Archivo de la categoría: Coaching

¿Cómo es Mariano Rajoy?

La semana pasada vimos al Presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, enfretarse a situaciones difíciles, o mejor dicho no hacerlo tras ver la comparecencia con videoconferencia tras la reunión extraordinaria en Génova, aunque si hacemos caso a las declaraciones de González Pons en RTVE, no era una comparecencia sino más bien “dejar ver a los periodistas lo que pasaba dentro de la reunión” . Pero ¿cómo es Mariano Rajoy? Vamos a verlo a través de su firma.

Visualmente podemos ver algunas ideas de como es Mariano Rajoy, aquí está la rubrica.

Análisis grafologico básico

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Lo primero que llama la atención en la firma de Mariano Rajoy es el tamaño de las iniciales del nombre y el apellido, más grandes de lo normal y algo hinchadas. Las iniciales grandes, indican que es una persona que no se conforma con lo que tiene, al que es fácil herir en el amor propio y que necesita que sus semejantes le reconozcan los méritos conseguidos, un ejemplo de esto último podría ser esa actitud de Rajoy frente al rescate país y como lo lleva orgulloso por Europa, todo menos aceptar el rescate, el amor propio de “salvar” a España frente a una posible solución y la necesidad de que le reconozcan los esfuerzos. Estas mismas letras iniciales infladas denotan un fuerte sentimiento de inferioridad, lo que hace que exagere su tamaño para reforzar su imagen frente a otros.

Si nos fijamos en las dos palabras por separado, Mariano y Rajoy,  se aprecian dos personalidades en una, por un lado tenemos a Mariano el familiar y por otra a Rajoy el político ¿en qué se ve esto?

En Mariano podemos ver como el tamaño de la escritura va disminuyendo de tamaño según va llegando al final de la palabra, lo que denota sensatez y capacidad de observación, con capacidad de asimilar otros puntos de vista pero a la vez desconfiado e incluso puede denotar cansancio en fases finales de procesos. Además vemos un pie muy largo en la M lo que denota un sentido práctico de la vida, cosas que no veremos en Rajoy donde los pies son cortos.

Si miramos a Rajoy podemos ver como comentábamos que tiene pies cortos en J e Y, lo que denota un instinto poco desarrollado y poco práctico.

Hay rasgos que comparten las dos partes del nombre como son la letra A y O abiertas, lo que denota en el primer caso una ligera indiscreción en el individuo y una persona que solo hace confidencias a las personas muy próximas (se sabe que Soraya Sáenz es su paladín y es en la que más confía), que reflexiona mucho antes de comunicarse (hemos visto lo que ha tardado en salir a hablar sobre el caso #Bárcenas), que oculta su forma de ser y que tiene tendencia a reprimir sus sentimientos en el caso de la O.

También podemos ver como sitúa los puntos de la I y la J retrasados frente a las letras lo que denotaría una persona introvertida que duda antes de actuar y cuyo proceso de reflexión puede llevarle incluso a la paralización.

Concluyendo podríamos decir que Mariano Rajoy es una persona introvertida, que solo se fía de su círculo más cercano, que no toma decisiones si no las ha reflexionado durante mucho tiempo y que necesita que le reconozcan los éxitos conseguidos en su trabajo.

¿Se parece el análisis a la imagen que tenéis del Presidente del Gobierno?

 

Nota: este análisis tendría que ser ampliado con un análisis más completo para poder definir la personalidad del sujeto.

Cómo no mirar tus notas en 17 minutos

Soraya Sáenz de Santamaría está teniendo un lanzamiento muy respetable en el gobierno desde el punto de vista de la autoridad que transmite. Su coeficiente de poder no es muy elevado si te la encuentras por la calle y no sabes quién es. El coeficiente de poder viene determinado por la fórmula: (Altura x Anchura de Hombros) + (Timbre de Voz  x Género) + (Sonrisa x Mirada), multiplicado por 1.3 si eres hombre. Puedes aumentarlo mediante la ropa, los colores, y los accesorios que lleves puestos. De cero a diez, su coeficiente de poder a simple vista debe de estar alrededor de 5.5. Cuando se pone delante de un micrófono, sube hasta 9.5.
En la intervención del viernes pasado tras el consejo de ministros,

http://smultimedia.la-moncloa.es/presidencia/20042012-Intervencion_Vicepresidenta.wmv

