Archivo de la etiqueta: peña nieto

Tercer Informe de Gobierno EPN: edulcorando la realidad

Tercer Informe de Gobierno: edulcorando la realidad.

El presidente Enrique Peña Nieto ofreció un mensaje con motivo de su tercer informe de gobierno, lo que se traduce en una evaluación de la mitad de su camino recorrido durante su administración. El mandatario reconoció hechos como la desaparición de los normalistas, y la fuga de Joaquín Guzmán Loera(“El Chapo” Guzmán), aspectos que han generado un clima de desconfianza interna y escepticismo al exterior.

tercer-informe-de-gobierno-epnEnrique Peña Nieto inició su tercer informe de gobierno con un pequeño toque de autocrítica, sin embargo, su discurso fue marcado principalmente por palabras triunfalistas que enunciaron las grandes líneas de su gobierno. Fue un mensaje basado en sus fortalezas como la planeación, negociación en las cámaras, programas planeados, y las diez medidas que anunció. Asimismo, no dejó a un lado el tema electoral, pues de alguna forma dio pie a una discusión que estará dando de qué hablar en los próximos meses al pronunciarse en contra de los discursos populistas y demagogos.

Los primeros meses en el tercer informe de Gobierno

Los primeros seis meses del gobierno del presidente fueron caracterizados por la gran capacidad de acción que demostró para propiciar la concertación política, la cual generó una positiva opinión pública. Un cúmulo de buenos deseos, y el incremento de gobiernos que recetaran soluciones mágicas no se hicieron esperar. La consecuencia fue que lejos de encaminar a la sociedad hacia mejores oportunidades y condiciones de vida, se abrió la posibilidad del rencor al dejar de lado el raciocinio en el discurso. Al desplazar la realidad, se desplazó a la ciudadanía.

Ante lo anterior, el presidente destacó estar haciendo ajustes y prometió cambios que no alteren su rumbo pero sí que lo modifiquen. Considero que el problema de fondo, no es el camino que el gobierno ha tomado, sino la deficiencia en el trayecto. Desde el inicio del sexenio se definió una agenda llena de acciones y propuestas, y se vislumbró con claridad por donde pretendía dirigirse. Se elaboró el pacto por México, y con ello, se hicieron reformas estructurales como; la reforma energética, educativa, hacendaria, financiera, económica, telecomunicaciones, etc., mismas se pusieron en la constitución, y en las leyes correspondientes. La cuestión es que al día de hoy no se ha podido ver un avance claro en su objetivo.

EL acciones de futuro en el tercer informe de Gobierno

Los planes no han hecho faltan, se ha notado el repertorio de proyectos para los mexicanos. Lo que más bien ha dejado mucho que desear es la ejecución hacia los mismos. El presidente ha apostado por los siguientes tres años de su gobierno para resarcir las fallas y fortalecer lo iniciado, pero el mismo admite que habrá desconfianza. Efectivamente la habrá ya que las promesas que la administración federal hizo en sus inicios, no ha logrado resolver los problemas más urgentes de la nación; el escaso crecimiento económico, la corrupción, el combate a la delincuencia y a la pobreza. Estos son temas que deben ocupar la agenda pública pues son lo que peor evaluados se encuentran.

Las reformas propuestas no han brindado los beneficios que se esperaban. La reforma energética no ha atraído la inversión extranjera; la hacendaria ha afectado a los de ingresos medios pues para estos hogares el peso de los intereses hipotecarios ha representado una carga mayor que para un hogar con ingresos más altos, por tanto, afecta a contribuyentes ya cautivos; la reforma de telecomunicaciones solo redujo los costos de algunos servicios como las llamadas internacionales, y finalmente la reforma educativa no ha demostrado haber mejorado la educación ni calidad ni en cobertura. Aunado a lo anterior, se ha desencadenado una crisis de seguridad; la violencia ha incrementado en varios Estados de México, y la pobreza ha incrementado de 2012 a 2014 en dos millones de personas según cifras del CONEVAL.

