Archivo de la etiqueta: Griñán

Destino Génova 13. Javier Arenas cambia el chip.

Foto: ABC Sevilla

Muy parco y breve en palabras, desilusionado y sin ambiciones en Andalucía. Hablo del discurso de Javier Arenas en la investidura de José Antonio Griñán como presidente del Gobierno de Andalucía en su IX Legislatura.

Como ejemplo un dato: a mitad de su discurso pidió al presidente de la Cámara andaluza conocer si le restaba aún mucho tiempo. La duda que tenía esta servidora era saber si se refería al tiempo de discurso o se refería a lo que queda de ejercer como líder de la oposición en Andalucía.
Lo cierto es que después de dejar atrás los ecos de la investidura de Griñán, Javier Arenas ya ejerce de líder del PP nacional y ataca a Rubalcaba al igual que a Patxi López, prueba de que está cambiando el chip y sus horizontes inmediatos están lejos de Andalucía, como ha sido habitualmente durante 30 años.

Controla sin fisuras el partido. Hará meses un ex dirigente andaluz recibió una llamada de Madrid animándolo a montar una estructura paralela a Arenas en Andalucía. Cuando colgó fue directo a contárselo. Sólo se ha oído a un militante criticarlo en público. Fue en un pueblo de Huelva y su
presentador se deshacía en elogios. Para darle la palabra en un estallido de emoción procedió: “Con ustedes el único, el impresentable Javier Arenas”.Lo dijo su mujer hace años, su principal virtud: “Su obcecación”. Su principal defecto: “Lo mismo”.

Hoy es el barón con más poder y quien más manda en Génova después de Mariano Rajoy. Tras el congreso de 2008 y cuando Aznar comenzó a enseñar la patita, Arenas se posicionó sin fisuras junto a Rajoy y cortó su cordón umbilical con quien fue su líder mucho tiempo, quien le situó en Madrid y le hizo tres veces ministro y secretario general del PP.

No quiere sombras en su liderazgo. La mítica foto con el limpiabotas del Palace de Madrid le hizo daño y alimentó su imagen de señorito que tanto han explotado sus adversarios. Hay otra instantánea que marcó su trayectoria y dejó muda a su madre, María Rosa: la de Arenas entregando
una pinza al líder de los comunistas, Luis Carlos Rejón. Aquel bienio 94-96 asedió al PSOE y acarició el poder. Su sueño se derrumbó y su plan político fracasó estrepitosamente hasta el punto de reforzar a los socialistas por muchos años.

En su cabeza bullen muchas ideas. Dice un ex colaborador que Javier es un creativo de la política. A comienzos de los 90, con Aznar en ascenso, Arenas se retó en Andalucía con el secretario general, Gabino Puche. El almeriense lo despreció: “Si Arenas es el presidente del PP-A y candidato, yo seré Obispo de Cuenca”. A los dos días, se hizo con las riendas, hasta hoy. Su obsesión: llevar al PP al centro. Hoy ha dejado de ser ese líder. Ahora ha cambiado el chip.

La invisibilidad de Diego Valderas, el tándem de Griñán a la sombra

Foto: iunida Málaga

Este flechazo ya se venía venir. “El gobierno de izquierdas que han querido los andaluces” es el mensaje que hay que lanzar después del pacto entre PSOE e IU para gobernar en coalición en el parlamento andaluz y parece que muy ingenioso no es. Comunicativamente, Diego Valderas será una pieza clave pero se ha quedando sin voz. La campaña electoral le ha arañado la garganta, su timbre carraspea y se le ha escuchado áspero en la apertura de la IX investidura del Parlamento de Andalucía.


Está preocupado, porque justo ahora, después de 33 años en la política activa y 12 al frente de IU, a Valderas se le presupone más voz que nunca dentro de su partido y dentro del próximo Gobierno andaluz. No puede perder la garganta ahora que todo el mundo quiere escuchar lo que tiene que decir. Y no quiere que sus palabras suenen ásperas, porque los andaluces que le han votado (y los socialistas que han pactado con él) esperan oír un discurso conciliador que abra paso a un Gobierno de izquierdas. Parte del PSOE cruza los dedos para que la voz de caverna de Valderas provenga de su entusiasmo en campaña, y no del núcleo duro comunista que ya empieza a lanzar dogmas a través de él.


