del pueblo”. A eso es fácil responder que ya lo hace ahora la família real y, por otro lado, ¿qué hay más democrático que permitir a cualquier familia española enriquecerse a costa del pueblo, en lugar de ser siempre la borbónica? En segundo lugar, ante el argumento de “¿Y quienes serían candidatos a la Presidencia de la República? ¿Aznar, González y Anguita? ¡Para eso no cambiamos!” se podría argumentar que “hombre, personas mayores en los partidos españoles hay muchas, seguro que a alguien competente encontraríamos, aparte de a estos tres”.

Eneko presenta en una viñeta su visión de cómo renacerá la III República.

Pero creo que lo realmente fundamental sería definir claramente qué atribuciones tendría un presidente de la III República Española. ¿Qué poderes tendría? ¿Sería meramente representativa como el Rey? Ya puestos, mejor darle alguna atribución más, ya que te pones a cambiar el sistema estructural del país ¿Sería como un presidente francés, como uno alemán, como el presidente de EE.UU. o un Primer Ministro británico? Es todo un debate, aunque el modelo europeo me parece más adecuado y parlamentario que el anglosajón. La diferencia es quien tiene el poder real, el presidente de la República o el presidente del Gobierno. ¿Y quien elige al presidente del Gobierno en una República? ¿Lo deben eligir los electores o el presidente de la República a dedo? Son todas ellas cuestiones fundamentales para el futuro del país. ¿Y qué país queremos? ¿Uno centralista o uno federal/autonómico? ¿Damos representatividad específica a ciertas regiones históricas o seguimos con la estupidez del “Café para todos” del actual marco autonómico?

Yo, puestos a elegir, prefiero un estado federal en el que cada región escoja si quiere ser dependiente del Estado Central o ser un Estado Federal/Nación con competencias propias. Que cada uno decida qué quiere ser, en lugar de un modelo centralista francés o una autonómico español. En este sentido (y sólo en este) Alemania debe ser nuestra guía. No sólo porque es un sistema altamente eficiente (más por los propios alemanes que por el sistema en sí, lo reconozco), sino también porque da la libertad a cada región de decidir el modelo que más le beneficia. Eso, aunque muchos estén en contra, sólo hace que beneficiar al conjunto del país, porque las sensibilidades históricas quedan satisfechas y porque el crecimiento económico de cada región es proporcional a su esfuerzo, ingenio y modelo productivo.

Pero no me engaño. Esto es España. Aquí somos incapaces de ponernos de acuerdo en nada, dudo mucho que nuestros actuales políticos tengan suficiente altura de miras en temas tan fundamentales como los que planteaba en el tercer párrafo de este post. Hay demasiadas herencias políticas, ideológicas y guerracivilistas como para conseguir el reseteo necesario que este país necesita. Quizá, después de todo, la monarquía es lo más práctico, que ya se sabe que las reformas las carga el diablo y, conociéndonos acabaríamos en una dictadura sin darnos ni cuenta… OH WAIT!