Archivo de la etiqueta: josé antonio griñán martínez

Andalucía, suma y sigue

Foto: flick PSOE-A

Andalucía se levanta hoy sin creer que sigue viva: es un lunes de resurrección para el PSOE a quien todos daban por crucificado, muerto y sepultado. El Partido Popular ganó las elecciones pero no va a gobernar: una coalición de PSOE e IU mantendrá el cortijo en manos de la izquierda y ya van más de 30 años. La victoria pírrica del PP hizo que ayer Javier Arenas se presentase en el balcón de la sede regional del PP andaluz con cara de viernes Santo. Las féminas conservadoras que le acompañaban disimularon mejor el peso de la lápida que acababa de caer sobre los ánimos del centro-derecha andaluz, destrozando la confianza futura en los sondeos: 50 escaños es una victoria, pero insuficiente para gobernar y muy lejos de la mayoría absoluta que proponían todas las informaciones.

 
Ni las encuestas más cocinadas daban tan buen resultado al PSOE. Griñan, quien “no esperaba tanto” dijo “quiero expresar en una palabra lo que siento: gratitud”. Todo en sus gestos apuntaba a que estaba haciendo un hercúleo esfuerzo de contención para no decir: “en realidad, estoy flipando”.
El subidón de Izquierda Unida apunta a un trasvase de voto descontento con el PSOE. El Partido Andalucista confirma su condición de reducto político y queda una vez más fuera del parlamento andaluz. Y los resultados de UPyD confirman la dificultad del panorama político andaluz, guiado por el clásico pensamiento izquierda-derecha, aún no termina de asumir la entrada de un partido trasversal. El optimismo y la buena campaña de buzoneo y redes sociales me hicieron creer en la posibilidad de que Martín de la Herrán, e incluso 3 compañeros más, entrasen triunfantes en la política andaluza. Meras ilusiones como quedó ayer comprobado.

 
El 62,2% de participación apunta a que la abstención, sobre todo de votantes del Partido Popular, fue la protesta de quien piensa y se opone al sistema de reformas del gobierno central. Pero también es el resultado del cansancio producido por tantos años de mentiras y corrupción, de unos y otros.

 
Había quien, guiado por la brújula de las encuestas, andaba ya cambiando el color de su chaqueta pero los resultados del 25M lo pilló con el pié cambiado: el PSOE tiene aún mucho poder en Andalucía, donde hay base, donde hay aún pueblo, lejos de la izquierda aburguesada del resto de España.

 
Muchos dudábamos del PP y de Arenas, que no asalta el Cortijo ni a la cuarta, pero queríamos un cambio de aires. Ahora está Javier sobre arenas movedizas: ¿debe dimitir y buscar sustituto? ¿se presentará por quinta vez? ¿por qué el PP andaluz, que apostaba por un cambio verdadero en Andalucía, ha mantenido al mismo candidato hasta en cuatro ocasiones? ¿han afectado las políticas de Rajoy al electorado conservador andaluz?
Estas elecciones ponen de relieve la muerte del sujeto político que diría Foucault: no importa el candidato ni sus ideas, solo importan las estructuras políticas y su articulación. La sanción es para la subida de impuestos y los esfuerzos austeros aún siendo necesarios. Da igual la corrupción, políticamente no se castiga. Da igual la mala gestión, electoralmente no se penaliza. Andalucía, con un 2,9% de déficit al cierre de 2011, 31,23% de paro, a la cabeza del fracaso escolar, y un largo etc de malos datos, prefiere lo malo conocido y se reafirma como región socialista del sur de Europa. Y ahora me viene a la mente el lema del PSOE en la campaña de 2008: Andalucía, suma y sigue, sí, pero en la mierda.

Entrevista a Javier Arenas Candidato a la Junta de Andalucia por el @ppopular

“Tenemos las recetas y soluciones para sacar a Andalucía de la crisis actual”

 

Foto: Partido Popular

P. El cambio en Andalucía parece evidente según marcan las encuestas, ¿está confiado que se va a dar y el PP accederá a la Junta?

