Elecciones en México 2015

Elecciones en México 2015: las nuevas reglas del juego

Elecciones en México ¿el por qué?

Las elecciones en México a efectuarse en el presente año, suponen ser diferentes en varios aspectos. Debido a las reformas político-electorales que fueron aprobadas el año pasado, las reglas del juego cambian. Es por eso que resulta pertinente esbozar un panorama que esclarezca la motivación de dichas reformas, así como los cambios que pretenden generarse con ellas. Las elecciones en México modifican su relación con los partidos políticos.

Bajo esta premisa, resulta pertinente cuestionarse; ¿En qué serán diferentes estas elecciones?, ¿Cuáles son las reglas del juego?, ¿El PRI recibirá voto de castigo?, ¿Cómo se perfilan los partidos políticos en estas elecciones intermedias? Son preguntas a las cuales buscaré dar respuesta.

Datos sobre las elecciones en México

Según el Instituto Nacional Electoral (INE) estas elecciones serán la más complejas y concurridas en México, ya que estiman que el listado nominal de ciudadanos se integre con más de 82.5 millones de ciudadanos a finales de los primeros meses del año presente.

Este año habrá elecciones en México internas en 17 entidades: en nueve se elegirán gobernadores, en el distrito federal 16 delegados y la renovación de la asamblea legislativa, y en 6 entidades 887 presidentes municipales. Así mismo, como cada tres años, se renovará la cámara de diputados Federal y en las entidades con elecciones, seis de ellas renovaran congreso local.

Primeramente, es importante mencionar que la reforma política aprobada en 2014 pretende lograr una competencia electoral más estricta, a su vez que los ciudadanos sientan certidumbre a la hora de emitir su voto, perciban un sistema más equitativo y transparente, imparcialidad en los órganos electorales, así como sanciones si es que se cometen faltas.

Surge una nueva ley electoral y con esto desaparece este año el Código Federal de Instituciones y Procedimientos Electorales (COFIPE) y aparece la Ley general de Instituciones y Procedimientos Electorales (LEGIPE). Esta ley cambia en esencia y de forma importante la manera en la que se fiscalizaran las campañas. Los partidos políticos deberán rendir cuentas sobre sus mecanismos de ingresos y egresos durante las campañas electorales así como recibir sanciones administrativas correspondientes en caso de no cumplir con la ley.

1488716_10152717388743915_6371364276255890548_nLa motivación de los cambios constitucionales, es fundamentalmente el fortalecimiento de nuestras instituciones con el objetivo de generar más participación y que ésta sea mucho más inclusiva y respetada. Las cifras de los últimos años, no revelan un panorama muy alentador; en 2003 solo un 42% votó y en 2009 así como en 2012 un 45%.  Los ciudadanos han demostrado, cada vez con mayor énfasis, un rechazo hacia sus instituciones.

Algunos estudiosos del tema, aseveran que la poca participación se debe principalmente a dos factores: primeramente las crecientes desigualdades sociales en el país. Estas han provocado una exclusión que genera una fuerte ruptura con la propia comunidad y por ende, con un sentido de pertenencia. Esto tiene como consecuencia una enajenación al sistema político y por tanto, niveles elevados de abstencionismo.

Aunado a esto, el segundo factor es la desacreditación al sistema político, principalmente hacia los partidos políticos. El ciudadano se siente cada vez más alejado de sus gobernantes, y que estos no los representan. Lo que tiene como consecuencia una alarmante crisis de gobernabilidad.

No deja de ser esto un círculo vicioso ya que los ciudadanos por no sentirse representados o no tener un sentido de pertenencia, no salen a las calles a votar. Por tanto, llegan al poder gobernantes con poca o nula legitimidad y esto propicia que la gente continúe con un sentimiento de exclusión e introducida en un sistema con el cual no se identifica.

Las elecciones con mayores niveles de abstencionismo en México fueron las de 1979, 1988 y 2003 todas por encima de 50% de no participación. Es importante destacar que la primera y la última fueron elecciones intermedias, las cuales tienden a tener menor nivel de participación que aquellas que son simultáneas a las presidenciales.

A pesar de ser el voto la forma más elemental de participación política, muchos han decidido la abstención, la cual se ha mantenido a la alza. Algo revelador es el hecho que el mexicano no cree que los políticos se preocupen por ellos, sin embargo, siguen votando. ¿Cómo se explica?

Esto es debido al significado que tiene para el mexicano su voto; tienden a votar más por cumplir con un acto cívico que por la creencia de que puedan cambiar algo, entonces: ¿qué deben hacer las instituciones y los partidos políticos para que las elecciones dejen de verse como una mera práctica rutinaria? Uno de los mecanismos pensados es sin duda la creación de nuevas leyes, y las dos nuevas figuras en escena de las cuales hablaré enseguida.

Las elecciones del 2015 se perciben mucho más integrales que las anteriores por dos figuras que surgen como parte del entramado democrático;  como número uno está el hecho de que sea la primera vez que se aplica la figura de candidaturas independientes para las elecciones locales. Que si bien, no son la solución de un sistema democrático, si renuevan y refrescan el sistema.

Después de mucho tiempo de pugnarse, este año será posible competir en las elecciones por fuera de un partido.  A pesar de que considero que la ley no es la más apropiada, debido al conjunto de requisitos excesivos y desproporcionados, se tendrá esa posibilidad este año y se verá el cómo se puede hacer campaña para conseguir un registro con las limitantes de la ley.

