El precio del bienestar

110 millones de euros pagamos a diario por los intereses de la deuda pública

Desde el inicio de esta crisis-estafa nos han venido contando que el estado de bienestar que disfrutábamos era totalmente insostenible y que los españoles vivíamos muy por encima de nuestras posibilidades. Éramos todos unos derrochadores que gastábamos medicinas sin necesitarlas, queríamos más médicos de los que nos hacían falta, teníamos la desfachatez de aspirar a un contrato de trabajo con unas mínimas garantías, demandábamos una educación digna para nuestros hijos, pretendíamos tener policías, bomberos, asistencia para nuestros dependientes y todo eso sin querer que nos bajaran el sueldo o congelaran las pensiones.

 
Si los tristes atentados del 11-S sirvieron para que los mandatarios mundiales tuvieran carta blanca para usurpar nuestra privacidad y dejarnos totalmente desprotegidos, ésta crisis programada por los 4 o 5 que rigen los destinos del planeta ha sido la excusa perfecta para ponerles en bandeja de oro todo lo que venían reclamando desde hace mucho tiempo. Es decir, despidos libres, contratos basura, recortes de derechos, bajadas de sueldos y crear la necesidad de encontrar un empleo, sea bajo las condiciones que sea, convirtiéndonos de ésta forma en más súbditos que nunca y cambiando nuestra añorada libertad por miedo.

 
El Gobierno ha impuesto un tijeretazo de 16.092 millones a las comunidades autónomas y entidades locales para los años 2014 y 2015, que vienen a sumarse a los brutales recortes impuestos en estos años anteriores. Evidentemente Sanidad y Educación volverán a ser los dos grandes perjudicados, al suponer estas dos partidas el 40% y el 20% de las CCAA respectivamente.

 
Este jueves, 22 de enero, se ha cerrado de forma oficial el rescate bancario por un importe total de 41.300 millones que han servido para recapitalizar la banca y convertirlos, aparte de en entidades saneadas en las inmobiliarias más grandes del país con un ingente parque de viviendas. Recuperar la fluidez del crédito hacia las pequeñas y medianas empresas y a los hogares españoles, que era uno de los objetivos principales de dicho rescate no se ha cumplido, pero nadie se preocupa por esto; se limitan a felicitarse mutuamente por el enorme éxito obtenido a costa de los bolsillos de los españoles porque, a contrario de lo que nos vendió Rajoy en principio, el Gobierno ya ha reconocido que ese dinero no podrá ser devuelto por los bancos.

 
41.300 millones, o dicho de otra forma, 2,5 veces los recortes previstos para los dos próximos años. Por tanto, lo insostenible no era el llamado estado de bienestar sino el cráter que había formado el sector bancario en el país. La sanidad y la educación no son imposibles de financiar, lo imposible es mantener las múltiples duplicidades en la administración, costear los sueldos millonarios de los ex dirigentes en las multinacionales y rellenar todos los agujeros ocasionados por la corrupción. 110 millones de euros pagamos a diario por los intereses de la deuda pública que, en dos años de gobierno PP ha pasado del 62% del PIB al 93,4%. Eso es lo insostenible, Sr. Rajoy, no los medicamentos para los enfermos de cáncer.

 

Artículos relacionados:

¡Gana la banca!

Privatización de la seguridad

José Antonio Bustamante Pérez

Empresario, 25 años dedicado a la exportación y una breve incursión en la Administración Pública (Delegación de Turismo de Sanlúcar de Barrameda). Ha participado en campañas políticas, etc.: A nivel local (Sanlúcar de Bda.). Actualmente inmerso en un proyecto que aglutine partidos independientes en la provincia de Cádiz.

More Posts

Follow Me:
Twitter

Un comentario sobre “El precio del bienestar”

  1. Un articulo muy parcial, muy digno de un candidato a político. Suscribo al 200 % la ultima parte del articulo, los bancos tendrían que haber sido como las empresas, los que hubiesen tenido que quebrar pues nada a cerrar y quebrar, pero incluyamos a los preferentistas, si a esos que se reían de ti porque su “amigo” les había conseguido unos fondos muy rentables “avalados” por el gobierno porque eran de las cajas, y que si lo analizamos, lo que querían eran “robar” dinero de todos a través de las cajas. No he leído a ningún político decir esto, es un colectivo grande son muchos votos.
    Estoy harto de que los recortes en sanidad y educación suponen empeorar el servicio, eso es mentira, una burda mentira que ningún político se atreve a tocar porque es enfrentarse a su guardia pretoriana, los funcionarios.
    Nos vamos a basar en dos ejemplos muy simples y luego a partir de ahí saque vd sus propias conclusiones.
    Cuando vas al especialista, en los últimos años se ha implantado una mejora del servicio muy espectacular, los médicos ven tu historial en el ordenador y te recetan por el ordenador, funciones que antes desempeñaban las enfermeras, buscaban los historiales, los archivaban, rellenan recetas, … ahhh pero la enfermera sigue allí una para cada médico, se podría reducir a una para cada 3 por ejemplo, no se, sabe cuanto dinero es ese, y no me cuente lo de que más parados, si tenemos que subvencionar personas, subvencionemos gente que “produce” no gente que “consume”. Por cierto es la segunda carrera con nota más alta de corte en la universidad, si enfermería, nuestros mejores CV quieren ser o médicos o enfermeros, dos profesiones dignas para levantar un país en crisis.
    Entremos en la mentira de la educación, nos han vendido que todos podemos ser ingenieros porque todo el mundo tiene derecho a ser universitario. Entonces estamos generando con nuestras universidades, 10 más ingenieros que los que necesita el país, y esto ha supuesto que los empresarios se aprovechen y puedan contratar ingenieros a 900 € y ahora también se aprovechan otros países. Pero eso no es lo peor, lo peor es que a muchas familias pasándolo mal para que sus hijos terminen los estudios para nada, y todo porque, porque hemos bajado el nivel para que todos puedan tener estudios, se pueden ver informes internacionales, y que se beneficia además de los empresarios, pues esta claro los funcionarios de universidades, tendríamos que ajustar las plantillas a las necesidades del mercado, se imagina cuantos profesores universitarios de esos que están todo el día en tertulias sobran. Pero es mejor, y más social explicarles a los padres la realidad de sus hijos lo antes posible y no tenerlos engañados, para quitarles el dinero, y que sus hijos estén ocupados para desactivarlos del mercado de trabajo, ahora ya todo el mundo tiene que hacer,
    masters, es muy jugar con los sentimientos de las personas, muy duro pero que muy duro.

    Como ha podido ver los políticos actuales no son santo de mi devoción, por eso yo si que intento cambiar esto cuentosycuentas.com

    Saludos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

13 − 4 =