 R. Estamos preparados para gobernar desde el reformismo, el diálogo y la moderación. Concurrimos a estas elecciones con los deberes hechos y con un programa de gobierno reformista y centrado en el empleo, que recoge, además, muchas propuestas que  independientes, expertos y ciudadanos nos han transmitido, desde un análisis de la realidad, para dar soluciones a los problemas de Andalucía. Tenemos las recetas y soluciones para sacar a Andalucía de la crisis actual y establecer los cimientos de una tierra más competitiva y más próspera. Mi proyecto tiene un único objetivo, que Andalucía deje de ser el furgón de cola de España y Europa. Ahora sólo queda que los andaluces nos den su confianza.

 

P. Algunas encuestas vaticinan que aunque gane el Partido Popular puede que el resultado esté ajustado y no lleguen a la mayoría absoluta, ¿se plantearían pactar con partidos como UPyD, si como parece consiguen votos suficientes para tener un representante?

R. Estoy convencido de que los andaluces apostarán por el cambio andaluz. Así me lo transmiten diariamente en la calle. El único miedo que perciben los andaluces y andaluzas es que sigan gobernando los mismos y Andalucía siga anclada en el inmovilismo suicida, el paro, el despilfarro, los abusos, el vacío de oportunidades y propuestas y las falsas promesas de treinta años.

 

P. Cuánto más se acercan las elecciones más datos se conocen del caso de los EREs y ahora del caso de las subvenciones ¿cree que pasará factura al PSOE?

R. Andalucía no se merece que la identifiquen con los escándalos y abusos de quienes han traicionado la confianza de los andaluces. No voy a permitir que esto suceda y lucharé con todas mis fuerzas para que la imagen de Andalucía sea la de una tierra de gente honrada y trabajadora. No entiendo las cosas que se han hecho con los 1.500 millones de euros de los parados andaluces, pero si garantizo que crearemos un fondo de emergencia social con el dinero que se recupere y lo destinaremos a las familias andaluzas sin ingresos.

 

P. Usted ha afirmado que su enemigo no es el PSOE sino el desempleo ¿cómo plantea el plan de empleo en una comunidad que vive en gran medida del campo?

 R. Mi única obsesión es ofrecer oportunidades al millón doscientos mil parados andaluces, al 56% de los jóvenes que no encuentran salidas y a las 400.000 familias andaluzas que en estos momentos no tienen ingresos. Reformaremos y modernizaremos la gestión y ejecución de las políticas activas de empleo  e impulsaremos un gran pacto social con el resto de partidos políticos, los agentes sociales y económicos, y con los ayuntamientos. De esta situación de crisis, no sale solo ningún gobierno.

 

P. Los datos de déficit conocidos la semana pasada dejan a Andalucía en valores por encima de la media nacional ¿veremos un plan de ajuste si usted llega al gobierno?

R. El gobierno del cambio va a recortar seguro el paro, los abusos y los privilegios. Hasta que no conozca la actual situación financiera de la Junta de Andalucía no puedo concretar algunos programas, pero sí puedo asegurar que ahorraremos en todo menos en Educación, Sanidad y Políticas Sociales. He preguntado por activa y por pasiva por la situación de las cuentas autonómicas y nunca he recibido una respuesta real. Sí que puede asegurarle que cumpliré con el 1,5 por ciento acordado por el resto de comunidades, toda vez que no entiendo como la Junta de Andalucía no se ha sumado a este pacto de austeridad cuando aceptó el 1,3% del gobierno de Zapatero.

 

P. Algunos dirigentes autonómicos proponen el llamado copago sanitario para rebajar el déficit ¿se lo han planteado si llegaran al Gobierno?

R. Ni creo ni propondré el copago. Hacen falta reformas profundas en la sanidad en Andalucía y un Pacto de Toledo a la andaluza para garantizar su financiación. Nuestro compromiso es preservar y mejorar la sanidad pública mediante un pacto sociosanitario. La sanidad andaluz necesita una gran reforma, dirigida entre otras cosas a mejorar la Atención Primaria.

 

P. En el supuesto que usted gane las elecciones veremos un coincidencia entre el gobierno central y el autonómico, ¿traerá esto mayor inversión a Andalucía?

R. Seremos un gobierno tan cooperador como exigente con el Gobierno de la Nación, sea del color que sea. La primera propuesta que el PP llevará al Parlamento de Andalucía será un nuevo sistema de financiación autonómica. El actual, que acordaron Zapatero y ERC, nos perjudica porque Andalucía es la comunidad autónoma que menos recursos per cápita recibe. El presidente Rajoy ha cogido el toro de la crisis por los cuernos y ha hecho en dos meses lo que el anterior gobierno fue incapaz de hacer en ocho años. Aplaudo las medidas aprobadas por el Consejo de Ministros como  el aplazamiento de la devolución de los 6.000 millones de euros que Andalucía le debe al Estado de los ejercicios 2008 y 2009 de 5 a 10 años; el anticipo de  las entregas a cuenta de la liquidación de 2010 para que las comunidades tengan liquidez; y la inyección de 35.000 millones de euros para que los proveedores puedan cobrar las deudas que mantienen con ellos las administraciones públicas.

