Archivo de la etiqueta: entrevista

Entrevista en “Espejo Público”

Más vídeos en Antena3

He participado en el programa “Espejo Público” de Antena 3, donde Susanna Griso me ha entrevistado. Allí he explicado que la Guardia Civil y la Policía Nacional son dos cuerpos que trabajan defendiendo los intereses de los ciudadanos españoles y a los inmigrantes. Las noticias de Ceuta y Melilla reflejan una realidad complicada, ya que ambos territorios son las fronteras en el sur de Europa, y no se puede olvidar que estamos viviendo una campaña política y mediática contra el trabajo de los guardias civiles, que son los primeros en solidarizarse con los inmigrantes.

Además, he tenido la oportunidad de contar que tras el accidente que sufrí he recibido innumerables muestras de cariño de ciudadanos anónimos y que la experiencia me ha servido para valorar y recordar que es lo que en la vida importa. Actualmente, tengo el privilegio de ser delegada del Gobierno en Madrid, y, a pesar de la gran carga de trabajo que supone, disfruto cada día de mi trabajo que muchas veces supone una exposición mediática contante porque quienes estamos en política tenemos que salir a dar explicaciones a los ciudadanos.

Os dejo un enlace con el programa completo. La entrevista comienza en el 19’29”.

“Ni esto ha acabado conmigo”

01/03/2014. Entrevista de Isabel García-Zarza publicada en Yo Dona.

Yo Dona_ Javier SalasAl despertar del coma pensó que se iba a morir y se preparó para ello. En realidad estuvo a punto de hacerlo no una, sino dos veces tras el brutal accidente en que fue arrollada por un coche cuando iba en moto por el paseo de la Castellana de Madrid, desierto en agosto. Todavía en estado crítico pidió que la sentaran en un sillón, con todos los tubos, porque creyó que tumbada en la cama era más fácil que se muriera. Y con la misma fuerza de voluntad con la que dejó de fumar un día de 1988 que aún recuerda, Cristina Cifuentes (Madrid, 1964) le plantó cara a la muerte.

Pidió el alta antes de tiempo porque estaba convencida de que la adrenalina del trabajo le iba a ayudar tanto o más que los parches de morfina a soportar los zarpazos de las lesiones. Y así ha sido. Medio año después del accidente está ya prácticamente recuperada, aunque todavía sigue con un programa estricto de rehabilitación. Dice que ha cambiado, que el suceso la ha anclado en el aquí y en el ahora. En el presente. Quizá porque, como dijo hace poco en su twitter, citando a Dante, «quien sabe de dolor lo sabe todo». Se niega a hablar del futuro, aunque son muchos los que quieren verla como candidata de su partido a la alcaldía de Madrid, o incluso a la presidencia de la Comunidad.

Habla con vehemencia y ante determinadas preguntas mide cuidadosamente sus palabras. Elige bien cómo dejarse fotografiar. «Esto es política», advierte al fotógrafo. Y es que Cifuentes, funcionaria de la Universidad, lleva en esto media vida. Fue diputada en la Asamblea de Madrid y desde hace dos años es delegada del Gobierno. La entrevistamos en la sede de la delegación, verdadero centro de control de lo que ocurre en la capital. Este palacete fue la vivienda de unos marqueses y luego la embajada de Japón. Aún quedan telas de seda con flores en las paredes. Sobre ellas, sus cuadros de Tintin. En su mesa de despacho, un montón de papeles por firmar.

Llega a la entrevista con el pelo suelto, vestida de negro, con pantalones de cuero y botas de motera -aunque de momento haya aparcado la moto-. Parece otra. Para las fotos adopta la imagen oficial, con ropa más formal y la coleta, su peinado de trabajo -«estoy todo el día con la policía y la guardia civil», se justifica. Se la hace y le cambia no solo la cara, sino la actitud. Ya está de servicio.

Se acaban de cumplir seis meses del accidente. ¿Cómo se encuentra?
Bastante bien afortunadamente, sobre todo para la magnitud que tuvo. Aún he de hacer mucha rehabilitación. Tengo todavía una vértebra aplastada, las fracturas en las costillas están consolidando muy bien, pero es lento. El pulmón, que fue lo más grave, ya está como si no hubiera sufrido el accidente. Tengo dolores, aunque ya no llevo parches de morfina, de vez en cuando tomo algún analgésico, pero intento que no sean muchos. Ayer estuve muy contenta porque conseguí evitarlos. Es cuestión de tiempo, la fisio es importante para no quedar con un dolor crónico de espalda. Si esto no pudo conmigo en el hospital, mucho menos ahora. Los médicos están muy asombrados de cómo he evolucionado, pensaban que iba a estar mínimo cuatro o cinco meses ingresada.

