Archivo de la etiqueta: Andalucia

La invisibilidad de Diego Valderas, el tándem de Griñán a la sombra

Foto: iunida Málaga

Este flechazo ya se venía venir. “El gobierno de izquierdas que han querido los andaluces” es el mensaje que hay que lanzar después del pacto entre PSOE e IU para gobernar en coalición en el parlamento andaluz y parece que muy ingenioso no es. Comunicativamente, Diego Valderas será una pieza clave pero se ha quedando sin voz. La campaña electoral le ha arañado la garganta, su timbre carraspea y se le ha escuchado áspero en la apertura de la IX investidura del Parlamento de Andalucía.


Está preocupado, porque justo ahora, después de 33 años en la política activa y 12 al frente de IU, a Valderas se le presupone más voz que nunca dentro de su partido y dentro del próximo Gobierno andaluz. No puede perder la garganta ahora que todo el mundo quiere escuchar lo que tiene que decir. Y no quiere que sus palabras suenen ásperas, porque los andaluces que le han votado (y los socialistas que han pactado con él) esperan oír un discurso conciliador que abra paso a un Gobierno de izquierdas. Parte del PSOE cruza los dedos para que la voz de caverna de Valderas provenga de su entusiasmo en campaña, y no del núcleo duro comunista que ya empieza a lanzar dogmas a través de él.


El coordinador regional de IU siempre se queja de que su discurso político es invencible, pero invisible. En cierto modo a él le ocurre algo parecido. Su índice de conocimiento en las encuestas sigue siendo el más bajo de todos los líderes andaluces. En Cataluña y Galicia han oído hablar más de otros nombres carismáticos de IU, como Rosa Aguilar o Sánchez Gordillo. Y eso que Valderas es el protagonista de un vídeo de YouTube con 50.000 seguidores. Ése en el que, siendo presidente del Parlamento, en el 94, intenta sin éxito devolver la compostura a los diputados, presos de un ataque de risa colectiva.


Su trayectoria hace difícil imaginar a un político menos enérgico. Es un hombre tranquilo en el debate, pero de actividad frenética y nerviosa. Dejó de fumar hace cuatro años pero se inyecta café varias veces al día. Sus colaboradores no le recuerdan vacaciones en el extranjero, aparte de un viaje a Cuba y otro a China con la delegación del PCE. No es hombre de referentes literarios ni siente especial vocación por hablar en público de literatura, música o cine. Pero tiene un estilo retórico propio: conjuga verbos imposibles y perífrasis interminables con refranes reinventados y chascarrillos varios, todo con un marcado ceceo onubense. Mezcla frases compuestas, relativas, subjetivas y circunstanciales que terminan sepultando la idea primaria y despistando al oyente.


Está contagiado de la sobreadjetivación propia de la liturgia comunista, con rimbombantes metáforas y alegorías propias del Génesis. En el trato corto es un hombre afable, cercano y bromista. Hay un rasgo esencial que le diferencia mucho de los líderes del PSOE y el PP: no es altivo ni es condescendiente a la hora de comunicar.


En cuanto a su estilismo, sus trajes de chaqueta son descuidados en cuanto a las medidas, al igual que el corte de su pelo. Suele ir con sus gafas de montura abierta y con una carpeta maletín negra en la mano. Ríe la mayor parte del tiempo que está en público y no le preocupa las redes sociales. Él no gestiona sus perfiles y tampoco tiene interés en hacerlo. Este es Diego Valderas, un hombre invisible comunicativamente.

Elecciones andaluzas y asturianas

Una vez más, las encuestas han fallado estrepitosamente. El palo que se ha llevado Javier Arenas en Andalucía, a pesar de ganar por primera vez en la historia con su partido, es un reflejo de los tiempos actuales. De la misma forma que el PSOE se hundió en toda España por culpa de la gestión de Zapatero de la crisis y los primeros recortes, Arenas puede echarle la culpa a las medidas y recortes tomados por Rajoy, Cospedal & Co. Sin ser el candidato ideal (4 veces presentado, ganando sólo por 3 escaños contra el PSOE más débil de la historia de la democracia), Arenas tenía el enemigo en casa. Intentó alejarse de las medidas tomadas desde la Moncloa pero le ha servido de poco. El más que probable pacto entre PSOE e IU anulan un éxito de victoria en el sur y dan un poco de aire al PSOE de Rubalcaba, que iba de derrota en derrota desde la victoria de Zapatero en 2008. Aunque conociendo la casa, de poco va a servir…

Otro dato a analizar, la baja participación. No es nada nuevo, viene siendo habitual en la izquierda descontenta, pero es muy sintomático que en esta ocasión se ha visto afectada también la derecha, porque sino no se entiende que con una participación del 62% el PSOE haya obtenido estos resultados.

Entrevista a Javier Arenas Candidato a la Junta de Andalucia por el @ppopular

“Tenemos las recetas y soluciones para sacar a Andalucía de la crisis actual”

 

Foto: Partido Popular

P. El cambio en Andalucía parece evidente según marcan las encuestas, ¿está confiado que se va a dar y el PP accederá a la Junta?