Soraya Sáenz de Santamaría habla durante 19 minutos, durante los que no mira sus notas desde que acaba la introducción en el primer minuto, hasta los dos últimos. No está hablando del tiempo, ni de abstracciones que le habrían permitido divagar durante días, estilo Fidel Castro, sino de temas muy concretos que se habían discutido en las cinco horas anteriores. Probablemente no tuvo tiempo de preparar nada, simplemente usó sus notas tomadas durante el consejo de ministros. Es muy llamativo ver cómo se desenvuelve con absoluta seguridad al tratar estos puntos tan conflictivos. Solo baja la mirada al papel en el minuto 17.30, cuando habla del asunto Repsol en Argentina.

 

No hay nada malo en usar tus notas en una presentación. A todo el mundo le parece algo normal, siempre que no estés leyendo. Pero hablar sin recurrir a ellas, sobre todo si no has tenido más que unos minutos para preparar, requiere estar muy seguro de ti mismo y de lo que estás diciendo. Tienes que estar convencido de que eres una autoridad en lo que sea que les estés contando, y de que tus palabras contienen la solución ideal al problema. Si dudas, no vas a poder ocultar tu inseguridad. Igual cuando habla de Repsol mira sus notas porque no le daba para más la memoria, porque fue lo último que se trató en el consejo de ministros. O igual es que no está muy segura de que lo que ha hecho el gobierno haya sido lo mejor. En cualquier caso, si comparas con el resto de su intervención, aparece menos segura.
La vicepresidenta hace otra cosa muy bien, y es machacar su mensaje varias veces, quizá demasiadas. En esta avalancha de reducciones presupuestarias que ya lleva unos meses, ¿qué votantes puede perder el PP en las próximas elecciones? Los que están en el centro y consultan más el fondo de su bolsillo que el manual de Keynes o de Hayek. Así que se asegura de mencionar  las palabras mágicas “estado del bienestar”, ese mantra que tranquiliza a los que ven en la derecha al empresario gordo de tirantes, ligas en los calcetines, y habano en la boca. Fíjate cómo lo hace, seis veces en dos minutos al principio de su intervención. No quiere dejar que sus oponentes usen la fórmula mágica, y se la apropia.
Cuando prepares tu próxima presentación, dale unas vueltas a tu nivel de convencimiento sobre el contenido de lo que les vas a decir. Puede que cambie cómo te ves a ti mismo.

El conato del presidente

La acción que se frustra antes de llegar a su término

El pasado 20 de noviembre una parte de la sociedad española concedió con su voto, la confianza necesaria para generar ese cambio pedido a gritos desde las entrañas de un país agonizando frente al panorama nacional y desarmado ante los ojos del espectáculo internacional.

Han pasado cuatro meses desde que el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, fuera elegido para tomar las riendas de este país. Y existe un motivo para que parte de la sociedad no entienda que es lo que sucede y asimile si necesita reubicar esa confianza dada, o la mantiene el tiempo necesario para saborear los resultados, pues como dos amantes “si no me detallas que deseas no entenderé lo que haces” y la estrategia del silencio que le llevó a la presidencia puede ser un arma letal que disipe día a día la confianza ganada.

La primera premisa <<Dime la verdad y dímela de palabra, dímela tú y no con emisarios>> pues la sociedad necesita escuchártelo de viva voz y no de una forma escueta, esporádica y medida. En segundo lugar, sé congruente <<Lo que me dices con lo que haces>> los que te votaron sabían, y aún hoy saben, que las medidas serán duras. Sin embargo, tómalas en el tiempo adecuado, ni las demores ni las aplaces, pues la espera es el ingrediente idóneo para la sospecha. Como tercer pilar, sé íntegro y ello implica una dosis de humildad <<Trabaja desde el valor de hacer lo correcto, independientemente de lo que yo pueda hacer>>, pues aunque te ejecute una huelga general el tiempo a medio y largo plazo me dará las respuestas que tu hoy sabes.