¿Llegó a temer por su vida?
Sí. Estuve a punto de morirme dos veces, la primera vez en la ambulancia, que llegó enseguida. Me dolía todo mucho, ya estaba encharcado el pulmón derecho. A mitad de camino me sedaron y tuvieron que parar para intubarme porque me estaba muriendo. Y me salvaron la vida. La segunda vez fue en el hospital de La Paz. Tuvieron que operarme de urgencia. Y a los cuatro días, cuando estaba en coma inducido, los médicos pensaron que era el final. Estaba al borde de un fallo multiorgánico porque el golpe en el corazón fue muy fuerte. De todo eso me enteré después. Y aunque no conocía mi gravedad, cuando estaba en la UCI, al poco de salir del coma, sentía que me moría. Quería que aquel sufrimiento terminara. No era solo dolor, era dolor y miedo. Y me resigné a morir. Me preparé para ello, pensé que mis hijos ya eran mayores… Pero una vez que pasó ese momento, me dije que tenía que salir de ahí como fuera.

Y entonces empezó a recuperarse.
Sí, y se asombraron los propios médicos. Me levanté de la cama y me instalé en un sillón enchufada a las máquinas. Estaba convencida de que acostada era más fácil que me muriera. Esa actitud y el esfuerzo por salir adelante fue lo que me hizo recuperarme de manera tan rápida y sorprendente.
Se ha definido siempre como agnóstica. ¿En esos momentos tan duros cambió su manera de pensar?
En ese sentido no. Durante la estancia en el hospital mucha gente rezó por mí y me hizo llegar desde una virgen de Lourdes bendecida hasta estampas. Estas cosas, independientemente de que se crea o no, no perjudican y estoy muy agradecida. Y si ha habido por ahí algún tipo de intervención… Mi madre dice que lo mío ha sido un milagro.

¿Cómo le ha cambiado el accidente?
Cuando ves la muerte cerca, recolocas toda tu vida. Aprendes a verla de otra manera, y esto, que todos creemos que lo sabemos, se nos olvida. Cuando sales de tu casa por la mañana das por hecho que vas a volver, y a lo mejor no es así. Cuando te ocurre algo, eso que siempre crees que le pasa a los demás y no a ti, te sirve para no dejar demasiadas cuentas pendientes. Y sobre todo para intentar disfrutar el día a día, apreciando las cosas sencillas, que son las que más satisfacción te dan, tu familia, tus amigos y poco más. El resto lo relativizas mucho. Para que algo me preocupe realmente tiene que ser muy importante. Es raro que me enfade. No me tomo las cosas con más tranquilidad, porque sigo trabajando igual y con la misma energía que antes. Pienso en el presente, nunca a largo plazo. Planear el futuro es un error, no tiene ningún sentido.

Vamos al corto plazo. Si hubiera estado en el Congreso durante la moción de IU contra el anteproyecto de la ley del aborto, ¿qué habría votado?
Afortunadamente no soy diputada. No sé qué habría hecho, pero posiblemente habría tenido un problema.

¿Como Celia Villalobos, que va a ser sancionada por votar en contra del criterio de su grupo parlamentario?
No es la primera vez ni la última, todo el mundo conoce perfectamente su posición.

¿Ha sido un error plantear esta reforma?
Se trata de un tema de gran complejidad jurídica y política, resulta difícil hablar en términos absolutos. Es cierto que el PP tenía un compromiso electoral y los compromisos hay que cumplirlos. Con la ley del año 85 se había conseguido que la regulación del aborto no fuera un problema, fue un tremendo error del Gobierno de Zapatero cambiarla. Nadie estaba deacuerdo con que las menores de 16 años pudieran abortar sin el conocimiento de los padres. Sí había que reformar la actual legislación para cambiar esa situación y regular de otra manera la píldora del día siguiente. En cuanto al resto, mi opinión ya la he manifestado públicamente [está a favor de una ley de plazos]. Hay un debate en el seno del Partido Popular y eso es positivo. Pero me gustaría que cuando legislemos lo hagamos representando al más alto espectro de sociedad, y con el máximo consenso.

¿Hay que cambiar el anteproyecto?
Sí, habría que modificarlo y esperar a ver qué dice el Tribunal Constitucional.

La delincuencia en Madrid ha bajado un 4,3%. ¿A qué se debe?
Se creía que iba a haber un repunte debido a la crisis pero no ha sido así por tres razones: se han llevado a cabo políticas preventivas -desarticulando 500 grupos criminales-, hay más colaboración ciudadana y, en tercer lugar, se ha hecho un esfuerzo por optimizar recursos. Pero no me gusta ser triunfalista, porque una cosa son las cifras y otra la percepción del ciudadano. Hay que mantener la lucha para avanzar hacia esa utopía del delito cero.

Sus dos años en la delegación coinciden con una época de gran agitación social. Se ha registrado una media de 11 manifestaciones al día. ¿Han llegado a temer un Gamonal en Madrid?
Es un temor que está ahí casi desde el minuto cero. La movilización en la calle ha vivido un aumento exponencial, por el descontento con la crisis y las medidas del Gobierno. Pero también hay un componente de crítica política porque las manifestaciones han aumentado desde que empezó a gobernar Rajoy. A pesar de todo, solo en ocho ocasiones ha habido intervención policial con material antidisturbios.

Dicen que prefiere pasarse que quedarse corta respecto a la presencia policial.
Por supuesto que lo prefiero cuando tenemos informes que nos hacen temer que haya elementos violentos. A veces en manifestaciones pacíficas se infiltran radicales para reventarlas. Entonces prefiero hacer un despliegue disuasorio para evitar una intervención.