 R. Estamos preparados para gobernar desde el reformismo, el diálogo y la moderación. Concurrimos a estas elecciones con los deberes hechos y con un programa de gobierno reformista y centrado en el empleo, que recoge, además, muchas propuestas que  independientes, expertos y ciudadanos nos han transmitido, desde un análisis de la realidad, para dar soluciones a los problemas de Andalucía. Tenemos las recetas y soluciones para sacar a Andalucía de la crisis actual y establecer los cimientos de una tierra más competitiva y más próspera. Mi proyecto tiene un único objetivo, que Andalucía deje de ser el furgón de cola de España y Europa. Ahora sólo queda que los andaluces nos den su confianza.

 

P. Algunas encuestas vaticinan que aunque gane el Partido Popular puede que el resultado esté ajustado y no lleguen a la mayoría absoluta, ¿se plantearían pactar con partidos como UPyD, si como parece consiguen votos suficientes para tener un representante?

R. Estoy convencido de que los andaluces apostarán por el cambio andaluz. Así me lo transmiten diariamente en la calle. El único miedo que perciben los andaluces y andaluzas es que sigan gobernando los mismos y Andalucía siga anclada en el inmovilismo suicida, el paro, el despilfarro, los abusos, el vacío de oportunidades y propuestas y las falsas promesas de treinta años.

 

P. Cuánto más se acercan las elecciones más datos se conocen del caso de los EREs y ahora del caso de las subvenciones ¿cree que pasará factura al PSOE?

R. Andalucía no se merece que la identifiquen con los escándalos y abusos de quienes han traicionado la confianza de los andaluces. No voy a permitir que esto suceda y lucharé con todas mis fuerzas para que la imagen de Andalucía sea la de una tierra de gente honrada y trabajadora. No entiendo las cosas que se han hecho con los 1.500 millones de euros de los parados andaluces, pero si garantizo que crearemos un fondo de emergencia social con el dinero que se recupere y lo destinaremos a las familias andaluzas sin ingresos.

 

P. Usted ha afirmado que su enemigo no es el PSOE sino el desempleo ¿cómo plantea el plan de empleo en una comunidad que vive en gran medida del campo?

 R. Mi única obsesión es ofrecer oportunidades al millón doscientos mil parados andaluces, al 56% de los jóvenes que no encuentran salidas y a las 400.000 familias andaluzas que en estos momentos no tienen ingresos. Reformaremos y modernizaremos la gestión y ejecución de las políticas activas de empleo  e impulsaremos un gran pacto social con el resto de partidos políticos, los agentes sociales y económicos, y con los ayuntamientos. De esta situación de crisis, no sale solo ningún gobierno.

 

P. Los datos de déficit conocidos la semana pasada dejan a Andalucía en valores por encima de la media nacional ¿veremos un plan de ajuste si usted llega al gobierno?

R. El gobierno del cambio va a recortar seguro el paro, los abusos y los privilegios. Hasta que no conozca la actual situación financiera de la Junta de Andalucía no puedo concretar algunos programas, pero sí puedo asegurar que ahorraremos en todo menos en Educación, Sanidad y Políticas Sociales. He preguntado por activa y por pasiva por la situación de las cuentas autonómicas y nunca he recibido una respuesta real. Sí que puede asegurarle que cumpliré con el 1,5 por ciento acordado por el resto de comunidades, toda vez que no entiendo como la Junta de Andalucía no se ha sumado a este pacto de austeridad cuando aceptó el 1,3% del gobierno de Zapatero.

 

P. Algunos dirigentes autonómicos proponen el llamado copago sanitario para rebajar el déficit ¿se lo han planteado si llegaran al Gobierno?

R. Ni creo ni propondré el copago. Hacen falta reformas profundas en la sanidad en Andalucía y un Pacto de Toledo a la andaluza para garantizar su financiación. Nuestro compromiso es preservar y mejorar la sanidad pública mediante un pacto sociosanitario. La sanidad andaluz necesita una gran reforma, dirigida entre otras cosas a mejorar la Atención Primaria.

 

P. En el supuesto que usted gane las elecciones veremos un coincidencia entre el gobierno central y el autonómico, ¿traerá esto mayor inversión a Andalucía?

R. Seremos un gobierno tan cooperador como exigente con el Gobierno de la Nación, sea del color que sea. La primera propuesta que el PP llevará al Parlamento de Andalucía será un nuevo sistema de financiación autonómica. El actual, que acordaron Zapatero y ERC, nos perjudica porque Andalucía es la comunidad autónoma que menos recursos per cápita recibe. El presidente Rajoy ha cogido el toro de la crisis por los cuernos y ha hecho en dos meses lo que el anterior gobierno fue incapaz de hacer en ocho años. Aplaudo las medidas aprobadas por el Consejo de Ministros como  el aplazamiento de la devolución de los 6.000 millones de euros que Andalucía le debe al Estado de los ejercicios 2008 y 2009 de 5 a 10 años; el anticipo de  las entregas a cuenta de la liquidación de 2010 para que las comunidades tengan liquidez; y la inyección de 35.000 millones de euros para que los proveedores puedan cobrar las deudas que mantienen con ellos las administraciones públicas.

 

P. ¿En algún momento se planteó dejar la carrera a la Junta por un cargo en el Gobierno de Mariano Rajoy?

R. Tengo satisfecha mi vocación política con los cargos que ya ocupé en el anterior Gobierno del PP con Aznar. Ahora mi ambición es colocar Andalucía donde se merece: a la cabeza de España y Europa. Esta es mi obsesión, mi pasión, mi proyecto y mi compromiso con los andaluces.