 

P. ¿En algún momento se planteó dejar la carrera a la Junta por un cargo en el Gobierno de Mariano Rajoy?

R. Tengo satisfecha mi vocación política con los cargos que ya ocupé en el anterior Gobierno del PP con Aznar. Ahora mi ambición es colocar Andalucía donde se merece: a la cabeza de España y Europa. Esta es mi obsesión, mi pasión, mi proyecto y mi compromiso con los andaluces.

 

Entrevistas relacionadas:

Entrevista a José Antonio Griñán, Presidente de la Junta de Andalucía
Entrevista a Martín de la Herrán – Candidato de UPyD a la Junta de Andalucia

Entrevista a José Antonio Griñán, Presidente de la Junta de Andalucía

“Mi futuro no importa, solo importa el de Andalucía”

Pocas veces tiene una periodista, especializada en comunicación política, la oportunidad de entrevistar a un presidente de un gobierno autónomo y percibir de primera mano sus inquietudes o pareceres. José Antonio Griñán Martínez, ha concedido una entrevista a Blogsdepolítica.com para hablar de sus retos como presidente andaluz y también como presidente del PSOE, que no son pocos. Retos llenos de “compromiso y responsabilidad”.

A las puertas de una campaña electoral que se espera más que intensa en Andalucía, José Antonio Griñán, pide que el 25 de marzo los andaluces y andaluzas confíen en su gestión y sepan valorarlo como presidente.

Un presidente que transmite optimismo a pesar de las encuestas que dan como ganador a su rival, Javier Arenas. De su futuro no habla. Sólo le interesa el presente, dice “lleno de retos” y con Andalucía como objetivo. Sobre el 38º Congreso del PSOE habla de “prioridades” tras su celebración haciendo especial hincapié en que él no apoyó en ningún momento a un candidato u a otro que optaban a la Secretaria General de su partido. También, resalta la idea de un “proyecto socialista” y hace un repaso de la actuación de su gobierno en Andalucía con la crisis como marco, aportando datos sobre empleo y innovación en Andalucía.
Una entrevista que se hace más que interesante en estos momentos en los que ni su partido ni su gobierno parecen tener cura de cara el 25M. Por ello, José Antonio Griñán hace tiempo que se dio cuenta de que las actitudes son claves en todo proceso electoral y el rearmamiento del partido, una idea que se repite durante esta entrevista. Gracias y buena suerte, Presidente.

P.¿Cómo se encuentra tras haber sido elegido presidente del Partido Socialista Obrero Español?

R.Con más compromiso y responsabilidad. Más comprometido en la defensa de la socialdemocracia, tan necesaria en estos tiempos en los que el neoliberalismo campa a sus anchas por la debilitada Europa del bienestar social. Y más responsable por presidir un partido que tiene la obligación de ofrecer a los
ciudadanos una alternativa política, económica y social, donde los mercados no sean los que dirigen y condicionan el futuro de la ciudadanía.
Soy plenamente consciente, además, de la importante herencia que recibo de manos de mi predecesor, Manuel Chaves, y del histórico Ramón Rubial. Y en este sentido me siento profundamente agradecido por la confianza que el PSOE, con su secretario general a la cabeza, ha depositado en mí.
En definitiva, y tal y como dije en el Congreso, con las pilas cargadas de energía positiva para iniciar la reconquista socialista desde Covadonga a Tarifa.

