Archivo de la categoría: Arturo Criado

Un #rescate con muchas dudas

 

No seré yo quien enmiende la plana a los técnicos del FMI, UE, BCE, Banco de España que consideran que con 100.000 millones de euros nuestros bancos van sobrados para capear el temporal. Y digo bancos, porque no quiero entrar a hablar de lo que podría ocurrir con todas las participadas –en especial en el sector inmobiliario- que tienen nuestras entidades financieras y que, en su cartera, tienen ladrillo para aburrir.

En lo que sí puedo enmendar la plana a los técnicos y, sobre todo, a nuestra clase dirigente, es en cuanto a despejar las dudas. 100.000 millones en línea de crédito (rescate) a nuestros bancos es algo muy bueno. Pero los inversores querrán aclarar antes de nada varios aspectos que, creo, son fundamentales para que realmente no quede ninguna pregunta sobre España.

¿A qué tipo de interés van a tener que pagar los bancos la ayuda recibida?Desde la U.E. se habla de un tipo aproximado del 3% o el 4%. Sin embargo, es factible que el Gobierno de España –vía FROB- eleve el tipo para garantizar que, sí o sí, las entidades paguen el rescate. (Y de paso, si se puede, hacer un poco de caja para el Estado.

¿Cuánto tiempo vamos a tener para devolver las ayudas? Si miramos el caso de Irlanda –que recibía 85.000 millones- tiene 15 años para hacer lo propio. Eso sí, el dinero aportado por el FMI (22.500 millones) debía devolverse en tres años. Es decir, antes de 2014.

¿Los tipos de interés van a computar como déficit del Estado? Dado que el Estado es quien recibe el dinero, los tipos de interés deberían computar como déficit del Estado. Sin embargo, en los demás rescates Europa ha eximido de este cómputo, para evitar ahogar a las eonomías rescatadas.

¿Aumentará la deuda pública? La respuesta es un sí rotundo. El Estado recibirá las ayudas en forma de deuda pública y, por ello, el endeudamiento estatal aumentará. Sin embargo, es una situación que no debe preocupar a priori. La media europea terminará –según las estimaciones del Gobierno- será del 91% del PIB, mientras que en el caso de España sería del 79,8%.

¿Cuál va a ser el grado de prelación a la hora de cobrar por parte del Estado?El Tesoro insiste una y otra vez en que no se va a cambiar el grado de prelación de los bonistas. Sin embargo, todo dependerá de la fuente que ponga el dinero encima de la mesa. Si se hace con el Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (que caduca el 30 de junio) no habría problema alguno. Ahora bien, la cosa puede cambiar con el Mecanismo Europeo de Estabilidad. En este caso la Unión Europea ha querido anticiparse a los problemas, y obliga a que los Estados rescatados hagan prevalecer la deuda europea frente al resto.

Este punto tiene que ser aclarado cuanto antes, ya que pueden producirse ventas masivas de deuda española por parte de los inversores, sobre todo extranjeros. Imagine usted que tiene deuda española comprada hace dos años y que, de repente, le dicen que en caso de problemas la prioridad de pago es para la U.E. Pues obviamente no querrá tenerla en su poder y venderá cuanto antes ya que, de un día para otro, hay más riesgo de impago.

¿Cómo se va a garantizar la devolución de los préstamos a las entidades financieras? Complicado saberlo hasta que las cosas no se aclaren. Si se hace en forma de capital, tal y como reclama Bankia, el FROB –y por ende Europa- pasarían a ser accionistas de las entidades. Por lo tanto, el dinero tendría que salir de la generación de valor y de negociaciones posteriores en bolsa.

¿Hay condicionalidad en el rescate? Como dice la canción, depende. Depende de quién hable. Si escuchamos al Gobierno, no. Si escuchamos a la oposición, sí. Y si oímos a Bruselas, quién sabe. Desde luego habrá exigencias claras y contundentes para el sistema financiero. Pero también para nuestra economía. No directamente, pero sí de forma indirecta. Los “hombres de negro” se van a ocupar de que España cumpla “a rajatabla” con las recomendaciones de la Unión Europea de hace unos días: subir el IVA, bajar el IRPF y las cotizaciones sociales, adelantar la entrada en vigor del aumento de la edad de jubilación, etc.