 

Entrevistas relacionadas:

Entrevista a José Antonio Griñán, Presidente de la Junta de Andalucía
Entrevista a Martín de la Herrán – Candidato de UPyD a la Junta de Andalucia

Del fin del socialismo al inicio de la nueva izquierda

Foto: Flick PSOE-A

El próximo 25 de Marzo se celebran las elecciones que previsiblemente marcarán el fondo del pozo por el que se ha arrojado el socialismo español. Aunque en Asturias el PSOE pueda ser la lista más votada, no tendrá opciones de formar gobierno ante el presumible acuerdo entre PP y FAC. En cualquier caso, un partido con aspiraciones como el PSOE que tiene aspiraciones de Gobierno se encuentra con que sólo gobierna en el País Vasco (y apoyado por el PP) y tiene el grupo parlamentario más débil que jamás haya afrontado una oposición al Ejecutivo.

 

Los motivos que justifican tan debacle los podemos encontrar en el abandono que Zapatero hizo de todo principio socialista en mayo de 2010, en la elección de un candidato a dedo sin primarias ni congreso federal, en el pacto para reformar la Constitución siguiendo las peticiones de Frau Merkel, y en conservar un secretario general con más pasado que futuro.

 

Cuando estamos ante una convocatoria de huelga general que pretende minar desgastar la acción de gobierno del PP, el PSOE parece estar más desaparecido que nunca y el panorama político se convierte en una tiranía monocolor en la que la socialdemocracia ni está, ni se la espera ni se la echa de menos.

 

Pero si el socialismo español está de capa caída, en otras latitudes europeas no anda mucho mejor como es el caso de Grecia, donde el PASOK ha celebrado unas primarias con un único candidato, el ministro de Finanzas Evangelos Venizelos. Hasta ahora, Venizelos, que podría parecer un moderno Sísifo empujando la roca de la deuda griega hasta la cima del monte para conseguir una quita de su deuda, parece que está a punto de ver cómo se le escapa la piedra para precipitarse ladera abajo en las elecciones del próximo mes de abril, donde las encuestas pronostican una debacle para el socialismo griego. Los motivos parecen ser los mismos que en España. Gobierno socialista que aplica ajustes y recortes en el gasto para contentar las exigencias mercantiles, pero el único premio que encuentra es el rechazo de sus electores.

 

Así cabe preguntarse, ¿existe una alternativa socialista en esta crisis? ¿hay respuestas desde la izquierda? Algunos socialistas nostálgicos, recuerdan al Rick de Casablanca y musitan un “siempre nos quedará París”. François Hollande, el candidato del PS de Francia, sí está en condiciones de ocupar el despacho del Eliseo para los próximos años, y convertirse en el referente socialdemócrata europeo. Sin embargo, la aritmética electoral no otorga un plan de gobierno que revitalice una ideología, y todavía se espera que los partidos socialistas europeos hagan aportaciones significativas más allá de implantar una Tasa Tobin que ya despreciaron cuando se encontraban en la acción de Gobierno. Mientras la derecha liberal se ha encargado de adelgazar el Estado, recortar gastos y de mercantilizar todo realidad posible (basta ver el mercadeo con los derechos de emisión de contaminantes que ha supuesto el protocolo de Kyoto), a la izquierda todavía se le espera desde hace más de 20 años que sea capaz de articular un discurso capaz de entusiasmar a la sociedad y ofrecer una alternativa a la globalización que garantice una sociedad más justa y equilibrada. El desafío pasa porque la izquierda abandone el paradigma materialista-económico que dictó Marx en el siglo XIX para centrarse más en las relaciones sociales y mediambientales que pasan por ser la cuestión central de nuestra era.

Entrevista a Martín de la Herrán – Candidato de UPyD a la Junta de Andalucia

“UPyD es el verdadero cambio para Andalucía, no un mero recambio”

Candidato a la Junta de Andalucía por UPyD
Foto: facebook candidato

 

Este domingo 18 de marzo UPyD celebró un acto conmemorativo de La Pepa en el Palacio de Exposiciones y Congresos de Cádiz. A una semana de las elecciones andaluzas, el partido magenta se mostró radiante en la tacita de plata: están lanzados a por todas y así lo demostraron.
Martín de la Herrán es el candidato de la formación magenta a la Junta de Andalucía. Este abogado de treinta y seis años está lanzado a cambiar de raíz el tradicional y estático panorama político andaluz. Y parece que puede conseguirlo en los primeros comicios a los que se presenta pudiendo meter a UPyD en el Palacio de San Telmo. Martín es una persona verdaderamente cercana, y transmite una sensación de tranquilidad y profesionalidad. Cuenta con la confianza de muchos electores y el respaldo de una siglas que “no han avergonzado a nadie” como dijo Fernando Iwasaki. Todo indica que, si los andaluces le dejan, va renovar Andalucía con hechos y no con palabras: propone upeidina como fármaco para Andalucía, y asegura que “es como la Viagra: genera mucha expectativa y no defrauda a nadie”.
Martín de la Herrán, noviembre 1976

 

P. A una semana se las elecciones ¿cuál es la situación de UPyD?
R. Desde nuestro punto de vista, UPyD se consolida como fuerza política en Andalucía, de eso no me cabe ninguna duda. Pero es un misterio lo que va a pasar respecto a los demás. No hay nada seguro. Por eso apelo yo al voto útil.