El coordinador regional de IU siempre se queja de que su discurso político es invencible, pero invisible. En cierto modo a él le ocurre algo parecido. Su índice de conocimiento en las encuestas sigue siendo el más bajo de todos los líderes andaluces. En Cataluña y Galicia han oído hablar más de otros nombres carismáticos de IU, como Rosa Aguilar o Sánchez Gordillo. Y eso que Valderas es el protagonista de un vídeo de YouTube con 50.000 seguidores. Ése en el que, siendo presidente del Parlamento, en el 94, intenta sin éxito devolver la compostura a los diputados, presos de un ataque de risa colectiva.


Su trayectoria hace difícil imaginar a un político menos enérgico. Es un hombre tranquilo en el debate, pero de actividad frenética y nerviosa. Dejó de fumar hace cuatro años pero se inyecta café varias veces al día. Sus colaboradores no le recuerdan vacaciones en el extranjero, aparte de un viaje a Cuba y otro a China con la delegación del PCE. No es hombre de referentes literarios ni siente especial vocación por hablar en público de literatura, música o cine. Pero tiene un estilo retórico propio: conjuga verbos imposibles y perífrasis interminables con refranes reinventados y chascarrillos varios, todo con un marcado ceceo onubense. Mezcla frases compuestas, relativas, subjetivas y circunstanciales que terminan sepultando la idea primaria y despistando al oyente.


Está contagiado de la sobreadjetivación propia de la liturgia comunista, con rimbombantes metáforas y alegorías propias del Génesis. En el trato corto es un hombre afable, cercano y bromista. Hay un rasgo esencial que le diferencia mucho de los líderes del PSOE y el PP: no es altivo ni es condescendiente a la hora de comunicar.


En cuanto a su estilismo, sus trajes de chaqueta son descuidados en cuanto a las medidas, al igual que el corte de su pelo. Suele ir con sus gafas de montura abierta y con una carpeta maletín negra en la mano. Ríe la mayor parte del tiempo que está en público y no le preocupa las redes sociales. Él no gestiona sus perfiles y tampoco tiene interés en hacerlo. Este es Diego Valderas, un hombre invisible comunicativamente.

Entrevista a Martín de la Herrán – Candidato de UPyD a la Junta de Andalucia

“UPyD es el verdadero cambio para Andalucía, no un mero recambio”

Candidato a la Junta de Andalucía por UPyD
Foto: facebook candidato

 

Este domingo 18 de marzo UPyD celebró un acto conmemorativo de La Pepa en el Palacio de Exposiciones y Congresos de Cádiz. A una semana de las elecciones andaluzas, el partido magenta se mostró radiante en la tacita de plata: están lanzados a por todas y así lo demostraron.
Martín de la Herrán es el candidato de la formación magenta a la Junta de Andalucía. Este abogado de treinta y seis años está lanzado a cambiar de raíz el tradicional y estático panorama político andaluz. Y parece que puede conseguirlo en los primeros comicios a los que se presenta pudiendo meter a UPyD en el Palacio de San Telmo. Martín es una persona verdaderamente cercana, y transmite una sensación de tranquilidad y profesionalidad. Cuenta con la confianza de muchos electores y el respaldo de una siglas que “no han avergonzado a nadie” como dijo Fernando Iwasaki. Todo indica que, si los andaluces le dejan, va renovar Andalucía con hechos y no con palabras: propone upeidina como fármaco para Andalucía, y asegura que “es como la Viagra: genera mucha expectativa y no defrauda a nadie”.
Martín de la Herrán, noviembre 1976

 

P. A una semana se las elecciones ¿cuál es la situación de UPyD?
R. Desde nuestro punto de vista, UPyD se consolida como fuerza política en Andalucía, de eso no me cabe ninguna duda. Pero es un misterio lo que va a pasar respecto a los demás. No hay nada seguro. Por eso apelo yo al voto útil.

 
P. Como no hay nada seguro, también puede darse el caso de que UPyD no llegue al Parlamento.
R. Yo creo que no va a pasar eso. Las encuestas siempre se han equivocado con nosotros a la baja y ya las encuestas nos confirman presencia, con lo cual, no lo contemplo. Además, se percibe en la calle, en la gente con la que hablamos, en la gente que asiste en los mítines. La gente tiene muchas ganas de un partido con sentido común y ahora mismo el único que representa eso es UPyD.

 
P. Solo UPyD pide revisar el modelo de Estado y la mayoría de partidos políticos tachan a Rosa Díez de “demagoga”, “irresponsable” y “temeraria”.
R. Nos tachan de todo: el PSOE nos llama ultraderecha, el PP ultraizquierda, en fín…

 
P. ¿Qué es lo que temen los políticos que no atemoriza a Rosa Díez y a UPyD?

R. Temen que desmontemos la estructura partidista que ellos han montado. Ese es el verdadero problema que tienen los partidos con nosotros. Venimos en blanco, sin hipotecas, sin tener que colocar a nadie, y por lo tanto, dispuestos a hacer las reformas profundas que necesita el Estado.