Todas estas preguntas, como han visto, todavía no tienen una respuesta clara que permita dar garantías a los inversores. Pero ya no sólo es esto, es que aún hay que estar muy pendientes de lo que ocurra con las Comunidades Autónomas y su déficit. La capacidad de financiación de las Autonomías es “hiper reducida” y por ahora no se atisba una solución al problema.

Pero ya no sólo es eso. Los analistas y, por ende, los inversores, no creen que los líderes regionales estén en condiciones de  resolver sus problemas de déficit de cara a este año.

Y por si tuviéramos poco. Por si hubiera pocas dudas sobre España, hay que tener en cuenta otras variables:

Grecia: El domingo se celebran elecciones presidenciales. No hay un ganador claro, aunque se apunta a una victoria de la izquierda anti Europea, que reclama negociar el rescate con los 27.

Italia: Si los inversores tienen dudas sobre el sector financiero de España, no hablemos de los italianos. Sus bancos están muy debilitados, y serán el siguiente objetivo de los mercados.

En definitiva, muchas preguntas abiertas, como para intentar recuperar la confianza de forma inmediata. Este partido, Sr. Rajoy, acaba de comenzar, y no va a ser un camino de rosas.

Artículo publicado en DiarioFinanciero DF.

Enhorabuena. Es usted “Bankero”



Nos preguntaba Bankia hace poco más de un año –antes de su salida a bolsa- si queríamos ser Bankeros e invertir en ella. Premonitorio mensaje, porque desgraciadamente ahora nos va a tocar a todos los españolitos ser “bankeros” de Bankia. Queramos o no.

Lo peor de todo es que no crean ustedes que vamos a ser banqueros de los de toda la vida. Ya saben, una especie de Botín o Fainé, con sus corbatas corporativas y chófer en la puerta. No, no. De eso olvídense. Es justo lo contrario.Vamos a ser “bankeros” en la parte mala: en la de la deuda. El Estado ha ingresado ya en la entidad más de 4.500 millones de euros, a los que hay que sumar otros 7.000 millones que va a inyectar en los próximos días. Esto supone que cada español es propietario de Bankia por valor de 239,13 euros. O lo que es lo mismo, que la entidad nos debe ese dinero. Eso por no hablar del aumento de la prima de riesgo y del bono a 10 años.

¿Dónde está la CNMV?

Pero de todo el culebrón de Bankia lo que más llamativo resulta es la indefensión del pequeño accionista. Aquel que hace un año optó por ser “bankero” y comprar acciones de la entidad a un precio de 3,75€. Hoy pierde ya un 45% de su inversión,  por no hablar de aquellos que prestaron dinero a la entidad mediante preferentes, pagarés y demás ‘vehículos’.

Este “bankero” ahora se encuentra ante la encrucijada de vender o no sus acciones, saber si  quedarán diluidas, qué pasará con sus preferentes, si le abonarán los pagarés a un año al 4%. Eso es lo que ahora mismo le preocupa al que tiene su dinero en la entidad, y lo que debería preocuparnos a los demás.

Pero también debería preocuparle al Gobierno, al Banco de España y a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). Ésta última lleva desaparecida mucho tiempo en este asunto. Bankia no ha dejado de cotizar en ningún momento desde que el lunes Rodrigo Rato anunciara su adiós a la firma. Tampoco cuando empezaron a surgir los rumores de nacionalización, y ni siquiera hoy que ya tenemos hechos consumados encima de la mesa.Una inacción que ha alentado la caída del valor que, en 4 días, ha perdido 800 millones de euros.

Del Banco de España, ¡qué vamos a decir! El Gobernador MAFO lleva meses desaparecido en la reforma financiera. Es más, me atrevería a decir que desde que arrancaran los primeros cambios con Zapatero, estámissing. Ha cedido por completo el papel protagonista al Ministerio de Economía, con todo lo que ello conlleva de ausencia de regulación y de control, dando lugar a situaciones como la que ahora vivimos. La caída de un gigante con pies de barro que, Gobierno central, Comunidades y agentes sociales han intentado salvar a toda costa.

Y del Gobierno… ¡Ay el Gobierno! Se ha encontrado el pastel de una reforma financiera en ciernes, que ha habido que cambiar sobre la marcha. Ponerse a hacer lo que en otros países habían hecho hace cinco años y, lo que es peor, dando la sensación de que se está improvisando. ¿Es normal dejar pasar tres días entre el adiós de Rato y la nacionalización dejando que los rumores se apoderen del mercado? En absoluto. Estas cosas se hacen en fin de semana o en puente, no un miércoles a las ocho de la tarde y con el fútbol en la tele.