En un momento donde todo el mundo habla de la comunicación del Presidente cabe preguntarse… ¿Quién hablará de tú a tú con Mariano Rajoy? ¿Quién será la herramienta eficaz que facilite una visión real de lo que pide la sociedad? ¿Quién conversará con el Presidente de una forma efectiva que le ayude a coordinar acciones adecuadas que estén respaldadas por el compromiso, el respeto y desarrollen la confianza de sus ciudadanos? ¿Quién de todos los asesores y personas de confianza está preparado para no bailar el agua y poner frente a la realidad al Presidente?

No cabe ninguna duda que estará con “los mejores”, que tendrá a su disposición expertos en neuromarketing electoral que sepan trasladar mensajes que sintonizan con la mayoría o una parte segmentada de la sociedad que interese en cada momento, donde dichos mensajes lleguen al cerebro primitivo y los resultados a grandes rasgos sean espectaculares. Sin embargo muchos ciudadanos están de vuelta de las palabras y hambrientos de acciones.

Nadie dijo que fuera a ser fácil y el empeño y el esfuerzo en la ejecución de algo puede llevarnos a dos resultados distintos: aquél donde las cosas suceden y otra donde se inicia un proyecto y no llega a consumarse.

La sociedad le ha dado la confianza y mantener los pies en la tierra cuando tocas el cielo es una habilidad de pocos y <<para que confíe en ti, necesito que comiences confiando en ti>>.

El jet lag en las elecciones andaluzas

Cómo iniciamos un cambio de paradigmas

El pasado día 25 de marzo, al finalizar la tarde, en Andalucía no solo se vivió el “jet lag” del cambio de hora, sino un reajuste en los mapas mentales de todos sus dirigentes al conocer los resultados de las elecciones autonómicas.

Más de uno necesitó adaptarse a la nueva realidad en el menor tiempo posible, y precisamente esta circunstancia hace que el corazón, la cabeza y el cuerpo anden descoordinados ante las palabras que expresaron en cada uno de sus discursos al final de la jornada.

Aun hoy, y en los próximos días, van a tener que crear nuevos paradigmas, crear un nuevo marco de referencia, pues la urnas han hablado con una distancia abismal en cuanto a las encuestas y, lo más importante, ha hablado el silencio con la baja participación con respeto a las anteriores elecciones.

Tanto Javier Arenas, José Antonio Griñán como Diego Valderas, un día después, necesitarán asentar emociones, digerir realidades y comenzar el diseño de un nuevo mapa de actuación. Es decir, el modo en que ven las cosas, como piensan y por lo tanto, como van a actuar.

Haciendo un enfoque desde el Coaching, cambiar un paradigma, entender y aceptar una realidad, una situación inesperada, solo puede iniciarse desde el aprendizaje y la responsabilidad. De los tres, Javier Arenas, muy a su pesar, como bien transmitió el tono de voz en su discurso, juega con ventaja, y cabe preguntarse si ¿querrá seguir “jugando” a seguir siendo el resistente nato? o si… ¿podrá encajar por cuarta vez el envite de la presidencia? Sin embargo, para José Griñán se convierte en un nuevo reto cuando las mejores de las encuestas le hacían mas cercano a las heridas de su “amigo” y compañero Alfredo Rubalcaba, siendo en definitiva Diego Valderas quien acaricia las mieles de ser quien inicie el juego.

Y para que comience el juego, es bueno entender que aprender no es solo tener información, aprender es expandir nuestra capacidad de acción, que unido a la responsabilidad es aportar los medios adecuados para que dicha acción disponga de oportunidades, dejando a un lado el papel de victima que toda persona acaricia cuando no entiende que el escenario de actuación ha cambiado.

Por ello, el primer paso para el cambio es individual y de uno, no valen ni sirven las “plañideras”, ni las del partido ni las del entorno más cercano, pues primero es necesario cambiar uno mismo asumiendo esa responsabilidad y es entonces cuando podremos actuar en nuestra área de influencia, invitando a que los demás si lo desean que cambien también su paradigma.

