Archivo de la etiqueta: política 2.0

Consejos prácticos para el éxito político

 

Derechos: compfight
Derechos: compfight

El éxito político, que alcanza tal vez su más alta coronación con el triunfo electoral, está compuesto de una diversidad de factores. Claro que no hay recetas (¿no las hay?), pero me animo a sugerirte algunos tips que están en la tapa del libro. Con ellos nadie te asegura que vayas a ganar una elección, pero sin ellos puedes olvidarte del triunfo…

01– Comienza bien, comienza antes

No concentres todos tus recursos sobre el final de la campaña electoral. Es imprescindible comenzar bien, con fuerza y contundencia, marcando el terreno. Los primeros avisos televisivos son fundamentales para posicionarte en la mente del electorado.
Una posición inicial clara y sólida te permite llegar primero al terreno de batalla y situarte en el mejor lugar. En los primeros días de campaña puedes construir una imagen casi indestructible.
Aprovecha el tramo inicial: los votantes suelen estar más frescos, despejados y abiertos, más receptivos a las propuestas. Y los adversarios suelen estar distraídos.

02 — No te olvides de Internet

Tu campaña tiene que tener una presencia estratégica en Internet.
Estudia el mercado virtual de tu país. Debes saber cuántas personas hay que tienen acceso a una computadora con conexión a Internet, ya sea en su casa, en el trabajo, en el centro de estudios o en el cibercafé. Vas a ver que cada día que pasa son más.
Considera, además, que es un público muy especial. Por sus características socioculturales son formadores de opinión. Convencerlos a ellos tiene luego un efecto cascada sobre el resto de la sociedad.
Una campaña en Internet pone a tu disposición diversas herramientas: una página web (o más de una), el correo electrónico como herramienta organizativa e informativa, foros de debate e intercambio, comunicación entre candidatos y electores a través del chat, listas de correo, newsletters y campañas de e-mail marketing.

03 — Los temas de campaña

Tu campaña electoral tiene que desarrollar algunos temas centrales. Un tema, dos temas, tres temas. No mucho más. Huye de la campaña vacía que no despliega ningún tema. También debes huir de la campaña caótica que pretende hablar de todo sin ton ni son. Solo unos pocos temas, claros, contundentes, fáciles de explicar y en sintonía con las expectativas del público al que te diriges.
Una buena investigación de opinión pública, un plan estratégico, una adecuada selección temática y luego ¡a explicar tus temas en todo momento y ocasión!

04 — Vida o muerte en la televisión

La televisión es la reina de las campañas electorales. Si no estás allí, entonces no vas a lograr tus objetivos. Así de sencillo.
Y si llegas a la pantalla chica, entonces te juegas la ropa. En televisión vas a cara o cruz, allí está tu vida o tu muerte política. No solo debes disponer de un sólido presupuesto para contratar minutos televisivos en horarios centrales, también debes profesionalizar tus mensajes. Nada de amigos que algo saben del tema. Para vivir en la la TV necesitas una muy buena agencia publicitaria, especialistas en imagen y comunicación y los mejores asesores políticos (que tengan más de asesores que de políticos).

05 — El candidato

La gente vota personas, seres humanos,candidatos. Eso es lo que debes ofrecer: tu candidato. La clave no está en los sesudos programas de gobierno (que cada vez se parecen más entre sí), ni en las fidelidades a los partidos políticos (en retroceso ante la independiente infidelidad del elector), ni en los ignotos nombres de grupos y movimientos, ni en las viejas artimañas de muchos politicos tradicionales. ¡No!
La clave es el candidato. Muestra su imagen, deja que lo vean, que lo escuchen…vende sus caracteristicas, sus ventajas sobre los competidores, sus puntos fuertes, sus ideas centrales. Recuerda: solo se votan candidatos.

06 — El logotipo

Transforma el nombre de tu candidato en un logotipo, hecho profesionalmente y que comunique lo que deseas que comunique. Que sea tan reconocible como una marca. Y luego escribe el nombre siempre así, logotipado, en todos los soportes: carteles de via publica, avisos de prensa, calcos para los automoviles, pasacalles, avisos de televisión, página web, fachada de locales politicos, folletería, muros y banderas.
En todas partes idéntico, sin variaciones ni desarrollos pseudocreativos (¿te imaginas las letras de Coca Cola escritas en mayúscula y en color verde?…pues entonces no le hagas eso a tu candidato).

El Futuro de los Partidos en la Política 2.0

Afirmar a día de hoy que el futuro de los Partidos Políticos pasa inexorablemente por la Política 2.0 y/o que ésta es la salvación de los primeros sería un suicidio intelectual, o al menos una temeridad.

El futuro de los partidos políticos

 

Sin embargo sí se puede afirmar que la tecnología y los nuevos Movimientos Sociales están cambiando las formas de Comunicación (o a la inversa) y eso está haciendo, no sé si reflexionar, pero sí que ciertos sectores de la clase política se “preocupen”.