Pero no se preocupen. Bankia saldrá adelante gracias al dinero público, como ha ocurrido con otros bancos en Europa. Ustedes y yo pondremos nuestro dinero (para Bankia y el resto), y el Estado cobrará los beneficios por nosotros. Lo importante es que la rueda gire y no pare. Me recuerda mucho a los trileros. ¿Dónde está la bolita? ¿Aquí? ¿O quizá aquí? No señora. Estaba allí. Pues con los bancos es lo mismo. ¿Dónde está dinero? ¿aquí? ¿aquí? Nadie lo sabe, porque el ciudadano y la empresa no ven un duro.

Bienvenidos todos a la nueva banca.

Campeones de la Championes League del paro

Enhorabuena. Somos los campeones de Europa. La pena es que no estoy hablando de fútbol, sino de paro. Durante el último año en el conjunto de la Eurozona ha habido 1.700.000 desempleados, de los cuales 789.000 son españoles. Es decir, casi la mitad los aporta nuestro país.

 

De nada sirve lamentarse, de nada vale tirarse los trastos a la cabeza sobre si las culpas son de un partido político o de otro. Los parados no son de de nadie. Son un drama social al que todos y cada uno de nosotros tenemos que prestar especial atención.

Un país en el que no hay trabajo, es un país sin futuro. Un país en el que la población activa no tiene esperanzas de encontrar un empleo, es un Estado que tiene pocas posibilidades de salir adelante. Y en esto empezamos a rozar ya cotas preocupantes: según Randstad, cuatro de cada diez personas que tienen trabajo, tienen miedo a perderlo. Y además, los jóvenes ven con menor claridad su futuro que aquellos que ya son “seniors”.

La verdad es que no es de extrañar. Basta con mirar las cifras que ofrece Eurostat esta mañana: El 51% de los menores de 25 está en paro, frente al 22.1% de la zona Euro. Un panorama desalentador para los jóvenes, que cada vez miran con más ganas la salida al exterior como una forma de ganarse la vida.

 

En ocasiones se nos llena la boca dando lecciones sobre cómo ha cambiado o va a cambiar la manera de buscar empleo. Seremos pluriempleados, autónomos, buscaremos las sinergias para ver en qué podemos aportar cada uno. Algo que, sin duda, nos dicen los expertos, ayudará a fomentar el emprendimiento. Todo esto es cierto, pero no parece que sea suficiente.  Y si no, escuchad lo que nos dicen los estudiantes en una tertulia que hemos mantenido este miércoles en Primera Hora.

Ha llegado el momento de parar el balón. Mirar a nuestro alrededor y plantearnos qué queremos hacer con nuestro mercado laboral. No hablo ya de un diálogo social, que permita un acuerdo entre las partes para reformar la Ley. Hablo de algo más profundo: reforma laboral, políticas de empleo y educación. Contando para ello con todos los Partidos, Sindicatos, Estudiantes, Patronal, Universidades, centros de formación profesional, profesores, Institutos…

Puede parecer una ilusión. De hecho, me temo que lo es. Pero no nos queda más remedio que hacerlo con urgencia, de lo contrario, corremos el riesgo –como ya hay quien alerta- de crear una auténtica generación perdida.

El político a lo suyo. El ciudadano también

Debo reconocer que vivir en una democracia es maravilloso. El pueblo tiene la capacidad de elegir a sus representantes o, al menos, eso es lo que se supone. Al final asistimos a un bipartidismo, en el que las opciones más pequeñas tienen escasas posibilidades de salir adelante. Un hecho que me lleva a plantearme si es necesaria una reforma de la Ley electoral. Pero bueno, eso sería harina para otro post.

 

El caso es que nuestros políticos son conscientes de la importancia que tiene ser elegido por los ciudadanos. De hecho, están acostumbrados a pasar por ese examen cada cuatro años. Unas veces con nota, y otras sin nota. Pero el caso es que, últimamente -y creo que viene ya de antigüo- se están acostumbrando a utilizar el proceso electoral como arma arrojadiza.

Me explico. ¿Que Álvarez Cascos no tiene la mayoría absoluta en Asturias y quiere conseguirla? Convoca elecciones. ¿Al PSOE no le gusta la política del PP en Extremadura? Amenazamos con una moción de censura para, después, convocar elecciones. ¿Artur Mas está mosqueado con los PGE y quiere buscar la mayoría que ahora no tiene? Amenazo, de nuevo, con unas elecciones. Y así sucesivamente.