Los recursos residen en cada uno de ellos, y este punto de partida sí es un nuevo cambio de paradigma dentro de la política.

Como decía Eric Hoffer: “En tiempos de cambio, quienes están abiertos al aprendizaje se adueñarán del futuro, mientras que aquellos que creen saberlo todo estarán bien equipados para un mundo que ya no existe”
¿Están preparados nuestros lideres políticos para el futuro de España?

 

Artículos relacionados

Entrevista a José Antonio Griñán, Presidente de la Junta de Andalucía por @macintas

Entrevista a Martín de la Herrán – Candidato de UPyD a la Junta de Andalucia por @emartinp

Entrevista a Javier Arenas – Candidato de Ppopular a la Junta de Andalucía por @marvazquezlorca

Giro a la izquierda por @carlosribanez

La derrota de Arenas abre heridas en el PP andaluz por @arturocriado

Todo lo que tiene que decirse de la comunicación hasta llegar al 25M en Andalucía por @marvazquezlorca

 

Lo que no cuentan los políticos sobre ellos

A veces vemos a los políticos en campaña y nos da la sensación que todo lo que nos cuentan no es la verdad pero el entrenamiento, la oratoria y el saber estar de sus gestos nos dicen que sí lo hacen. ¿Pero cómo son lo políticos de verdad? Una buena forma de saberlo es estudiando su firma y lo voy a hacer con los candidatos republicanos que están en campaña ahora mismo para ganar la carrera hacia la casa blanca.

 

¿Cómo es @MittRomney?

Foto: Gage Skidmore

 

 

 

La firma la hace inclinada hacia la derecha lo que nos indica una ligera impulsividad en sus actos, la personas que firman de forma inclinada suelen actuar y después pensar. Escribe la letra ” t ” separando el corte horizontal del vertical y en su caso usa un mismo corte para las letras lo que denota un pensamiento visionario, lo que no quiere decir que acierte en sus pensamientos pero sí que es un hombre que ve las cosas más allá del momento actual, otra cosa es que al final eso se realice. La barra horizontal de la ” t ” en forma de gancho en su inicio también nos indica un deseo de “atrapar” las cosas y de tenacidad en todo lo que hace. Es curioso ver como escribe todas las letras separadas una por una, menos en el tramo final de la firma que enlaza “omey” y digo esto porque en la firma parece que desaparece la ” n “, lo hace rápido y  con trazo fuerte para terminar de escribir la ” y ” lo que nos indica que es una persona autoritaria que le gusta decir lo que hay que hacer. Podemos destacar como hace las agujas verticales tanto en “TT” y “R” apuntando hacia arriba y situándolas en una posición superior al plano del resto de letras, esto nos dice que es una persona que piensa rápido en situaciones donde hay que tomar decisiones importantes.

 

¿Cómo es @RickSantorum?

Foto: Gage Skidmore

 

 

 

 

Al contrario de lo que ocurría en la firma de Romney, Santorum escribe cada palabra con trazo seguido, no separa letras, en ningún momento levanta el boligráfo del papel para firmar, denota comodidad en la firma, no tiene el trazo acelerado de Romney. Vemos que también apelmaza la letras en el tramo final “torum” donde casi parece más un “onm”, además de la disminución del tamaño de letra según va terminando la firma, también lo hace en “ick” donde parece que al leer ponga “Pink”, con esto podemos decir que empieza muy fuerte en todo lo que hace, aunque puede que en el tramo final se desfonda un poco y por eso va dejando la letra cada vez más pequeña. Define muy bien las mayúsculas “R” y “S” iniciales del nombre y del apellido, eso denota una buena autoestima, se cree bueno y lo hace notar en el tamaño, serían como el ego de la personalidad.

 

¿Cómo es @NewtGingrich?