 
P. Como no hay nada seguro, también puede darse el caso de que UPyD no llegue al Parlamento.
R. Yo creo que no va a pasar eso. Las encuestas siempre se han equivocado con nosotros a la baja y ya las encuestas nos confirman presencia, con lo cual, no lo contemplo. Además, se percibe en la calle, en la gente con la que hablamos, en la gente que asiste en los mítines. La gente tiene muchas ganas de un partido con sentido común y ahora mismo el único que representa eso es UPyD.

 
P. Solo UPyD pide revisar el modelo de Estado y la mayoría de partidos políticos tachan a Rosa Díez de “demagoga”, “irresponsable” y “temeraria”.
R. Nos tachan de todo: el PSOE nos llama ultraderecha, el PP ultraizquierda, en fín…

 
P. ¿Qué es lo que temen los políticos que no atemoriza a Rosa Díez y a UPyD?

R. Temen que desmontemos la estructura partidista que ellos han montado. Ese es el verdadero problema que tienen los partidos con nosotros. Venimos en blanco, sin hipotecas, sin tener que colocar a nadie, y por lo tanto, dispuestos a hacer las reformas profundas que necesita el Estado.

 

P. Me gustaría que me explicase por qué UPyD quiere fusionar ayuntamientos y suprimir diputaciones ¿No funciona mucho mejor la administración cercana al ciudadano?

R. Porque la fusión de carácter administrativo de municipios conseguiría hacer menos municipios pero más fuertes y, entonces, la prestación de servicio se haría de manera mucha más eficiente que con el actual mapa municipal. Tenemos que tener en cuenta otros datos, tenemos que aprender de la experiencia: en Alemania tenían 26 mil municipios después de la II Guerra Mundial y actualmente tienen ocho mil. En España tenemos ocho mil con la mitad de población que Alemania. Eso nos tiene que hacer reflexionar. La estructura administrativa es demasiado grande y supone una carga demasiado grande que hace que se tengan que acometer recortes, que se quieran acometer recortes en servicios básicos en vez de tocar lo que hay que tocar: la administración para evitar recortes en lo verdaderamente importante.

Foto: facebook candidato

El programa de UPyD propone evitar el vínculo entre los agentes e instituciones culturales y el poder político, ya que es indeseable fomentar la aparición de “una cultura oficial” mediante la subvención y el clientelismo. Sin embargo, en Andalucía se estila mucho el compadreo y las relaciones de parentesco ¿no cree que es este el mayor escollo para la reforma política andaluza?
Sí, pero el primer paso es primer paso es romper esa vinculación precisamente, para evitar el compadreo y evitar que se apoye aquello que es cercano a los partidos, sino aquello que es cercano a los ciudadanos. Desde el punto de vista cultural: exactamente igual.

 
P. Otro de los puntos que me gustaría comentar es la promoción de tráfico aéreo erradicando la política de subvenciones directas a las aerolíneas “low cost” ¿qué método de fomento proponen?
R. Las compañías “low cost” están haciendo una competencia desleal dentro del turismo y creemos que el Estado no debe fomentar esa competencia desleal, estamos causando problemas a otras compañías aéreas. Hay que crear otro tipo de incentivos que sean equitativos a todas las compañías aéreas, apostando por un mayor tráfico aéreo que nos traiga turistas a Andalucía.

 

P. En los artículos referidos al turismo UPyD habla de “Potenciar las técnicas para aumentar el gasto de los turistas en el destino” ¿Esto suena a: sacar “los cuartos” al turista? 

R. No se trata de eso. Se trata de ofrecer un producto turístico adecuado a lo que quiere el turista del siglo XXI: un turista mucho más exigente, que está dispuesto a gastar dinero en sus vacaciones, siempre y cuando tenga un producto de calidad y que pague un producto de calidad. De eso es de lo que se trata. No hay que olvidarse que el turista del siglo XXI es un turista que nos elige por Internet, viene, y luego su experiencia la cuenta en Internet. Son muy importantes las redes sociales y la inversión en tecnología aplicada al turismo para que pueda potenciarse este turismo de calidad.

 

P. En el plano universitario, entre otras medidas, proponen la enseñanza en inglés de un número de horas lectivas. Para ello hacen falta profesores y alumnos competentes con el inglés.
R. Claro, hay que formar en inglés desde pequeños. Es un paso gradual. Queremos que se haga un cambio progresivo, no imponerlo a partir de mañana en todas las facultades y en todas las carreras. Ir haciendo un cambio progresivo apostando por el bilingüismo en la universidad y que determinadas asignaturas comiencen a enseñarse en ingles. Para ello es necesario comenzar desde la enseñanza primaria.

 

P. Una pregunta que se hace mucha gente es: ¿UPyD es de izquierdas o de derechas?
R. Eso lo tiene que decidir cada uno. Nosotros defendemos políticas del siglo XXI, lo de la derecha y la izquierda, yo que nací en el año ’76, me queda eso muy lejos. No creo en las dos Españas y no creo en los dos extremos. Creo en políticas por los ciudadanos. Y hay políticas que se pueden llamar de izquierdas, que defendemos, y hay políticas que se pueden llamar de derechas, que también defendemos. Con lo cual, que nos ponga cada ciudadano la etiqueta que considere. Huímos de la etiqueta.