Resulta que nuestros políticos han pasado de entender las elecciones democráticas, donde cada ciudadano elige a su representante, como una reválida a sus tesis políticas cuando no están conformes con la situación del momento. ¿No me gusta? Elecciones para que me den la razón.

El problema es que puede ocurrirles como a Cascos. Que después de las elecciones la cosa ha ido a peor, en lugar de mejorar. Pero ya no sólo es eso. El goteo incensante de convocatorias electorales en España, amenaza con destrozar el “espíritu de voto” de la población.

La pasada semana teníamos la primera ronda de las elecciones francesas. Votaba el 80% de la población, un 10% más de la gente que acudió a las urnas el pasado mes de noviembre en España.

Pero esto no les preocupa. Tampoco el que la ciudadanía demuestre en las sucesivas encuestas del CIS un hartazgo permanente de los políticos. Fíjense que en el último barómetro el 68% cree que la situación es “mala o muy mala”. Pero esto no les preocupa. Una buena parte de ellos, que excepciones siempre habrá, sólo se ocupan de lo suyo y de sus intereses. El resto, les da igual. Pero no nos extrañemos. Los ciudadanos lo hemos asumido como algo normal, y no parecemos dispuestos a cambiarlo. Desde luego, en nuestra mano está.

¿Hacia dónde debe ir la Universidad española?

El gobierno aprueba una subida de las tasas universitarias sin precedentes. Hasta un 50% en el caso de la primera matrícula, que puede aumentar hasta el 100% para los repetidores de cuarta convocatoria. Un bonito “marrón” que se come el Ejecutivo Central para recortar gastos en el sistema y, de paso, echar un cable a las Comunidades Autónomas que son las que van a recibir los beneficios. Además se reduce la financiación pública al sistema, que hasta ahora era de hasta el 80%.

 

En términos prácticos, esta medida significa que cualquiera del millón y medio de estudiantes que hay en las facultades pasará a pagar hasta 32€ el crédito, frente a los 16 de media que se paga actualmente.

No está mal que se reduzca la contribución pública a las universidades, pero también debería hacerse una completa reforma del sistema de becas en España. Deben responder única y exclusivamente a criterios de mérito y después de renta. Dejando a un lado el resto de opciones, la movilidad entre ellas. Por hacernos una idea: el 34% de los alumnos está becado, según la OCDE, frente al 79% de los Estados Unidos. Pero la cosa no debe quedarse aquí, se debe profundizar todavía más.

Según los datos del ministerio de Educación, el gasto universitario en 2009 (últimos disponibles) fue cercano a los 10,5 millones de euros. Una cifra considerable pese a la cual ni una sola de nuestras universidades está entre las 100 más importantes del mundo. Además tenemos casi el doble de universitarios que Alemania –con la mitad de población- y una tasa de paro juvenil superior al 50%. Datos que nos tendrían que servir para abrir una profunda reflexión sobre el sistema, porque parece evidente que no funciona.

Según la OCDE hay cuatro modelos de universidad: los nórdicos, donde hay una matrícula muy baja, que implica un elevado número de becas. El americano, donde se paga una gran cantidad, pero hay numerosas ayudas. El de Japón, donde toda la financiación recae en el alumno –y sólo se beca al 33%- o el de los mediterráneos, donde las tasas universitarias son moderadas y no se otorgan muchas ayudas. ¿En cuál queremos estar? ¿Cuáles funcionan mejor? Parece que, a priori, deberíamos tender al primero o al segundo.

¿Motivos? En el ranking -ya mencionado- de las 100 mejores universidades, elaborado por la Universidad de Shanghai no aparece ninguna española hasta el puesto 201. Sin embargo, en esos puestos vemos que la mayoría son de Estados Unidos, Reino Unido, y también varios países del norte de Europa como Finlandia, Dinamarca o Noruega.

Esos deben ser nuestros referentes a la hora de establecer nuestro modelo universitario. Pero para esonecesitamos dos grandes cambios en nuestro país: por un lado el político, que exista el acuerdo suficiente entre partidos para que las universidades puedan disponer de fondos para I+D, nuevas formas de docencia, etc.

