El discurso optimista de Rajoy no convence, no genera credibilidad y ¿qué más?

Desde que llegó a La Moncloa, Rajoy ha tenido un mensaje optimista centrado en la fortaleza de España. Él quería huir de los errores de Zapatero y por eso trata de hablar poco. Cinco meses después, con la prima de riesgo a 540, ha dado un giro. Ha comparecido esta semana; el lunes dio su primera rueda de prensa en solitario en España (Sí, WOW).

Creo que hay un dicho que asegura que la diferencia entre un pesimista y un optimista es que el pesimista es un optimista bien informado. Pero, entre los optimistas hay varias clases. Desde lo que se considera optimismo normal, hasta el optimismo empedernido. Este estado de optimismo sitúa a quien lo posee, directamente fuera de la realidad, en un mundo de ensoñación muy cercano al que se obtiene por sustancias euforizantes y psicotrópicas. Por lo que personalmente creo que los jardines de la Moncloa deben actuar a modo de gigantescos alucinógenos y que afectan gravemente a quienes viven y trabajan allí.

Si esto no es así, no se puede explicar el exagerado e infundado optimismo que expresa Rajoy cuando niega que estemos al borde del abismo. Igual es que no se ha dado cuenta de que no es que estemos en el borde, sino que estamos en caída libre y nuestro paracaídas de seguridad se llama UE y el Banco Central Europeo (Be water my friend). Pero además de negarlo todo, usa el lenguaje esotérico de afirmaciones como “No caminamos por un sendero de rosas, pero no se acerca ningún Apocalipsis” o “Ni nos hemos librado de las amenazas, ni vamos a sucumbir a ellas”. También, “Quiero enviar un mensaje de serenidad, que no significa olvido, descuido ni indiferencia”.

Sí, él afirma la solidez de España y todas esas frases hechas (mal hechas) que requiere el guión del relato para que no cunda el pánico. Pero cuando se confunde deseos con realidad, se exagera el optimismo y se limita a tener un comportamiento pragmático y no realista.

El relato, los discursos grandilocuentes y llenos de arengas para intentar generar optimismo, hoy no valen. La realidad española es tan dramática que hacen falta hechos y gestos que demuestren que el PP y este Gobierno ha merecido el voto de casi once millones de españoles. Hasta ahora, este modo de proceder no irradia convicción alguna. Es más, la torpe gestión del tema de la enésima reconversión del sistema financiero, particularmente lo de Bankia, ha desdibujado la escasa confianza que pudiera quedar en la marca España. Ya no gustamos, ya no vendemos, ya no resultamos convincentes, ya no atraemos, ya no enamoramos. Ya no hay confianza. Y sin confianza ¿qué queda?.

Un optimismo injustificado. Igual es el ambiente de la Moncloa. Por si así fuera, le sugiero un cambio de residencia oficial y una buena dosis de realismo político y social. Visite más las colas del INEM, los supermercados, los comedores sociales de Cáritas. Sea realista, presidente, o lo que es lo mismo, un optimista bien informado.

Mar Vázquez Lorca

Asesora en Comunicación Pública y Política. Licenciada en Periodismo por la Universidad de Sevilla y Máster en Comunicación Institucional y Política de la Universidad Carlos III, Unidad Editorial y Cremades Calvo & Sotelo. Dircom de mcomunicación

More Posts - Website

Follow Me:
Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

tres − 3 =