Desde fuera asistimos a lo que parecen luchas de poder en el PP. ¿Cómo se deben elegir los candidatos?
Nuestros sistemas de elección son democráticos, lo que no quita que puedan ser más abiertos. Si en una Comunidad solo hay un candidato puede que no haya otro con ganas o apoyos, como ha ocurrido en Andalucía.

¿Se ve como candidata para las elecciones municipales y autonómicas de 2015?
Cuando militas en un partido y te comprometes, como yo desde 1979, siempre estás donde diga el partido. Cuando me ofrecieron ser delegada del Gobierno ni lo pensé. El día que decidan que me tengo que marchar a mi casa pues me iré. Desde luego no estoy en ninguna carrera sucesoria. Es una hipótesis que no me planteo en absoluto. No es el momento, queda año y medio y eso en política es muchísimo.

El PP ha caído en los sondeos. ¿A qué lo atribuye?
Está gobernando y ha tenido que tomar medidas muy dolorosas, alguna de ellas incluso en contra de lo que había prometido en campaña, como la bajada de impuestos, que no se ha podido llevar a cabo, pero que se va a hacer. Cuando llegamos al poder España estaba al borde del precipicio, y ahora lo peor ha pasado.Hemos tocado fondo y empezamos a salir. Y eso el ciudadano a medida que vayan pasando los meses lo irá percibiendo. Tomar medidas tan drásticas pasa factura.

Se está dando un tremendo desapego respecto a los políticos. ¿Cómo recuperar la confianza de la gente?
Es un tema que me inquieta muchísimo, somos la segunda preocupación por detrás de la crisis y el desempleo. Se nos percibe como parte del problema y no de la solución, como debería ser. Lo entiendo porque cuando se dan casos de corrupción es algo espantoso y se tiende a generalizar. Tenemos que recuperar la confianza, no tengo la receta mágica, creo que trabajando duro, dando la cara y muchas explicaciones.

¿Y le parece que los partidos están dando la cara con los casos de corrupción?
Creo que el mío sí. Se han aprobado reformas legislativas que van en esa dirección, como aumentar las penas para esos delitos e impedir que se repitan situaciones como la de Bárcenas o el caso Gürtel.

¿Cómo han afectado al PP estos casos?
Lo que ha tenido que ver con Bárcenas ha sido un shock para todos, desde los dirigentes hasta los militantes. Saber que teníamos en el núcleo del poder una persona que parece ser que ha utilizado su cargo para enriquecerse resulta muy difícil de aceptar. Lo único que espero es que la justicia actúe cuanto antes, y con todo su peso. La mayoría de la gente que está en política es honrada, con vocación de servicio público, pero ese goteo permanente de noticias perjudica mucho a todos y genera rabia.

¿Nota esa indignación en la calle?
La verdad es que no. Cuando salgo, porque trato de hacer una vida absolutamente normal, noto mucho cariño. Siempre he hecho mucha vida de barrio, de estar en la calle y ahora además camino mucho, me viene bien para mi recuperación.

¿Cómo se relaja?
Me encanta leer y el cine, es mi vocación frustrada. Me habría encantado escribir sobre cine, durante años para mí lo máximo era ir una sala y ver varias películas seguidas. No voy a pasar el rato, sino a analizar la cinta, y para eso mejor solo. Ahora lo hago muy poco, porque no tengo tiempo, y me da rabia ya que las películas hay que verlas en la pantalla grande. Veo mucho cine en casa y también series, que las hay magníficas.

Una película favorita.
Tengo muchas, me cuesta decir una sola… Blade Runner me encantó, porque fue innovadora y se sigue copiando. También la trilogía completa de El Padrino. Pero me gusta todo: comercial, de aventuras, el dogma de Lars von Trier, los hermanos Cohen, Robert Altman, Woody Allen…

También es una gran lectora.
Ahora leo un poco menos y he ido cambiando. Antes lo hacía por aprender cosas y ahora para disfrutar, si un libro no está bien escrito lo dejo. Me encanta la novela negra, las sagas completas, Mankel, Camilleri, Silva, todos los autores escandinavos de nombre impronunciable…

Prefiere en papel o en ebook.
En papel. Soy absolutamente digital en todo, excepto con los libros. Me gusta tocarlos, olerlos… Incluso tengo encuadernados algunos de mis autores favoritos, como los de Paul Auster. La tecnología te facilita mucho todo, pero no me acostumbro a leer en ebook.

Mientras habla se sacude con la mano un ramillete de medallas y colgantes que lleva al cuello. En el interior de la muñeca derecha se ve un tatuaje (cuenta que tiene otros cuatro repartidos por el cuerpo). Este es un símbolo chino de protección. Hasta la fecha parece que le ha funcionado.

[La entrevista en la web de Yo Dona]

Entrevista a Inés Arrimadas García, diputada en el Parlamento de Cataluña por Ciudadanos

 

Foto: Entrevista
Foto: Entrevista

Entrevista a Inés Arrimadas García, diputada en el Parlamento de Cataluña por Ciudadanos – Partido de la Ciudadanía, con motivo del Primer Encuentro Político, Social y Económico que bajo el lema “Hablemos de Cádiz” se celebró el 5 de octubre de 2013 en Arcos de la Frontera.