 

P. Me gustaría que me explicase por qué UPyD quiere fusionar ayuntamientos y suprimir diputaciones ¿No funciona mucho mejor la administración cercana al ciudadano?

R. Porque la fusión de carácter administrativo de municipios conseguiría hacer menos municipios pero más fuertes y, entonces, la prestación de servicio se haría de manera mucha más eficiente que con el actual mapa municipal. Tenemos que tener en cuenta otros datos, tenemos que aprender de la experiencia: en Alemania tenían 26 mil municipios después de la II Guerra Mundial y actualmente tienen ocho mil. En España tenemos ocho mil con la mitad de población que Alemania. Eso nos tiene que hacer reflexionar. La estructura administrativa es demasiado grande y supone una carga demasiado grande que hace que se tengan que acometer recortes, que se quieran acometer recortes en servicios básicos en vez de tocar lo que hay que tocar: la administración para evitar recortes en lo verdaderamente importante.

Foto: facebook candidato

El programa de UPyD propone evitar el vínculo entre los agentes e instituciones culturales y el poder político, ya que es indeseable fomentar la aparición de “una cultura oficial” mediante la subvención y el clientelismo. Sin embargo, en Andalucía se estila mucho el compadreo y las relaciones de parentesco ¿no cree que es este el mayor escollo para la reforma política andaluza?
Sí, pero el primer paso es primer paso es romper esa vinculación precisamente, para evitar el compadreo y evitar que se apoye aquello que es cercano a los partidos, sino aquello que es cercano a los ciudadanos. Desde el punto de vista cultural: exactamente igual.

 
P. Otro de los puntos que me gustaría comentar es la promoción de tráfico aéreo erradicando la política de subvenciones directas a las aerolíneas “low cost” ¿qué método de fomento proponen?
R. Las compañías “low cost” están haciendo una competencia desleal dentro del turismo y creemos que el Estado no debe fomentar esa competencia desleal, estamos causando problemas a otras compañías aéreas. Hay que crear otro tipo de incentivos que sean equitativos a todas las compañías aéreas, apostando por un mayor tráfico aéreo que nos traiga turistas a Andalucía.

 

P. En los artículos referidos al turismo UPyD habla de “Potenciar las técnicas para aumentar el gasto de los turistas en el destino” ¿Esto suena a: sacar “los cuartos” al turista? 

R. No se trata de eso. Se trata de ofrecer un producto turístico adecuado a lo que quiere el turista del siglo XXI: un turista mucho más exigente, que está dispuesto a gastar dinero en sus vacaciones, siempre y cuando tenga un producto de calidad y que pague un producto de calidad. De eso es de lo que se trata. No hay que olvidarse que el turista del siglo XXI es un turista que nos elige por Internet, viene, y luego su experiencia la cuenta en Internet. Son muy importantes las redes sociales y la inversión en tecnología aplicada al turismo para que pueda potenciarse este turismo de calidad.

 

P. En el plano universitario, entre otras medidas, proponen la enseñanza en inglés de un número de horas lectivas. Para ello hacen falta profesores y alumnos competentes con el inglés.
R. Claro, hay que formar en inglés desde pequeños. Es un paso gradual. Queremos que se haga un cambio progresivo, no imponerlo a partir de mañana en todas las facultades y en todas las carreras. Ir haciendo un cambio progresivo apostando por el bilingüismo en la universidad y que determinadas asignaturas comiencen a enseñarse en ingles. Para ello es necesario comenzar desde la enseñanza primaria.

 

P. Una pregunta que se hace mucha gente es: ¿UPyD es de izquierdas o de derechas?
R. Eso lo tiene que decidir cada uno. Nosotros defendemos políticas del siglo XXI, lo de la derecha y la izquierda, yo que nací en el año ’76, me queda eso muy lejos. No creo en las dos Españas y no creo en los dos extremos. Creo en políticas por los ciudadanos. Y hay políticas que se pueden llamar de izquierdas, que defendemos, y hay políticas que se pueden llamar de derechas, que también defendemos. Con lo cual, que nos ponga cada ciudadano la etiqueta que considere. Huímos de la etiqueta.

 

P. Martín, se te ve muy lanzado a ser mañana mismo presidente de la Junta de Andalucía.
R. No me cabe ninguna duda de que contamos con gente mucho más cualificada que los otros partidos. Por tanto, no tendría ningún miedo a asumir la presidencia de la Junta de Andalucía.
Mucha suerte para el próximo domingo. Muchas gracias.