Actualmente la desaprobación federal es más grande que la aprobación. En la mayoría de las encuestas realizadas por diferentes firmas se coincide en que más de la mitad de los mexicanos desaprueba la forma en la que el Presidente de la República está realizando su trabajo. La generación de expectativas y la falta de resultados, han llevado a la ciudadanía al descontento, ya que es alta la cantidad de personas que consideran que durante los tres años de gobierno el Presidente Enrique Peña Nieto ha hecho menos de los que se esperaba.

Peña Nieto reconoce en su tercer informe de gobierno que México no se está “moviendo” como debería, lo que atribuye a circunstancias como la inestabilidad de la economía internacional y la corrupción que persiste en el país. El presidente apuesta a los resultados de sus siguientes tres años de gobierno, por eso es oportuna la pregunta que el presidente nos arrojó al inicio de su informe: ¿Qué modelo queremos para el futuro del país? Responderse dependerá de escuchar el verdadero malestar ciudadano; esto será el impulso y no el obstáculo para sí mismo.


Sitios relacionados con Tercer Informe de Gobierno:

Tercer Informe de Gobierno

Tercer Informe de Gobierno resumen ejecutivo

Tercer Informe de Gobierno completo

Cuando la Ausencia es Presencia

Foto: hemisferiozero
Foto: hemisferiozero

El pasado es todo menos lo que se fue, es algo a lo que se regresa una y otra vez en distintos momentos y por diferentes circunstancias. El tiempo es la prueba de que se olvida el pasado social, sin embargo, cuando se es capaz de recordar, le permite a uno redescubrirse y entender mucho de sí mismo. Una contienda electoral es un acto que nos recuerda nuestra cultura política y que existen factores que pueden desencadenar coyunturas similares en diferentes tiempos.

El tiempo ha servido para entender que todo tiene una duración, y que esta duración está constituida por intervalos que dan lugar a transformaciones. Sin embargo, si vemos a México a través del tiempo, y su funcionamiento en las elecciones, se vislumbrará que no ha variado mucho. Más que transformaciones, existe un círculo vicioso de prácticas poco favorables para el país que no se han logrado superar.

Iniciaré con un breve análisis sobre las elecciones pasadas y continuaré con factores que considero han sido perjudiciales para un mejor desempeño en las jornadas electorales en general.

En las pasadas elecciones realizadas en catorce estados de la República Mexicana, se han dado a conocer resultados que pueden ayudar a vislumbrar sobre el rumbo que está tomando el país; es importante destacar que el Partido Revolucionario Institucional (#PRI) se consolida como el partido en el poder, el cual se posiciona como el partido que más control posee sobre mayor cantidad de estados, esto indica que el Pacto por México y la agenda política en general del presidente Enrique Peña Nieto, continuará siendo negociable.

Por otro lado, el Partido Acción Nacional (#PAN) obtiene mejores resultados de los que el mismo partido esperaba, logra posicionarse con buenos resultados en entidades como Aguascalientes, Saltillo, Puebla y refrenda el gobierno de Baja California.

Las elecciones para el Partido Revolución Democrática (#PRD), fue unas de las más decepcionantes. Resultados poco favorables que, al contrario del PAN, no esperaban. Le fueron arrebatados varios municipios en Quintana Roo por el PRI. Sus triunfos son el resultado de las alianzas que hicieron en varios Estados con el PAN, pero no a causa del partido en sí ni de los candidatos del mismo.

En el mapa político el PRI se afianza, el PAN regresa como oposición, lo cual fortalece al presidente del Partido Gustavo Madero. El PRD se debilita. La izquierda ha dejado entre ver que son sus caudillos los que abanderan coyunturas políticas en su momento, y que han servido como un equilibrio entre partidos. Un rasgo a destacar de la jornada electoral fue el gran abstencionismo.

Como primera instancia, resulta cada vez más deficiente el trabajo que realizan los partidos políticos y autoridades en conjunto con el fin de garantizar respeto a la voluntad del ciudadano. La violencia es un síntoma de una de las enfermedades más graves de nuestra insípida democracia; un sistema endeble y poco consolidado el cual no le garantiza al votante ni seguridad a la hora de acudir a las urnas, ni que su elección sea respetada al final del día.