P: Como jerezana que decidió emigrar a Cataluña, tras pasar por varios países europeos y EEUU, la primera pregunta es casi obligatoria: ¿Qué evolución percibes de la provincia de Cádiz desde el exterior?
R: En primer lugar me gustaría aclarar que yo no considero que haya emigrado, tan solo me he movido de una comunidad española a otra por lo que no me considero emigrante. Dicho esto creo que Cádiz está sufriendo especialmente la crisis y me apena ver hasta qué punto ha sido azotada mi provincia, pero por otro lado también me sorprende. En Cádiz hay muchas potencialidades y si se aprovecharan esas oportunidades dejaría de ser la provincia con más paro de España. Lamentablemente la administración pública y los poderes públicos no están a la altura de las circunstancias y por tanto espero que en Cádiz se asuma una alternativa política que sea capaz de situar al ciudadano en el centro de la propia política y con iniciativa y capacidad para tomar decisiones que permitan el despegue económico de la provincia.

 
P: El ascenso de Ciudadanos parece imparable, ¿qué podría significar vuestro partido a nivel estatal para el conjunto de los españoles?
R: Son muchos los ciudadanos que nos piden que nos presentemos a las elecciones nacionales y en ese sentido pensamos que es necesario una alternativa al bipartidismo que hemos tenido todos estos años. La escasez de alternativas siempre es mala porque al final los mismos errores se dan una y otra vez tanto en el PP como en el PSOE a pesar de que de cara a la galería defiendan ideologías distintas. Creemos que en Andalucía y en el conjunto de España es posible una alternativa, pero sabiendo también que nosotros solos no vamos a poder resolver los problemas del país. Podemos ser una pieza clave, o incluso liderar de alguna forma esa alternativa, pero la alternativa debe venir de la suma de plataformas y distintos movimientos sociales que sean conscientes de la necesidad de regenerar el sistema político y democrático y de poner en el centro de las decisiones políticas a los propios ciudadanos y no a los partidos.

 
P: Según un reciente estudio, el trasvase de votos hacia Ciudadanos proviene prácticamente desde todos los partidos, destacando PSOE (38%), CiU (34%) y el PP (14%), pero sin embargo existe también un elevado número de nuevos electores que se inclinan por vuestro partido. ¿Tenéis datos en cuanto al porcentaje de jóvenes que se han incorporado al censo electoral y que se inclinan por vuestra opción?
R: No tenemos datos exactos sobre eso, pero sí sabemos que contamos con un voto muy joven. En nosotros han encontrado un referente esos jóvenes que, desencantados con la política, no iban a votar. En Ciudadanos hay personas muy jóvenes en puestos de responsabilidad y Albert Rivera es un ejemplo magnífico en ese sentido y si a eso le unimos que han sabido captar nuestro mensaje de alternativa puede que estemos ante parte de la explicación de ese voto joven. Creemos que la clave está en hablar claro, no ser un partido integrado por políticos profesionales sino por profesionales de distintos ámbitos que han decidido dar el paso a la política para intentar mejorar la situación general. De todas formas tampoco nos obsesionamos con quién nos vota y quién no, nos interesa mucho más arreglar los problemas de los ciudadanos porque, además, estamos convencidos de que es posible.

 
P: Siendo andaluza y Diputada Autonómica en el Parlamento de Cataluña, ¿qué siente ante determinados desprecios que se muestran en esa institución hacia lo español en general y, muchas veces, hacia lo andaluz en particular?
R: Indignación. Sobre todo mucha indignación porque en el Parlamento se habla de los andaluces como inmigrantes, se tramitan propuestas relativas a los andaluces en la Comisión de Acción Exterior junto a propuestas del pueblo kurdo o de Mali y eso como andaluza evidentemente me indigna, pero también me preocupa porque eso responde a un desconocimiento absoluto de la realidad. Me preocupa también porque esas actitudes se han mantenido allí durante muchos años sin que hubiera ningún partido que alzara la voz y que les dijera simplemente que eso no se puede hacer. Ni el PP ni el PSOE, que se supone que no son nacionalistas, han sabido ni querido nunca hacer frente a ese lenguaje y a ese discurso. En ese sentido la gente nos reconoce y agradece que nosotros, desde que hemos llegado, sí lo estemos haciendo sin ningún tipo de complejo. Yo personalmente he intervenido algunas veces cuando he considerado que se hablaba de los andaluces como no correspondía y esa es la única manera de parar un discurso que no favorece a nadie. Por tanto, como decía antes, hay que hablarle claro a la gente porque si durante 30 años se han informado por medios de comunicación totalmente controlados por los partidos nacionalistas, en cierta medida es lógico que ese mensaje acabe calando y tienen que saber que hay otra información, veraz y contrastada, que ahora pueden recibir por parte de nosotros.