Foto: Gage Skidmore

 

 

 

Es curiosa la firma de Gingrich, comienza con mayúscula grande y sigue con el cuerpo de las letras también grande, por lo menos lo hace en el Newt, aunque luego va desahaciendo la firma hasta algo ilegible en el apellido. El gran tamaño de las letras, excesivo, es signo de expansión, de una persona que necesita ocupar todo el espacio disponible incluso quitándoselo a los demás, indica un ligera tendencia a la generalización por lo que pierde el detalle de las cosas, no lo considera importante. Quien desarrolla este tipo de escritura excesivamente grande suele tener una sobrevaloración de sí mismo que incluso puede llegar a la megalomanía.

Atendiendo a la ilegibilidad de su apellido podríamos decir que es una consecuencia de lo anterior, el no darle importancia a la consecución del acto, “no importa que no se lea soy yo Newt” es la frase que podríamos aplicarle a esta persona. La ilegibilidad también es consecuencia de una posible timidez del candidato y una falta de compromiso con lo que se está haciendo, lo que nos debería hacer desconfiar.

No quiero dejar de apuntar varias cosas destacables, por ejemplo la ” t ” de Newt, la hace con la barra baja apuntando hacia arriba, que sea baja quiere decir que es un persona que no se siente agusto en cargos de mando y el apuntar hacia arriba denota que es una persona que siempre quiere tener razón y estar por encima de los demás para imponer sus convicciones. Con la letra ” g ” del apellido lo que detona es que es un persona con mucha teoría pero poca práctica y se mueve por instinto habitualmente.

 

¿Cómo es @BarackObama?

Foto: Barack Obama flickr

 

 

 

Voy a destacar algo que salta a simple vista ” B ” y ” O “, Obama firma con dos grandes iniciales y además lo hace de forma muy voluminosa, grandes letras que en los dos casos   envuelven la palabra por la mitad y que casi se utilizan de rubrica, esto denota que Obama necesita sentirse protegido y seguro en un alto grado, tanto personal como profesional y diría más en lo profesional ya que llega incluso a cerrar la gran ” O ” cruzándola en la zona superior, necesita un circulo cerrado de confianza. También denota algo de egocentrismo, es el gran YO.

El hecho de escribir con mayúsculas hasta 4 veces más grandes que las minúsculas denota que tiene un alto concepto de sí mismo, con un alto grado en sus aspiraciones y altas capacidades de mando, marca las líneas del trabajo y luego se relaja.

También es destacable como lanza la ” b ” de Obama hacia arriba hasta que llegar a la gran ” O ” buscando igualarse con la ” B ” de Barack, lo que denota entusiasmo ideológico y práctico, tiene imaginación y resiste bien los envites de los que quieren imponerle sus ideas, denota una alta autoestima.

Obama además al ser zurdo tiene tendencia a doblar el papel para no tapar lo escrito y en los casos en los que no lo hace tienen ligera tendencia a escribir en forma de ligera cuesta, pero esto no es más que por su condición de zurdo.

 

A veces los políticos no son lo que parecen pero nosotros tenemos que saber distinguir que nos esconden y con eso decidir quien nos gobierna.

¿Te engañas a ti mismo?

La figura del Coach en política

 

¿Qué tienen en común el ex presidente de Alemania Christian Wulff, el ex director gerente del Fondo Monetario Internacional, Dominique Strauss-Kahn, el ex presidente del Banco Mundial, Paul Wolfowitz, o el ex presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero? Todos tuvieron poder y todos pasaron por el síndrome de Pinocho. Uno por corrupción y cohecho, dos por problemas de faldas, y el último por no asumir la situación de crisis a tiempo en el mismo instante que un país entero la estaba sufriendo día a día.

Cuando se tiene poder se convierte en una norma y no en una excepción, la perdida de la realidad que va siempre adherida a un cargo.  <<El poder te ciega>> es independiente del poder que se ostenta y no es premeditado, simplemente es un mecanismo de defensa, una estrategia más de supervivencia asociada al autoengaño que nadie se libra de emplearlo en algún momento de su vida y que bien utilizado puede ayudar a superar momentos difíciles. Aunque si se emplea como norma en lugar de como excepción, puede volverse en contra de uno.