El abstencionismo se hizo presente en las pasadas elecciones otra vez, se habla del 30% de participación ciudadana lo cual históricamente es bajo, debe ser una llamada de alerta a los políticos a fin de unir todas las partes que proyectan el hartazgo ciudadano. La abstención es un síntoma de la desvinculación de los políticos con el ciudadano de a pie; también puede entenderse como desobediencia cívica, por la falta de credibilidad a las fuerzas políticas ante el incumplimiento de los compromisos electorales. Pero centrar la importancia del abstencionismo electoral como sinónimo de apatía es erróneo, sino todo lo contrario, es una alerta a posibles brotes de estallidos sociales.

Una de las características principales de la democracia es la inclusión partidista, es decir, ningún partido gana ni pierde por completo, sino que el ganador debe dar cabida a la oposición para que enriquezca y participe a favor de la ciudadanía. Si se realiza una breve reflexión con base a la característica del concepto, puede deducirse que México continua siendo un intento fallido en base a este punto al no existir una verdadera inclusión.
Las jornadas electorales son cada vez más una lucha por mantener el poder a toda costa demostrando que en una elección pesa más el poder económico y político que tienen unos sobre otros. El candidato ya no es en sí mismo importante. La pobreza intelectual de los políticos se hace cada vez más notoria y tal parece ser que México ha dejado atrás a aquellos políticos que precisamente eran políticos por sus capacidades y habilidades. Hoy no resulta ganador en las urnas el más preparado, sino aquel que logre una combinación óptima entre tiempo y recursos, una situación más pragmática que da lugar a la ambición del poder por el poder.

Ante elecciones cada vez más sistemáticas, la consecuencia ha sido que los fines y los medios para conseguirlo son cada vez más parecidos entre los partidos, ya que por ser una competencia, se ha dejado a un lado la calidad y las aptitudes de la persona que contiende, y más bien se ha intentado otorgarle estas cualidades sin siquiera tenerlas.

El problema de lo anterior no radica precisamente en que se le otorguen dichas cualidades, sino en que la gente lo crea y después se dé cuenta de que no era lo que se esperaba. La sociedad cuestiona y exige cada vez más, políticos mejor preparados. Por tanto, se han reducido drásticamente las opciones por la gran similitud que tienen sin destacar uno más que otro.

¿El silencio de los ciudadanos como solución? Si bien, es el abstencionismo una forma de omitir una opinión, no es la manera más óptima para dar a conocer las preferencias, y de igual manera con lo que no se comulga o lo que es igual de importante, generar cambios. Las elecciones son un parámetro para reflejar preferencias que candidatos buscan superar. El lado negativo de toda competencia es el cómo se busca superarlo. El cómo, es lo que ha conducido a prácticas poco éticas que sugiere a los ciudadanos que se continúa con más de lo mismo.

Los mexicanos han demostrado en diferentes ocasiones a través las urnas y de diferentes medios, que solo hace falta la convicción sobre la causa para movilizarse ellos mismos, sin embargo, la oferta política es cada vez menos capaz de convencer por sí sola, debido a esto, algunos partidos siguen haciendo uso de prácticas de coacción. El estancamiento es solo muestra de la desilusión y el hartazgo que sienten los ciudadanos ante un cambio real que parece inalcanzable.

El pasado es irreversible, pero el futuro es indeterminado. Existen rasgos culturales de cada país que los diferencia de otros y les otorga la propia identidad. Lo que cada cultura cree que sabe, es el resultado de un largo proceso que no conoce un principio. Cada cultura aprende actitudes habituales de su misma sociedad y con base a ellas orienta su conducta.

Derivado de lo anterior, existen rasgos en nuestra cultura que se interponen con la política. Existen conductas políticas que evidencian al mexicano de su pasado, actitudes a las que la población se le ha acostumbrando: dependencia a los políticos y poca participación e interés ciudadano.