 

P. Martín, se te ve muy lanzado a ser mañana mismo presidente de la Junta de Andalucía.
R. No me cabe ninguna duda de que contamos con gente mucho más cualificada que los otros partidos. Por tanto, no tendría ningún miedo a asumir la presidencia de la Junta de Andalucía.
Mucha suerte para el próximo domingo. Muchas gracias.

Martín, Andalucía te quiere

Martín de la Herrán puede meter a UPyD en el Parlamento Andaluz

 

La luz de Andalucía, su belleza, la entereza guasona y estoica de sus gentes no han cambiado. Pero se ha abaratado, achicado y empobrecido el mundo. Tantos años de política socialista la han empobrecido. Es una región venida a menos. Andalucía rozaba el 10% de desempleo durante la Transición. La última EPA de 2011 situó su desempleo en el 30,23%. Esta es la nueva pobreza que afecta directamente al corazón de Andalucía. Rota en mil millones de fragmentos/ De plástico, papel, cartón y vidrio/ Rebuscando en los contenedores/ Los nuevos pobres/ que antes eran los nuevos ricos, como lo expresa poético-popularmente el Grupo de Expertos Solynieve.

La caída del virreinato socialista la evidencian las encuestas. Algo arrebatadoramente extraño tendría que pasar para que el PP andaluz no llegara el próximo 25 de marzo como ganador al Palacio de San Telmo. ¿Pero y si tras 30 años de cortijo rojo, los andaluces no quisiéramos ahora un cortijo azul celeste? ¿Entonces qué queremos los Andaluces? UPyD y Martín de la Herrán son la alternativa del cambio porque su proyecto no modificaría solo el color del cortijo, sino que ayudaría a cambiar la realidad política de Andalucía.

Dice Griñán: “votar PSOE es votar a la tradición andaluza”. Las tradiciones emergen, se sostienen y caducan. La tradición de 30 años de dominio socialista andaluz se ha empobrecido y arrugado. La que era para Ortega la región española con una cultura más radicalmente suya, se ha achicado y se ha prostituido: se ha convertido en un nido de votos para los intereses de los gobiernos centrales y en una cuna de grandes trabajadores repartidos por las zonas industriales del norte de España y de Europa. Además, se ha visto manchada por la corrupción de los EREs y sus gentes han sido señaladas como holgazanas.

Ahora parece que llega el PP, con toda su potencia administrativa, que podría obtener entre 56 y 58 diputados de los 109 que componen el Parlamento andaluz. El PSOE conseguiría entre 46 y 47 diputados. IU podría lograr entre 6 y 8 diputados, UPyD podría hacer una entrada triunfal incorporando 2 escaños.

Aunque el PP lo tiene todo a favor, los andaluces somos políticamente imprevisibles. Para romper la situación socialista podría hacer falta el apoyo de UPyD, convirtiéndose así en la bisagra de San Telmo. Pero, sin embargo, en caso de que el PP no necesite a UPyD, lo que sí necesita el panorama político andaluz es una renovación espiritual que hoy por hoy en política sólo UPyD proporciona: un apoyo y contrapeso a la hora de las votaciones, y una combinación de sensatez, buena gestión y ánimo.

Martín de la Herrán puede meter a UPyD en el Parlamento Andaluz con hasta 2 escaños. Además, ha superado en valoración personal a los líderes de IU y del PA. ¿por qué no decirlo? Martín, Andalucía te quiere.

Entrevista a José Antonio Griñán, Presidente de la Junta de Andalucía

“Mi futuro no importa, solo importa el de Andalucía”

Pocas veces tiene una periodista, especializada en comunicación política, la oportunidad de entrevistar a un presidente de un gobierno autónomo y percibir de primera mano sus inquietudes o pareceres. José Antonio Griñán Martínez, ha concedido una entrevista a Blogsdepolítica.com para hablar de sus retos como presidente andaluz y también como presidente del PSOE, que no son pocos. Retos llenos de “compromiso y responsabilidad”.

A las puertas de una campaña electoral que se espera más que intensa en Andalucía, José Antonio Griñán, pide que el 25 de marzo los andaluces y andaluzas confíen en su gestión y sepan valorarlo como presidente.

Un presidente que transmite optimismo a pesar de las encuestas que dan como ganador a su rival, Javier Arenas. De su futuro no habla. Sólo le interesa el presente, dice “lleno de retos” y con Andalucía como objetivo. Sobre el 38º Congreso del PSOE habla de “prioridades” tras su celebración haciendo especial hincapié en que él no apoyó en ningún momento a un candidato u a otro que optaban a la Secretaria General de su partido. También, resalta la idea de un “proyecto socialista” y hace un repaso de la actuación de su gobierno en Andalucía con la crisis como marco, aportando datos sobre empleo y innovación en Andalucía.
Una entrevista que se hace más que interesante en estos momentos en los que ni su partido ni su gobierno parecen tener cura de cara el 25M. Por ello, José Antonio Griñán hace tiempo que se dio cuenta de que las actitudes son claves en todo proceso electoral y el rearmamiento del partido, una idea que se repite durante esta entrevista. Gracias y buena suerte, Presidente.