El segundo cambio es la presencia de la empresa en la universidad. Se necesita que estas instituciones estén más unidas. Que trabajen codo con codo, y que la iniciativa privada colabora con todos los medios a su alcance, sobre todo económicos.

La derrota de Arenas abre heridas en el PP andaluz

Jornadas de reflexión las que se abren a partir de hoy para el Partido Popular. Sólo cuatro meses han bastado para que 400.000 votos se hayan esfumado en Andalucía. Pero ya no sólo eso, es que al igual que ocurría en las generales, la victoria (derrota) de Javier Arenas llega por demérito de los socialistas. De hecho, si miramos la diferencia de votos, nos damos cuenta de que tan sólo llega a los40.000 afavor de los populares.

 

¿Qué es lo que ha fallado? Eso es lo que van a tener que dilucidar a partir de ahora los dirigentes populares. En primer lugar, lo que falla es el candidato. 4 veces 4 son las que Javier Arenas ha perdido unas elecciones en Andalucía. ¿Llegará a por la quinta? A tenor de sus palabras, poco se puede decir…

 

Si se hace caso a las urnas, no debería. Y a tenor de lo que dicen los andaluces, tampoco. Según el CIS Arenas obtiene una nota de 4,23. Griñán, por su parte, un 4,5. Pero es que el 22% de los andaluces, aseguran que su actuación política es mala o muy mala.

La campaña electoral

Pero no todos los errores corresponden al candidato. También ha habido fallos garrafales en la campaña electoral. Poco apoyo de Madrid, y la negativa a participar en el debate de Canal Sur, que ha dado alas a Griñán y a Diego Valderás (IU) para captar el voto descontento con el Partido Popular.

De hecho, tanto PSOE como IU han basado buena parte de su campaña en el clásico “miedo a la derecha”. Algo que Arenas ha rechazado combatir, pensando que una campaña de perfil bajo podría beneficiarle. Sin embargo, estamos –una vez más- ante el clásico complejo de la derecha a “combatir” esos cliché que se repiten una vez tras otra.

Obviamente, en este caso a Arenas no le ha ayudado nada la política de recortes del Gobierno central, ni tampoco la sombra permanente –y no despejada- de que pueda llegar el copago sanitario o educativo.

El nuevo bastión socialista

Pero la derrota de Arenas puede complicar mucho más la cosa al Partido Popular de lo que  se piensa. Andalucía se puede convertir, de la mano de Griñán, en el nuevo bastión socialista desde el que hacer oposición al Gobierno Central. De hecho, el ejecutivo autonómico podría oponerse a aplicar muchas de las políticas de recortes que se fijen, tal y como ocurría en el último Consejo de Política Fiscal y Financiera.

Mucha autocrítica va a necesitar, por tanto, Rajoy en Andalucía. Pero también en Asturias. Allí los resultados han sido más o menos parejos a los que obtuvieron hace 10 meses. Sin embargo, están condenados a entenderse con Foro Asturias. El Partido de Álvarez Cascos, que abandonaba la formación azul antes de las pasadas elecciones, y que se ha convertido en la segunda fuerza más votada.

Nuevo error de tiro de Rajoy, que no quiso llevar a Cascos como número 1 de la lista, ya que representaba el pasado. Sin embargo, el tiempo ha demostrado que era la mejor opción para conseguir hacerse fuerte en el Principado.

Artículos relacionados

Entrevista a José Antonio Griñán, Presidente de la Junta de Andalucía por @macintas

Entrevista a Martín de la Herrán – Candidato de UPyD a la Junta de Andalucia por @emartinp

Entrevista a Javier Arenas – Candidato de Ppopular a la Junta de Andalucía por @marvazquezlorca

Giro a la izquierda por @carlosribanez

Todo lo que tiene que decirse de la comunicación hasta llegar al 25M en Andalucía por @marvazquezlorca

Es urgente abaratar el coste laboral

El coste laboral medio por trabajador y mes asciende a 2.683 euros. Es decir, un punto y medio más que hace tan sólo un año. Y lo hace en un momento en el que la crisis económica se encuentra en pleno auge, las ventas caen de forma sistemática, y las empresas cada vez venden menos. […]

El fútbol, las deudas, y el opio del pueblo

La situación del fútbol deja bastante que desear económicamente hablando. Como muestra un botón: al término de la pasada temporada, doce clubes de la segunda B perdieron la categoría por impagos a sus jugadores. Pero no sólo eso, es que hay clubes como el Zaragoza, Racing de Santander o Málaga que, en los últimos años, […]