Hoy en día, tras escasos años de la transición, se lucha contra ese rezago y continúa la consolidación de una democracia que se traduzca a pluralidad. Sin embargo, ante la presencia de un sistema en el que el andamiaje político es prácticamente el mismo, la construcción sobre este ha causado poca estabilidad debido a la resistencia de las mismas fuerzas políticas hacia nuevas prácticas.

Las prácticas clientelares que se hicieron notar, otra vez. Sin embargo en las recientes elecciones se demostró de forma contundente que estas prácticas no han sido suficientes para persuadir a los ciudadanos en general. El presente de lo que se vive es la causa del descontento traducido a una apatía por la falta de alternativas. El ciudadano lo ha entendido en que no debe esperanzarse y en cambio, ha buscado ser su propio líder en las causas que defiende y que políticos han ignorado.

El tiempo por sí mismo, carece de sentido y este lo obtiene mediante acciones o aspiraciones. El tiempo es temporal y el ciudadano lo ha comprendido. Las elecciones son temporales al igual que el gobierno en el que se desempeñan los ganadores. Pensar que nada es para siempre es lo que ha dado esperanza a los ciudadanos para cambiar las cosas, siempre a la espera de algo mejor.

Sin embargo, los políticos continúan repitiendo los mismos errores y manipulando el poder a su favor a pesar de la diferente mentalidad que ahora tienen los electores. El gobernar en ausencia del gran pilar de la democracia, que es justamente el ciudadano, ha provocado que este sea el gran ausente el día de las elecciones.

No resulta una contradicción que los ciudadanos pidan democracia y no acudan a la urnas. Esta actitud es la mentalidad de un elector desmotivado, que piensa que todo va a seguir igual y que la verdadera democracia no debe buscarse ahí, sino en otro lugar.

Considero que de igual manera se ha demostrado que es en las urnas donde los grandes cambios han ocurrido y continúa siendo el medio donde es posible trazar un boceto del sentir en general, la esperanza del futuro, ese que todavía no está pero que es posible que esté.

 

“EL #PRI DE FIESTA Y #MÉXICO EN MIL PEDAZOS”

“Lo mejor es salir de la vida como de una fiesta, ni sediento ni bebido.” Aristóteles

Foto: Armando Aguayo

Resulta paradójico que mientras el Partido Revolucionario Institucional (PRI), celebra el triunfo de su virtual ganador a la presidencia, Enrique Peña Nieto, México está en “mil pedazos”, ya que amplios sectores de la sociedad como intelectuales, académicos, universitarios, movimientos, agrupaciones civiles, víctimas en diversos rubros, poderes reales y fácticos, incluso ciertos comunicadores y sociedad en general, entre otros, están descontentos y algunos hasta preocupados ante la posibilidad del retorno a las prácticas del pasado de autoritarismo y corrupción que caracterizó a este partido 71 años en el poder, quedando nuevamente vulnerados ante estas.

En contraste con las sedes nacionales de los otros partidos, la noche del 1 de julio, en la sede del PRI todo era movimiento y entusiasmo, tuvieron el escenario montado donde Peña Nieto se declaró ganador ante sus simpatizantes y medios masivos de comunicación, a partir de los resultados del conteo rápido. Sin embargo, unas horas después el panorama se ensombreció. Hubo recuento de votos, pero no escrutinio, dejando sentir que no era suficiente que físicamente ahí estuvieran los votos, sino cómo llegaron, si fueron comprados o coaccionados y bajo qué mecanismos. Dándole un giro a lo que se avecinaba.

En este contexto pareciera que el PRI se mantuviera ajeno de lo que ocurre “fuera de casa”, desde donde grupos y agrupaciones con distintas historias, orígenes y clases sociales, se rehusan a lo que han denominado “imposición” y “retroceso”. Palabras con una carga histórica que lastima la memoria de muchos mexicanos, quienes durante más de 70 años sufrieron los abusos del poder.

“Las lágrimas no duelen lo que duele es el  motivo por el cual caen”, México está herido, lastimado y emocionalmente colapsado. Sin embargo, los que se encuentran en el poder viven en un mundo paralelo a los “pedazos” de México.