P.¿Cómo se encuentra tras haber sido elegido presidente del Partido Socialista Obrero Español?

R.Con más compromiso y responsabilidad. Más comprometido en la defensa de la socialdemocracia, tan necesaria en estos tiempos en los que el neoliberalismo campa a sus anchas por la debilitada Europa del bienestar social. Y más responsable por presidir un partido que tiene la obligación de ofrecer a los
ciudadanos una alternativa política, económica y social, donde los mercados no sean los que dirigen y condicionan el futuro de la ciudadanía.
Soy plenamente consciente, además, de la importante herencia que recibo de manos de mi predecesor, Manuel Chaves, y del histórico Ramón Rubial. Y en este sentido me siento profundamente agradecido por la confianza que el PSOE, con su secretario general a la cabeza, ha depositado en mí.
En definitiva, y tal y como dije en el Congreso, con las pilas cargadas de energía positiva para iniciar la reconquista socialista desde Covadonga a Tarifa.

P. ¿Cómo definiría o cuál sería su conclusión tras haber asistido y haber presidido el 38º Congreso de su partido?

R. La principal conclusión es que el PSOE es un partido vivo y capaz. Vivo, porque hemos asistido a un ejercicio de democracia interna y de transparencia único en el panorama político español. Y capaz, porque hemos sido capaces de aprender de los errores -propios y ajenos-, capaces de rearmarnos ideológicamente y capaces de construir un nuevo proyecto de presente y de futuro para el socialismo español. Tenemos un liderazgo sólido, solvente, el de Alfredo Pérez Rubalcaba, dispuesto a trabajar sin descanso para que España salga de la crisis en las mejores condiciones posibles, y no a cualquier precio.
Hemos tomado nota y sabemos lo que tenemos que hacer. No existen recetas mágicas, pero sí un modelo progresista, de izquierdas, que apuesta por un modelo económico competitivo y sostenible, basado en la innovación y el conocimiento y no en salarios bajos y despidos gratuitos. Un modelo construido sobre la igualdad de oportunidades que garantizan la educación y la sanidad públicas. Un modelo cuyo eje central son las personas, por encima de la frialdad de las cifras macroeconómicas.


P- ¿Cómo de necesario veía o sentía usted que era elegir a un nuevo líder o secretario general del partido tras la derrota electoral de noviembre?

R. En mi opinión, era urgente para cerrar el periodo de interinidad tras la salida de Rodríguez Zapatero. El PSOE necesitaba una referencia clara que cohesionara al partido y lo rearmara para lo que se avecina. Y lo que se avecina es, ni más ni menos, que elecciones en Andalucía y en Asturias.

P. Efectivamente, ¿siente que se ha producido un cambio, en cuanto a equipos de trabajo, objetivos y demás aspectos internos del aparato del partido, tras la celebración del 38º Congreso?

R. Un cambio desde la experiencia, aprovechando los 130 años de historia de servicio público del PSOE. Hay un nuevo secretario general, una nueva Ejecutiva Federal, y ese cambio irá progresivamente impregnando todos los órganos territoriales del partido. Pronto se celebrará una Conferencia Política que definirá un nueva hoja de ruta de presente y de futuro.
En definitiva, en el 38 Congreso comenzó un nuevo tiempo para el PSOE, en el que tenemos que abrirnos más a la ciudadanía y, paralelamente, articular una oposición útil, pero firme, al Gobierno de España. Una oposición muy necesaria en estos momentos en los que el PP está acometiendo reformas que están suponiendo retrocesos históricos en derechos sociales y laborales.

P. ¿Cuáles son los objetivos del PSOE a partir de este momento?

R. Los objetivos estaban y están claros: la prioridad, ganar en Andalucía y en Asturias. En Andalucía, en concreto, el objetivo que nos hemos marcado es revalidar una vez más la confianza mayoritaria de los andaluces y andaluzas en el proyecto socialista.
El Gobierno andaluz ha marcado la diferencia en su respuesta a la crisis. En Andalucía se está facilitando la creación de empleo, se apoya a pymes y emprendedores, sin dar ni un paso atrás en sanidad o educación y con un endeudamiento menor a la media del conjunto de las comunidades. Espero y confío en que los andaluces sepan valorarlo el 25M.
Ya a escala nacional, el objetivo es rearmarnos ideológicamente, reencantarnos de ser socialistas y sentirnos orgullosos de pertenecer a este partido y contagiárselo a la ciudadanía. Y con respecto al Gobierno, plantear una oposición leal, útil y razonada, defendiendo nuestro modelo de progreso, no de retroceso, que es el que nos están imponiendo.

P. Centrándonos en su responsabilidad como presidente del Gobierno de  ¿cuál es el balance que hace, no sólo político, sino social o económico, al frente de la Junta de Andalucía?

R. Esta ha sido, sin duda, una legislatura muy difícil, marcada por la lucha contra la crisis, que en Andalucía emprendimos antes que en ninguna otra comunidad y con más planes y recursos que nadie. Desde principios de 2008, cuando la crisis comenzaba a dar sus primeros pasos, el Gobierno andaluz ha invertido 14.000 millones de euros, el 9% de nuestro PIB, en paliar sus negativos efectos en empresas, trabajadores y familias. Gracias a esta potente inversión se han creado o mantenido 200.000 puestos de trabajo y se han ayudado a más de 30.000 empresas y a más de 2 millones de personas.