Debate y oratoria en el cara a cara andaluz #debateRTVA

Foto EFE

Una hora ha durado el debate en Canal Sur entre los candidatos a la Junta de Andalucía, media hora menos de lo previsto porque finalmente no ha acudido el aspirante del PP, Javier Arenas.

En un plató decorado con tonos grises, azules y blancos, los candidatos de PSOE e IULVCA a la Presidencia de la Junta de Andalucía, José Antonio Griñán y Diego Valderas, han celebrado el único debate en televisión que habrá en esta campaña política hacía las elecciones andaluzas del 25 de Marzo.

La primera imagen es lo más importante. Griñán llevaba traje de chaqueta azul marino y una corbata en la que predominaban los tonos azules y Valderas traje gris combinado con una corbata en tonos rojos. Griñán, situado de pie ante un atril a la izquierda de la imagen, y con Valderas a la derecha y la moderadora, Mabel Mata, en el centro, ha sido el primero en lamentar la ausencia de su homólogo popular en una actitud que ambos candidatos han atribuido a su deseo de “no defender” el programa con el que concurre a las elecciones autonómicas del próximo 25 de marzo una vez que se conocen las políticas que desarrolla el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy. En cuanto al resto de la escenografía, como había requerido ante notario el PP-A poco antes del debate, no ha incluido ninguna referencia a la ausencia de Arenas.

Foto EFE

En el debate, el candidato socialista, ha dedicado buena parte del último bloque a hablar, a iniciativa propia, del escándalo de los ERE: “Me asquea la corrupción y desprecio a quien se aprovecha de la política para enriquecerse. Es verdad que lo hace gente”, ha admitido Griñán. El presidente ha reconocido que el caso de los Expedientes de Regulación de Empleo irregulares pagados con dinero público es “grave”, pero ha rechazado que haya una “corrupción generalizada” en el Gobierno andaluz. Ha arremetido contra el PP por “tapar” sus corruptelas y por “sentar en el banquillo a los jueces que las persiguen”, una actitud, ha dicho, “muy distinta” de la que ha mantenido la Junta, que ha sido la “primera en denunciar e investigar”. El líder de IU, Diego Valderas, le ha exigido “responsabilidades políticas”.

Además de los ERE, el paro, los recortes del Gobierno de Rajoy, la reforma laboral y la calidad democrática fueron los grandes temas del debate. Valderas, que ha echado mano del Estatuto andaluz en varias ocasiones, ha reprochado al presidente el “drama del paro”. “En lo que dura este debate, 75 personas van al paro, hay dos desahucios y un autónomo cierra su negocio”, ha lamentado. “Conozco bien el paro. Mi hijo pequeño ha perdido su trabajo y está en casa”, ha confesado Griñán. El presidente, que ha mencionado en varias ocasiones la ausencia de Arenas, que a esa hora estaba en Antequera, ha aprovechado para cargar contra los “recortes sociales” del Gobierno de Mariano Rajoy, un tijeretazo que, a su juicio, imitará Arenas si llega a la Junta. Para el presidente andaluz, el 25-M los ciudadanos están ante una “encrucijada”, puede elegir entre dos caminos: el del “retroceso de la derecha o el de la solidaridad”. Valderas, que se ha erigido en el partido de los trabajadores y ha hecho un llamamiento a los andaluces para que se “rebelen” el día 25.

Por lo que ninguno de los dos se ha desviado de su discurso inicial y preparado. Un discurso monotemático y con pocas novedades, aunque tampoco con la presencia de Javier Arenas hubiese sido muy distinto este panorama.

Elecciones andaluzas: El duelo final

El manejo de los tiempos

La primera cita electoral después de las elecciones generales del 20N va a desarrollarse en Andalucía. Será el 25 de marzo y en ellas el manejo de los tiempos va a ser una variable más que relevante ya que las elecciones andaluzas suponen el duelo final del PSOE frente al PP. Los resultados dirán si el hundimiento del PSOE se confirma también en su región insignia, o si hay una recuperación de este partido después de la catástrofe electoral de noviembre.

Revisando los antecedentes de la cita electoral, esta será la primera vez en 22 años que las elecciones al Parlamento andaluz se celebren sin el paraguas de una convocatoria general. Solo en dos ocasiones, los andaluces han celebrado un debate electoral sin interferencias de otros comicios: en 1982, las primeras autonómicas, y en 1990. En el resto de las ocasiones se han hecho coincidir con las europeas o con la renovación de las Cortes.