Entre tanto el “virtual ganador” Enrique Peña Nieto, ha recibido las felicitaciones de los mandatarios de otras naciones, que quizá ante el desconocimiento de estos de las leyes mexicanas, de que Enrique Peña Nieto aún no es el ganador oficialmente hasta que la elección sea calificada por las autoridades competentes. Asimismo ha nombrado a tres personajes de su confianza a sendos encargos, lo que podríamos entender como su equipo de transición, mientras el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF), ha recibido poco más de 300 impugnaciones por irregularidades y un juicio de inconformidad presentado por la coalición de las izquierdas, cuyo expediente está conformado de 500 hojas, acompañado de pruebas diversas como videos y denuncias ciudadanas.

Los mexicanos estamos poniendo a prueba a las instituciones y este es el momento que conoceremos la verdad, sí algún día esas instituciones fueron realmente competentes o solo fueron un canal para legitimar los fraudes electorales y darles una salida por la vía pacífica. Entramos en el campo de la legitimidad y de la gobernabilidad, estrechamente entrelazadas para el funcionamiento de un gobierno democrático.

Las autoridades y la clase política no pueden hacer caso omiso de lo que está pasando en las calles, en las universidades y en las plazas públicas a nivel nacional, quizá el movimiento “Yo Soy 132”, sea el movimiento social más importante y grande posterior a la Revolución Mexicana de 1910 y el primero creado a raíz de un rechazo a los medios de comunicación y de la imposición de estos de un candidato presidencial.

Asimismo 79 millones 454 mil 813 mexicanos tuvieron la oportunidad de elegir al presidente de México, sin embargo, solo lo hizo el 63% de esta población aproximadamente, considerándose la mayor participación ciudadana en la historia de una elección presidencial.

Destacando que Enrique Peña Nieto obtuvo 19 millones 221 mil 413 sufragios, o sea, el 38.2%  del total – esto sin detallar cómo los obtuvo- , deducimos que el 60% no eligió a su presidente, esto significa que más de 28 millones de votantes no eligieron a Peña Nieto. La Reforma Política no contempla una segunda vuelta, pero sería interesante que esta fuera con el segundo lugar obtenido por Andrés Manuel López Obrador (PRD, PT y Movimiento Ciudadano) de la coalición de las izquierdas, quien obtuvo 15 millones 892 mil 225, equivalente al 31.59 %. Ante este escenario quizá Enrique Peña Nieto no sería el triunfador y sí lo fuese, llegaría con la fuerza de la ciudadanía, traducido en gobernabilidad.

La organización Alianza Cívica, con 500 observadores en 21 estados del país, documentó que en el 21% de las casillas hubo violación a la secrecía del sufragio, además de que el 18% de los ciudadanos fueron intimidados por ir a votar. Refieren que la presión fue a favor de la coalición PRI-PVEM en un 71% y en el 14% de las casillas se registró “acarreo” por parte de estos.

En este contexto el TEPJF ya tiene las impugnaciones así como el recurso de inconformidad de las izquierdas, por lo viciada que estuvo la elección desde su proceso. El 6 de septiembre de este mismo año, el Tribunal dará a conocer los resultados de la elección y la declaratoria de Presidente electo al candidato que ha resultado con el mayor número de votos.

En tanto Enrique Peña Nieto, el martes pasado sostuvo una reunión privada en la residencia oficial de Los Pinos con el presidente Felipe Calderón Hinojosa, donde presuntamente se abordaron temas de la agenda nacional.