 
P: ¿Inés, dónde se encuentra el techo de Ciudadanos, qué meta tenéis fijada?
R: El partido no es un fin en sí, el partido es un medio, por lo que los objetivos del partido son los objetivos de la ciudadanía que forma parte del partido, y esos no son otros que influir en una regeneración política y democrática en España. Estamos convencidos que se deben llevar a cabo una serie de cambios, reformas de leyes importantes como la Ley Electoral, la lucha contra la corrupción, una nueva ley de financiación de partidos, la limpieza de la política en general, la eliminación de estructuras políticas que forman parte del sector público pero que no aportan servicios a los ciudadanos, la ayuda a sectores productivos como las empresas y los autónomos y esos son realmente nuestros objetivos. Obviamente cuantos más diputados tengamos más opciones tendremos de cambiar las cosas pero no nos marcamos un número en concreto como objetivo porque, como dije al principio, el partido es un medio, no un fin.

Albert Rivera, Ciudadanos

Foto:  Jornada "Hablemos de Cádiz", celebrada en Arcos
Foto: Jornada “Hablemos de Cádiz”, celebrada en Arcos

Entrevista a D. Albert Rivera Díaz, diputado en el Parlamento de Cataluña y presidente de  Ciudadanos – Partido de la Ciudadanía con motivo del Primer Encuentro Político, Social y Económico que bajo el lema “Hablemos de Cádiz” se celebró el 5 de octubre de 2013 en Arcos de la Frontera.

Pregunta: Buenas tardes Albert, con ésta es su tercera participación en actos políticos en la provincia de Cádiz en poco más de año y medio desde que tuvo el primer encuentro político con CIS en Sanlúcar de Barrameda. ¿Cómo valora la evolución de Ciudadanos de Cádiz desde ese primer contacto y qué opina de su expansión?

Respuesta: Yo creo que en proporción a la velocidad que está cambiando el país. La sociedad está evolucionando, la gente suma voluntarios de la sociedad civil y Ciudadanos de Cádiz es un ejemplo, al igual que Ciudadanos está subiendo también muchísimo porque el sistema de partidos actual está obsoleto y los ciudadanos están empezando a confiar en los partidos que queremos reformarlo y no romperlo. Yo veo una evolución desde la última vez que estuve aquí clarísima y veo más partidos que se suman, más gente, las cosas mejor organizadas, que sin duda es buen síntoma y por tanto con mucho potencial en la provincia de Cádiz. Pienso que en general en toda España hay una voluntad clara de sumar en aquello que nos une.

P: Por parte de partidos y plataformas ciudadanas se incide mucho en la participación activa de los propios ciudadanos en la vida política. ¿Qué pueden ofrecer a esos ciudadanos que hoy en día no tienen decidido su voto y recelan de tantas promesas y buenas intenciones?

R: Lo que no se debe hacer es prometer algo que no puedes cumplir, se trata simplemente de ofrecer cambios, defender unos valores, un modelo de sociedad, intentar llevarlo a cabo y a partir de ahí que la sociedad conozca tu producto, tu oferta, tu modelo de sociedad. El problema a veces es que los grandes partidos intentan que no se conozcan otras alternativas y ese es el gran reto que tenemos por delante los partidos nuevos, que no es otra cosa que intentar llegar a la gente a través de las redes sociales, de los medios de comunicación digitales, a través de la calle porque es la única manera que nos queda, pero yo creo que hay que ofrecer simplemente humildad, trabajo y valores más que promesas.

P: Sin duda estará informado de la decisión tomada por la ex alcaldesa de Sanlúcar de renunciar a la alcaldía al no poder prestarle la atención que un municipio como Sanlúcar merece. En Cataluña, con Oriol Junqueras, tenéis un caso parecido ya que al estar más pendiente de sus quehaceres en la Generalitat prácticamente solo acude a su pueblo, Sant Vicenç, cuando hay un Pleno,  ¿Cuál de las dos posturas considera más acertada y coherente para con su pueblo?

R: Nosotros desde Ciudadanos lo que proponemos en nuestro programa es que sea incompatible tener dos cargos que necesiten exclusividad en la dedicación. A mí me parece que ser alcalde de Sanlúcar, Sant Vicenç dels Horts o de cualquier municipio es incompatible con ser Diputado, por tanto nosotros planteamos que por ley sea incompatible y si no lo es ahora por ley, por ética y por dedicación al trabajo debería serlo.

P: Mantener a Cataluña en España y en Europa es su lucha diaria en ese Comunidad, ¿cuál cree que debería ser el caballo de batalla del ciudadano andaluz y convertirla en su lucha diaria?

Foto:  Jornada "Hablemos de Cádiz", celebrada en Arcos
Foto: Jornada “Hablemos de Cádiz”, celebrada en Arcos

R: Realmente nuestra lucha no es mantener a Cataluña dentro de España y de Europa, Cataluña forma parte de España y, por tanto, de Europa. Nuestra lucha es por la educación, por una democracia más fuerte, por erradicar la corrupción, por cambiar el sistema económico para que esté al servicio de la gente y no al servicio de la especulación o de los poderes financieros. Las preocupaciones de Cataluña son las mismas que las que puedan tener los andaluces, los extremeños o los madrileños, lo que pasa es que en mi tierra nos han puesto un problema añadido porque unos señores nos quieren separar, pero esa no es nuestra principal preocupación, que no es otra que la misma en todas las provincias de España y por eso a Andalucía hay que ofrecerle exactamente lo mismo que a cualquier rincón de España. Si el primer problema de los españoles es el paro, el segundo es la corrupción, el tercero la economía y el cuarto los partidos políticos pues habrá que dar soluciones que regeneren la vida pública, que reactiven la economía y que hagan más felices a los ciudadanos de este país, por eso hay que hacer un modelo para toda España donde en cualquier rincón del país defendamos lo mismo.