El concepto clásico de “movimiento social” es ambiguo, impreciso y sujeto a las veleidades dictaminadas por las siempre encubiertas ideologías de los distintos paradigmas científico-sociales.

Guiddens define un Movimiento Social como “un intento colectivo de promover un interés común o de asegurarse un objetivo compartido, mediante la acción colectiva en el exterior de la esfera de las instituciones establecidas”.

El pensador alemán Joaquin Raschke, ofrece la siguiente definición de Movimiento Social: “agente colectivo movilizador, que persigue el objetivo de provocar, impedir o anular un cambio social fundamental, obrando para ello con cierta continuidad, un alto nivel de integración simbólica y un nivel bajo de especificación de roles, y valiéndose de formas de acción y organización variables”.

En cuanto a los objetivos, vemos que están íntimamente relacionados con el cambio social, en la medida en que un movimiento social sólo tiene sentido si intenta transformar (o impedir transformar) estructuras sociales relevantes.

La dimensión de continuidad es lo que diferencia a los Movimientos Sociales de episodios colectivos esporádicos.

También los caracteriza un alto nivel de integración simbólica, manifestado por un acusado sentimiento de pertenencia a un grupo (sentimiento de “nosotros”). Una parte esencial de la actividad del movimiento estriba en la creación de esa identidad colectiva. Esto es necesario, pero Riechmann y Buey previenen sobre el olvido de que los Movimientos Sociales son fenómenos socio-políticos que operan en contextos “duros”, contextos de poder político y cultural.

Está claro que tanto los Movimientos Sociales como los Partidos Políticos, Sindicatos y demás tipos de  organizaciones humanas tienen, precisamente, eso en común, es decir que son conjuntos de personas que buscan lograr una serie de objetivos que comparte esa colectividad concreta movidos por una serie de intereses comunes.

Sin embargo no todas estas asociaciones tienen los mismos objetivos, ni las mismas metas.

Mientras que los Movimientos Sociales son ajenos a las Instituciones (en cuanto a la detentación de su poder), los partidos políticos está completamente orientados a ellas, es más, su razón de existir en la actualidad (teoría de los partidos “Catch all parties”, o partidos “atrapalotodo”) es alcanzar y ejercer el poder político.

En cuanto a su estructura también existen diferencias. El partido tiene detrás un cuerpo burocrático que lo sustenta y un líder legitimado (en la mayoría de los casos) que jerarquiza la organización. Mientras, los Movimientos Sociales trabajan en forma de red con unos líderes más difusos, que además cambian con más facilidad.

Sin embargo, actualmente observamos que esta tendencia está cambiando y estos movimientos se están convirtiendo en algo más y están transformando las reglas del juego, haciendo más difusas las fronteras entre los tipo de organizaciones de los que hemos hablado. Comúnmente se les están denominando movimientos anti-sistema, pero ¿podríamos considerarlos más bien como “alter-sistema”? o… ¿Movimientos “alter-globalización”?

Tenemos ejemplos en diversos países que, o bien han sido previamente Movimiento Social y se han reconvertido en Partido Político, o bien se han constituido como tal pero con una forma de organización en red, utilizando web 2.o y Redes sociales para su movilización y totalmente apartada de los Partidos clásicos:

Foro Rede en Brasil

Internacional de Partidos Piratas en varios países

Movimiento 5 Estrellas en Italia

Partido del Futuro-Partido X en España

Wikipartido en México
Hay quien sostiene que estos Movimiento-Partidos son antisistema, son una evolución del pensamiento obrero clásico, que carecen de ideología… Posiblemente este debate pueda ser más fructífero si tenemos en cuenta dos factores:Otro debate interesante se está llevando a cabo en torno a la ideología.

Desde ya es necesario realizar una aclaración, y es que la definición de ideología puede estar asociada a factores que sólo podrían cobrar sentido en una situación temporal y espacial específica.

Como conclusión, podríamos decir que los clásicos Movimientos Sociales y Políticos están cambiando la forma de hacer Política. Para ello huyen de las estructuras e ideologías clásicas de poder y recurren a las TIC’s y herramientas, así como plataformas 2.0, para comunicarse y organizarse apartándose de los liderazgos institucionalizados (excepto en algún caso como el Movimiento 5 Estrellas liderado por Beppe Grillo) y que tienen como objetivo cambiar las Instituciones que ya no consideran democráticas e instaurar sistemas de democracia participativa y directa en un marco cada vez más “glocalizado” (pensando el local y actuando en global).

¿Se trata de una moda, una tendencia o un cambio de paradigma político? ¿Será este el principio del fin de la partitocracia? ¿Tendrán pervivencia futura estas asociaciones? ¿Serán capaces los Partidos clásicos de pervivir en este nuevo sistema? ¿Conoces más casos en otros países?