Han sido cuatro años de intensa crisis, que ha tenido una durísimas consecuencias en el empleo, y en las expectativas vitales de muchísimas personas, en Europa, en España y en Andalucía. Ante este complicado panorama, Andalucía ha trabajado por dar una respuesta social a la crisis más justa, más equitativa. Hemos incentivado la actividad empresarial, hemos facilitado la creación de empleo, hemos ajustado nuestro presupuesto y cumplido con la reducción de la deuda pública. Pero todo ello sin dejar a nadie en la cuneta, sin renunciar a los derechos sociales que con tanto esfuerzo hemos ido construyendo en los últimos 30 años.

Conscientes de que tan importante es salir pronto de la crisis como hacerlo en las mejores condiciones, el Gobierno andaluz está apostando por un nuevo modelo económico, competitivo y sostenible, que no aspira a competir por salarios bajos o largas jornadas de trabajo, como señala la reforma laboral aprobada por el Gobierno de Rajoy, sino en innovación y en calidad. Esa es la apuesta de futuro más importante que ha hecho el Gobierno andaluz durante esta legislatura.


P. Son sus primeras elecciones al Gobierno andaluz en primera línea de batalla. ¿Cómo las encara?, ¿qué espera?

R. Las encaro desde el convencimiento de que podemos ganar las elecciones. Lo he dicho antes, espero y confío que los andaluces valoren el ingente esfuerzo que el Gobierno andaluz ha desarrollado en estos duros años de crisis por apoyar sus iniciativas empresariales, por alentar sus ideas de negocio, por mantener, en definitiva, su nivel de bienestar.
Espero y confío en que los andaluces y andaluzas sepan diferenciar entre un modelo de progreso, de avance, como el que representa el PSOE, frente al modelo de retroceso social del Partido Popular.
Andalucía tiene en sus manos evitar el retroceso histórico que representa el PP, esa marcha atrás social, económica y laboral que se vislumbra ya con claridad en las primeras medidas del Gobierno de Rajoy.

P. Los medios y la oposición hablan de que usted ha dado su apoyo a Carme Chacón durante el Congreso. ¿Cree que este hecho le va a hacer perder votos el próximo 25 de marzo?

R. En ningún momento nadie me ha oído decir que yo apoyaba a uno u otro candidato. Desde el minuto uno defendí que practicaría una neutralidad activa, y he sido consecuente. Neutralidad porque no me he posicionado de ningún lado; y activa, porque denunciaría, como así he hecho, cualquier presión o maniobra por parte de los partidarios de ambos candidatos que rebasase el juego limpio. Dicho esto, en mi Gobierno ha habido compañeros y compañeras que se han manifestado por Alfredo, como los ha habido proclives a Chacón. Pero una vez hecho el recuento de votos en el Congreso, todos y todas sin excepción nos hemos puesto a trabajar para nuestro secretario general, Alfredo Pérez Rubalcaba. Y Alfredo ha dicho por activa y por pasiva que su máxima prioridad pasa por ganar en Andalucía. Por lo tanto, contamos con el apoyo total del PSOE con vistas al 25 de marzo. Andalucía sigue siendo el corazón del PSOE y ese corazón late hoy con fuerza.

P. Algunas fuentes afirman que si usted pierde el poder de la Junta, abandonará la política. ¿Tiene pensado esa opción?

R. Créame cuando le digo que tengo centrados mis cinco sentidos en gobernar Andalucía, en resolver sus problemas, y en volver a contar con la confianza mayoritaria de los andaluces el próximo 25 de marzo. Lo único que me preocupa, y ocupa, es el presente y el futuro de los andaluces y andaluzas, el poder contener la sangría del paro, que fluya el crédito, que Europa defienda el euro frente a los mercados internacionales y, en suma, que salgamos de la crisis en las mejores condiciones posibles.
Y, créame, estamos en el buen camino. En Andalucía estamos gobernando a futuro, con fe en que Andalucía, que está capitalizada en lo humano y en lo tecnológico como nunca, despuntará en cuanto esta tempestad sea historia.
Andalucía no se merece el retrocambio que propugna el PP de Javier Arenas, un retroceso en toda regla en materia social, laboral y económica, con la crisis como coartada. No todo vale por salir de la crisis.
Hay otro modelo, hay otra salida a la crisis, y ésta es por la izquierda. Hay una salida capaz de compatibilizar el impulso económico y los servicios públicos fundamentales como la sanidad o la educación. Hay otro modelo económico de luces largas capaz de crear empleo sostenible y de calidad aprovechando la magnífica formación de nuestros jóvenes y su espíritu emprendedor. Ésa es nuestra apuesta y vamos a demostrar que es real y posible.
Con retos como éstos, ¿cómo puedo siquiera pensar en mi futuro personal? Mi futuro no importa, solo importa el de Andalucía.