P: Estamos viendo a diario que los dos grandes partidos no solo no cumplen sus programas electorales, sino que en muchos casos hacen todo lo contrario de lo que prometieron una y otra vez no hacer. Teniendo en cuenta que muchos ciudadanos votan conforme a ese programa y esas promesas, podríamos considerarlo publicidad engañosa. ¿Considera prioritario que los programas electorales se firmen ante notario y se exijan responsabilidades en caso de incumplimiento manifiesto y continuado?

R: Lo que hay que tener realmente es gente digna, y que no mienta y eso no se firma por contrato. Los mentirosos lo serán toda la vida como los ladrones serán ladrones toda la vida. Lo que hay que conseguir es que la gente que está en política y los ciudadanos en general seamos ciudadanos y que cuando alguien mienta no se le vuelva a votar. Artur Mas dijo que iba a plasmar su oferta ante notario y yo creo que quien necesita ir a un notario es porque nadie confía en él. Es como si yo digo que prometo que no voy a robar y que lo voy a poner ante notario; si tú sabes que soy honrado no necesitas que lo ponga ante notario.  Es más un problema de valores en la propia política, lo que sí creo es que los programas de gobierno deben ser revisados y ofrecidos su ejecución anualmente. Cada año sería bueno, y algunos ya lo hacemos en los lugares donde tenemos alguna responsabilidad, ofrecer a los ciudadanos información sobre la ejecución de tu programa de forma anual y al finalizar la legislatura. Es hacer un balance y decir, pues he ejecutado por ejemplo el 70% del programa, o el porcentaje que corresponda, y explicar por qué no se ha podido ejecutar el restante. Eso sería bastante más útil que firmar ante notario, entre otras cosas porque una firma dependiendo de según quién sea tampoco me vale. Rajoy prometió en campaña que no iba a subir los impuestos, que no iba a tocar las pensiones o que iba a reformar la administración pública, y Zapatero pues tres cuartos de lo mismo. Por tanto la confianza se gana con valores y con dignidad, y debemos tener en cuenta que los ciudadanos no son súbditos y tienen el deber de controlar al poder público y a sus representantes que para eso nos pagan el sueldo.

P: Recientemente se ha hecho público un informe por parte de Hacienda en el que se concluye que en caso de que los sobresueldos que aparecen en los llamados “papeles de Bárcenas” fueran ciertos, estos supuestos delitos ya habrían prescritos. ¿Tiene la impresión de que este caso se ha demorado de forma consciente y deliberada para poder alegar precisamente esa prescripción?

Foto:  Jornada "Hablemos de Cádiz", celebrada en Arcos
Foto: Jornada “Hablemos de Cádiz”, celebrada en Arcos

R: Pues seguramente muchos españoles tenemos esa sensación, aunque no tengo pruebas y por tanto no puedo especular con ello y menos en un cargo público, pero sí es verdad que la sensación de muchos ciudadanos es precisamente esa. Pero si me permites te diré otra cosa que me preocupa mucho; juzgamos solo aquello que es delito y con sentencia firme y hay que empezar a juzgar y exigir responsabilidades políticas. Si tú has robado o no has declarado tu sueldo, sea o no sea delito, esté prescrito o no, no deja de ser inmoral por tanto Rajoy, o por poner otro ejemplo en el “caso Palau” no solo deben haber dimisiones si hay delito finalmente, sino que hay actitudes en política que merecen una dimisión.

P: Si tuviera que resumir el encuentro “Hablemos de Cádiz” en una sola frase, ¿qué titular nos daría?

R: Trabajo, ilusión y esperanza.

Entrevista a Albert Rivera @Albert_Rivera de @Ciutadans_Cs

@Albert_Rivera de @Ciutadans_Cs

Entrevista a Albert Rivera (@Albert_Rivera), presidente de Ciudadanos – Partido de la Ciudadanía (@Ciutadans_Cs) y diputado en el Parlamento de Cataluña, durante su asistencia al I Congreso de Ciudadanos de Cádiz el pasado 23 de febrero, donde además ofreció una ponencia bajo el título “la regeneración política: la hora de los ciudadanos”

Pregunta: Hace ahora poco más de un año que visitó por primera vez a Ciudadanos Independientes de Sanlúcar y ese encuentro fue de cierto modo el embrión de lo que estamos viviendo hoy. ¿Pensó cuando conoció a los miembros de CIS que avanzarían tanto en este proyecto en tan poco tiempo?

