En busca del discurso perdido: crisis, paso del tiempo y Rajoy

Foto: TAREK/PP

Repasando esta semana en imágenes (tributo in memoriam a Felipe González en el PSOE con Zapatero y Rubalcaba (@_Rubalcaba_). Mariano Rajoy de nuevo perdido o Carme Chacón sin papeles delante de su partido, …) me ha sobrevenido esta cuestión: ¿Dónde está el discurso político?

En los momentos de alabanza y euforia, a José Luis Rodríguez Zapatero se le llegó a calificar de líder postmoderno, entre otras cosas por su capacidad de manejar los llamados significantes: talante o alianza de civilizaciones, por ejemplo. Incluso cuando la crisis económica era evidente, quería seguir negando el significante, aun cuando en esto el significado se impuso a tal negación, coló. De hecho, él mismo era capaz de condensarse en un mínimo significante: ZP. Unos decían que no había nada tras tal significante y que carecía de discurso.

Pero Rajoy(@marianorajoy) es distinto. Su política y su estrategia de liderazgo sin diferentes, las cuales se centran simplemente en dejar hacer y que las cosas (y los días) pasen, en dejar trabajar al tiempo. Simpleza en puro estado y convicción profunda de la desaparición del sujeto, creyendo que son los sistemas los que operan. Esta es su convicción.

Entonces, ¿no tiene discurso? ¿Es este?. Por ejemplo, cuando comparece ante los medios, no pretende hacer discursos y lo más grave, se proyecta la percepción de que nunca dice nada. Por lo que tampoco pretende tenerlo. Entendiendo esto, no nos sorprende su convicción y que no apele a grandes valores ya que su percha ideológica empieza y acaba en las referencias al sentido común.

Sus construcciones sintácticas son reiterativas: “Mire usted…. Es una cuestión de sentido común…”. Sorprendente y sin decir nada. De hecho, quienes lo conocen desde su etapa en la Xunta de Galicia, le definen como un “hombre sin prisa”. El gallego pertenece a esa estirpe de políticos
caracterizada por sus silencios y por dejar que el tiempo vaya poniendo en orden los asuntos pendientes.

Sin embargo, Rajoy ha demostrado una gran capacidad en el debate (parlamentario o televisivo) en los diálogos con otros. De hecho, pocos le han visto como perdedor. Tiene capacidad retórica y (tal vez su mejor arma) no pretende convencer a nadie, limitándose a destruir los discursos de los oponentes. En un tiempo donde ya no sólo es que no caben los grandes discursos, sino que ni siquiera los simples argumentos o discursos cotidianos tienen lugar, hay que tener en cuenta que el paso del tiempo y la crisis juegan a su favor. En una sociedad en estado de shock parece que apenas queda espacio para hablar de los otros problemas que afectan a su “liderazgo”. A “nuestro liderazgo” dentro y fuera. Miren a Internet, o mejor, a las redes sociales o los whatsapp: ¿dónde está su discurso? ¿Y el nuestro?.

Mar Vázquez Lorca

Asesora en Comunicación Pública y Política. Licenciada en Periodismo por la Universidad de Sevilla y Máster en Comunicación Institucional y Política de la Universidad Carlos III, Unidad Editorial y Cremades Calvo & Sotelo. Dircom de mcomunicación

More Posts - Website

Follow Me:
Twitter

Un comentario sobre “En busca del discurso perdido: crisis, paso del tiempo y Rajoy”

  1. Como dice José María García: Rajoy por donde pasa no mancha. Rajoy por donde pasa no limpia.

    Un líder sin capacidad de liderazgo, de los peores defectos para un dirigente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

cinco × uno =