Ryanair o cómo crecer al calor del dinero público

Actualizado a 8 de febrero tras conocerse que Air Nostrum presenta ERTE para sus trabajadores

Si eres de los que piensa que todo vale para ganar dinero, a partir de hoy tendrás un nuevo referente: Michel O’Leary. El presidente y fundador de Ryanair, que no ha tenido mejor idea que aprovechar una manifestación de trabajadores de Spanair en Bilbao para fotografiarse de esta guisa delante de ellos:

Michael O'Leary en el aeropuerto de Bilbao

La foto se la ha hecho después de anunciar que Ryanair va a abrir nuevas rutas por media España, aprovechando el cierre de Spanair. Algo que, por cierto, están haciendo la mayor parte de las compañías, como también intentan –algo que quiere O’Leary también- contratar en ventajosas condiciones a aquellos que ahora se van a la calle. Sin embargo, hay que señalar que los empleados de la catalana han intentado boicotear sistemáticamente el acto de la irlandesa.

Pero lo de hoy no deja de ser una provocación más del presidente de la low-cost, cuya estrategia comercial se basa precisamente en llamar la atención. Bueno, en eso y en los bajos precios de los billetes. ¿Cómo los consigue? No voy a entrar en cuestiones de seguridad, combustible, salarios, ni nada parecido. Solamente voy a fijarme en datos concretos que ponen de relieve que para su expansión por España, cuenta con un gran apoyo de los gobiernos regionales.

Sí señores, como lo oyen, esos ‘reinos de taifas’ que intentan ganar cuota turística –o lograr fines nacionalistas- a costa del dinero del contribuyente. Para ello emplean los llamados “acuerdos de promoción turística” que, entre 2007 y 2011, han supuesto el desembolso de 247.280.000 de euros, según datos de la Comisión Nacional de Competencia.

De esa cantidad, dos son los grandes beneficiados: Air Nostrum y Ryanair que se llevan la mayor parte. (Resulta curioso que Air Nostrum -filial regional de Iberia, sea la campeona y ahora mismo presente un ERTE para su plantilla). Pero es que este gasto que hacen las Autonomías, no implica la llegada de más turistas. Como muestra, un botón de los aeródromos que más dinero han recibido:

Zaragoza es el aeropuerto que más aportación tuvo: 34 millones de euros   euros entre 2007 y 2011. El primer año pasaban por él 512.184 personas, al término del período 162.384.

¿Repetimos la operación? Miremos Santander: de 761.780 pasajeros a 200.032. ¿Otra vez? León pasó de 161.705 turistas a 17.799.

Pero por si queda alguna duda, vamos a poner en relación el gasto por pasajero de Cada Comunidad, con el número de viajeros recibidos

Vistos los datos, y por decir la verdad de todo, hay que señalar que en el último año se ha producido un descenso en el número de viajeros a escala internacional. Sin embargo, para el objeto de este artículo nos sirve. El gasto en “promoción turística” de las Autonomías no tiene correlación con el aumento de turistas.

Con este tipo de iniciativas lo único que conseguimos es sustentar un modelo aéreo de “naves en el aire”, a costa del erario público. Y ojo, que habrá quien me diga -como mi querida twitera Cristina Alcázar– que de este manera se consiguen muy buenas ofertas, y que a un precio relativamente asequible podamos viajar en avión de punta a punta.

La iniciativa privada debe ser rentable por sí misma

Estoy de acuerdo en ello. Sin embargo, debemos empezar a plantearnos que NO todo vale. Que no se pueden sustentar sectores económicos (por ejemplo las renovables o las bajo coste) con ayuda pública. La iniciativa privada debe ser viable por sí misma, y si no lo es, debe cerrar. Así de sencillo.

Sin embargo me temo que en el caso que nos ocupa, el de Ryanair –que presiona hasta el límite para recibir ayudas en Cataluña– y el bajo coste, no lo vamos a conseguir. ¿Porqué? Simple. Estamos en un país en el que hemos creado 17 mini gobiernos nacionales, en el que todos compiten por tener todas las infraestructuras y competencias del Estado Central. No sólo eso, sino que además compiten entre ellas, en lugar de luchar de forma conjunta para atraer inversiones y viajeros.

Nota del autor: En El blog salmón tenéis más datos sobre Ryanair