Respuesta: Pues siendo sincero no me ha sorprendido en absoluto. Desde el mismo momento que conocí a Juan Marín (CIS) y al eficaz grupo de trabajo que tiene estuve convencido, por la seriedad que transmitían y por su poder de organización, que el proyecto que tenían entre manos daría resultado en muy poco tiempo. Estos dos días en Sanlúcar no solo me ha confirmado esa sensación, sino que creo que han sabido rodearse
de otros tres partidos muy válidos, como son Independientes Portuenses, Ciudadanos por La Isla y Alternativa Independiente Progresista como compañeros de viaje que harán de Ciudadanos de Cádiz todo un éxito.

Pregunta: En cuanto a política nacional, estamos viviendo momentos muy convulsos con el caso Bárcenas y todo lo que ello implica. El nº 2 de UPyD Carlos Martínez Gorriarán, ha admitido que “es posible” que la plataforma Basta Ya, de la que formaba parte junto a Rosa Díez recibiera en su día donaciones del PP y de Luis Bárcenas. ¿Qué opinión le merece esto?

Respuesta: El hecho de que pudiera o no recibir esa plataforma dinero del PP a través de Bárcenas no me preocupa tanto como saber de dónde salió ese dinero y con qué intención se donó. Es totalmente inconcebible que con los graves problemas que tiene España un ex-tesorero de un partido político pueda tener en vilo a todo el país sin que los políticos que le nombraron, avalaron y justificaron durante mucho tiempo den explicaciones convincentes a los ciudadanos.

Pregunta: La propia Rosa Díez rechazó en el pasado varias ofertas vuestras para unir fuerzas de alguna forma. ¿Piensa que pudiera estar arrepentida a la vista de los últimos resultados en Cataluña donde no ha conseguido ni un solo diputado?

Respuesta: Yo evidentemente no puedo hablar en nombre de Rosa Díez, pero lo que sí es cierto es que en tres ocasiones nos ofrecimos para crear una sinergia, una tercera vía que fuera capaz de hacer frente a los dos grandes partidos. En las tres ocasiones nos rechazaron, y aunque no sé si ella pueda estar o no arrepentida, lo que sí puedo asegurar es que a nosotros, y los resultados lo avalan, nos ha ido muy bien. Al igual que ha llegado el tiempo de dejar de pensar en PP y PSOE para poder avanzar, puede que haya llegado la hora de dejar de pensar en UPyD, aunque Ciutadans estará siempre abierto a escuchar propuestas serias y coherentes vengan de donde vengan.

Pregunta: En las elecciones catalanas de hace tan solo tres meses, Ciutadans consiguió nueve diputados cuando antes solo contaba con tres. Según las últimas encuestas aparecidas ayer, si las elecciones se celebraran en este momento, llegaríais a los doce o trece diputados. ¿Tiene realmente techo este movimiento ciudadano? ¿Os habéis marcado alguna meta?

Respuesta: Efectivamente las últimas encuestas nos auguran un fuerte ascenso, pero para nada creo que sea nuestro techo. El movimiento ciudadano es imposible que tenga techo siempre que estos ciudadanos estén obligados a aguantar a políticos que les engaña y defrauda a diario. Meta no nos hemos marcado, pero puedo asegurar que seguiremos luchando por una política transparente, por un nuevo modelo de gestión del dinero público y por devolver a la ciudadanía la confianza en la democracia. Serán los propios ciudadanos los que marquen el techo.

@Albert_Rivera de @Ciutadans_Cs

Pregunta: Durante su ponencia de hoy ha hablado sobre devolver a los ciudadanos el poder que se les ha quitado. Precisamente Esperanza Aguirre manifestó hace dos semanas, hablando sobre la regeneración política, exactamente lo mismo. ¿Qué opinión le merece que una política del peso específico de Esperanza Aguirre diga ahora públicamente que habría que devolverle a los ciudadanos el poder que, entre unos y otros, le han
restado durante todos estos años?

Respuesta: A mí personalmente me alegra mucho que políticos como la Sra. Aguirre digan ahora exactamente lo mismo que lo que nosotros venimos pidiendo desde hace seis años, pero me hubiera gustado mucho más que lo hubiera dicho y hecho durante todos los años que ha estado en la primera línea de la política y no una vez que se ha retirado. Son muchos los ejemplos de políticos que una vez que abandonan la primera línea de la política propugnan todo lo contrario de lo que hacían durante sus mandatos. Por tanto me parece acertado, pero en su caso muy tarde.

Pregunta: Le hemos escuchado hoy hablar de la tercera vía, la transición ciudadana y la regeneración de la vida política y democrática. Si usted contara mañana con la confianza de la mayoría de los ciudadanos ¿Cuál sería su primera medida?