P. ¿Cómo definiría o cuál sería su conclusión tras haber asistido y haber presidido el 38º Congreso de su partido?

R. La principal conclusión es que el PSOE es un partido vivo y capaz. Vivo, porque hemos asistido a un ejercicio de democracia interna y de transparencia único en el panorama político español. Y capaz, porque hemos sido capaces de aprender de los errores -propios y ajenos-, capaces de rearmarnos ideológicamente y capaces de construir un nuevo proyecto de presente y de futuro para el socialismo español. Tenemos un liderazgo sólido, solvente, el de Alfredo Pérez Rubalcaba, dispuesto a trabajar sin descanso para que España salga de la crisis en las mejores condiciones posibles, y no a cualquier precio.
Hemos tomado nota y sabemos lo que tenemos que hacer. No existen recetas mágicas, pero sí un modelo progresista, de izquierdas, que apuesta por un modelo económico competitivo y sostenible, basado en la innovación y el conocimiento y no en salarios bajos y despidos gratuitos. Un modelo construido sobre la igualdad de oportunidades que garantizan la educación y la sanidad públicas. Un modelo cuyo eje central son las personas, por encima de la frialdad de las cifras macroeconómicas.


P- ¿Cómo de necesario veía o sentía usted que era elegir a un nuevo líder o secretario general del partido tras la derrota electoral de noviembre?

R. En mi opinión, era urgente para cerrar el periodo de interinidad tras la salida de Rodríguez Zapatero. El PSOE necesitaba una referencia clara que cohesionara al partido y lo rearmara para lo que se avecina. Y lo que se avecina es, ni más ni menos, que elecciones en Andalucía y en Asturias.

P. Efectivamente, ¿siente que se ha producido un cambio, en cuanto a equipos de trabajo, objetivos y demás aspectos internos del aparato del partido, tras la celebración del 38º Congreso?

R. Un cambio desde la experiencia, aprovechando los 130 años de historia de servicio público del PSOE. Hay un nuevo secretario general, una nueva Ejecutiva Federal, y ese cambio irá progresivamente impregnando todos los órganos territoriales del partido. Pronto se celebrará una Conferencia Política que definirá un nueva hoja de ruta de presente y de futuro.
En definitiva, en el 38 Congreso comenzó un nuevo tiempo para el PSOE, en el que tenemos que abrirnos más a la ciudadanía y, paralelamente, articular una oposición útil, pero firme, al Gobierno de España. Una oposición muy necesaria en estos momentos en los que el PP está acometiendo reformas que están suponiendo retrocesos históricos en derechos sociales y laborales.

P. ¿Cuáles son los objetivos del PSOE a partir de este momento?

R. Los objetivos estaban y están claros: la prioridad, ganar en Andalucía y en Asturias. En Andalucía, en concreto, el objetivo que nos hemos marcado es revalidar una vez más la confianza mayoritaria de los andaluces y andaluzas en el proyecto socialista.
El Gobierno andaluz ha marcado la diferencia en su respuesta a la crisis. En Andalucía se está facilitando la creación de empleo, se apoya a pymes y emprendedores, sin dar ni un paso atrás en sanidad o educación y con un endeudamiento menor a la media del conjunto de las comunidades. Espero y confío en que los andaluces sepan valorarlo el 25M.
Ya a escala nacional, el objetivo es rearmarnos ideológicamente, reencantarnos de ser socialistas y sentirnos orgullosos de pertenecer a este partido y contagiárselo a la ciudadanía. Y con respecto al Gobierno, plantear una oposición leal, útil y razonada, defendiendo nuestro modelo de progreso, no de retroceso, que es el que nos están imponiendo.

P. Centrándonos en su responsabilidad como presidente del Gobierno de  ¿cuál es el balance que hace, no sólo político, sino social o económico, al frente de la Junta de Andalucía?

R. Esta ha sido, sin duda, una legislatura muy difícil, marcada por la lucha contra la crisis, que en Andalucía emprendimos antes que en ninguna otra comunidad y con más planes y recursos que nadie. Desde principios de 2008, cuando la crisis comenzaba a dar sus primeros pasos, el Gobierno andaluz ha invertido 14.000 millones de euros, el 9% de nuestro PIB, en paliar sus negativos efectos en empresas, trabajadores y familias. Gracias a esta potente inversión se han creado o mantenido 200.000 puestos de trabajo y se han ayudado a más de 30.000 empresas y a más de 2 millones de personas.

Han sido cuatro años de intensa crisis, que ha tenido una durísimas consecuencias en el empleo, y en las expectativas vitales de muchísimas personas, en Europa, en España y en Andalucía. Ante este complicado panorama, Andalucía ha trabajado por dar una respuesta social a la crisis más justa, más equitativa. Hemos incentivado la actividad empresarial, hemos facilitado la creación de empleo, hemos ajustado nuestro presupuesto y cumplido con la reducción de la deuda pública. Pero todo ello sin dejar a nadie en la cuneta, sin renunciar a los derechos sociales que con tanto esfuerzo hemos ido construyendo en los últimos 30 años.