Elecciones andaluzas: El duelo final

El manejo de los tiempos

La primera cita electoral después de las elecciones generales del 20N va a desarrollarse en Andalucía. Será el 25 de marzo y en ellas el manejo de los tiempos va a ser una variable más que relevante ya que las elecciones andaluzas suponen el duelo final del PSOE frente al PP. Los resultados dirán si el hundimiento del PSOE se confirma también en su región insignia, o si hay una recuperación de este partido después de la catástrofe electoral de noviembre.

Revisando los antecedentes de la cita electoral, esta será la primera vez en 22 años que las elecciones al Parlamento andaluz se celebren sin el paraguas de una convocatoria general. Solo en dos ocasiones, los andaluces han celebrado un debate electoral sin interferencias de otros comicios: en 1982, las primeras autonómicas, y en 1990. En el resto de las ocasiones se han hecho coincidir con las europeas o con la renovación de las Cortes.

El manejo de los tiempos: la variable más relevante de una estrategia electoral


Cuando el anterior Presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, decidió adelantar las elecciones generales, previstas para el año 2012, al 20 de noviembre de 2011, se planteó una disyuntiva para las elecciones en la comunidad autónoma de Andalucía, gobernada por el PSOE. Partiendo de la premisa de que las elecciones del 20N iban a ser pésimas para el partido de gobierno, ¿era conveniente hacerlas coincidir en esa misma fecha, sabiendo que lo harían en un clima de opinión pública extremadamente negativo?. O ¿las dejarían para la fecha original, arriesgando sufrir un efecto negativo adicional de arrastre, previsiblemente muy poderoso, por la inevitable victoria del PP?. La respuesta, ya la saben. Competir después de una victoria aplastante del adversario, es más difícil que competir antes de que esa victoria se haya verificado. Eso es evidente. Existen, sin embargo, varias lógicas acumuladas, y en competencia entre sí, a la hora de tratar de anticipar los resultados de una elección.

Después de las elecciones del 20N, la bomba de 5 millones de parados se encuentra en las manos de Mariano Rajoy y del PP por lo que la distancia entre el 20 de noviembre de 2011 y el 25 de marzo de 2012, es corta. Corta para que el nuevo gobierno muestre buenos resultados. Es corta también para que el PSOE, ahora desde la oposición, utilice los descontentos que puedan surgir por una frustración de expectativas.

En cualquier caso lo que es evidente, es que para el PSOE de Andalucía no va a ser fácil soportar la presión incontenible de la culpabilización por la crisis que tuvo el PSOE nacional en la campaña del 20N. En el 20N los candidatos no tuvieron prácticamente ninguna incidencia en los resultados y en el desarrollo de las campañas, tampoco.

Lo que está claro es que en la campaña de las autonómicas andaluzas va a importar mucho lo que digan y hagan los candidatos, pero va a importar más todavía cómo se hagan las campañas. El 20N, el PSOE perdió en Andalucía por nueve puntos. Un cambio importante del clima de campaña puede hacer intervenir un cambio también muy importante, paralelo, de números. ¿Qué cifras específicas? Imposible de saberlo a priori. Sin embargo, un movimiento de diez puntos, que podría hacer ganar al PSOE en Andalucía después de la catástrofe de noviembre, no es para nada imposible, a condición de que la campaña aproveche al máximo las oportunidades de esta elección.

Dos hombres, dos candidatos, ¿una fecha única para las elecciones?

Oficina de prensa
A todos los que hemos entrado alguna vez (o más de una) en el edificio de la calle San Vicente, nos ha sorprendido el característico color rojizo del mármol de la sede socialista en Andalucía. Y Alfredo Pérez Rubalcaba no ha sido menos. El candidato del PSOE a “Moncloa 2012” (como yo he bautizado la carrera San Jerónima de las generales) ha puesto sus pies en el mármol rojo de San Vicente en la jornada del lunes. Ha sido una reunión de candidatos. Uno está claro. Bueno, el otro también. Dos hombres, una misión: intercambiar opiniones. Dos hombres, un protagonista: el candidato. (El calor sevillano, el otro). En petit comité, Rubalcaba ha dicho que intensificará su agenda y su presencia en Andalucía a partir de septiembre, por lo que estaremos atentos. Para que no suene raro, ha recordado, que él es diputado por Cádiz, y ha destacado en referencia a Andalucía y al PSOE de Andalucía, que son su “casa” y su “partido”. (Nadie lo había puesto en duda. Al menos, yo no).
Después del encuentro, de poco más de una hora, el presidente de la Junta de Andalucía, Pepe Griñán, ha explicado que la presencia del candidato socialista a la Presidencia del Gobierno, en nuestra comunidad “no será sólo electoralista”. Griñán quiere dejarle claro a Rubalcaba, una identidad propia como la andaluza. En esta línea, Rubalcaba ha destacado la medida planteada en Andalucía para que los jóvenes que abandonaron sus estudios para trabajar en la construcción regresen a la Educación, así como la propuesta que él mismo ha presentado esta mañana del contrato de formación para jóvenes. De echo, empleo ha sido la segunda palabra más escuchada, la primera elecciones anticipadas. En cuanto al asunto (importante) y último, Pepe Griñán ha apelado a la paciencia “cuando se haga la Conferencia, que va a ser la que va establecer las bases fundamentales de los programas electorales, hablaremos de ello”. Pero sentencia “será el presidente del Gobierno, quien decida”. Pues eso, nada nuevo bajo el sol.