Muchas personas viven distorsionando la realidad para tapar su falta de capacidad de aceptar la frustración o enfrentarse a sus propias emociones. Y precisamente antes de que llegue este momento, que siempre llega, el estar acompañado de un profesional “independiente”, y de “confianza”,  un Coach que presenta la realidad sin autoengaños, poniendo delante la conciencia, sin dejar que la racionalización haga estragos en las decisiones encontrando excusas convincentes para tapar los verdaderos motivos y aceptar las cosas tal y como son, es una opción que utilizan muy pocos dentro de la política y que está al alcance de todos.

En importante y necesario hacer una mirada al otro lado del Atlántico y sacar el mayor partido de las cosas que otros hacen bien y además les funciona, como es el caso de EE.UU. Allí el Coach acompaña al político en su día a día, mientras que en España aún seguimos con la creencia que hacer público que trabajamos con un coach es manifestar que se tiene una carencia y por consiguiente una debilidad. Creencia que limita mucho, tanto a los buenos profesionales para llegar al corazón de los partidos y núcleos de poder como a los personajes públicos para aprovechar los recursos que están a su alcance.

Y la realidad es que nuestros políticos están muy solos a pesar de todo el séquito que les acompañan, pues de una forma u otra están rodeados de gente que quieren algo de ellos y carecen del espacio, los momentos y el acompañamiento idóneo  para reflexionar en voz alta, ponerse enfrente de un espejo (el Coach) y tomar decisiones adecuadas. Siendo en la mayoría de los casos cubierto por la persona que le acompaña desde los inicios de su carrera política y en muchas ocasiones con gran carencia y conocimiento especifico en el entrenamiento personal.

Un político no necesita gestionar su ego, ni sus miedos, ni sus habilidades, ni tener un desarrollo personal orientado a la mejora de sus acciones, ni tampoco una gran oratoria o una buena imagen, ni saber negociar y tener una gran empatía si antes no se enfrenta primero a su mayor rival: él mismo.

 

El autoengaño solo hace que les crezca la nariz…

 

 

Vive sin miedo (el miedo de los políticos)

Siendo político en política se puede vivir sin miedo

Una de las constantes en un proceso de coaching con personas que tienen una responsabilidad pública, y no solo nos referimos a los políticos también están aquellos que ocupan cargos de libre designación como Consejeros, Directores Generales, etc., es el reconocimiento en voz alta de que sienten miedo. El miedo está considerado como una debilidad, no ser conscientes de ello y no tenerlo seria toda una imprudencia.

Miedo, esa emoción que paraliza todo antes de iniciar nada y que para aquellas personas que en la sociedad tienen la oportunidad de hacer, se convierte en el mayor freno de su verdadero potencial.

El miedo va unido a muchas creencias que nos limitan, adquiridas con el paso del tiempo, que van reflejándose en distintas áreas de nuestra persona y a su vez se extrapolan a la sociedad. No hay nada mejor que poner atención en las cosas que ocurren en las organizaciones internas de los propios partidos políticos. Esos partidos que llevan treinta años haciendo las cosas de una manera, partidos en los que se consigue que generación tras generación se copie y que no se piense que lo que se hace hoy como ayer, puede no ser efectivo, porque hoy ya no es ayer. Un ejemplo de lo anteriormente dicho y que ilustra muy bien la situación podría ser la decisión final de los delegados en el último congreso del PSOE (#38congresopsoe) al elegir sus secretario general. No seré yo quien juzgue su votación, sin embargo la sensación percibida desde fuera es la sensación de parálisis permanente de un partido frente a las nuevas ideas y las nuevas propuestas o simplemente a una nueva forma de hacer política.

Como político, ¿a qué se tiene realmente miedo? Al rechazo, al fracaso, a la perdida de poder y al cambio. 

En política vivir en el circulo vicioso del miedo es hacer que las cosas no sucedan y eso es precisamente lo contrario al sentido más purista de la definición del arte de hacer política.

Se tiene miedo al error, miedo a no ser reconocido por el trabajo realizado, miedo a perder un puesto de influencia, miedo a no saber asumir riesgos, miedo a tomar decisiones, miedo al éxito, miedo a no ser reconocido socialmente, miedo en definitiva a no saber como enfrentarse a cada una de estas cosas porque detrás de ellas, siempre hay algo que es desconocido y eso es precisamente lo que les frena.