Los pedazos de México

El contraste mientras unos pocos celebran, amplios sectores de la sociedad  protestan y toman las calles tras la elección Presidencial; los ciudadanos siguen cuestionándose en qué momento fue que ocurrió todo y sobre todo cómo ocurrió. Permanecen las dudas, siguen las denuncias por irregularidades. Resulta para la gran mayoría, una elección poco convincente que no termina de satisfacer por las irregularidades que fueron documentándose, aún antes de depositar el voto en las urnas. Permea la duda de cómo se contabilizó el voto extranjero y las “casillas especiales”. Sin duda esta elección deja ver entre líneas, varios sucesos en los que se tomaron decisiones y otras se han omitido, provocado un debate Nacional y la movilización de una sociedad que había permanecido pasiva, pero que ha decido no aceptar más imposiciones. Aquí los pedazos:

#YoSoy131 estudiantes de la Universidad Iberoamericana iniciaron la inconformidad con fuertes muestras de rechazo por la parcialidad del duopolio de las televisoras TELEVISA y TV Azteca a favor de Peña Nieto; así como por los hechos ocurridos en San Salvador Atenco, municipio ubicado en el Estado de México (EDOMEX), ya que siendo Peña Nieto gobernador del 2005 al 2011, en el 2006 con el uso de la fuerza y en represión a integrantes y simpatizantes del “Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra” (FPDT),  ocasionó una masacre donde hubieron golpes, muertes, torturas y abusos sexuales. Pobladores dicen, “Ni perdón ni olvido”.

#YoSoy132 también llamada “La Primavera Mexicana”, movimiento social interuniversitario nacido a partir del #YoSoy131, mismos que se han definido apartidistas, pero no apolíticos; asimismo profesores de diversas universidades y facultades han declarado constituida la Asamblea Académicos #YoSoy132, cuyas exigencias es que los medios de comunicación sean democráticos, objetivos y equitativos. Se han declarado anti Peña por lo que es y representa. Asimismo han abanderado al “Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra” (FPDT).

Cabe destacar que al movimiento social  #YoSoy132 se le han sumado sectores de la sociedad como sindicatos, más de 300 organizaciones civiles y ciudadanos inconformes que cuestionan a los medios de comunicación  y el regreso al poder del Partido Revolucionario Institucional (PRI).

El Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra, el fin de semana pasado, realizó en San Salvador Atenco la primera Convención Nacional, en contra de la imposición de Peña Nieto, con la presencia de 500 organizaciones de 25 lugares del país, donde con machete en mano acordaron las acciones que emprenderán para evitar su  toma de protesta en caso que el Tribunal Electoral lo declare presidente de México.

La agenda contempla que el 22 de julio efectuaran la tercera Mega Marcha Anti Fraude en todas las plazas del país incluso en el extranjero; el 27 de julio harán una protesta pública frente a TELEVISA, esto por la inauguración de su transmisión de los Juegos Olímpicos; el 30 de julio acordaron NO al consumo en franquicias ni empresas transnacionles; el 31 de julio un apagón energético y 1 de agosto un apagón de telecomunicaciones.

El 1 de septiembre llevarán a cabo la Jornada de Lucha Nacional contra la Imposición, que incluye una marcha del TEPJF a la Cámara de Diputados para manifestarse contra el 6º Informe del presidente Felipe Calderón Hinojosa.

Asimismo el 6 de septiembre realizarán la toma, bloqueo y liberación de plumas en casetas. Siendo que este día es la fecha límite para que el TEPJF califique la elección.

El 15 y 16 de septiembre: Tomarán las plazas públicas de todo México y el Grito de Independencia será: “¡Viva México sin PRI!

El 2 de octubre está programado un paro total estudiantil y marchas recordando la represión de Tlatelolco en 1968 a estudiantes universitarios, hecho consumado por el PRI en el poder. El 22 de octubre habrá marchas en todo el país; y como última acción harán un cerco en el Congreso para evitar la toma de posesión de Enrique Peña Nieto el 1 de diciembre de 2012.

Todas estas acciones bajo un lema “NO AL VOTO COMPRADO, NO AL VOTO COACCIONADO, NO A LA VIOLENCIA ELECTORAL… POR UN MÉXICO PRÓSPERO Y DEMOCRÁTICO”

Cincuenta participantes de los Masones Unidos Mexicanos se hicieron presentes en la segunda mega marcha en días pasados, para sumarse al movimiento #YoSoy132.