Será interesante la reacción del ciudadano ante esta nueva figura. Sin embargo, considero que la mayoría no alcanzaran el registro. Principalmente porque la conciencia colectiva no se encuentra familiarizada del todo por estas opciones.

Elecciones en México: la reelección de candidatos

Como segundo punto está la figura de la reelección, la cual ya será aplicable para diputados locales y presidentes municipales que se elijan en el 2015. Esté no será el caso para los diputados federales. Así mismo la reelección tiene una excepción, ya que solo es permitida dentro de un sistema de partidos, no está contemplada para aquellos que le apuesten a las candidaturas independientes.

Esbozando el panorama actual cabe destacar que de los nueve Estados en los cuales se renovaran las gubernaturas: en seis gobierna el Partido Revolucionario Institucional (PRI), en dos el Partido Acción Nacional (PAN), y en una el Partido de la Revolución Democrática (PRD).

¿Por qué debe considerarse como una posibilidad que el PRI reciba voto de castigo? Debemos recordar que en las últimas tres elecciones intermedias se ha castigado al PRI. En 1997 el PRI pierde por primera vez la mayoría en el congreso, dos gubernaturas y el Distrito Federal. Por tanto, es posible que el PRI no logue la mayoría absoluta, sin embargo, es posible se mantenga en primera fuerza.

Para lograrlo buscará la designación de los perfiles más populares y conocidos así como los que mejor vayan en las encuestas más allá de amiguismos y grupos, ya que no pueden correr el riesgo de perder el control en el congreso Federal. Actualmente el PRI tiene alianza con el partido verde (PV) y con el Partido Nueva Alianza (PANAL). Empero a pesar de su mayoría en el congreso, no tiene la suficiente representación para sacar reformas.

Por otro lado, será la primera aparición a una elección del partido MORENA, el cual es liderado por el ex candidato a la presidencia Andrés Manuel López Obrador. ¿Cuáles será su trascendencia?

De los tres partidos nuevos el de López Obrador es en el que la atención está más centrará, ya que nadie duda de que mantenga el registro debido a la gran cantidad de simpatizantes que tiene, su presencia su duda desestabiliza muchas balanzas en varios Estados, coartando así el equilibrio que se tiene establecido por algunos partidos.

Aunado al empuje natural de López Obrador, probablemente los partidos de izquierda buscarán aliarse. Si MORENA logra pelear el tercer lugar, crecerá a pasos agigantados y para esto, debe hacerse presente en regiones donde haya votaciones locales. Por otro lado, no debe solo enfocarse en el voto de izquierda, ya que esto podría encaminarlo a perder su registro.

Finalmente se vislumbran alianzas entre partidos en prácticamente todos los niveles, sin embargo, el PAN ha manifestado que irá solo. Esto resulta lógico si se toma en consideración que militantes del partido manifiestan que diez de los veinte municipios en los que hay mayor concentraciones de panistas a nivel nacional, habrá elecciones en 2015.

Por lo menos cuatro de ellos son capitales de estados en los que elegirán gobernadores. Por tanto, al contar con una gran militancia para hacer campaña, deberá enfocarse en ganar estados como Nuevo León, Jalisco, Michoacán. ¿Lo conseguirá?

Sin duda el gran reto inmediato radica en ser transparentes y tener reglas claras de participación en todos los niveles de puestos de elección;  transparencia de los padrones de militancia, reglas abiertas, procurar que todo esté a la vista pública así como una actitud responsiva, son algunas de las recomendaciones a los candidatos. De esta forma será posible voltear a ver a los partidos desde otra óptica: la de representación.

Airée Coronado López

Analista político, articulista en diversos espacios de opinión y análisis. Sus colaboraciones como analista incluyen ensayos, columnas y reseñas de libros. Licenciada en Ciencias Políticas y Gestión Pública por el ITESO con especialidad en mercadotecnia. Tiene un diplomado en políticas públicas por la misma institución. Tiene estudios en comunicación política, análisis conductual, y filosofía. Ha sido ponente en congresos nacionales e internacionales.

More Posts

Follow Me:
Twitter

2 comentarios sobre “Elecciones en México 2015”

  1. Sin duda alguna, la democracia mexicana y en cualquier país está en riesgo por inestabilidad política y la ingobernabilidad. Por ellos, la reforma a los institutos electorales locales me parece importante, ya que refuerza la creación del Instituto Nacional de Elecciones. Quienes ven el costo de realizar elecciones en un asunto solamente de dinero, pero por desgracia es sólo una visión muy limitada.
    Hasta hace algunos años, los aspectos fundamentales del diseño institucional electoral no era parte importante de la disputa política entre los partidos políticos, que son actores importantes, al igual que los ciudadanos.
    Para que podamos evaluar el presente y construir futuro es necesario mirar hacia atrás para comprender el esfuerzo de las generaciones pasadas, en este caso, en la construcción del andamiaje institucional electoral nacional.

  2. Considero que este proceso electoral esta siendo una elección mas para la ciudadanía, el hartazgo que vive la sociedad por el constante desaseo y falta de buenas propuestas por los políticos hoy en día, hacen que el nivel de abstencionismo vaya en aumento. No hay oferta política, demasiados partidos políticos y falta de buenos cuadros y talentos provocan apatía en la población.
    Dudo que de aquí al 7 de junio cambie este pensar en la mayoría de la gente, pero lo que si deseo es que haya un alto indice de participación para así exigir nuestros derechos ante las próximas autoridades electas, sean del partido político que sea.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

nueve + 12 =