El manejo de los tiempos: la variable más relevante de una estrategia electoral


Cuando el anterior Presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, decidió adelantar las elecciones generales, previstas para el año 2012, al 20 de noviembre de 2011, se planteó una disyuntiva para las elecciones en la comunidad autónoma de Andalucía, gobernada por el PSOE. Partiendo de la premisa de que las elecciones del 20N iban a ser pésimas para el partido de gobierno, ¿era conveniente hacerlas coincidir en esa misma fecha, sabiendo que lo harían en un clima de opinión pública extremadamente negativo?. O ¿las dejarían para la fecha original, arriesgando sufrir un efecto negativo adicional de arrastre, previsiblemente muy poderoso, por la inevitable victoria del PP?. La respuesta, ya la saben. Competir después de una victoria aplastante del adversario, es más difícil que competir antes de que esa victoria se haya verificado. Eso es evidente. Existen, sin embargo, varias lógicas acumuladas, y en competencia entre sí, a la hora de tratar de anticipar los resultados de una elección.

Después de las elecciones del 20N, la bomba de 5 millones de parados se encuentra en las manos de Mariano Rajoy y del PP por lo que la distancia entre el 20 de noviembre de 2011 y el 25 de marzo de 2012, es corta. Corta para que el nuevo gobierno muestre buenos resultados. Es corta también para que el PSOE, ahora desde la oposición, utilice los descontentos que puedan surgir por una frustración de expectativas.

En cualquier caso lo que es evidente, es que para el PSOE de Andalucía no va a ser fácil soportar la presión incontenible de la culpabilización por la crisis que tuvo el PSOE nacional en la campaña del 20N. En el 20N los candidatos no tuvieron prácticamente ninguna incidencia en los resultados y en el desarrollo de las campañas, tampoco.

Lo que está claro es que en la campaña de las autonómicas andaluzas va a importar mucho lo que digan y hagan los candidatos, pero va a importar más todavía cómo se hagan las campañas. El 20N, el PSOE perdió en Andalucía por nueve puntos. Un cambio importante del clima de campaña puede hacer intervenir un cambio también muy importante, paralelo, de números. ¿Qué cifras específicas? Imposible de saberlo a priori. Sin embargo, un movimiento de diez puntos, que podría hacer ganar al PSOE en Andalucía después de la catástrofe de noviembre, no es para nada imposible, a condición de que la campaña aproveche al máximo las oportunidades de esta elección.

Dos hombres, dos candidatos, ¿una fecha única para las elecciones?

Oficina de prensa
A todos los que hemos entrado alguna vez (o más de una) en el edificio de la calle San Vicente, nos ha sorprendido el característico color rojizo del mármol de la sede socialista en Andalucía. Y Alfredo Pérez Rubalcaba no ha sido menos. El candidato del PSOE a “Moncloa 2012” (como yo he bautizado la carrera San Jerónima de las generales) ha puesto sus pies en el mármol rojo de San Vicente en la jornada del lunes. Ha sido una reunión de candidatos. Uno está claro. Bueno, el otro también. Dos hombres, una misión: intercambiar opiniones. Dos hombres, un protagonista: el candidato. (El calor sevillano, el otro). En petit comité, Rubalcaba ha dicho que intensificará su agenda y su presencia en Andalucía a partir de septiembre, por lo que estaremos atentos. Para que no suene raro, ha recordado, que él es diputado por Cádiz, y ha destacado en referencia a Andalucía y al PSOE de Andalucía, que son su “casa” y su “partido”. (Nadie lo había puesto en duda. Al menos, yo no).
Después del encuentro, de poco más de una hora, el presidente de la Junta de Andalucía, Pepe Griñán, ha explicado que la presencia del candidato socialista a la Presidencia del Gobierno, en nuestra comunidad “no será sólo electoralista”. Griñán quiere dejarle claro a Rubalcaba, una identidad propia como la andaluza. En esta línea, Rubalcaba ha destacado la medida planteada en Andalucía para que los jóvenes que abandonaron sus estudios para trabajar en la construcción regresen a la Educación, así como la propuesta que él mismo ha presentado esta mañana del contrato de formación para jóvenes. De echo, empleo ha sido la segunda palabra más escuchada, la primera elecciones anticipadas. En cuanto al asunto (importante) y último, Pepe Griñán ha apelado a la paciencia “cuando se haga la Conferencia, que va a ser la que va establecer las bases fundamentales de los programas electorales, hablaremos de ello”. Pero sentencia “será el presidente del Gobierno, quien decida”. Pues eso, nada nuevo bajo el sol.