Hoy, lanzo la pregunta ¿tendrá miedo al fracaso político nuestro presidente Mariano Rajoy (@marianorajoy)? ¿y cómo afrontará el reto que tiene por delante junto a su equipo?

Cuando uno tiene la oportunidad de hacer y no hace porque no va alineado, en parte con los intereses de nuestros socios la Comunidad Económica Europea, se enfrenta a muchas consecuencias que la sociedad no está dispuesta a perdonar y espero que sepa nuestro presidente que el miedo es un “fantasma” que se derrumba como un castillo de arena cuando lo miras a lo ojos y descubres que la acción es el antídoto perfecto.

Coaching político: ¿para qué?

@_Rubalcaba_ vs @ahora_chacon
A escasos quince días del Congreso Federal del partido socialista, la única certeza que tenemos es que habrá un ganador y un vencido, y cada uno de ellos se enfrentará a nuevos retos y situaciones inéditas.

Cada candidato vivirá un desequilibrio basado en sus expectativas y la realidad vivida, y no todo el mundo está preparado para la derrota ni tampoco para el triunfo. Sin embargo, Chacón y Rubalcaba vienen de haber vivido el sabor amargo de no ser “queridos”. Cada uno llega de disputar su “derrota”, ambas públicas, aunque una fuera de un matiz interno y partidista, y la otra del resultado de unas elecciones generales.

Dentro de unos días llega el momento de la autocrítica, algo que en España no estamos muy acostumbrados, y el inicio de un cambio de paradigma de cada uno de los candidatos. Y es aquí donde la labor de un coach adquiere una mayor valía desde una posición externa, siendo imprescindible aportar la confianza para que se dé el escenario necesario que genere un cambio y el avance hacia nuevos objetivos.

Siendo honestos, a día de hoy hay pocos políticos que “confían y aprecian” este tipo de acompañamiento. Y la pregunta más generalizada que se hacen es ¿Para qué me sirve un Coach Político si dispongo de toda una “corte” de asesores?

En primer lugar, la “corte” apuesta por caballo ganador y está presente cuando gano. Cuando pierdo, las piezas se reubican de tal manera, y con tal celeridad, que la soledad hace presencia súbitamente de la misma manera que surgen todo tipo de “amigos” cuando gano. Mantener una conversación con alguien que no aspira a ocupar un lugar político es la base más sólida de contrastar, analizar y decidir el siguiente paso a tomar. Saber enfrentarse a los quiebros de la política, al miedo del después o a la dualidad entre el compromiso con el partido y el compromiso político con el ciudadano, son situaciones que se afrontan y trabajan con un coach.

Siguiendo el hilo de Chacón y Rubalcaba, otra cuestión latente a la que se enfrenta el que gane es a la ineptitud de sus “leales” y a los compromisos adquiridos. No olvidemos que la oposición a un gobierno requiere habilidades y competencias que no todos disponen o están dispuestos a asumir. Precisamente aquí es donde se percibe la capacidad de liderazgo, aun  no disponiendo del mejor equipo en el mejor momento.

Es cierto que hablamos de liderar un partido desde la oposición, sin embargo las consecuencias de la derrota en esta ocasión para Chacón y Rubalcaba serán totalmente diferentes y las oportunidades y respuestas dentro de entorno político también lo serán.

Si Chacón pierde, entonces, cabe preguntarse ¿conseguirá ser la lideresa en un segundo plano? Si es Rubalcaba, quien bebe del elixir de la derrota ¿seguirá en primera línea política? ¿Cómo afrontará su nueva posición el que pierda? ¿Con quién  cuenta en sus nuevos retos? ¿Qué es lo que realmente querrán como personas y como políticos después del Congreso Federal?

Existe una nueva oportunidad dentro del ámbito político y es trabajar mano a mano con un coach, desarrollando nuevas habilidades y rescatando fortalezas que se hayan perdido en los avatares del día a día político.