Conscientes de que tan importante es salir pronto de la crisis como hacerlo en las mejores condiciones, el Gobierno andaluz está apostando por un nuevo modelo económico, competitivo y sostenible, que no aspira a competir por salarios bajos o largas jornadas de trabajo, como señala la reforma laboral aprobada por el Gobierno de Rajoy, sino en innovación y en calidad. Esa es la apuesta de futuro más importante que ha hecho el Gobierno andaluz durante esta legislatura.


P. Son sus primeras elecciones al Gobierno andaluz en primera línea de batalla. ¿Cómo las encara?, ¿qué espera?

R. Las encaro desde el convencimiento de que podemos ganar las elecciones. Lo he dicho antes, espero y confío que los andaluces valoren el ingente esfuerzo que el Gobierno andaluz ha desarrollado en estos duros años de crisis por apoyar sus iniciativas empresariales, por alentar sus ideas de negocio, por mantener, en definitiva, su nivel de bienestar.
Espero y confío en que los andaluces y andaluzas sepan diferenciar entre un modelo de progreso, de avance, como el que representa el PSOE, frente al modelo de retroceso social del Partido Popular.
Andalucía tiene en sus manos evitar el retroceso histórico que representa el PP, esa marcha atrás social, económica y laboral que se vislumbra ya con claridad en las primeras medidas del Gobierno de Rajoy.

P. Los medios y la oposición hablan de que usted ha dado su apoyo a Carme Chacón durante el Congreso. ¿Cree que este hecho le va a hacer perder votos el próximo 25 de marzo?

R. En ningún momento nadie me ha oído decir que yo apoyaba a uno u otro candidato. Desde el minuto uno defendí que practicaría una neutralidad activa, y he sido consecuente. Neutralidad porque no me he posicionado de ningún lado; y activa, porque denunciaría, como así he hecho, cualquier presión o maniobra por parte de los partidarios de ambos candidatos que rebasase el juego limpio. Dicho esto, en mi Gobierno ha habido compañeros y compañeras que se han manifestado por Alfredo, como los ha habido proclives a Chacón. Pero una vez hecho el recuento de votos en el Congreso, todos y todas sin excepción nos hemos puesto a trabajar para nuestro secretario general, Alfredo Pérez Rubalcaba. Y Alfredo ha dicho por activa y por pasiva que su máxima prioridad pasa por ganar en Andalucía. Por lo tanto, contamos con el apoyo total del PSOE con vistas al 25 de marzo. Andalucía sigue siendo el corazón del PSOE y ese corazón late hoy con fuerza.

P. Algunas fuentes afirman que si usted pierde el poder de la Junta, abandonará la política. ¿Tiene pensado esa opción?

R. Créame cuando le digo que tengo centrados mis cinco sentidos en gobernar Andalucía, en resolver sus problemas, y en volver a contar con la confianza mayoritaria de los andaluces el próximo 25 de marzo. Lo único que me preocupa, y ocupa, es el presente y el futuro de los andaluces y andaluzas, el poder contener la sangría del paro, que fluya el crédito, que Europa defienda el euro frente a los mercados internacionales y, en suma, que salgamos de la crisis en las mejores condiciones posibles.
Y, créame, estamos en el buen camino. En Andalucía estamos gobernando a futuro, con fe en que Andalucía, que está capitalizada en lo humano y en lo tecnológico como nunca, despuntará en cuanto esta tempestad sea historia.
Andalucía no se merece el retrocambio que propugna el PP de Javier Arenas, un retroceso en toda regla en materia social, laboral y económica, con la crisis como coartada. No todo vale por salir de la crisis.
Hay otro modelo, hay otra salida a la crisis, y ésta es por la izquierda. Hay una salida capaz de compatibilizar el impulso económico y los servicios públicos fundamentales como la sanidad o la educación. Hay otro modelo económico de luces largas capaz de crear empleo sostenible y de calidad aprovechando la magnífica formación de nuestros jóvenes y su espíritu emprendedor. Ésa es nuestra apuesta y vamos a demostrar que es real y posible.
Con retos como éstos, ¿cómo puedo siquiera pensar en mi futuro personal? Mi futuro no importa, solo importa el de Andalucía.