Respuesta: Pues hay muchas cosas que cambiar si llegara a la Moncloa, pero sería muy tramposo decir que empezaría por cambiar muchas leyes. Yo creo que lo primero que haría sería llamar al resto de los partidos políticos y decirles que esto no lo podemos sacar adelante solos, sino que tenemos que contar con el resto de la ciudadanía. Yo creo que la reforma política que necesitamos tenemos que liderarla los que somos libres, los que no tenemos mochilas y los que tenemos legitimidad moral para plantearla, pero sin olvidar que al final es una reforma del país, una reforma de la instituciones. Con la unidad en definitiva como mandamiento, lo lógico sería llamar a los líderes de la oposición de los demás partidos y decirles “este es mi plan de reformas”. No será un plan de reformas de mi partido, sino que será una reforma de España, de sus instituciones, y quiero contar contigo. Ahí seguramente muchos se retratarían, pero tender la mano, ofrecer y sumar siempre es bueno. Otra cosa es que tender la mano signifique diluir tus reformas. Yo jamás aceptaría la mano de alguien que en el fondo no quiere cambiar nada. Para mí la Ley Electoral es fundamental para conseguir listas abiertas, pero igual de importante es que el voto de un ciudadano valga lo mismo viva donde viva. Hay otras cosas que cambiar, como la separación de poderes, no se puede explicar de ninguna manera que el Consejo General del Poder Judicial no sea escogido por jueces para que la justicia sea realmente libre, sino por el secretario general del PP o PSOE, ya que esos jueces después tienen que decidir en muchos casos sobre corrupción política de los mismos partidos que les han nombrado.

En definitiva, hay mucho trabajo.

Entrevista para ABC

15/04/2012. Entrevista publicada en el diario ABC.
«Para mí hacer fiesta es no tener que arreglarme para salir, no hacer nada, descansar, leer», nos cuenta. Madre de dos hijos, arrastra la cruz de que ha pasado poco tiempo en casa con ellos: «La única manera de compensar ha sido siempre dedicarles absolutamente todo mi tiempo libre, sobre todo cuando eran pequeños, yo en fin de semana me los he llevado a todos los sitios, no los dejaba por ningún otro plan, ellos eran mi plan».

Tiene la delegada un físico desmesuradamente joven (se forra todo el día de chuches y de cafés del Starbucks —«latte», con una pizca de canela— sin engordar) y una voz casi infantil que es como la guinda de un pastel de contrastes. No va a misa los domingos y levantó polémica pidiendo retirar la palabra «cristiano» de la definición del PP, pero en cambio se nos declara cristiana ella misma, ha educado a sus hijos en un colegio religioso y se resiente del «evidente ataque contra la Iglesia católica que vivimos con el Gobierno Zapatero». Considerada del ala popular más «progre», no le tiembla la mano al anunciar que con ella la ley se cumplirá a rajatabla en la calle y se reivindicará sin complejos a las fuerzas de seguridad.

«La Guardia Civil y la Policía Nacional no son el enemigo, es justo lo contrario, nos protegen a nosotros, a nuestras libertades y al Estado de Derecho», proclama con naturalidad. Y pone un ejemplo kafkiano: «Hace poco, en Lavapiés, la Policía fue a detener a un traficante, un camello, y en el momento de la detención unas llamadas brigadas vecinales contra las redadas de inmigrantes van y atacan a la Policía; hubo que pedir refuerzos y cuatro policías resultaron lesionados. Esto es el mundo al revés; ¿qué pasa, que no se puede detener a una persona que está traficando con droga porque es de color?»

En resumen, que por muy felices y muy familiares que se las quiera prometer la delegada del Gobierno en domingo, las más de las veces le toca pasarse por el despacho y, cuando no, vivir pendiente del móvil. «Prohibido desconectar», sonríe. Otra secuela es que apenas duerme: de 3 a 7 los días laborables, de 3 a 8 en fin de semana. «No tendría vida si no aprovechara la noche para hacer mis cosas», apunta.

Esas cosas suyas incluyen una firme presencia en las redes sociales. «Es la manera de que la gente pueda dirigirse a ti sin intermediarios», constata. La horrorizan los políticos que tienen «negros» que tuiteen por ellos y los que creen que «si entras mucho en Twitter, es que no trabajas». Para ella es un trabajo crucial que, además, se puede hacer de madrugada y aprovechando los tiempos muertos, así sea sacando el iPad en el metro.

Con todo esto el ocio dominical, cuando lo tiene, es una suma de pequeños milagros. De largos paseos por Malasaña, de escapadas al cine. «Cuando tenía tiempo me escapaba a ver dos y hasta tres películas seguidas; de no dedicarme a la política, me habría encantado ser crítica de cine», desvela, muy seria. También la vuelve loca su gata Cleo, casi una hija más. Cristina quiere tanto a Cleo que no le importa ni que le dé alergia: «Mis hijos me llaman friqui y mi alergóloga me llama anormal; liquida al gato, me dice. Ella no lo entiende, a mí la alergia me sobrevino cuando yo ya tenía la gata, menuda faena, pues ¿qué quieren que haga?, me aguanto y ya está».

¿Cocinar? Jamás. «No me gusta, no me interesa, y además, como yo como lo que sea…», escurre el bulto. Claro que ella puede, porque tiene a su marido Javier, un santo varón que no solo hace unos guisos estupendos, sino que después… ¡recoge la cocina! Felicito ardientemente a la delegada por su cónyuge y la animo a hacer público de dónde lo ha sacado, por si alguien quiere ir a por más.

«En casa no es que estén cambiados los roles, pero como yo siempre he tenido que estar mucho fuera, pues siempre se ha ocupado Javier, que también trabaja mucho, pero con otros horarios. Tener la retaguardia cubierta ha sido para mí fundamental. Si no, imposible», reconoce, agradecida. A veces detrás de una gran mujer hay incluso un gran hombre.