Académicos e Intelectuales también han mostrado su inconformidad a la imposición del virtual presidente electo que representa el pasado y está siendo impuesto por los grupos de poder, resultando un retroceso para la democracia mexicana. Reconocidos Juristas aseguran que la elección presidencial es anulable y que existen los elementos para invalidarla. La propuesta es convocar a una elección extraordinaria para elegir nuevamente a la figura presidencial.

Artistas, comentaristas y algunos periodistas, se han pronunciado a favor de  la imparcialidad de los medios y en contra de la imposición de Peña Nieto, así como un regreso a las viejas prácticas de un partido que se perpetró en el poder por más de 7 décadas y le ocasionó severos daños al país.

Los mexicanos marginados por su condición económica. Aquel sector que los poderes olvidan fuera de los tiempos electorales. Millones de pobres, sin acceso a la educación que desconocen el poder de su voto el cual a manera de trueque cambian por comida o materiales de construcción, porque sus necesidades básicas no están resueltas.

Finalmente queda el sector de la sociedad desinteresada, apática, que elude su responsabilidad cívica y los mexicanos que aún no cuentan con la edad para participar en la democracia, pero a quienes inevitablemente les alcanzarán las consecuencias  aunque no lo hayan elegido.

Los pedazos en los que se encuentra dividido México comparten las mismas inquietudes y sus demandas son en el mismo sentido, que el TEPJF valore las pruebas documentadas de la inequidad de la elección tanto económica como mediática, considerando las agravantes de la compra y coacción del voto, rebase del tope de gastos de campaña y procedencia de los recursos económicos.

Ante tanta inconformidad de diversos sectores resulta difícil afirmar que México tiene un sistema electoral robusto, confiable y dotado de controles.

El destino de más de 112 millones de mexicanos ahora está solamente en la decisión de 3 magistrados del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Nación (TEPJF), Salvador Olimpo Nava Gomar, Flavio Galván Rivera y Constancio Carrasco, integrantes de la comisión encargada de elaborar el dictamen de validez de la elección presidencial 2012.

Todos esperamos ese gran día, el 6 de septiembre de 2012, cuando a millones de mexicanos el Tribunal  nos informe los resultados de la elección y nosotros, sin ser jueces, juzguemos sí los 3 magistrados fueron justos en sus evaluaciones o no “pudieron” serlo.

Resultados preliminares de las #elecciones2012 en México

 

Los resultados preliminares de las #elecciones2012 en México:

 

Resultados nacionales:

Peña Nieto 36.94%

López Obrador 33.1%

Vázquez Mota 25.2%

Quadro de la Torre 2.42%

Nulos 2.24%

 

Resultados ganador por zona:

Baja California: Peña Nieto

Baja California Sur: Peña nieto

Sonora: Peña Nieto

Sinaloa: Peña Nieto

Chihuahua: Peña Nieto

Coahuila: Peña Nieto

Durango: Peña Nieto

Zacatecas: Peña Nieto

Jalisco: Peña Nieto

Nayarit: Peña Nieto

Aguas Calientes: Peña Nieto

San Luis Potosí: Peña Nieto

Colima: Peña Nieto

Michoacán: Peña Nieto

Estado de México: Peña Nieto

Hidalgo: Peña Nieto

Querétaro: Peña Nieto

Yucatán: Peña Nieto

Campeche: Peña Nieto

Chiapas: Peña Nieto

Veracruz: Vázquez Mota

Tamaulipas: Vázquez Mota

Nuevo León: Vázquez Mota

Guanajuato: Vázquez Mota

Quintana Roo: Lopéz Obrador

Tabasco: Lopéz Obrador

Oaxaca: Lopéz Obrador

Puebla: Lopéz Obrador

Tlaxcala: Lopéz Obrador

Morelos: Lopéz Obrador

Distrito Federal: Lopéz Obrador

Guerrero: Lopéz Obrador

 

Enlaces candidatos:

Enlaces Enrique Peña Nieto

Enlaces Andrés Manuel López Obrador

Enlaces Josefina Vázquez Mota

Enlaces Gabriel Quadri de la Torre